Ola de calor

External ID
2
Displaying 1 - 5 of 5
14/07/2022 | Comunicado de prensa

La IFRC advierte que la creciente ola de calor en Europa podría tener consecuencias trágicas

Budapest, 14 de julio de 2022 - Las temperaturas extremas han sumido a los países en peligrosas olas de calor e incendios forestales en toda Europa. La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) insta a las ciudades y comunidades a prepararse para evitar un nuevo desastre. Desde el mes de mayo, Europa se encuentra entre los 'puntos calientes de la ola de calor' más rápidos del mundo. Las previsiones no muestran signos de que vaya a amainar. Muchas partes de Europa occidental están experimentando temperaturas extremas y países como Portugal están luchando contra incendios forestales que afectan a miles de personas. "Con la crisis climática, este calor forma parte de nuestra 'nueva normalidad'", afirma Maarten Aalst van, Director del Centro del Clima de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. "Estos eventos mortales son ahora más frecuentes y más intensos". En los últimos diez años, los desastres relacionados con el clima y el tiempo han matado a más de 400.000 personas, han afectado a otros 1.700 millones y han desplazado a una media de 25 millones de personas cada año en todo el mundo.Las personas más expuestas a las olas de calor son las personas mayores, los niños, las mujeres embarazadas y las personas con problemas de salud preexistentes. Las olas de calor tienen un impacto en cascada en otras áreas de la sociedad, como la reducción de la producción económica, la tensión en los sistemas de salud y los cortes de energía. El personal y el voluntariado de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja de toda la región están apoyando a las comunidades que se preparan para las olas de calor y se ven afectadas por ellas. Al mismo tiempo, los equipos están respondiendo a los devastadores incendios forestales, sobre todo en Portugal, pero también en España, Italia, Grecia y Turquía, provocados por el calor extremo. "Muchos han tenido que evacuar sus casas con las pocas cosas que pueden llevar", dice Ana Jorge, Presidenta de la Cruz Roja Portuguesa."Nuestros equipos médicos se centran en asegurar que la gente se ponga a salvo, proporcionando asistencia sanitaria crítica a los que sufren quemaduras y otras lesiones y proporcionándoles una cama para dormir y las necesidades mientras deciden sus próximos pasos." Dado que las olas de calor son cada vez más probables en todo el mundo a medida que se agrava la crisis climática, se necesitan más sistemas de preparación y alerta temprana para reducir y gestionar los riesgos. "La gente no siempre es consciente de los peligros del calor. Pero cuando las comunidades comprenden los riesgos y toman medidas sencillas para prepararse, pueden evitar tragedias innecesarias", afirma van Aalst. "Instamos a las ciudades y comunidades a que se preparen y tomen las medidas necesarias para salvar vidas, ahora y a largo plazo". Para más información o concertar entrevistas: En Budapest: Corrie Butler,[email protected]+36 704306506 En Atenas: Georgia Trismpioti, [email protected] +30 6971809031 Nota para los editores: La Guía de Olas de Calor para las Ciudades y el Kit de Acción Urbana de la IFRCson recursos para que los funcionarios de las ciudades, los planificadores urbanos y las organizaciones comunitarias puedan anticipar y planificar el calor urbano extremo y reducir los riesgos mortales. La caja de herramientas de enfriamiento urbano del C40 ofrece enfoques para bajar las temperaturas urbanas y reducir el impacto del efecto del calor urbano; la herramienta de beneficios de las ciudades resistentes al calor ayuda a los planificadores urbanos y a los responsables de la toma de decisiones a cuantificar los beneficios sanitarios, económicos y medioambientales de las acciones de adaptación. Una ola de calor es un periodo prolongado de temperaturas inusualmente altas y, a menudo, de alta humedad. El calor extremo puede provocar choques, deshidratación y otras enfermedades agudas, y agravar las enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Ahora hay una montaña de pruebas de que el cambio climático está aumentando la aparición de olas de calor mortales. Por ejemplo, los científicos han llegado a la conclusión de que el cambio climático ha hecho que la ola de calor de 2022 en la India y Pakistán sea 30 veces más probable, que la ola de calor de 2019 en Europa occidental sea al menos 10 veces más probable, que la ola de calor de 2019-20 en Australia que contribuyó a los devastadores incendios forestales sea 10 veces más probable, y que el calor extremo en el noroeste de Estados Unidos y Canadá en 2021 habría sido prácticamente imposible sin el cambio climático. Para más detalles, véanse, por ejemplo, los análisis de Atribución del Clima Mundial.

Lea más
14/06/2022 | Comunicado de prensa

La IFRC y 'C40 Cities' instan a las ciudades a prepararse para olas de calor más peligrosas y mortales

14 de junio de 2022, Ginebra, Nueva York - Las olas de calor son cada vez más frecuentes, más largas, más calurosas y más mortales, sobre todo en las zonas urbanas, pero las amenazas que plantean son prevenibles si las ciudades y los residentes están preparados para el calor extremo y toman medidas para salvar vidas. Los últimos siete años, de 2015 a 2021, han sido los más calurosos de los que se tiene constancia y este año ya está siendo muy duro. Los picos de temperatura potencialmente mortales registrados en los últimos meses en la India, Pakistán, Asia oriental y el sur de Europa, así como la ola de calor inusualmente intensa de principios de temporada que afecta a algunas zonas de Estados Unidos, son una señal ominosa de lo que está por venir a medida que el mundo se calienta. Cada año, las temperaturas cada vez más abrasadoras ponen a millones de personas en riesgo de sufrir enfermedades relacionadas con el calor y se cobran la vida de otros miles. Las personas que viven en las ciudades son las más afectadas porque las zonas urbanas son más cálidas que el campo circundante y se están calentando más debido al cambio climático. Las personas que corren más riesgo son ya vulnerables: las personas mayores y las personas aisladas, los niños, las mujeres embarazadas, las personas con enfermedades preexistentes y los pobres de las ciudades, que a menudo trabajan al aire libre o viven en edificios sin aire acondicionado o ventilación adecuada. Pero las muertes por olas de calor no son inevitables. Cinco mil millones de personas viven en lugares propensos a las olas de calor y donde los sistemas de alerta temprana pueden predecirlas antes de que se produzcan. "Las olas de calor son los asesinos silenciosos del cambio climático, pero no tienen por qué serlo", afirma Francesco Rocca, Presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC). "La mayoría de las olas de calor se pronostican con días o semanas de antelación, lo que da tiempo suficiente para actuar a tiempo e informar y proteger a los más vulnerables. La buena noticia es que hay medidas sencillas y de bajo costo que las autoridades pueden adoptar para evitar muertes innecesarias por el calor." Adelantándose a la temporada de verano en muchas partes del mundo, la IFRC lanza hoy, 14 de junio, su primer Día de Acción contra el Calor a nivel mundial, movilizando a las filiales y los asociados en más de 50 ciudades para que organicen eventos de sensibilización sobre las formas de reducir los graves efectos del calor extremo. La IFRC también se asocia con Ciudades 'C40 Cities' para hacer un llamamiento a los funcionarios municipales, los planificadores urbanos y los residentes de las ciudades de todas las regiones del mundo para que se preparen para olas de calor más peligrosas y mortales. "Las ciudades que están acostumbradas al calor tienen que prepararse para períodos aún más largos de calor sofocante y las ciudades más frías tienen que prepararse para niveles de calor extremo a los que no están acostumbradas", dice Mark Watts, Director Ejecutivo de 'C40 Cities'. "De Miami a Bombay y de Atenas a Abiyán, los alcaldes de nuestra red están aumentando los espacios verdes, ampliando los programas de techos fríos y colaborando en acciones contra el calor para mejorar la resistencia al aumento del calor urbano. Pero es necesario trabajar mucho más para reducir y gestionar los riesgos a medida que se agrava la crisis climática." La Red de Ciudades Frías del C40 apoya a las ciudades para que integren el riesgo y la gestión del calor en sus planes de acción climática, elaboren estudios de resiliencia al calor y desarrollen, afinen y midan los impactos de las acciones de mitigación del calor, incluyendo la refrigeración, la ecología y la gestión de emergencias.La red ha celebrado talleres intensivos sobre el calor urbano y la equidad, ha desarrollado recursos para orientar los planes de acción contra el calor y, en los últimos dos años, ha apoyado a las ciudades en la gestión de las crisis compuestas por el calor extremo junto con la pandemia COVID-19, centrándose en la divulgación a las poblaciones vulnerables. En todo el mundo, las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja están haciendo frente al desafío del calor extremo, apoyando y mejorando los planes de acción locales y nacionales contra el calor, difundiendo mensajes al público sobre la seguridad contra el calor, controlando a los más vulnerables, distribuyendo agua, apoyando a los servicios médicos, identificando y estableciendo centros de refrigeración, e incluso ayudando a las personas a acondicionar sus hogares para mejorar la sombra y reducir el calor. También están ampliando la investigación sobre el calor a partes de África, Asia y Sudamérica que se han pasado por alto en el pasado. "La crisis climática está impulsando e intensificando las crisis humanitarias en todas las regiones del mundo", dice Rocca. "Pero cuando las ciudades y las comunidades están mejor preparadas, el clima extremo no tiene por qué convertirse en un desastre o una tragedia". Nota para los editores: La "Guía de Olas de Calor para Ciudades" y el "Kit de Acción Urbana" de la IFRCson recursos para que los funcionarios de las ciudades, los planificadores urbanos y las organizaciones comunitarias puedan anticipar y planificar el calor urbano extremo y reducir los riesgos mortales. La "Caja de herramientas para el enfriamiento urbano" del C40 ofrece enfoques para bajar las temperaturas urbanas y reducir el impacto del efecto del calor urbano; la "Herramienta de beneficios para ciudades resistentes al calor" ayuda a los planificadores urbanos y a los responsables de la toma de decisiones a cuantificar los beneficios sanitarios, económicos y medioambientales de las acciones de adaptación. Una ola de calor es un periodo prolongado de temperaturas inusualmente altas y, a menudo, de alta humedad. El calor extremo puede provocar choques, deshidratación y otras enfermedades agudas, y agravar las enfermedades cardiovasculares y respiratorias. En la actualidad hay una montaña de pruebas de que el cambio climático está aumentando la aparición de olas de calor mortales. Los científicos han llegado a la conclusión de que el cambio climático ha hecho 30 veces más probable la ola de calor de 2022 en India y Pakistán, 100 veces más probable la ola de calor de 2019 en Europa occidental y 10 veces más probable la ola de calor de 2019-20 en Australia. Imágenes y vídeos para medios: Siga este hilo de Twitter para acceder a vídeos y fotos de los eventos del Día de Acción contra el Calor en todo el mundo. Puede acceder a las imágenes de la respuesta a la emergencia por calor aquí Para más información o entrevistas, contacten con: IFRC: Melissa Winkler, [email protected], +41 76 2400 324 IFRC: Tommaso Della Longa, [email protected], +41 79 708 43 67 C40 Cities: Rolf Rosenkranz, [email protected] IFRC es la mayor red humanitaria del mundo, compuesta por 192 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja que trabajan para salvar vidas, fomentar la resiliencia de las comunidades, fortalecer la localización y promover la dignidad en todo el mundo.www.ifrc.org - Facebook-Twitter-YouTube C40 Citieses una red de casi 100 alcaldes de las principales ciudades del mundo que trabajan para llevar a cabo la acción urgente que se necesita ahora mismo para hacer frente a la crisis climática y crear un futuro en el que todos, en todas partes, puedan prosperar. Los alcaldes de las ciudades del C40 se han comprometido a utilizar un enfoque basado en la ciencia y centrado en las personas para ayudar al mundo a limitar el calentamiento global a 1,5 ºC y construir comunidades sanas, equitativas y resilientes..www.C40.org-Twitter-Instagram-Facebook-LinkedIn

Lea más
23/03/2022 | Página básica

Día de Acción contra el Calor

El cambio climático está aumentando el calor en todo el mundo. Pero juntos, ¡podemos hacer frente al calor, #DerrotaElCalor! El 14 de junio, las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja realizaron flash mobs coordinados por la ola de calor en espacios públicos para concienciar sobre los riesgos del calor y compartir formas sencillas de #DerrotaElCalor.

Lea más
20/08/2021 | Emergency type

Olas de calor

Una ola de calor es un período prolongado de temperaturas inusualmente altas y, a menudo, alta humedad. Se espera que se vuelvan más frecuentes y más graves en el futuro debido al cambio climático. Las personas afectadas por las olas de calor pueden sufrir un shock, deshidratarse y desarrollar enfermedades graves por el calor. Las olas de calor también pueden empeorar las enfermedades cardiovasculares y respiratorias crónicas.

Lea más
08/10/2018 | Comunicado de prensa

IPCC report: Climate change already making humanitarian work harder, less predictable, more complex, says IFRC

Geneva, 8 October 2018 –Climate change is already making emergency response efforts around the world more difficult, more unpredictable and more complex, according to the world’s largest humanitarian network. This warning from the International Federation of Red Cross and Red Crescent Societies (IFRC) coincides with the launch of a UN Intergovernmental Panel for Climate Change (IPCC) report that sets out the predicted impacts of both a 1.5°C and a 2.0°C rise in the global average temperature by 2099. IFRC President Francesco Rocca said: “More than half of our operations are now in direct response to weather-related events, and many others are compounded by climate shocks and stresses. If this is the situation now, then it is difficult to comprehend the scale of crises confronting vulnerable communities in a world that is 1.5°C or 2.0°C hotter.” In 2017, IFRC and the global Red Cross and Red Crescent network responded to over 110 emergencies, reaching more than 8 million people. More than half of these were in response to weather-related events. National Red Cross and Red Crescent Societies are also bearing witness to rising climate displacement. Weather-related events displaced 23.5 million people in 2016, according to the World Meteorological Organization. Mr Rocca said: “In a 1.5°C-warmer world, more extreme-weather events will affect everyone. But it will be especially cruel for communities that are already struggling to survive because of conflict, insecurity or poverty. “We are already working with some of these communities to help them anticipate and adapt to what might be to come. These efforts need to increase significantly. A higher proportion of global climate finance needs to be dedicated to helping these communities adapt to changing risks. Currently, not event 10 per cent of funding does this.” Dr Maarten van Aalst, a climate scientist and director of the Red Cross Red Crescent Climate Centre based in The Hague, added: “Climate remains at the centre of the international agenda. In 2018, we have seen lethal heatwaves and wildfires across the Northern Hemisphere, including in unexpected places like eastern Canada, Japan and Sweden. A rapid analysis in July by an international group of climate scientists showed that in some European locations climate change made the heatwave at least twice as likely.” Today’s IPCC report sets the scene for COP 24 which opens in Katowice, Poland on 3 December. Mr Rocca said: “COP 24 must deliver a rigorous rule book for how to implement the Paris Agreement. No one can afford half measures; our future existence depends upon it. “IFRC welcomes this IPCC report. We hope this leads to action. Millions of lives – and billions of dollars of disaster response – are at stake.”

Lea más