Primeros auxilios

Displaying 1 - 6 of 6
|
Artículo

Día Mundial del Donante de Sangre: Antes "huía de donar sangre" debido a su fobia a las agujas. Ahora es un promotor de la donación de sangre.

Para Ademola Gaffar, de 43 años, los cumpleaños siempre han sido más para dar que para recibir. Todos los años celebra su cumpleaños donando algo increíblemente valioso: su sangre.En su último cumpleaños, el 2 de marzo, hizo su donación de sangre número 50 y, al mismo tiempo, animó a otras 50 personas a hacer lo mismo. Lo llamó "Proyecto 50/50: Sangre".Conocido como "coordinador emérito" de la sección estatal de Lagos de la Cruz Roja de Nigeria, debido a su larga labor como coordinador de la juventud, se hizo voluntario de la Cruz Roja en la escuela secundaria. Como voluntario y formador en primeros auxilios, vio de primera mano por qué la sangre es tan crucial durante las emergencias.Sin embargo, durante mucho tiempo tuvo miedo de donar sangre debido a una fuerte fobia a las agujas. Entonces, ¿cómo alguien que dice que una vez "huyó de donar sangre" se convirtió en uno de los mayores defensores de la donación de sangre de Nigeria? Decidimos preguntarle por qué lo hace, cómo venció su fobia y cuántas veces más espera volver a donar sangre.Pregunta: ¿Por qué lo hace? ¿Qué significa para usted donar sangre? Ademola Gaffar: Donar sangre puede salvar la vida de alguien. Así que es un placer sentir que puedes dar sólo un poco de tu sangre y que eso salvará la vida de otra persona.Supongo que uno nunca sabe cuántas vidas, o de quién, puede salvar, ¿cierto?.En realidad, una unidad de sangre tiene la capacidad de salvar tres vidas. Para mí es muy satisfactorio formar parte de una red humanitaria que ha salvado la vida de tantas personas.¿Ha visto de primera mano cómo la gente necesita sangre durante las emergencias? Desde la escuela secundaria, recibí formación en primeros auxilios y he formado a muchas personas jóvenes en esta materia. Siempre que hay una emergencia, vemos cómo la gente pierde sangre y se ve implicada en accidentes.Aparte de prestar primeros auxilios y llevar a la gente al hospital, se ve la necesidad de sangre para sobrevivir a lo que están pasando. Por eso también movilizo a personas jóvenes voluntarias para que también donen sangre.¿Así que ha donado sangre 50 veces?. Al principio, mi objetivo era donar 25 veces, y después me propuse donar 50 veces. El 2 de marzo de este año hice mi donación número 50 y ese mismo día también pude movilizar y animar a 50 jóvenes a donar.¿Cómo lo consiguió?. A través de las redes sociales, con mi página de Facebook, mi página de Instagram, WhatsApp. Y desde entonces, he donado una vez más. Así que ya he donado sangre 51 veces.¿Hasta dónde vas a llegar?¿Vas a por las 100?. Bueno, todavía me siento fuerte. Y creo que mi sistema lo soporta bien. El servicio de transmisión de sangre del estado de Lagos y otros servicios de transición, siempre comprueban tu estado de salud y ven si eres apto para donar. Así que mientras sea capaz de donar, lo haré.¿Cuándo fue su primera donación de sangre?. Mi primera generación de sangre fue en 2008. Antes de eso, en realidad huía de donar sangre, debido a mi fobia a las agujas. Pero luego, en la universidad, gracias a lo que leí sobre la donación de sangre, aprendí que la donación de sangre no sólo salva vidas, sino que en realidad puede ser buena para ti. Puede ser buena para tu salud cardiovascular. Entonces era coordinador estatal de la sección juvenil de la sección estatal de Lagos de la Cruz Roja de Nigeria y tenía un programa en el que tenía que animar a la juventud a participar en la donación de sangre. Así que tuve que empezar a predicar con el ejemplo.¿Cómo superó la fobia? ¿Sigue teniendo miedo a las agujas?. Me dije a mí mismo que necesitaba valor, porque lo que quiero hacer es más importante que la fobia. Ahora ayudo a otras personas jóvenes a superar la fobia. En los grupos juveniles, por ejemplo, hacemos sensibilización para la donación de sangre. Voy a donar sangre, y la aguja se clava en mi piel, sale sangre, y yo estoy lleno de sonrisas. Así, la gente joven lo ve y dice: "Oh, yo puedo hacerlo", y se apuntan.RecursosMás información sobre los servicios de donación de sangre que ofrecen las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

|
Artículo

En las colinas de la frontera, Lupita lleva agua, primeros auxilios y una gran dosis de humanidad.

Es probable que, en Nogales, Sonora, todo el mundo conozca a Rosa Guadalupe Gonzalez, Bucio, la protagonista de esta historia.Personal de salud, autoridades locales, representantes consulares, organizaciones sociales, comerciantes, todos saben quién es esa mujer lista, resuelta, vestida de rojo, que conduce un racer buggy.“Lupita”, como la llaman de cariño, es técnica en emergencias médicas, punto focal de ayuda humanitaria de la Cruz Roja Mexicana para población migrante vulnerable en Nogales y la responsable de recorrer el desierto que separa México de Estados Unidos en búsqueda de personas perdidas, deshidratadas o que hayan resultado heridas tras intentar escalar el muro que divide a los dos países.Todos los días, Lupita está ahí fuera, en su pequeño buggy de la Cruz Roja, buscando a personas perdidas, deshidratadas o heridas tras intentar escalar el muro que divide los dos países.México es el último paso de la travesía que gente de todo el mundo emprende cada año para llegar a Estados Unidos. Sólo en 2023, se registraron más 2,4 millones de intentos irregulares de cruce de la frontera entre ambos países, que Naciones Unidas calificó como la ruta migratoria terrestre más mortal del mundo.También en 2023, 686 inmigrantes perdieron la vida en ese punto y casi la mitad lo hicieron intentando cruzar desiertos como el de Sonora, ese que recorre Lupita.Historias trágicas en un viaje que no perdona“Todos los días del año salimos en el racer a buscar migrantes que requieran auxilio. Aunque hay zonas aún más áridas, aquí en Nogales durante el verano las temperaturas son extremas y son comunes los golpes de calor, las deshidrataciones y las picaduras de animales…pero en invierno el desierto también es una amenaza mortal”, nos explica.Fue justamente una noche de helada hace 15 años, cuando Lupita vivió una historia que los marcó para siempre. Una mujer que caminaba con su hija pequeña por el desierto se cayó y quedó inmovilizada. El grupo que la acompañaba pidió ayuda al 911 y siguió su camino. Cuando los grupos de rescate estadounidenses y mexicanos dieron con ella, era demasiado tarde.La niña sobrevivió protegida por el abrazo de su mamá, pero como no había albergues para atender este tipo de casos, permaneció en custodia de la Cruz Roja hasta que las autoridades dieron con su familia.Hoy, en Nogales, hay decenas de centros que cada año acogen a miles migrantes y solicitantes de asilo provenientes de países de América, Europa y Asia, y del mismo México.“Llevamos unos 20 años prestando ayuda humanitaria a las personas vulnerables en tránsito y sus historias y sus necesidades me siguen conmoviendo como el primer día”, cuenta Lupita.“No importa de donde vengan, la mayoría huyen de una vida difícil y se enfrentan a un camino incierto, peligroso y sin acceso a servicios esenciales. Por eso, aunque parezca poco, salimos en el racer a buscarlos; por eso, aunque parezca poco, les dejamos agua en los altares que construyen en el desierto.”Y por eso, aunque a veces las necesidades de la población migrante vulnerable parezcan inabarcables, la Cruz Roja Mexicana le ofrece atención médica básica, cuidados prehospitalarios, apoyo psicosocial y servicios para retomar el contacto con sus familiares.Lo hace en todo el territorio, de frontera a frontera, gracias a su red de puntos de servicios humanitarios y a miles de voluntarias y voluntarios que, con su compromiso, mantienen viva la humanidad.En este Día Mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja te damos las gracias, Lupita, y a la Cruz Roja Mexicana por mantener viva a la humanidad.

|
Artículo

Gaza: Una familia voluntaria ayuda a otras personas mientras ellas mismas se enfrentan a la dura realidad del conflicto.

"Me levanto temprano, a las siete de la mañana, para atender las necesidades de la familia, y luego me dirijo al mercado cercano, que está a un kilómetro de distancia. Busco algo para alimentar a mis hijas e hijos hambrientos".Así empieza un día típico para Youssef Khoder, voluntario de la Media Luna Roja Palestina del norte de Gaza. Youssef procede de una familia de personas voluntarias. Su madre es enfermera obstétrica y sus hermanos Mahmoud e Ibrahim también son enfermeros."Trabajamos en el punto médico de la MLRP en Jabalia desde su creación", cuenta. "Fuimos desplazados y tuvimos que trasladarnos a un centro de acogida, pero ahora la situación ha cambiado y hemos vuelto a nuestras casas".Después de comprar comida en el mercado, Youssef y su mujer encienden un fuego para preparar la comida de sus hijos pequeños. La hija mayor, Ayloul, tiene 6 años. Mohammed tiene 4 y Ghaith, 2. Después, Youssef se va a reunir con sus hermanos en el punto médico de Jabalia."Caminamos 2 kilómetros de ida y vuelta todos los días para llegar al punto médico donde somos voluntarios", dice. "Llevamos a cabo nuestro trabajo porque es nuestro deber humanitario, seguir sirviendo a nuestra gente en el norte de Gaza".Un punto vital para la salud comunitaria en medio del conflictoEl punto médico consiste en una gran tienda de campaña, en cuyo interior hay una docena de camillas o camas de hospital rodantes. El puesto médico de Jabalia, en el norte de la Franja de Gaza, ha permanecido operativo y ha prestado servicios médicos y sanitarios a miles de personas afectadas incluso cuando hospitales clave dejaron de funcionar; sigue prestando servicios a pesar de la escasez de medicamentos.Mientras sus hermanos atienden pacientes, Youssef toma fotos como parte de sus responsabilidades documentando el trabajo de sus colegas de la Media Luna Roja Palestina. Se trata de una función importante para documentar las necesidades humanitarias e informar al mundo de lo que hace la Media Luna Roja para tratar de satisfacerlas.Esto no es tan fácil como parece. Con los cortes de electricidad y la infraestructura de comunicaciones dañada, el simple acto de enviar las fotografías a la sede no es tan sencillo."Después de la oración de la tarde, camino un kilómetro hasta un lugar situado a gran altitud para poder captar señal y tener acceso a Internet. Paso media hora enviando archivos a la administración antes de volver al punto médico. Pasamos una hora con los colegas antes de regresar, y a veces nos detenemos en el mercado para comprar algo de comida para la tarde y para el día siguiente. Sin embargo, la comida escasea y los precios son muy altos".Durante el Ramadán, todo esto se hacía mientras ayunaban de sol a sol. Después del trabajo, volvían a casa antes de romper el ayuno (iftar). "Mi familia y yo nos sentamos juntos. Rompo el ayuno con ellos, rezo la oración del Magreb, tomo el té y vuelvo a pie al punto médico. Trabajo unas horas antes de volver tarde a casa.En cuanto a la escasez de alimentos, es como si lleváramos 6 meses ayunando, así que no es sólo durante el Ramadán.Seguimos trabajando con mayor determinación que antes, y rezamos para seguir pudiendo servir a la gente, y para que los días oscuros de Gaza pasen pronto."

|
Artículo

Israel: Las ambulancias del Magen David Adom prestan asistencia vital crítica a pesar de los peligros

Mientras suenan las sirenas en el barrio, alertando de la llegada de cohetes, un paramédico del Magen David Adom (MDA) se tumba en el suelo para protegerse en caso de que un misil caiga cerca. "Esto es lo que tenemos que hacer cuando suenan las sirenas y no estamos en un edificio", dice Dani, paramédico de un equipo de ambulancias de la MDA. "Sólo tenemos que tumbarnos en el suelo y cubrirnos la cabeza". "Agradezco que mientras estoy de turno tengo un casco y un chaleco para protegerme, pero sigue siendo aterrador", dice. "Da mucho más miedo de lo que podía imaginar. A pesar de este miedo, no voy a dejar que nada me impida ni a mí ni a los equipos de la MDA llegar hasta las personas necesitadas." Desde la escalada de las hostilidades el 7 de octubre, numerosos miembros del personal de la MDA, incluidos varios miembros de equipos de ambulancias, han muerto en acto de servicio, y muchos más han resultado heridos. Además, la MDA también ha sufrido pérdidas de equipos médicos, incluidas numerosas ambulancias, arruinadas por el fuego entrante. El sonido de las sirenas, los cohetes voladores y las explosiones cercanas son algo que muchos paramédicos de la MDA conocen demasiado bien. Y son muy conscientes de los peligros que representan. ‘El helicóptero comenzó a girar’ Shafir Botner, paramédico que trabaja en una unidad de helicópteros de la MDA, recuerda un momento angustioso de aquel día, ya de por sí horrible, en el que su tripulación escapó por poco de la muerte. Ocurrió mientras transportaban a tres heridos graves desde un lugar donde aún se libraban combates. "Nos dijeron que había tres heridos graves en tierra y que debíamos llevarlos o no sobrevivirían", recuerda. La tripulación aterrizó, trabajó rápidamente para estabilizar a los pacientes, subió a los heridos a bordo y se disponía a despegar cuando, de repente, se produjo una fuerte explosión. "Los cohetes seguían sobrevolando la zona", explica. "A los diez segundos oí una gran explosión. Estaba seguro de que nos había alcanzado un cohete. Y en una fracción de segundo el helicóptero empezó a girar en todas direcciones. Pude aguantar y gritar por la radio que nos habían alcanzado". "Más tarde me enteré de que los escombros habían golpeado nuestros rotores y el helicóptero perdió el equilibrio. Si no fuera por nuestros increíbles pilotos, hoy no estaría aquí". El sonido de los cohetes al caer La amenaza continua de disparos de cohetes y otros posibles ataques también tiene un alto costo emocional para los equipos de paramédicos. Al fin y al cabo, han visto muchas veces lo que pueden hacer las armas de guerra. Talal Abu Jameh, técnico superior de urgencias médicas en el MDA, recuerda un episodio del primer día de la guerra que ha dejado una marca indeleble en su corazón y en su mente. "Estaba en la estación [de la MDA] cuando de repente oí un estruendo muy fuerte y vi humo negro", cuenta Talal, que es musulmán y vive con su familia en una comunidad beduina del Néguev. "Conduje hasta allí rápidamente y por el camino me llamó mi hijo", recuerda. "Oí muchos gritos de fondo, le oí decir "está muerto, está muerto. Llegué allí y seguí a pie. La familia estaba allí. Vi a mi primo, de sólo cuatro años, inconsciente en el suelo." "Tenía claro que estaba herido muy grave, lo evacué en ambulancia al hospital, donde desgraciadamente lo declararon muerto. Entonces me di cuenta de que no había elección y, aunque mi familia estaba traumatizada por el incidente, supe que tenía que formar parte del equipo. Y así volví al trabajo". ‘Han dado todo de sí’ La MDA ha estado apoyando a las comunidades afectadas desde el principio, con ambulancias y servicios médicos de guardia 24 horas al día, 7 días a la semana. Se han movilizado un total de 1.500 ambulancias y 10.000 socorristas (paramédicos y paramédicas). Desde el 7 de octubre han atendido a más de 4.000 pacientes. "Las personas voluntarias y el personal de Magen David Adom lo han dado todo en las últimas semanas. A pesar de los muchos peligros, han hecho todo lo que estaba en su mano para salvar vidas", afirma Birgitte Bischoff Ebbesen, directora regional de la IFRC para Europa y Asia Central. "Y ello a pesar de que el conflicto ha afectado personalmente a muchos miembros de la MDA. Han perdido amigos, familiares y compañeros de trabajo a causa de la violencia, y sus historias son desgarradoras. A pesar de sus propias penas y dificultades, muchos miembros de la MDA han encontrado un hueco en sus corazones para seguir ayudando a las demás personas. Esto es verdaderamente notable e inspirador".

|
Página básica

Primeros Auxilios

La IFRC y nuestras 191 Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja son los principales proveedores y formadores de primeros auxilios del mundo. Cada año, capacitamos a más de 12.4 millones de personas en primeros auxilios durante el 2022, dándoles las habilidades para salvar vidas.

|
Artículo

La Cruz Roja de Granada – Salvando Vidas

Mary Lewis está preparada... Es una de las primeras cosas que notas sobre ella, aparte de otras características físicas obvias como su brillante y hermosa sonrisa. Esta joven y ambiciosa granadina ha pasado los últimos once años en la industria hospitalaria y que parezca dispuesta a manejar cualquier cosa que pueda surgir en su camino no debería sorprendernos.Su sencilla y abnegada forma de actuar le sirve bien como supervisora ​​del Blue Horizons Hotel, ubicado en St. George's, Grenada. Es una característica que le ayudó a salvar la vida de un huésped del hotel no hace mucho tiempo. Eso y la capacitación en primeros auxilios brindada por la Cruz Roja de Granada.Fue ese entrenamiento y su envidiable calma lo que le permitió reconocer los signos de un derrame cerebral cuando se le pidió que asistiera a una invitada que fue encontrada inconsciente en el hotel a principios de 2019. En 2017 o más o menos, Mary, junto con otros miembros distintos departamentos fueron seleccionados por la gerencia del hotel para participar en la capacitación de primeros auxilios que ofrecía la Cruz Roja de Granada. La capacitación, que a veces se puede denominar SVB o Soporte Vital Básico, tuvo lugar en las oficinas de la Cruz Roja de Granada. Allí, los miembros del personal de Blue Horizons aprendieron RCP, cómo tratar a un paciente con accidente cerebrovascular, cómo usar un desfibrilador, los signos de un ataque cardíaco y cómo tratar las quemaduras.Era una noche normal en el hotel, Mary estaba siguiendo su rutina habitual preparándose para la llegada de los invitados cuando su gerente la llamó para responder a una emergencia. Un invitado había llamado e indicó que su esposa estaba en el piso del baño y no respondí. "Mi corazón se detuvo", fue como describió su reacción inicial al tener que poner en práctica todo lo que aprendió porque estaba preocupada por recordar todo. Pero cuando llegó a la habitación, con su calma natural se hizo cargo y se dijo a sí misma: "ahora te pones el sombrero de valiente". De hecho, fue su presencia la que permitió que el esposo de la huésped enferma también se mantuviera calmado y respondiera las preguntas de Mary sobre el historial médico de su esposa. El hijo de once años de la pareja también ayudó brindando detalles sobre sus actividades ese día.Afortunadamente para esa familia, Mary pudo hacer de inmediato una serie de observaciones sobre la condición de la mujer: su incapacidad para moverse hacia un lado de su cuerpo, la dificultad que tenía para hablar y las secreciones que salían de su boca. Ella recordó de su entrenamiento que había que mantener a la persona enferma alerta y despierta si estaba consciente y lo hizo hablando con ella hasta que llegó la ambulancia. Aunque la prueba duró solo cuarenta y cinco minutos, es probablemente una experiencia que ninguna de las partes involucradas olvidará jamás. La mujer fue trasladada en ambulancia aérea a Miami y su esposo le envió un mensaje al hotel que estaba "bien"."Bien Mary, lo hiciste muy bien". Eso es lo que Mary se dijo a sí misma cuando se dio cuenta que había salvado la vida de alguien. Estaba contenta y orgullosa de sí misma por haber podido utilizar los conocimientos adquiridos en la capacitación para salvar la vida de la mujer. Su gerente también está muy contenta con ella y probablemente con la inversión realizada en el personal que aprendió técnicas para salvar vidas.Sin embargo, esa no fue la única persona que Mary salvó, ya que recientemente experimentó una situación que afectó mucho más a su hogar. Una vez más, ella hizo un buen uso de su entrenamiento y pudo salvar la vida de un miembro de la familia. A pesar de que residían en Estados Unidos, a más de dos mil millas de distancia, Mary pudo convencer a su madrastra de ir al hospital basándose en la descripción que le dio su padre. Esta descripción se le dio por teléfono, pero aún así pudo reconocer las señales y animarlos a buscar tratamiento. En el hospital se determinó que su madrastra había tenido un derrame cerebral leve.Ahora que ha utilizado con éxito su entrenamiento en más de una ocasión, Mary Lewis confía en que es capaz de hacerlo en caso de emergencia, todo gracias a la Cruz Roja de Granada.