México

Displaying 1 - 4 of 4
01/08/2022 | Emergencia

Crisis migratoria en México y Centroamérica

Desde principios de 2022, se ha producido un aumento masivo del número de refugiados, migrantes y retornados en tránsito por tierra hacia el norte a través de Centroamérica. Las personas se desplazan en su mayoría por vías irregulares, y en el camino se enfrentan a barreras burocráticas, sufren accidentes y lesiones, se enfrentan a la extorsión y la violencia sexual o desaparecen y se separan de sus familias. Trágicamente, otros son asesinados o mueren por enfermedades o por las duras condiciones ambientales. Este llamamiento de emergencia apoya a las Sociedades de la Cruz Roja de Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala y México para ampliar la asistencia humanitaria y la protección de 210.000 personas a lo largo de las rutas migratorias.

Lea más
03/08/2020 | Artículo

Una voluntaria sobre ruedas en la lucha contra la pandemia

Por Olivia Acosta. Gina Mejia tiene 27 años, es arquitecta de profesión y desde hace tres años es voluntaria de la Cruz Roja Mexicana en la ciudad de México, capital del país, con una población de casi nueve millones de habitantes.Según Gina, siempre ha sentido el impulso de apoyar a los que más lo necesitan: “Siempre he tenido la chispita de ayudar y en muchas ocasiones, cuando estaba trabajando como arquitecta en alguna obra, pensaba: si ocurre algún accidente, realmente no sabría cómo actuar para socorrer al accidentado”. Y así fue cómo decidió entrar en Cruz Roja y comenzar a formarse en primeros auxilios. Incluso ha impartido cursos en su empresa y siempre sensibiliza a sus compañeros y amigos sobre su importancia. Más tarde ingresó en el programa “Voluntarios sobre Ruedas”, una labor solidaria que ejerce junto con otros 20 compañeros voluntarios recorriendo en moto toda la ciudad. “Yo tengo mi propia moto y el programa consiste ir por distintas zonas de la ciudad, junto con otros voluntarios, para apoyar a las personas que más lo necesitan. Por ejemplo, repartimos pan y café en los hospitales y barrios marginales, o hacemos distribución de juguetes para niños de familias sin recursos”.Con la llegada de la pandemia de COVID-19 todo cambió, incluso el programa de “Voluntarios sobre Ruedas” en el que participa Gina: “En Cruz Roja rápidamente detectamos la necesidad de ofrecer información y medidas de protección a la población, sobre todo a las personas con pocos recursos que pasan mucho tiempo en la calle, como ejemplo los vendedores ambulantes de alimentos”. Y así fue como tanto ella como sus compañeros comenzaron a recorrer la ciudad en sus motos, esta vez para tomar la temperatura en los mercados, distribuir mascarillas (o cubrebocas como dicen en México), geles hidroalcohólicos, y ofrecer información veraz y consejos sobre cómo protegerse contra el virus.Al principio muchas personas no llevaban mascarilla porque realmente no sabían lo importante que era para protegerse contra la pandemia. Según Gina: “Nos dimos cuenta que hacía falta hacer mucha labor de sensibilización para explicar a la población la importancia de protegerse contra el COVID-19 y ofrecer medidas de protección. La Cruz Roja Mexicana es una organización de referencia en el país y notamos que si éramos nosotros quienes les aconsejábamos llevar mascarilla o respetar las distancias, nos hacían caso”, cuenta orgullosa.Los voluntarios y voluntarias de la Cruz Roja Mexicana se protegen con todas las medidas de protección para ejercer su labor con seguridad. Y además saben dónde ir para ayudar a los que más lo necesitan. Además de zonas con mucha aglomeración de gente como hospitales o mercados, uno de los puntos de su ruta es la Glorieta de Insurgentes. Allí hay palapas que ofrecen acceso a wifi y es una zona donde se congregan muchas personas con pocos recursos, lo que supone mucho riesgo de contagio. Muchas de estas personas viven en la calle. Según Gina: “Es muy grato ver cómo las personas sin hogar se acercan a nosotros para pedirnos mascarillas y preguntarnos sobre cómo protegerse contra la pandemia. Muchos de ellos nos piden más de una, porque al principio había escasez y además ellos no pueden comprarlas, y se muestran muy agradecidos cuando se las entregamos y pueden ponerse las mascarillas”.“Para mi poder ayudar en estos momentos, aunque parezca poca cosa, es muy importante, y ahora sé que la labor de los voluntarios de Cruz Roja es fundamental en una situación como esta”, concluye Gina. Según ella, ahora más que nunca, tiene claro que se quedará en Cruz Roja para siempre.

Lea más
27/07/2020 | Artículo

México: aumentan los casos de violencia y ataques contra el personal de salud en el contexto de la pandemia de COVID-19

Por Fernando Gandarillas.En México, los paramédicos de la Cruz Roja están acostumbrados a atender casos de violencia. Sin embargo, desde el comienzo de la pandemia de COVID-19, el personal de salud se enfrenta cada vez más a ataques personales.“A veces nos ha tocado atender personas heridas de bala. Tenemos que aprender a manejarnos en este contexto porque son situaciones de mucha tensión donde la gente se pone muy agresiva. Nunca me han apuntado con una pistola, pero si he sido atacado”, indica Alejandro, paramédico de 21 años perteneciente a la delegación de Huixquilucan de la Cruz Roja Mexicana. "Los efectos de la pandemia han hecho que el trabajo se vuelva más difícil. La gente está desesperada. El encierro y el hecho de que las personas se están contagiando está creando muchísimo malestar”, explica.Hace unos meses Alejandro tuvo que enfrentar un incidente atendiendo a un paciente de más de 60 años que tenía COVID-19. “Cuando llegamos a su domicilio, la persona se encontraba en estado crítico, tenía complicaciones severas de respiración. Además, sus síntomas evidenciaban otras afectaciones de salud que había venido arrastrando desde semanas atrás, lo cual empeoraba su condición”. Debido al estado de este hombre, Alejandro sugirió a sus familiares movilizar al paciente al hospital más cercano. Ellos se resistieron y empezaron a molestarse, querían que se lo lleve a un hospital que conocían pero que estaba ubicado mucho más lejos. Finalmente accedieron a que se lo traslade al hospital más cercano. En el trayecto, el paciente falleció a pesar de todos los esfuerzos realizados por el personal paramédico para mantenerlo estable. Al llegar al hospital los familiares se percataron del hecho y estallaron en ira. Agredieron a Alejandro y a otro médico del hospital alegando que murió por culpa de ellos. “Los ataques al personal médico se está convirtiendo en algo muy común. Con la pandemia de COVID-19, la situación se está poniendo peor”, explica Alejandro.El aislamiento social es otra de las realidades con las que tienen que bregar los paramédicos. Muchos deben alejarse de sus familias. “Lo estamos manejando. Sin embargo, es duro no poder ver a tus seres queridos y estar alejado de tus amigos. La demanda del trabajo y el asilamiento me costó incluso mi relación de pareja”, comenta Alejandro. La Cruz Roja Mexicana ha invertido un gran esfuerzo para dar soporte emocional a personas como Alejandro que deben trabajar directamente en las calles y zonas donde el virus está atacando. Además, la Sociedad Nacional ha trabajado duro para capacitar a su personal en acceso seguro y manejo de protocolos de bioseguridad. “Nosotros no vamos a parar, vamos a seguir trabajando para ayudar, pero si vamos a hacerlo de manera más segura”, afirma.La noche se empieza a poner, y Alejandro se dirige al hostal en donde se encuentra hospedado como medida preventiva para no estar en contacto físico con sus familiares. Ha finalizado su turno de 24 horas y ahora le corresponden dos días de descanso, los cuales aprovechará para estudiar. Sigue una carrera de aeronáutica y debe dedicarle la gran parte de su tiempo libre. “Me gusta mantenerme ocupado, no me gusta lo fácil”, afirma. Su vocación como paramédico viene por herencia. Sus padres también han estado vinculados al Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja desde hace muchos años. Frente a lo difícil de la situación, él se mantiene con actitud positiva. A pesar de las complicaciones, Alejandro está determinado a seguir dando lo mejor de sí para enfrentar la pandemia. “Hago mi trabajo con amor y pasión. Es normal tener miedo en las actuales circunstancias, pero me llena de vida hacer lo que hago. Es muy padre poder ayudar a la gente”.

Lea más