ACCIÓN LOCAL, ALCANCE GLOBAL

Más reciente

El tifón Noru golpea Filipinas mientras la gente se evacua para ponerse a salvo

25/09/2022 | Comunicado de prensa

Kuala Lumpur/Manila 25 de septiembre de 2022 - Los habitantes del norte de Filipinas se apresuran a dirigirse a zonas seguras y centros de evacuación mientras el supertifón Noru (llamado localmente Karding) comienza a azotar miles de ciudades, hogares e infraestructuras. El tifón, que ha alcanzado vientos máximos de 260 kilómetros por hora, ha tocado tierra en las islas Polillio, al noreste de Filipinas, este domingo por la tarde, hora local. Los equipos de la Cruz Roja filipina están en el terreno, movilizados para asistir y evacuar a la gente a un lugar seguro. El tifón Noru será la tormenta más fuerte que azote el país este año y es tan intensa y destructiva como el supertifón Rai del año pasado, que destrozó 1,5 millones de casas en diciembre. Richard Gordon, presidente de la Cruz Roja Filipina, dijo: "Esta tormenta es la más fuerte que nos ha azotado este año. Es fundamental que pongamos a todos a salvo ahora mismo, ya que este tifón va a causar devastación en todo el centro de Luzón, incluida nuestra capital, Manila. "Nuestros voluntarios están en modo de espera, trabajando con las autoridades para trasladar a la gente a los centros de evacuación con todas sus necesidades. También estamos preposicionando ayuda de emergencia, comidas calientes y suministros médicos en previsión. También disponemos de camiones cisterna para el suministro de agua potable y de cargadores para limpiar rápidamente los escombros, el barro y los árboles caídos y hacer accesibles las carreteras para llegar a las comunidades. "Estamos aconsejando a la gente que cargue sus teléfonos, empaque alimentos y tome sus pertenencias importantes. No se sabe el alcance de las interrupciones". El litoral oriental de la isla de Luzón, (frente al océano Pacífico) ya está siendo afectado por fuertes vientos y lluvias torrenciales. Cientos de personas en los puertos han quedado varadas al detenerse las operaciones aéreas y marítimas. La isla es la más grande y poblada del país. Alberto Bocanegra, Jefe de la Oficina de País de la IFRC en Filipinas, dijo: "Hemos aprendido de la respuesta al tifón más fuerte del año pasado, Rai. Creemos que seguimos adaptando nuestras respuestas de emergencia y estamos preparados para hacer frente a la intensidad de esta tormenta. "Estos fenómenos meteorológicos se están intensificando y son cada vez más frecuentes. La supertormenta que azotó el sureste de Filipinas fue hace apenas diez meses, y los afectados apenas están recogiendo los pedazos. Debemos ser eficaces y rápidos en la adaptación, por muy grave que sea la situación. "La IFRC está colaborando estrechamente con la Cruz Roja de Filipinas y ayudando con el socorro y prestando apoyo". Filipinas sufre lluvias torrenciales, fuertes vientos, inundaciones y tormentas tropicales varias veces al año. Para más información, por favor, contacten con: Oficina Asia Pacífico: Afrhill Rances, +60 19-271 3641, [email protected] Rachel Punitha, +60 19 791 3830, [email protected] Soneel Ram, +679 998 3688, [email protected]

Lea más

25/09/2022
El tifón Noru golpea Filipinas mientras la gente se evacua para ponerse a salvo
Lea más
El tifón Noru golpea Filipinas mientras la gente se evacua para ponerse a salvo
25/09/2022
Lea más

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja advierte: ante la intensificación del hambre en el mundo, no podemos permitir que las crisis nos agoten

13/09/2022 | Comunicado de prensa

Ginebra (CICR/Federación Internacional) – La advertencia es muy clara: a causa de los conflictos armados, las emergencias relacionadas con el clima, las dificultades económicas y los obstáculos políticos, se está intensificando cada vez más el hambre en todo el mundo. A menos que se adopten medidas urgentes, millones de personas vivirán en una miseria cada vez más profunda. Con miras a la próxima Asamblea General de las Naciones Unidas, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (Federación internacional) y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) señalaron la necesidad imperiosa de realizar mejoras sistémicas para salir del ciclo de crisis recurrentes, como inversiones en producción alimentaria que contemple factores climáticos en zonas de conflicto armado y mecanismos confiables para apoyar a las comunidades de difícil acceso que sufren por la escasez de alimentos y el aumento galopante de precios. El conflicto armado internacional en Ucrania ha alterado profundamente los sistemas mundiales de abastecimiento alimentario, así como las cosechas futuras en muchos países a raíz de su impacto en la disponibilidad de fertilizantes. La importancia del envío de más cargamentos a poblaciones vulnerables del este de África, en el marco de la Iniciativa de Cereales del Mar Negro, es incalculable, ya que hoy llegan muy pocos cereales a los lugares donde se necesitan. Mientras las emergencias alimentarias son noticia en todo el mundo, corremos un gran riesgo de caer en un agotamiento provocado por tantas crisis. Ahora bien, lo que resulta particularmente aterrador sobre esta coyuntura es el alcance y la profundidad de las necesidades. Más de 140 millones de personas sufren inseguridad alimentaria aguda a raíz de los conflictos armados y la inestabilidad, sumado a lo cual se prevé que las necesidades en el plano de la alimentación aumenten en los meses venideros a causa del cambio climático y la precariedad económica. Hoy se necesita voluntad política y recursos, sin lo cual se perderán muchas vidas y el sufrimiento se prolongará durante años. No basta solo con una respuesta de emergencia para poner fin a estas crisis alimentarias. La única manera de romper el ciclo es aplicar medidas conjuntas y a largo plazo. Sin dejar de atender las necesidades urgentes, es esencial construir una base de resiliencia. Los Gobiernos, el sector privado y los grupos humanitarios y del ámbito del desarrollo deben destinar más esfuerzos a apoyar a largo plazo proyectos de seguridad alimentaria, medios de subsistencia y resiliencia. Como parte de las medidas, se deben realizar inversiones para fortalecer los sistemas alimentarios de base popular y las iniciativas comunitarias a fin de lograr una seguridad alimentaria y económica sostenibles. Una de las estrategias que se ha de considerar es la adopción de medidas anticipatorias en el ámbito de la seguridad alimentaria, sobre la base de pronósticos y análisis de riesgos. Francesco Rocca, presidente de la Federación internacional, señaló: “Alrededor de 25 países en toda África atraviesan la peor crisis alimentaria que se ha registrado en décadas. Unos 22 millones de personas en el Cuerno de África hoy pasan hambre como consecuencia de la acumulación de crisis: sequías, inundaciones, los efectos económicos de la COVID-19, los conflictos armados e, incluso, invasiones de langostas del desierto. Detrás de las exorbitantes cifras hay personas de verdad, hombres, mujeres y niños que día a día libran una batalla de vida o muerte contra el hambre. Se prevé que la situación se deteriore para 2023. No obstante, se pueden salvar muchas vidas si se adoptan medidas rápidamente. Es necesario actuar de manera urgente y generalizada para aumentar laasistencia vital a millones de personas que la necesitan desesperadamente, así como atender con decisión las causas de fondo de esta crisis a través de compromisos más a largo plazo." La Federación Internacional y sus miembros –equipos de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en casi todos los rincones del planeta– prestan asistencia en comunidades de difícil acceso. Esa asistencia consiste, entre otras cosas, en hacer llegar dinero en efectivo a las familias para satisfacer sus necesidades de alimentos, salud y otras urgencias. En Nigeria, voluntarias de la Cruz Roja ayudan a madres embarazadas y lactantes, cuya nutrición es fundamental para lograr partos e infancias saludables. En Madagascar, equipos de voluntarios restablecen terrenos y fuentes de agua por medio de actividades contra la erosión, de la construcción de puntos de abastecimiento de agua y de la atención puesta en el riego, además de las estrategias tradicionales de lucha contra el hambre, como el seguimiento nutricional. Peter Maurer, presidente del CICR, señaló: “Los conflictos armados son un factor de mucho peso en relación con el hambre. Vemos que la violencia impide la siembra y la cosecha por parte de los agricultores. Vemos que las sanciones y los bloqueos impiden la entrega de alimentos a los más vulnerables. Mi deseo es que integremos la resiliencia en la propia estructura de la respuesta humanitaria, a fin de reducir el sufrimiento de las comunidades ante las profundas alteraciones que generan la violencia y el cambio climático. Aplicar soluciones de corto plazo no será suficiente para los próximos años." Este año, el CICR ha ayudado a casi un millón de personas en Somalia central y del sur a adquirir el equivalente a un mes de alimentos mediante la distribución de dinero en efectivo a más de 150.000 hogares. A través de un programa similar en Nigeria, se ayudó a 675.000 personas, mientras que más de 250.000 recibieron insumos agrícolas que contemplan factores climáticos a fin de restablecer los cultivos. El CICR trabaja para fortalecer la resiliencia por medio de semillas, herramientas y atención veterinaria a fin de que los residentes puedan absorber mejor las perturbaciones recurrentes. Por otra parte, sus profesionales médicos coordinan centros de estabilización en lugares como Somalia, donde se brinda a los niños atención nutricional especializada. Muchas comunidades en todo el mundo atraviesan enormes dificultades. A continuación, presentamos un panorama de algunas de las regiones con necesidades: África subsahariana: uno de cada tres niños menores de cinco años presenta retraso en el crecimiento como consecuencia de una desnutrición crónica, mientras que dos de cada cinco mujeres en edad fértil padecen anemia a causa de una dieta deficiente. La mayoría de la población en esta región vive con menos de 1,9 dólares por día. Afganistán: la combinación de tres decenios de conflicto armado y un estallido económico que redujo las oportunidades laborales y desató una descomunal crisis bancaria provocan efectos devastadores en relación con la capacidad de las familias afganas de adquirir alimentos. Más de la mitad del país –24 millones de personas– necesitan asistencia. El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja celebra toda medida que tenga como objetivo aminorar los efectos de las sanciones económicas. No obstante, dada la magnitud de la crisis humanitaria, también se necesitan soluciones a largo plazo, entre ellas, la reanudación de proyectos e inversiones por parte de Estados y organismos del ámbito del desarrollo en infraestructura esencial. Pakistán: se calcula que las inundaciones recientes han provocado pérdidas valuadas en alrededor de 12.000 millones de dólares. La seguridad alimentaria en el país ya era alarmante antes de esta última catástrofe: el 43 % de la población sufría inseguridad alimentaria. Hoy, se prevé que el número de personas en situación de hambre aguda aumentará de manera sustancial. Casi 8 millones de hectáreas de cultivos se encuentran bajo el agua. Se calcula que se destruyó cerca del 65 % de la canastaalimentaria del país (cultivos como arroz y trigo) y, según se informa, habrían muerto más de 733.000 animales. Las inundaciones también afectarán la entrega de alimentos al país vecino de Afganistán. Somalia: se ha quintuplicado la cifra de niños malnutridos que necesitan atención. El mes pasado, en el hospital regional de Baidoa se registraron 466 internaciones pediátricas, un aumento pronunciado respecto de las 82 registradas en agosto de 2021. Los niños internados en este lugar pierden la vida al no recibir la atención nutricional especializada que necesitan. Siria: la inseguridad alimentaria ha subido más del 50 % desde 2019. Hoy, dos tercios de la población siria –12,4 millones de un total de 18 millones de personas– no llegan a satisfacer sus necesidades diarias de alimentación. Los efectos acumulados de más de diez años de conflicto armado, y con él, las consecuencias de las sanciones, han debilitado el poder adquisitivo de la población. Los precios de los alimentos se han quintuplicado en los últimos dos años. Yemen: la mayoría de los yemenitas sobreviven con una sola comida al día. El año pasado, el 53 % de la población en Yemen sufría de inseguridad alimentaria. Este año, el porcentaje asciende a 63 %, es decir, unos 19 millones de personas. Los actores del ámbito de la asistencia se han visto obligados a recortar la ayuda alimentaria por falta de fondos. En consecuencia, unos 5 millones de personas hoy no lograrán satisfacer ni el 50 % de sus necesidades nutricionales diarias. Nota a los editores Para más información, por favor, contacten con: IFRC:Tommaso Della Longa, [email protected], +41 79 708 43 67 IFRC: Jenelle Eli, [email protected], +41 79 935 97 40 ICRC:Crystal Wells, [email protected], +41 79 642 80 56 ICRC: Jason Straziuso, [email protected], +41 79 949 35 12 Contenido audiovisual disponible: Fotos y vídeos del Cuerno de África Fotos y vídeos de las inundaciones en Pakistán Fotos y vídeos del programa de asistencia en efectivo de Somalia Vídeos sobre choques climáticos en Kenia

Lea más

13/09/2022
El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja advierte: ante la intensificación del hambre en el mundo, no podemos permitir que las crisis nos agoten
Lea más
El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja advierte: ante la intensificación del hambre en el mundo, no podemos permitir que las crisis nos agoten
13/09/2022
Lea más

Crisis en Ucrania: El centro de salud de la Cruz Roja en Úzhgorod ofrece alivio y consuelo

12/09/2022 | Artículo

Como muchas ciudades del oeste de Ucrania, el sistema sanitario de Úzhgorod se ha visto desbordado. Situada cerca de la frontera con Hungría y Eslovaquia, la población de la ciudad ha aumentado drásticamente con decenas de miles de personas que buscan refugio. Para ayudar a satisfacer las crecientes necesidades médicas de los recién llegados y aliviar parte de la presión sobre las instalaciones médicas locales, la Cruz Roja Ucraniana abrió un Centro de Salud temporal en Úzhgorod con el apoyo de la IFRC y la Cruz Roja Finlandesa. El centro ofrece consulta, tratamiento y medicación gratuitos a las personas que lo necesitan. Está abierto a todos, tanto a los miembros de la comunidad local como a los desplazados internos. Los especialistas médicos asisten a personas de todas las edades en sus problemas de salud. Hay un farmacéutico que receta medicamentos y un psicólogo disponible para consultas y apoyo psicosocial. "Los medicamentos para el corazón y la presión arterial son los que más se recetan. La gente vivió situaciones de estrés y eso afecta a su salud", explica la farmacéutica Olesya Verbovska, que trabaja allí con su hermana gemela Oksana. "La gente tuvo que salir de casa a toda prisa, así que no pudo llevar su medicación habitual. Están agradecidos de que la Cruz Roja les proporcione los medicamentos gratuitamente". Muchos pacientes proceden de refugios temporales. Uno de ellos es Oleksandr Ivanovich, de 72 años, de Luhansk, que se aloja en la escuela local. Vino al Centro de Salud para hacerse un análisis de sangre y una ecografía. "Lo único que puedo decir es gracias: estoy agradecido a todos los que se preocupan por nosotros". Daryna, de 17 años, de Donetsk, visitó el Centro de Salud de la Cruz Roja con su madre, sus abuelos y su hermano menor. Los miembros de su familia tienen muchos problemas de salud, como alergias y dolores de estómago. Se enteraron del centro de salud por otros desplazados de la ciudad. "Es estupendo tener un hospital como éste que ayuda a gente como nosotros", dijo Daryna. Algunos de los miembros del personal médico y de las personas voluntarias que trabajan en el Centro de Salud también se han visto afectados por el conflicto, como la Dra. Nataliia Vasylivna, médico de familia de Donetsk. "Cuando los pacientes están retraídos, les digo que soy una persona desplazada como ellos. Esto les ayuda a relajarse y a conectar conmigo. Después, hablan más abiertamente de sus problemas", explica. Atiende entre 15 y 20 pacientes al día. Algunas de las afecciones más comunes que trata son enfermedades cardíacas, hipertensión arterial y reacciones alérgicas. "Muchos pacientes también muestran signos de estrés crónico y se ponen a llorar en cuanto sienten mi simpatía", añade. El centro de salud también ofrece apoyo psicosocial seis días a la semana, tanto para adultos como para niños. Y dos personas voluntarias que se dedican a ello también pueden identificarse con lo que viven los pacientes. Daria, de Odesa, y Ostap, de Kiev, llegaron a Úzhgorod huyendo del conflicto y empezaron a trabajar como voluntarios para la Cruz Roja. Mientras ayudaban a la gente a superar sus problemas, se conocieron y son pareja desde mayo. "Nunca nos aburrimos cuando hacemos voluntariado juntos. Trabajar con niños puede ser difícil a veces, pero Ostap siempre está ahí para ayudarme", dijo Daria. "Daria es una persona extraordinaria, nunca he conocido a nadie como ella. Los dos tenemos un gran deseo de ayudar a los demás, y es mucho más fácil hacerlo con alguien a quien quieres", dijo Ostap.

Lea más

12/09/2022
Crisis en Ucrania: El centro de salud de la Cruz Roja en Úzhgorod ofrece alivio y consuelo
Lea más
Crisis en Ucrania: El centro de salud de la Cruz Roja en Úzhgorod ofrece alivio y consuelo
12/09/2022
Lea más

Crisis de hambre en el Cuerno de África: Atender las necesidades de las comunidades nómadas es crucial para salvar vidas

07/09/2022 | Comunicado de prensa

Nairobi/Ginebra, 07 de septiembre de 2022 - Casi un millón de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en busca de alimentos y agua en algunas partes de Somalia y Kenia, mientras continúa desarrollándose una catastrófica crisis de hambre. Más de 22 millones de personas se acercan o experimentan una falta total de alimentos en el Cuerno de África. Se prevé que la situación empeore a principios de 2023. Las comunidades nómadas se ven especialmente afectadas por la escasez de alimentos y el aumento de los precios. Si bien los alimentos y los fondos resolverán parte del problema, sin un mecanismo fiable para llegar a las familias nómadas con una asistencia humanitaria coherente y holística, la respuesta mundial a la crisis del hambre seguirá siendo ineficaz e insuficiente, advirtió hoy la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC). Mohamed Babiker, jefe de la delegación de la IFRC en Kenia y Somalia, dijo: "Millones de vidas están en peligro. Pero a medida que la comunidad humanitaria acelera su respuesta, debemos asegurarnos de que no se repitan los errores de las últimas décadas. Es crucial que la ayuda no sólo esté disponible, sino que también llegue a las personas adecuadas de manera eficiente. La mayoría de las familias afectadas pertenecen a comunidades de pastores, que a menudo son nómadas, y sólo pueden llegar a ellas quienes están lo suficientemente cerca como para seguir sus movimientos y proporcionarles una asistencia ininterrumpida. Una respuesta local es vital". En Kenia, la mayoría de las zonas que experimentan inseguridad alimentaria se encuentran en las Tierras Áridas y Semiáridas (ASAL), donde las comunidades practican el pastoreo y, por tanto, dependen principalmente de la carne y la leche para alimentarse y obtener ingresos. La falta de lluvias ha obligado a las familias a abandonar sus hogares, en busca de agua y pastos. En Somalia, las mujeres y las niñas se han visto desproporcionadamente afectadas por la crisis, ya que suelen recorrer largas distancias en busca de agua y leña. También se han visto separadas de sus familias y se quedan con el ganado mientras los hombres y los niños emigran en busca de pastos y agua. Babiker añadió: "La respuesta se enfrenta a dos grandes retos. El mayor es la falta de recursos suficientes para comprar artículos de ayuda de emergencia. Sin embargo, aunque se tenga el dinero, hay que ser capaz de llegar a estas comunidades nómadas, de forma eficiente y consistente. Esto es crucial. Pedimos a los socios y a los donantes que inviertan en instituciones que tengan un acceso fiable a las familias que se desplazan". Llevar la asistencia humanitaria a las familias que se desplazan constantemente es uno de los mayores retos a los que se enfrentan los trabajadores humanitarios. En respuesta, los equipos de la Media Luna Roja en Somalia trabajan en estrecha colaboración con las comunidades nómadas, por lo que nunca hay dudas sobre dónde entregar la ayuda. Estos voluntarios provienen de las mismas comunidades a las que sirven. Con los recientes informes de que más de 700 niños han muerto en centros de nutrición en toda Somalia, es aún más crucial que las organizaciones de ayuda lleguen a las personas afectadas en sus comunidades antes de que su situación sea crítica, ya que algunas no llegan a los centros de salud, o llegan cuando ya es demasiado tarde. Además de alimentos, las personas afectadas por la sequía también necesitan servicios sanitarios. Durante las visitas sobre el terreno a Puntlandia y otras partes del país, los equipos de la IFRC y la Media Luna Roja Somalí atienden a los desplazados que están agotados y enfermos. Los equipos de la Media Luna Roja de Somalia, con el apoyo de la IFRC, llegan a las comunidades nómadas con clínicas móviles para prestar servicios básicos de salud en regiones remotas del país. "Nuestra fuerza radica en nuestra red de voluntarios que proviene de las comunidades a las que servimos. Comprenden el contexto cultural y las lenguas locales y tienen un profundo conocimiento y comprensión de las comunidades afectadas", dijo Babiker. Los equipos de la Cruz Roja y la Media Luna Roja también se centrarán en la entrega de dinero en efectivo a las familias para satisfacer sus necesidades de alimentación, salud y otras necesidades urgentes. El dinero en efectivo da a las personas la libertad de elegir lo que más necesitan para ayudar a sus familias a mantenerse sanas y es más conveniente para las comunidades nómadas que, de otro modo, tendrían que llevar consigo la ayuda en especie cuando se desplazan. Hasta la fecha, los equipos de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en Kenia y Somalia han llegado, en conjunto, al menos a 645.000 personas afectadas por la sequía con servicios de salud, asistencia en efectivo, así como servicios de agua, saneamiento e higiene. Nota a los editores:Nuevas fotos y vídeos de alta calidad de las zonas afectadas por la sequía en Somalia y Kenia disponibles en este enlace: https://www.ifrcnewsroom.org/ Para más información, contacten con: En Nairobi: Euloge Ishimwe, +254 735 437 906, [email protected] En Geneva: Anna Tuson, +41 79 895 6924, [email protected]

Lea más

07/09/2022
Crisis de hambre en el Cuerno de África: Atender las necesidades de las comunidades nómadas es crucial para salvar vidas
Lea más
Crisis de hambre en el Cuerno de África: Atender las necesidades de las comunidades nómadas es crucial para salvar vidas
07/09/2022
Lea más

Ocho días de espera a bordo del Ocean Viking en medio de abrumadoras necesidades médicas: SOS MEDITERRANEE y la IFRC reclaman el derecho a desembarcar de los 460 supervivientes

02/09/2022 | Comunicado de prensa

Marsella/Ginebra/Budapest, 2 de septiembre de 2022 - 460 mujeres, niños, bebés y hombres están atrapados en un limbo a la espera de desembarcar. Algunas de estas personas tienen necesidades médicas abrumadoras y han quedado atrapadas a bordo ocho días después de ser rescatadas en el mortífero Mediterráneo Central. SOS MEDITERRANEE y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) reclaman el derecho de estos supervivientes a desembarcar en un lugar seguro sin más demora. En tan solo 60 horas, el Ocean Viking -un barco de búsqueda y rescate fletado por SOS MEDITERRANEE en colaboración con la IFRC- se enfrentó a más casos de socorro que nunca. La tripulación encontró y rescató a personas de diez embarcaciones no aptas para la navegación y abarrotadas en la ruta migratoria marítima más mortífera del mundo desde 2014, el Mediterráneo Central. El barco de búsqueda y rescate sigue varado en el mar a la espera del desembarco de los supervivientes. El equipo se enfrenta a un número abrumador de casos médicos, como agotamiento, deshidratación e infecciones cutáneas y heridas sin tratar. Otros supervivientes se enfrentan a enfermedades crónicas y dos mujeres embarazadas de 9 meses fueron evacuadas. "Nunca habíamos experimentado tal nivel de casos médicos graves a bordo del Ocean Viking. Los supervivientes se encontraron en medio de alta mar en situaciones inimaginables. En un intento desesperado por ponerse a salvo, estuvieron a punto de morir en el mar, bien por ahogamiento, bien por deshidratación. Según el derecho marítimo, su rescate sólo se completará cuando hayan llegado a un lugar seguro. El actual bloqueo para su desembarco debe terminar sin más demora", afirma Xavier Lauth, Director de Operaciones de SOS MEDITERRANEE. Cada día que pasa, las necesidades de los que están a bordo aumentan. Francesco Rocca, Presidente de la IFRC, dijo: "El gran número de personas rescatadas en tan poco tiempo y con la gravedad de las condiciones de las personas a bordo sólo nos muestra que la situación es cada vez más desesperada para quienes buscan seguridad y protección. No podemos seguir enfrentándonos a este mismo reto una y otra vez. Necesitamos soluciones a más largo plazo, que incluyan un compromiso de vías seguras y regulares de protección y seguridad, al tiempo que garanticen el acceso a la protección de quienes llegan espontáneamente". SOS MEDITERRANEE and IFRC call on European members and associated States to show solidarity, observe maritime law and guarantee fundamental human rights. The wait and suffering of the 460 survivors onboard Ocean Viking must end immediately. SOS MEDITERRANEE y la IFRC hacen un llamamiento a los miembros europeos y a los Estados asociados para que muestren su solidaridad, respeten el derecho marítimo y garanticen los derechos humanos fundamentales. La espera y el sufrimiento de los 460 supervivientes a bordo del Ocean Viking deben terminar inmediatamente. Nota para los editores: El Ocean Viking rescató a 466 mujeres, niños y hombres en diez operaciones de rescate entre el 25 y el 27 de agosto. Entre los supervivientes hay más de 20 mujeres adultas, varias de ellas embarazadas, y más de 80 menores, el 75% de ellos no acompañados. El 29 de agosto, dos mujeres embarazadas de 9 meses tuvieron que ser evacuadas de urgencia por razones médicas. Fueron trasladadas a una patrullera de la Guardia Costera italiana con cuatro de sus familiares (dos hermanas y sus dos hijos, entre ellos una niña de 3 semanas). A pesar de haber contactado con las autoridades marítimas pertinentes en todas las fases de las operaciones de búsqueda y rescate, el Ocean Viking se quedó solo, sin coordinación ni intercambio de información con las autoridades marítimas pertinentes. Cuatro de las embarcaciones en peligro, que no estaban en condiciones de navegar y estaban abarrotadas, fueron detectadas con prismáticos desde el puente del Ocean Viking. Las alertas de socorro de las otras seis embarcaciones fueron transmitidas por ONG civiles como la red civil Alarm Phone, las aeronaves de las ONG Pilotes Volontaires y Sea-Watch, y los veleros de las ONG Open Arms y Resqship. El Ocean Viking informó a las autoridades marítimas competentes en todo momento de los rescates y envió solicitudes de designación de un lugar seguro lo antes posible después de cada operación, de acuerdo con la legislación marítima. Recientemente, la Organización Internacional para las Migraciones informó de un nuevo naufragio. Los guardacostas libios recuperaron dos cuerpos de personas fallecidas y los seis supervivientes de esta tragedia denunciaron la desaparición de 19 personas el 27 de agosto, el mismo día en que los equipos de Ocean Viking rescataron a 198 supervivientes de cinco embarcaciones en peligro. Desde 2014, se sabe que casi 19.811 personas han perecido en el Mediterráneo central. Eso es el 80% de las muertes registradas en todo el mar Mediterráneo. SOS MEDITERRANEE rescató a 36.789 personas desde el inicio de sus operaciones en 2016, con Aquarius y Ocean Viking. Un total de 7.266 personas fueron rescatadas por el Ocean Viking desde que comenzó a operar en agosto de 2019. Desde septiembre de 2021, los equipos de la IFRC participaron en diez patrullas en el Ocean Viking y ayudaron a rescatar a más de 2.700 personas. Mientras que el equipo de SOS MEDITERRANEE se centra en la búsqueda y el rescate en el mar, el equipo de la IFRC se centra en la prestación de servicios humanitarios posteriores al rescate, que incluyen atención médica, primeros auxilios, apoyo psicosocial, socorro y protección. Para más información, por favor, contacten con: IFRC en Ginebra: Jenelle Eli, +1 202 603 6803, [email protected] IFRC en Budapest: Nora Peter, +36 70 265 4020, [email protected] SOS MEDITERRANEE Internacional & Operaciones: Laurence Bondard / +33 6 23 24 59 93 / [email protected]

Lea más

02/09/2022
Ocho días de espera a bordo del Ocean Viking en medio de abrumadoras necesidades médicas: SOS MEDITERRANEE y la IFRC reclaman el derecho a desembarcar de los 460 supervivientes
Lea más
Ocho días de espera a bordo del Ocean Viking en medio de abrumadoras necesidades médicas: SOS MEDITERRANEE y la IFRC reclaman el derecho a desembarcar de los 460 supervivientes
02/09/2022
Lea más

Últimas emergencias

Únase a nuestro voluntariado

¿Quiere salvar vidas y cambiar mentalidades? Únase a nuestra familia de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja 

Aprenda con nosotros

Descubra nuestra amplia gama de oportunidades de formación y aprendizaje humanitario. 

Asóciese

Descubra cómo su organización puede apoyar a la red humanitaria más grande del mundo 

Imágenes del mes

Descargue material de shaRED, la biblioteca multimedia en línea de la Federación Internacional

Descargue recursos audiovisuales de la sala de prensa de la Federación Internacional