Qatar y Siria: los voluntarios cumplen una función clave en la preparación para desastres

Publicado: 5 mayo 2006 0:00 CET

Saleh M. Dabbakeh, International Federation, Qatar

Firas tiene 26 años, es voluntario de la Media Luna Roja Árabe Siria desde 1998 y forma parte del número creciente de voluntarios del Oriente Medio y África del Norte que se especializa en gestión de desastres. Se incorporó al Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja tras haber asistido impotente a la muerte de su tío favorito, a pesar de los esfuerzos frenéticos de los médicos por salvarlo.

Aquella noche, en el hospital, Firas, que por entonces tenía 18 años, le preguntó a un doctor qué podría haber hecho para salvar a su tío. Habiendo sido voluntario de la Media Luna Roja Árabe Siria durante algunos años, el médico lo envió a la filial de Damasco.

Hoy, Firas es instructor regional de gestión de desastres y, en abril, participó en el primer campamento organizado en el Golfo Árabe.

Instalado en pleno desierto de Qatar, el campamento se utilizó para instruir a los jóvenes sobre intervenciones en casos de desastre natural. Los ejercicios incluían el simulacro de un desastre de grandes proporciones y los participantes debían ofrecer refugio y alimentos a 300 niños en una hora.

“Ser instructor me llevó casi seis años, varios cursos de formación y, por lo menos, un desastre”, señala Firas mientras se seca el sudor de la frente bajo el sol abrasador del desierto, y añade: “Este es mi primer campamento fuera de Siria y hoy, tenemos que dar refugio a más de 300 niños.”

De regreso a Damasco, capital de Siria, Firas vuelve a estar muy ocupado, pues ayuda a su padre a administrar una compañía de embarque en el aeropuerto. No obstante, se asegura de reservar tiempo suficiente para su labor de voluntario.

“En estos últimos años, logré salvarle la vida a dos personas mediante intervenciones simples, uno era un niño de 7 años”, explica Firas con orgullo y concluye: “ Cuando instruyo a otros para que estén mejor preparados para hacer frente a los desastres, indirectamente, también salvo vidas y, por eso, quiero seguir siendo voluntario.”

En una región expuesta a desastres como Oriente Medio y África del Norte, la actitud de Firas es acertada y se podría recurrir a más voluntarios como él.


Mapa