Primeros auxilios: Un legado universal que salva vidas

Publicado: 7 mayo 2013 12:23 CET

La primera reanimación exitosa que está documentada remonta a 896 a. C. y la técnica del boca a boca se describe en los jeroglíficos mayas. Dando un gran salto en el tiempo, hace 150 años, en un campo de batalla del norte de Italia nació una idea que desde entonces cambió el mundo.

El 24 de junio de 1859, Henry Dunant, un joven hombre de negocios de Ginebra, Suiza, presenció horrorizado el sufrimiento y la agonía tras la batalla de Solferino. Entonces, organizó a los vecinos del pueblo para tratar y atender a todos los soldados heridos independientemente del bando en el que combatían.

Ese acto de Dunant en Solferino inspiró la idea de crear organizaciones de socorro, nacionales y voluntarias, para ayudar a atender a los soldados heridos en los campos de batalla y cuatro años después, se fundó una organización que llegaría a ser la red voluntaria y humanitaria más grande del mundo: el Movimiento Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Los primeros auxilios pasaron a ser uno de los servicios principales que el personal y los voluntarios de la Cruz Roja y la Media Luna Roja prestan a quienes lo necesitan en todas partes del mundo, contribuyendo a salvar millones de vida. La ayuda humanitaria es hoy tan necesaria como en 1859 y no se limita a escenarios de guerra.

Según Stefan Seebacher, Jefe del Departamento de Salud de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), millones de personas resultan heridas o fallecen debido a intervenciones inadecuadas o por falta de una asistencia oportuna.

Intervenir de inmediato y aplicar las técnicas apropiadas, mientras llega la ayuda profesional, puede reducir considerablemente heridas y muertes, así como su impacto en situaciones de desastre y emergencias cotidianas.

 “A pesar de los beneficios evidentes de aprender primeros auxilios, las personas no actúa en emergencias por muchos motivos, entre ellos, la responsabilidad, la falta de conocimientos sobre lo que hay que hacer o a causa del efecto espectador, es decir, dar por sentado que alguna otra persona sabe qué hacer”,  señala Pascal Cassan, Jefe del Centro Mundial de Referencia en Primeros Auxilios de la FICR.

En el Reino Unido se diseñó una campaña destinada a construir la confianza y la capacidad de actuar de adolescentes de 11 a 16 años. En Belice, se impartió a escolares formación básica en primeros auxilios, reanimación cardiopulmonar y lo que hay que hacer en caso de shock. Tal vez el shock sea la situación de emergencia donde los segundos cuentan verdaderamente, pues la obstrucción de las vías respiratorias puede causar daño cerebral tan solo en 90 segundos, pero aunque parezca mentira, pocos saben qué hacer y los niños pequeños están particularmente expuestos a ese riesgo.

“Los gobiernos deben adoptar un método más dinámico para promover la formación y educación obligatorias en primeros auxilios. Políticas para que dicha educación sea obligatoria en escuelas y lugares de trabajo, así como para sacar el permiso de conducir pueden contribuir a aportar una diferencia, pero es preciso hacer más para llegar a los grupos vulnerables”, añade el Sr. Cassan.

Otro motivo de que no se imparta formación en primeros auxilios a todo el mundo reside en no tener acceso a los recursos adecuados. Muchas personas, sobre todo aquellas que viven en zonas desgarradas por la guerra o afectadas por desastres, rara vez tienen la posibilidad de que se les imparta ese formación.

“Es preciso paliar la falta de instrucción en primeros auxilios en muchas comunidades vulnerables donde nociones elementales sobre cómo tratar una herida, o en el peor de los casos, mantener a alguien con vida”, podrían tener un verdadero impacto”, concluye el Sr. Pascal.

Las heridas y los problemas que puede encontrar un socorrista no han variado mucho en estos 150 años, pero los métodos y técnicas que se pueden utilizar para salvar vidas sí lo hicieron, por lo cual, los cursos de actualización a intervalos regulares son vitales.

Cuando sobreviene un desastre, los voluntarios basados en la comunidad y capacitados en primeros auxilios suelen ser los primeros en responder, pues están en el terreno y dispuestos a ayudar a quienes lo necesitan; eso construye comunidades más fuertes y capaces de intervenir en primera instancia.

Y es entonces cuando los primeros auxilios dejan de ser una simple competencia para contribuir a la construcción de la resiliencia comunitaria a largo plazo cuyo núcleo son los valores humanitarios.

 

Mapa

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 189 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.