Malaria

La malaria es una enfermedad prevenible y tratable transmitida por mosquitos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la malaria mata a más de 400.000 personas cada año. Las mujeres embarazadas y los niños corren el mayor riesgo, con aproximadamente dos tercios de las muertes por paludismo entre los niños menores de cinco años.

Aunque ha habido mucho progreso mundial en la lucha contra la malaria, se está desacelerando debido al aumento de la resistencia a los insecticidas, lo que hace que las medidas preventivas como las mosquiteras tratadas con insecticida y la fumigación en interiores sean menos efectivas. También existe una creciente evidencia de resistencia a algunos tratamientos de primera línea contra la malaria.

La labor de la Federación Internacional en la lucha contra la malaria se centra en el apoyo a las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (especialmente en África, donde la enfermedad es más común) para planificar y realizar actividades contra la malaria de alta calidad. Estas actividades se realizan solas o como parte de programas de salud comunitarios más amplios e incluyen:

  • Campañas para distribuir mosquiteros tratados con insecticida o rociar los hogares con insecticida Administrar un tratamiento presuntivo a los niños como parte de la quimioprevención de la malaria estacional
  • Actividades de cambio social y de comportamiento para promover el uso correcto de mosquiteros durante la noche, la búsqueda rápida y temprana de atención en caso de fiebre y para alentar a las mujeres a asistir a la atención prenatal para la prevención del paludismo.
  • Gestión integral de casos en la comunidad, en estrecha colaboración con los ministerios de salud para garantizar que el diagnóstico y el tratamiento de la malaria y otras enfermedades infantiles esté disponible lo más cerca posible del hogar.

 

Mire: ¿Qué es la malaria?