Los voluntarios de la Media Luna Roja Tunecina muestran el verdadero espíritu de humanidad

Publicado: 10 marzo 2011 18:45 CET

Katherine Roux, Túnez

Cuando miles de personas huyeron de la violencia en Libia y comenzaron a llegar a Túnez, la Media Luna Roja Tunecina fue una de las primeras organizaciones locales que respondió. Con un promedio de 60 voluntarios a diario, la Sociedad Nacional siguió trabajando sin respiro para suplir necesidades de quienes atravesaban la frontera.

Uno de esos voluntarios fuera de serie es Frida Farid, de 24 años, miembro de la Media Luna Roja Tunecina desde 2005.  Farid dejó su empleo durante una semana para trabajar en la frontera. Llegó a Ras Jdir el jueves 24 de febrero y se quedó seis días para ayudar a quienes llegaban a Túnez.

“Tuve algunos problemas para dejar mi empleo porque soy gerente de seguridad y nuestra empresa atraviesa un período de crisis, pero como tengo competencias y experiencia, quería ayudar”, explica Farid.

El primer día, Farid comenzó siendo asistente de un médico; poco después, fue nombrado jefe de equipo de uno de los grupos de dos a seis socorristas que evaluaban quienes necesitaban ayuda de emergencia y asistencia en el puesto médico de avanzada, y quienes podían recibir tratamiento con mayor facilidad. A menudo, el equipo tenía que transportar pacientes en camilla. Las jornadas de Farid eran largas pues empezaba a las 8 de la mañana y terminaba a las 11 de la noche.

“Solía ir a la zona entre la frontera de Túnez y Libia, esa tierra de nadie”, comenta y añade: “Podía haber cundido el pánico, pero cuando la gente veía el logo de la FICR y los emblemas de la cruz roja y la media luna roja se sentía más confortada, pues tiene confianza en la Media Luna Roja Tunecina.”

La dedicación y la generosidad de Farid en su labor de voluntarios nos sirven para recordar lo que reside en el corazón de la FICR y las Sociedades Nacionales que la integran. También muestra el verdadero espíritu de humanidad que ayudó a quienes huyeron de Libia y aporta una diferencia en la vida de tantas personas.


Mapa