Kazajstán: Guiada por el ejemplo en la lucha contra la TB

Publicado: 23 marzo 2009 0:00 CET

Amanda George, British Red Cross, in Kazakhstan

Rosa, ex beneficiaria de la Media Luna Roja Kazaka, contrajo el VIH debido al consumo de drogas y, luego, condenada por un delito relacionado con éstas, contrajo la tuberculosis (TB) en la cárcel. Hoy, esta mujer de 48 años, coordina el equipo que lleva a cabo el proyecto sobre coinfección TB/VIH en Almaty, la ciudad más grande del país.

Por experiencia propia, Rosa comprende muy bien lo que atraviesan los beneficiarios de la Media Luna Roja ya que cuando salió de la cárcel siguió el tratamiento contra la TB y se curó. Entonces, decidió ayudar a quienes también tienen que pasar por esos momentos tan duros.

La confianza de Rosa aumento enormemente desde que comenzó su trabajo de coordinadora del equipo y está muy satisfecha de poder ayudar a otros. “Antes no era más que una consumidora de drogas. Ahora tengo más confianza y desarrollé mi propia personalidad. Ahora quiero vivir.”

Afrontar el estigma

Rosa sigue afrontando el estigma por ser seropositiva. No se lo dijo a su hija, aunque otros tres familiares también viven con el VIH.

“Lo más doloroso para mí es que a pesar de ser kazaka y haber nacido en Almaty, no puedo obtener la ciudadanía y sólo tengo un pasaporte ruso”, dice llorando y añade: “Eso se debe a que piden un certificado de salud y no pasaría los exámenes. No obstante, soy afortunada por tener este trabajo ya que a muchos otros les resultará imposible encontrar empleo sin el certificado de salud.”

En un día común, Rosa ayuda hasta 20 personas que viven con la TB y el VIH, incluidos ex presos, trabajadores del sexo y consumidores de drogas por vía intravenosa. El nuevo enfoque de la Media Luna Roja Kasaka que consiste en apoyar el tratamiento se basa en equipos multidisciplinarios que están integrados por un trabajador social, un abogado y un psicólogo. El trabajo de Rosa, que abarca apoyo psicosocial, asistencia para el empleo, acompañamiento médico y asignación de centros de rehabilitación, no es nada fácil.

Régimen de tratamiento

“En nuestra labor diaria tropezamos con varios obstáculos. Por ejemplo, muchos consumidores de drogas por vía intravenosa aquejados de TB interrumpen el régimen de tratamiento y completarlo es esencial. Trabajamos duro para persuadirles de que no lo hagan, pero los resultados no están garantidos”, señala Rosa.

Firme sostenedora del quehacer de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, Rosa ha constatado un gran cambio en la actitud y la integración social de quienes viven con la coinfección.

“Antes teníamos que ir en busca de los enfermos e invitarles a venir a nuestra oficina para ver al médico e iniciar el tratamiento. Ahora, las personas con necesidades concretas vienen por sí solas”, añade.

Sholpan Ramazanova, gerente del programa, dice: “La Cruz Roja y la Media Luna Roja se centran en las personas más vulnerable con el fin de neutralizar la propagación de la TB y el VIH.”

Constatación de resultados

“La TB es la principal causa de muerte de quienes viven con el VIH. Nuestro programa permite salvar vidas ayudando a los aquejados a completar el largo tratamiento y apoyándoles frente al estigma social. Aunque este programa es relativamente nuevo, ya constatamos resultados.”

Rosa considera que el aspecto más importante del programa de TB reside en su componente de educación y divulgación de información.

“Es esencial que la gente conozca los riesgos de la TB y el VIH, la forma de prevenirlos, cómo obtener tratamiento y cómo apoyar a quienes viven con la TB y el VIH”, afirma Rosa.

“Cuando mi hija iba a la escuela le impartían cursos sobre prevención de la TB y el VIH y la forma de llevar una vida sana. Viéndola hacer los deberes, pensaba que si yo hubiera conocido los riesgos y las medidas preventivas mucho antes, probablemente, no los hubiera contraído.”


Mapa