Cobertura Sanitaria Universal: El Secretario General de la IFRC interviene en la Tercera Reunión Ministerial Anual del Grupo de Amigos de la Cobertura Sanitaria Universal (UHC) y la Salud Global

Mongolian Red Cross community health volunteers pay a house visit to an elderly man in Tuv province, Mongolia to check on his general physical and mental health and support him during the COVID-19 pandemic.

Voluntarias de salud comunitaria de la Cruz Roja de Mongolia realizan una visita domiciliaria a una persona mayor en la provincia de Tuv, Mongolia, para comprobar su estado general de salud física y mental y apoyarlo durante la pandemia de COVID-19.

Foto: IFRC

Speaker

Secretario General

El Secretario General es el director ejecutivo de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) y dirige la Secretaría y nuestras delegaciones en todo el mundo.

Este discurso se pronunció durante el acto "Invertir en el Fortalecimiento de los Sistemas de Salud para lograr la Cobertura Sanitaria Universal mediante un Enfoque Orientado a la Atención Primaria" en el 77º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas (UNGA).

Es un honor copresentar el evento de hoy como parte del Grupo de Amigos sobre la Cobertura Sanitaria Universal (UHC, en inglés) y hablar en nombre de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, que comprende 192 Sociedades Nacionales y millones de miembros del personal y voluntarios y voluntarias.

La Cobertura Sanitaria Universal, que encarna el derecho de todas las personas a servicios de salud de calidad, accesibles, asequibles y disponibles, reverbera profundamente con la misión principal de la IFRC de actuar en interés de los más vulnerables y aliviar el sufrimiento humano.

Desde 2018, hemos estado ampliando nuestro trabajo sobre la UHC y alineándonos con el programa de trabajo de la OMS. Como miembro de UHC2030, apoyamos a los Grupos Focales de País antes y después de la Reunión de Alto Nivel de 2019 para compartir las experiencias vividas, los desafíos y los logros en materia de UHC de las poblaciones a menudo dejadas atrás.

Este año, la IFRC llevó a cabo consultas en países de todo el mundo con comunidades y grupos de la sociedad civil para identificar las barreras que impiden el acceso a los servicios básicos de salud y para hacer aportaciones clave al informe sobre el estado del compromiso con la UHC.

A pesar de todos los avances, somos testigos de que muchos grupos vulnerables y poblaciones marginadas carecen de acceso a servicios de salud que salvan vidas.

Dentro de un año, la Reunión de Alto Nivel sobre la UHC debe servir de coyuntura para asumir los compromisos políticos que permitan reforzar los sistemas sanitarios para las generaciones futuras.

En primer lugar, debemos dar prioridad a las necesidades sanitarias de los más vulnerables, especialmente en situaciones de catástrofe, crisis climática, emergencias sanitarias y violencia. Los gobiernos deben hacer frente a la estigmatización y la discriminación y fomentar la confianza integrando a las comunidades vulnerables en la propia elaboración de políticas. Las mujeres y las niñas han informado de que tienen más dificultades para acceder a la asistencia sanitaria, y las personas que se desplazan suelen quedar completamente al margen de los planes nacionales de salud.

En segundo lugar, debemos invertir en garantizar la seguridad y la protección de los trabajadores y voluntarios sanitarios de la comunidad, incluidos nuestros voluntarios y voluntarias de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, que conocen a fondo los riesgos, las vulnerabilidades y las desigualdades que afectan al estado de salud de sus comunidades y representan un recurso clave al trabajar con el sistema sanitario oficial para prestar servicios. El papel de los socorristas comunitarios para garantizar una cobertura mejorada y oportuna de los servicios sanitarios esenciales se hizo aún más evidente durante la pandemia de COVID-19.

En tercer lugar, los gobiernos deben desarrollar estrategias de salud comunitaria mediante una mejor colaboración entre los servicios de salud pública, las comunidades y las organizaciones de la sociedad civil. Es necesario invertir más en la ampliación de la comunicación de riesgos y la participación de la comunidad como componente clave de los sistemas de salud centrados en las personas. Creemos firmemente en el empoderamiento de las comunidades y en asegurar su participación significativa en la toma de decisiones.

Nuestras Sociedades Nacionales, como actores neutrales e imparciales, pueden traducir las necesidades de las comunidades en políticas, sistemas de protección social, infraestructuras, leyes y cuestiones de gobernanza. Los sistemas de salud también deben estar respaldados por mejores leyes de emergencia de salud pública que permitan responder sistemáticamente a las pandemias y a las emergencias sanitarias.

Por último, y muy importante, no hay salud sin salud mental, especialmente en situaciones de crisis. El fortalecimiento de los sistemas de salud significa integrar y dotar de recursos a los servicios de salud mental y de apoyo psicosocial para todos los que puedan necesitarlos.

Excelencias, colegas, el acceso a los servicios sanitarios no es un privilegio y no debe tratarse como tal.

No podemos permitirnos perder la oportunidad de la Reunión de Alto Nivel del próximo año y no podemos renunciar a ello: lograr la Cobertura Sanitaria Universal es el único camino a seguir.

Nos comprometemos a seguir trabajando con los gobiernos y otros socios para poner en práctica nuestros compromisos compartidos en favor de la cobertura sanitaria universal y de unos sistemas de salud más sólidos para todos, en todas partes.

Gracias.