Personas refugiadas

Displaying 1 - 9 of 9
|
Artículo

Día de las Personas Refugiadas: La población Siria en Jordania teje una nueva vida con educación y formación técnica.

Escrito por Joe Baaklini, Oficial de Comunicación de la IFRCCuando Faten huyó de la devastada Siria en 2012, se encontró refugiada en un campamento improvisado en la ciudad de Al-Lubban (Jordania). Vivía en una tienda de campaña con su marido, el único sostén de la familia, y sus hijos.La situación de la familia fue de mal en peor cuando el marido de Faten enfermó y ya no pudo mantener a la familia. Fue entonces cuando Faten se dio cuenta de que tenía que actuar con rapidez para mantener a su familia. Gracias a sus amistades, Faten se enteró de una serie de cursos de formación profesional organizados por la Media Luna Roja de Jordania. Vio en ellos una oportunidad profesional y la aprovechó."Nunca había trabajado antes, así que tuve que aprender nuevas habilidades", dice Faten, que ha estado tomando estos talleres, y trabajando, desde 2013."Participé en talleres de costura y crochet, y fueron muy beneficiosos. Gracias a estas formaciones, ahora gano suficiente dinero para mantener a mi familia. Pero no se trata solo del dinero, sino de la sensación de sentirse capaz y empoderada."Un salvavidas para el sustento y la dignidadLos talleres de la Media Luna Roja de Jordania ofrecen un salvavidas a las personas refugiadas en el campamento de Al-Lubban, dotándoles de valiosos conocimientos de cocina, repostería, fabricación de jabón, costura y crochet.Al aprender nuevos oficios o redescubrir talentos olvidados, la población refugiada adquiere confianza y capacidad para generar ingresos. Esto no sólo les permite cubrir sus necesidades básicas, sino que también les devuelve un sentido de dignidad y propósito."La mayoría de las personas refugiadas que asisten a estos cursos de formación quieren mejorar sus vidas", dice Nawal Sadeq, formadora profesional de la Media Luna Roja de Jordania, que asistió a talleres similares hace años y, con el tiempo, puso en marcha su propio negocio."Quieren una fuente de ingresos y un futuro mejor. Gracias a nuestras formaciones, estas mujeres están poniendo en marcha sus propios negocios y/o encontrando oportunidades de trabajo que les permiten mantenerse."Sin embargo, el programa de la Media Luna Roja de Jordania va más allá de los talleres. "Hice un curso de repostería y fue un gran éxito para mí, pero el apoyo de la Media Luna Roja no terminó ahí, ya que me ofrecieron un horno, ayudándome así a poner en marcha mi propio negocio de cocina", dice Fátima, también refugiada siria en Al-Lubban. "Estoy muy agradecida y me siento muy orgullosa de mí misma. Ahora pago el alquiler y mantengo a mis dos hijas".Un nuevo comienzo saludableLa Media Luna Roja de Jordania también incluye intervenciones sanitarias como parte de su programa de apoyo. La Sociedad Nacional organiza visitas sanitarias periódicas durante todo el año, garantizando así el bienestar físico y mental de las personas refugiadas."Como parte de nuestros esfuerzos por proteger a las poblaciones vulnerables y su dignidad, organizamos visitas sanitarias a campamentos improvisados, como el de Al-Lubban, donde instalamos periódicamente clínicas móviles que proporcionan tratamiento y medicamentos a las personas refugiadas", explica Mahmoud Al-Eswid, Oficial de Distribución de Asistencia de la Media Luna Roja de Jordania.Según Mahmoud, tan importante como las revisiones médicas periódicas es la educación y las oportunidades de aprendizaje. Y añade:"La educación es lo más importante de todo y eso es en lo que tratamos de centrarnos con las personas refugiadas aquí en el campamento de Al-Lubban; enseñarles a leer y escribir, formarles en nuevas destrezas, todo eso es muy crucial para su integración en su nueva comunidad. Les capacita para construir un futuro mejor, tanto para ellas y ellos como para la comunidad".Descubre más información sobre las formas en que la Red de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja está #SiempreAhí para las personas migrantes.

|
Artículo

Colombia, el país refugio

Pensar en personas refugiadas en América Latina es pensar en Colombia. Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en 2023, Colombia alberga a más de 2,4 millones de personas refugiadas, principalmente de Venezuela. Esto representa un 3.2% de su población total, convirtiéndolo en el segundo país del mundo en acoger a más población refugiada, solo detrás de Turquía. Esta población, a la que se suman más de 6,8 millones de personas desplazadas por el conflicto armado interno, enfrentan necesidades humanitarias innegables y que requieren una respuesta urgente, coordinada y sostenida. Las evidencias hablan por sí solas: tres de cada 10 personas refugiadas en Colombia tienen necesidades humanitarias severas y requieren agua, refugio, atención médica y saneamiento; mientras que una de cada 10 enfrenta necesidades básicas extremas. La población refugiada también está expuesta a la violencia, la discriminación y la explotación, incluyendo la violencia sexual y de género, al tráfico de personas y a la explotación laboral. Esto obliga a prestarles servicios de protección urgentes y acceso a programas de apoyo psicosocial que eviten que los traumas a los que se exponen tengan un impacto negativo en su salud mental. Garantizarles acceso a educación, capacitación y oportunidades de empleo es otra medida para aliviar su sufrimiento y promover una integración socioeconómica plena y digna. Se trata de un desafío creciente si se tiene en cuenta la existencia de xenofobia y discriminación y el crecimiento generalizado del discurso anti-personas migrantes y refugiadas en la región. Cruz Roja Colombiana en acción Aunque la Cruz Roja Colombiana (CRC) es una organización conocida por su respuesta humanitaria a crisis y desastres, en las últimas dos décadas su papel ha sido -y sigue siendo- fundamental para atender las necesidades de las personas refugiadas y migrantes. El Programa Mariposa Monarca es un buen ejemplo de esto. Desde su nacimiento, en 2017, este programa de la CRC ha brindado asistencia humanitaria a más de 1,5 millones de personas refugiadas, desplazadas y migrantes. En estos seis años, equipos voluntarios y de especialistas han contribuido a mejorar su acceso a la salud, la educación y la protección, proveyéndolas con asistencia humanitaria básica, como alimentos, agua, albergue, atención médica y apoyo psicosocial. Lo han hecho a través de puntos de servicio humanitario, espacios seguros -móviles o fijos- que apoyan a la población a lo largo de las rutas migratorias. Mariposa Monarca también ha impulsado iniciativas de formación y acceso a oportunidades de empleo que favorezcan la integración de las personas migrantes, refugiadas y desplazadas en sus comunidades de acogida. Las acciones también han apoyado a estas últimas, que han participado en programas de educación y sensibilización sobre la migración y la protección de los derechos humanos. Programas como este tienen un impacto positivo en la vida de las comunidades y desde luego, en la de las personas que buscan iniciar un nuevo proyecto de vida en Colombia tras huir de la desigualdad y discriminación, pero también de crisis económicas, políticas y climáticas. Refugiarse de la crisis climática Según el ACNUR, el 70% de las personas refugiadas y desplazadas en Colombia son vulnerables a los efectos de la crisis climática y miles de ellas ya han sido afectadas por eventos concretos. En 2023, las inundaciones en la región del Pacífico colombiano obligaron a más de 20.000 personas a abandonar sus hogares, muchas de ellas desplazados internas o refugiadas. Según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, otra amenaza es el actual Fenómeno del Niño, que afectará a más de dos millones de personas en Colombia y podría causar daños en los medios de vida de la población desplazada y migrante, sobre todo entre enero y marzo de 2024. Conscientes de esto, la CRC y la IFRC ya preparan sus mecanismos de preparación y acción temprana para anticipar los efectos que El Niño y la crisis climática podrían tener en el país. Ante necesidades urgentes, respuesta inmediata y colectiva Casos como el de Colombia y la CRC, recuerdan dos aspectos clave: que atener las necesidades de las personas refugiadas es impostergable y que las organizaciones locales ya cuentan con la experiencia y conocimiento para prestar una respuesta humanitaria de calidad. ¿Qué hace falta entonces? Por un lado, mayor inversión en el nivel local de atención, en organizaciones que, como la CRC, tienen una fuerte presencia local, están arraigadas en las comunidades y tienen acceso a zonas remotas, inseguras o de difícil acceso, donde las personas en movimiento, incluidas las refugiadas y desplazadas, buscan apoyo. Por otro, que la población refugiada y migrante participe de forma significativa en los procesos de toma de decisiones. Su pericia, conocimientos y experiencia vivida son indispensables para crear programas y políticas más eficaces, pertinentes y responsables. Confiamos que el Foro Global sobre las Personas Refugiadas será una oportunidad para avanzar en esta dirección. Colombia y el mundo cuentan con la CRC para conseguirlo.

|
Nota de prensa

Siria sigue en crisis: el mundo, y los donantes, no deben dar la espalda ahora

Con Siria en su undécimo año de crisis incesante, el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja hace un nuevo llamamiento a la comunidad internacional para que no olvide las continuas necesidades humanitarias del país. En estos momentos, la población de Siria necesita una solidaridad continua y un apoyo comprometido para hacer frente a las continuas hostilidades, los problemas económicos, las infraestructuras paralizadas y las inmensas necesidades humanitarias del país. En la actualidad, al menos 14,6 millones de personas necesitan asistencia y dependen más que nunca de la ayuda. Los actores humanitarios, incluido el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, son un salvavidas para responder a las enormes necesidades. A pesar de los problemas de seguridad y de los bloqueos políticos, estamos encontrando la manera de reparar las infraestructuras críticas y asegurarnos de que la gente tenga acceso a servicios básicos como agua potable, electricidad y servicios de salud que funcionen. Para poder hacer frente a estos retos humanitarios, necesitamos un apoyo financiero continuado de la comunidad internacional. No se puede exagerar la importancia del apoyo para continuar con una acción humanitaria de vital importancia. Mientras que gran parte de la atención mundial se ha centrado en otras crisis, como la de Ucrania, millones de personas siguen necesitadas en Siria. "El conflicto armado en Ucrania está añadiendo otra capa de desafío a la situación en Siria", dijo Fabrizio Carboni, director regional del CICR para Oriente Próximo y Medio. "Nos preocupa que haya más inseguridad alimentaria y que los precios aumenten. Incluso si el conflicto de Ucrania terminara mañana, el impacto subyacente de la crisis climática y la presión que ésta ejerce sobre los recursos hídricos y la producción de alimentos nos dejaría con muchos problemas a los que hacer frente." Nuestro Movimiento ha estado respondiendo a las necesidades de la gente en Siria desde los primeros días del conflicto, con voluntarios y personal que proporcionan ayuda vital a la gente en zonas a las que otros no pueden llegar. Sin ellos, esta catástrofe humanitaria habría sido mucho peor. Cada mes, asistimos a millones de personas dentro de Siria; para que esta labor que salva vidas continúe, los trabajadores humanitarios deben tener un acceso sostenido, seguro y sin motivaciones políticas a todas las personas, familias y comunidades necesitadas. Pedimos que los Estados y todas las partes del conflicto garanticen el respeto del derecho internacional humanitario en sus operaciones. El Dr. Hossam Elsharkawi, Director Regional de la IFRC para Oriente Medio y el Norte de África, dijo "Hemos visto con la crisis de Ucrania cómo la reducción de las medidas restrictivas a las actividades humanitarias ha permitido a nuestro Movimiento llegar rápidamente a millones de personas que necesitan asistencia, desesperadamente. Pido a los donantes que apliquen la misma flexibilidad al contexto sirio. Idealmente, ampliando las mismas exenciones y licencias humanitarias. Esto creará mejores condiciones para minimizar el sufrimiento innecesario y aportar dignidad a las personas afectadas." Millones de sirios que viven fuera de su patria también siguen necesitando apoyo; los países vecinos acogen actualmente a la mayoría de las personas que han huido de la violencia en Siria. En Turquía, Líbano, Jordania e Irak, las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja están prestando apoyo a los que han huido, así como a las comunidades que los acogen. Los países de Europa han puesto en marcha una amplia gama de actividades para ayudar a los sirios a integrarse en sus comunidades de acogida, desde la oferta de programas de apoyo psicosocial hasta la gestión de centros de acogida, pasando por la facilitación de los procedimientos de reunificación con los familiares que se han quedado atrás. Para más información, contacten con: ICRC: Jesus Serrano Redondo (Geneva), M +41 79 275 69 93, email:[email protected] IFRC: Rana Sidani Cassou, M: +41 76 671 57 51 / +33 6 75 94 55 15, email:[email protected]

|
Página básica

Proyecto de narración de historias de la ESSN

A través de la Red de Seguridad Social de Emergencia (ESSN, en inglés), estamos apoyando a los refugiados sirios que viven en Türkiye para que cuenten sus historias sobre las realidades y los problemas que les importan. Esta página está dedicada a mostrar las historias de Ahmed, Asmaa, Nour, Alaa, Farouk, Abdurrezak, Luai y Malak con sus propias palabras.

|
Nota de prensa

Bangladés: Se necesitan mayores esfuerzos para mantener a las personas seguras en Bhashan Char

Kuala Lumpur/Daca/Ginebra, 23 de noviembre de 2021: Se están tomando medidas urgentes para mantener a las personas a salvo de los ciclones y la pandemia de COVID-19 en la isla Bhashan Char. Se han puesto en marcha las vacunas COVID-19 para las personas mayores de 55 años en la isla, y se deben administrar más dosis a los adultos restantes. Alrededor de 18.000 personas desplazadas de Rakhine, Myanmar, han sido reubicadas por las autoridades de los campamentos en Cox’s Bazar a hogares más resistentes en Bhashan Char. La Media Luna Roja de Bangladés ha estado trabajando directamente con las personas desplazadas para que se implementen medidas para salvar vidas antes del próximo gran ciclón, ya que grandes tormentas amenazan regularmente la zona desde septiembre hasta diciembre. Feroz Salah Uddin, Secretario General de la Media Luna Roja de Bangladesh dijo: “Se están haciendo todos los esfuerzos posibles en la isla Bhashan Char para mejorar las condiciones de vida y ayudar a las personas a estar bien preparadas para tomar medidas tempranas para salvar vidas antes de los superciclones. Los equipos de voluntarios han sido capacitados en simulacros de acción de alerta temprana, primeros auxilios, búsqueda y rescate y manejo de refugios contra ciclones. "Nuestros equipos han estado ayudando con las vacunas COVID-19 para las personas mayores con mayor riesgo de contraer la enfermedad, al tiempo que ayudan a todos a mantenerse seguros y saludables con agua limpia, paquetes de alimentos, kits de higiene y acceso a la atención médica". La Federación Internacional hace un llamamiento por 86 millones de francos suizos para brindar apoyo humanitario crítico inmediato y a más largo plazo a casi un millón de personas desplazadas que viven en los campamentos de Cox's Bazar y en la isla de Bhashan Char, incluido un refugio más seguro, atención médica y un mejor acceso a servicios de limpieza. agua y saneamiento y proteger a las personas de los crecientes riesgos de desastres climáticos. En las últimas semanas, los voluntarios de la Media Luna Roja de Bangladés han ayudado a vacunar a más de 1.000 personas mayores de 55 años, y se planean más vacunaciones tan pronto como estén disponibles. Alexander Matheou, director de Asia Pacífico, Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, dijo: “Todos los que viven en la isla Bhashan Char deben sentirse seguros y se deben hacer todos los esfuerzos posibles para permitir que Bangladesh tenga una parte justa de las vacunas COVID-19. Esta es una parte fundamental para que Bangladesh pueda gestionar la responsabilidad de acoger a un número tan grande de personas desplazadas ”. “La Federación Internacional ha revisado su Llamamiento de Emergencia para los próximos tres años, para ayudar a satisfacer las crecientes necesidades humanitarias en Cox's Bazaar y Bhashan Char, incluidos los riesgos de desastres climáticos. Existe un déficit de financiación crítico de 75 millones de francos suizos. Después de reunirse con el Ministro de Estado de Gestión y Ayuda en Desastres de Bangladesh, Alexander Matheou dijo: "Más allá de la asistencia humanitaria inmediata, está claro que debemos trabajar juntos para apoyar la seguridad, los medios de subsistencia, la recreación y el bienestar general de las personas que atraviesan una experiencia tan prolongada y traumática de desplazamiento." Alexander Matheou visita hoy Bhashan Char con el liderazgo de la Media Luna Roja de Bangladés. Lea y descargue el llamamiento de emergencia revisado aquí. Para más información o concertar entrevistas, contacte con: En Daca: Sajid Hasan, +880 1673 019617, [email protected] Mahmudul Hasan, +880 1716 103333, [email protected] En Kuala Lumpur: Antony Balmain, +60 12 230 8451, [email protected]

|
Página básica

Recursos de aprendizaje sobre migración

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) produce una variedad de recursos sobre cómo apoyar mejor a las personas migrantes y desplazadas. Descúbrelos a continuación.

|
Página básica

Apoyo a las personas en movimiento

El principio fundamental de humanidad está presente en todo nuestro trabajo sobre migración y desplazamiento. Independientemente de la situación legal, los Estados deben proteger la seguridad, la dignidad y el bienestar de todas las personas migrantes y garantizar su acceso a los servicios esenciales. Explore las políticas, resoluciones y estrategias que guían nuestro trabajo diario de apoyo a las personas desplazadas.

|
Página básica

Migración: nuestros programas

En todo el mundo, nuestras 191 Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja son un salvavidas para las personas migrantes vulnerables y las personas desplazadas, sean quienes sean y donde sea que se encuentren en sus viajes.

|
Página básica

Migración y desplazamiento

La migración y el desplazamiento plantean algunos de los mayores desafíos humanitarios de nuestro tiempo. Nuestro trabajo de apoyo a las personas en movimiento se centra en salvar vidas y prevenir el sufrimiento. También ayudamos a las personas a enfrentar los riesgos y desafíos de la migración y trabajamos para proteger y restaurar su dignidad.