Confianza y responsabilidad

La confianza es la base de la acción humanitaria. El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja depende de la confianza, en las personas y comunidades a las que servimos, en nuestros donantes y socios, y entre nosotros, para llevar a cabo nuestro trabajo que salva vidas.

La confianza es esencial para todas nuestras relaciones en la Federación Internacional. Permite nuestro acceso a las comunidades y a las asociaciones, además de fomentar una base de personal y voluntariado productivos y saludables.

Adoptamos plenamente una cultura de práctica ética y colocamos la responsabilidad personal e institucional en el centro de todo nuestro trabajo, de acuerdo con nuestros Principios Fundamentales.

Ante quién somos responsables

Las comunidades a las que servimos

Nuestra primera responsabilidad es con las comunidades a las que servimos. En todo nuestro trabajo con las comunidades, debemos ganarnos la confianza de las personas demostrando integridad, transparencia, humildad y honestidad. Todas las personas que entran en contacto con nuestros servicios y proyectos deben estar seguras y protegidas en todo momento.

Nuestros donantes y simpatizantes

Las personas donantes y simpatizantes confían en que utilicemos sus recursos de manera inteligente para ayudar a las personas de todo el mundo a prosperar. Nos ganamos esta confianza comprometiéndonos a usar sus fondos de manera eficiente, siendo abiertos sobre cómo gastamos su dinero y compartiendo los impactos que salvan y cambian vidas que nuestro trabajo logra.

Nuestro personal y voluntariado

Debemos rendir cuentas unos a otros: a los demás miembros del Movimiento y a nuestro personal y voluntariado. Trabajamos activamente para cultivar una cultura de confianza, seguridad e integridad dentro de nuestra organización y nos hacemos responsables mutuamente.

Nuestros compromisos

Garantizar la confianza y la rendición de cuentas es una de las siete transformaciones de la Estrategia 2030, el plan de acción colectivo de nuestro Movimiento para abordar los principales desafíos humanitarios y de desarrollo de esta década. En él, nuestra red se compromete a:  

  • Expandir nuestra presencia en comunidades de todo el mundo, particularmente en aquellas que están aisladas o marginadas.  

  • Ser representativos de las diversas comunidades en las que trabajamos, involucrándolos plenamente en la toma de decisiones sobre los programas que los afectan.  

  • Ser transparentes publicando regularmente información sobre nuestro trabajo y finanzas, explicando el progreso, los desafíos y el aprendizaje, e invitando a recibir comentarios que fortalecerán nuestros esfuerzos. 

Cómo cumpliremos estos compromisos

Continuaremos invirtiendo en sistemas y enfoques que promuevan la privacidad, la integridad y la transparencia en los mecanismos de retroalimentación de la comunidad. Estamos mejorando los canales para que las comunidades compartan inquietudes o comentarios de manera que prioricen los ciclos de retroalimentación y sean seguros y confidenciales.  

  • Continuaremos enfocándonos en una gobernanza altamente ética, efectiva y transparente. Apoyamos e invertimos en nuestros líderes para ayudarlos a construir culturas y organizaciones que mejoren la seguridad, el bienestar y el crecimiento de nuestro personal y voluntariado, y la confianza de la comunidad en general. 

  • Intensificaremos nuestros esfuerzos para prevenir, identificar y responder a casos y acusaciones de comportamiento que sean contrarios a nuestros principios y valores humanitarios. Apoyamos la implementación generalizada de las políticas de la Federación Internacional sobre Género y Diversidad, así como la Prevención de la Explotación Sexual y el Abuso, monitoreando y actualizando constantemente estas políticas y prácticas según sea necesario.