Promoción y diplomacia

Displaying 1 - 25 of 32
10/11/2022 | Nota de prensa

La IFRC lanza la Plataforma Mundial de Resiliencia Climática para apoyar a 500 millones de personas en la primera línea de la crisis climática

Ginebra, 9 de noviembre de 2022 - A medida que avanza la COP27, queda claro lo que se necesita con mayor urgencia: acelerar la inversión en las comunidades que se encuentran en la primera línea de la crisis climática. En un momento decisivo, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) lanza hoy su Plataforma Mundial de Resiliencia Climática para aumentar la resiliencia de las comunidades más vulnerables al cambio climático. La nueva iniciativa tiene por objeto apoyar a 500 millones de personas mediante la recaudación de al menos mil millones de francos suizos a través de una iniciativa mundial de cinco años de duración centrada en la alerta temprana y la acción anticipatoria, las soluciones basadas en la naturaleza y las redes de seguridad y la protección social que responden a los impactos. El Secretario General de la IFRC, Jagan Chapagain, dice:   "Hemos lanzado la Plataforma Mundial de Resiliencia Climática para crear un cambio transformador a través de un inmenso aumento de la inversión a nivel de la comunidad local, atendiendo al llamamiento para realizar esfuerzos más rápidos y amplios para hacer frente a la crisis climática.   "El verdadero cambio sostenible sólo puede producirse cuando las personas afectadas son las que toman las decisiones. Financiar la acción climática local sin tener que pasar por múltiples niveles es crucial si queremos tener verdadero éxito en la construcción de la resiliencia desde la base."  A través de la plataforma, la red de la IFRC apoyará la participación significativa y el liderazgo activo de las mujeres, las comunidades locales, los pueblos indígenas, los jóvenes y otros grupos marginados y/o subrepresentados en el desarrollo y la aplicación de la acción climática dirigida localmente en 100 países más vulnerables al cambio climático. El Presidente de la IFRC, Francesco Rocca, dice: "El reto fundamental de esta década es cómo apoyar y financiar las iniciativas de resiliencia climática a escala mundial. La clave se encuentra en el traspaso de poder y recursos a los actores locales". El Informe de la IFRC Making it Count: Smart Climate Financing for the Most Vulnerable People ha descubierto que muchos países altamente vulnerables no están recibiendo el apoyo a la adaptación al clima que necesitan y se están quedando atrás. Por término medio, recibieron menos de una cuarta parte de la financiación para la adaptación por persona que se destinó a los países de baja o muy baja vulnerabilidad. Además, se calcula que sólo un 10% de la financiación se concede a nivel local, ya que los donantes favorecen los proyectos de infraestructuras nacionales a gran escala que corren el riesgo de no beneficiar a las comunidades locales. La subsecretaria general de la IFRC, Nena Stoiljkovic, dijo que la plataforma se centraba en las áreas clave que habían sido identificadas como las que tenían el mayor potencial de impacto transformador a escala a través de una mayor inversión y que se esperaba que generaran múltiples dividendos, incluyendo -en primer lugar- salvar vidas. Señaló que la iniciativa vinculará las fuentes de financiación de los fondos humanitarios, de desarrollo y climáticos, así como los mecanismos de financiación innovadores con la participación del sector privado, para alcanzar sus ambiciosos pero críticos objetivos. El aumento de la resiliencia también estimula el desarrollo sostenible y la innovación y es un enfoque más eficiente en la respuesta humanitaria: invertir un dólar en resiliencia climática en las comunidades puede ahorrar seis dólares de inversiones en la respuesta a los desastres. Contactos para medios: En Ginebra: Anna Tuson, +41 79 895 6924, [email protected] En Washington: Marie Claudet, +1 202 999 8689, [email protected]

Lea más
05/05/2022 | Artículo

La IFRC se creó para aportar amabilidad, y la amabilidad es más necesaria que nunca

"El mundo se desangra y necesita ayuda ya". Duras palabras de advertencia de un líder humanitario sacudido por una guerra brutal y que vive bajo la sombra de una pandemia mundial. Estas palabras no las escribí yo. Fueron escritas en 1919 por Henry Davison, el líder de la Cruz Roja Estadounidense. Su gran idea era que las sociedades de la Cruz Roja de todo el mundo -que se establecieron después de que el Movimiento fuera creado por el Premio Nobel Henry Dunant en 1863- debían unirse como una fuerza para el bien en todo momento, y no sólo durante las guerras. Davison creía firmemente que la amabilidad, la bondad y la experiencia de las personas voluntarias de la Cruz Roja debían beneficiar a la humanidad también en otros momentos. Así nació la Liga de Sociedades de la Cruz Roja, el 5 de mayo de 1919. Las Sociedades de la Cruz Roja fundadoras fueron cinco: las de los Estados Unidos de América, Italia, Japón, Francia y el Reino Unido. A finales de ese año, la Liga contaba con 30 miembros. La Liga cambió su nombre por el de Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja -la IFRC- en 1991. Ahora tenemos 192 Sociedades Nacionales miembros, y más en formación. El núcleo de la idea sigue siendo el mismo, mientras que el alcance de la red de la IFRC ha crecido enormemente, tanto en dimensión como en impacto. En 2020, 14,9 millones de personas voluntarias de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja prestaron asistencia a más de 688 millones de personas en casos de desastre y otras intervenciones de emergencia; a unos 306 millones en actividades de salud, y a 125 millones en asistencia de agua potable y saneamiento. Son cifras impresionantes, pero la magnitud de las necesidades humanitarias sigue creciendo cada año. En estos momentos, innumerables personas de todo el mundo necesitan ayuda urgente. El conflicto en Ucrania y la presión ejercida sobre sus países vecinos es sólo un ejemplo. Los persistentes daños físicos, sociales y económicos infligidos por la pandemia mundial de COVID-19 es otro. Junto a estas catástrofes está la amenaza siempre presente, y cada vez más grave, del cambio climático. Con retos como estos, ¿puede una idea sencilla -como la que dio lugar en 1919 a lo que hoy se conoce como la IFRC- seguir ayudando a sanar el mundo? Creo que sí, y lo hará. Sabemos lo que funciona, y lo hemos demostrado durante más de un siglo. Es un ser humano que tiende la mano para apoyar a otro ser humano en crisis, a nivel comunitario, donde siempre es más necesario. Es garantizar que el voluntariado y las organizaciones locales tengan los recursos, la formación y el apoyo internacional que necesiten para responder a las catástrofes y las crisis. Es asegurarse de que sus voces sean escuchadas y sus intereses representados en la escena internacional. Y es trabajar para llevar ese apoyo a las comunidades y personas más marginadas, sin importar dónde se encuentren y sin discriminar quiénes son. Es, sencillamente, amabilidad y bondad. Me incorporé a mi Sociedad Nacional, la Cruz Roja de Nepal, como voluntario hace más de tres décadas. Se confiaba en mí -y por lo tanto podía conocer y apoyar a las personas más necesitadas- porque formaba parte de su comunidad, hablaba su idioma y entendía sus preocupaciones. Y la clave para entender lo que la gente necesitaba era la amabilidad. A lo largo de los años, la IFRC ha evolucionado junto a las comunidades a las que apoyamos. Hemos adaptado nuestras formas de trabajo, ampliado nuestra experiencia a medida que surgían diferentes vulnerabilidades y factores de estrés, y hemos sido lo suficientemente ágiles como para ser pioneros y luego incorporar nuevos enfoques de apoyo humanitario. Hemos liderado el desarrollo y la aceptación generalizada de la asistencia en efectivo como la forma más eficaz y respetuosa de apoyar a las personas necesitadas. Después de todo, las personas que lo han perdido todo en una catástrofe o un conflicto no deberían perder también su dignidad. Además, estamos impulsando un cambio en la forma de gestionar y reducir los riesgos de catástrofe a través de la acción anticipatoria, en la que se apoya a las comunidades locales para que reduzcan sus riesgos y se puede activar la financiación inmediata una vez que se alcanzan los umbrales medidos científicamente. Nada de este trabajo sería posible sin la amabilidad de nuestros 14,9 millones de voluntarios comunitarios de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. En el Día Mundial de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, el 8 de mayo, animaremos a las personas de todo el mundo a creer en el poder de la amabilidad y la bondad y a que #SeamosAmables. El mundo sigue sangrando. Sigue necesitando ayuda. Pero hay casi 15 millones de razones para creer en la bondad, y para tener esperanza. -- Si quieres leer más sobre la historia de la IFRC, visita nuestra página de historia y archivos. Y consulte el hashtag #SeamosAmables en todos los canales de redes sociales esta semana para ver cómo nuestras Sociedades Nacionales están celebrando el Día Mundial de la Cruz Roja y la Media Luna Roja.

Lea más
14/06/2022 | Nota de prensa

La IFRC y 'C40 Cities' instan a las ciudades a prepararse para olas de calor más peligrosas y mortales

14 de junio de 2022, Ginebra, Nueva York - Las olas de calor son cada vez más frecuentes, más largas, más calurosas y más mortales, sobre todo en las zonas urbanas, pero las amenazas que plantean son prevenibles si las ciudades y los residentes están preparados para el calor extremo y toman medidas para salvar vidas. Los últimos siete años, de 2015 a 2021, han sido los más calurosos de los que se tiene constancia y este año ya está siendo muy duro. Los picos de temperatura potencialmente mortales registrados en los últimos meses en la India, Pakistán, Asia oriental y el sur de Europa, así como la ola de calor inusualmente intensa de principios de temporada que afecta a algunas zonas de Estados Unidos, son una señal ominosa de lo que está por venir a medida que el mundo se calienta. Cada año, las temperaturas cada vez más abrasadoras ponen a millones de personas en riesgo de sufrir enfermedades relacionadas con el calor y se cobran la vida de otros miles. Las personas que viven en las ciudades son las más afectadas porque las zonas urbanas son más cálidas que el campo circundante y se están calentando más debido al cambio climático. Las personas que corren más riesgo son ya vulnerables: las personas mayores y las personas aisladas, los niños, las mujeres embarazadas, las personas con enfermedades preexistentes y los pobres de las ciudades, que a menudo trabajan al aire libre o viven en edificios sin aire acondicionado o ventilación adecuada. Pero las muertes por olas de calor no son inevitables. Cinco mil millones de personas viven en lugares propensos a las olas de calor y donde los sistemas de alerta temprana pueden predecirlas antes de que se produzcan. "Las olas de calor son los asesinos silenciosos del cambio climático, pero no tienen por qué serlo", afirma Francesco Rocca, Presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC). "La mayoría de las olas de calor se pronostican con días o semanas de antelación, lo que da tiempo suficiente para actuar a tiempo e informar y proteger a los más vulnerables. La buena noticia es que hay medidas sencillas y de bajo costo que las autoridades pueden adoptar para evitar muertes innecesarias por el calor." Adelantándose a la temporada de verano en muchas partes del mundo, la IFRC lanza hoy, 14 de junio, su primer Día de Acción contra el Calor a nivel mundial, movilizando a las filiales y los asociados en más de 50 ciudades para que organicen eventos de sensibilización sobre las formas de reducir los graves efectos del calor extremo. La IFRC también se asocia con Ciudades 'C40 Cities' para hacer un llamamiento a los funcionarios municipales, los planificadores urbanos y los residentes de las ciudades de todas las regiones del mundo para que se preparen para olas de calor más peligrosas y mortales. "Las ciudades que están acostumbradas al calor tienen que prepararse para períodos aún más largos de calor sofocante y las ciudades más frías tienen que prepararse para niveles de calor extremo a los que no están acostumbradas", dice Mark Watts, Director Ejecutivo de 'C40 Cities'. "De Miami a Bombay y de Atenas a Abiyán, los alcaldes de nuestra red están aumentando los espacios verdes, ampliando los programas de techos fríos y colaborando en acciones contra el calor para mejorar la resistencia al aumento del calor urbano. Pero es necesario trabajar mucho más para reducir y gestionar los riesgos a medida que se agrava la crisis climática." La Red de Ciudades Frías del C40 apoya a las ciudades para que integren el riesgo y la gestión del calor en sus planes de acción climática, elaboren estudios de resiliencia al calor y desarrollen, afinen y midan los impactos de las acciones de mitigación del calor, incluyendo la refrigeración, la ecología y la gestión de emergencias.La red ha celebrado talleres intensivos sobre el calor urbano y la equidad, ha desarrollado recursos para orientar los planes de acción contra el calor y, en los últimos dos años, ha apoyado a las ciudades en la gestión de las crisis compuestas por el calor extremo junto con la pandemia COVID-19, centrándose en la divulgación a las poblaciones vulnerables. En todo el mundo, las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja están haciendo frente al desafío del calor extremo, apoyando y mejorando los planes de acción locales y nacionales contra el calor, difundiendo mensajes al público sobre la seguridad contra el calor, controlando a los más vulnerables, distribuyendo agua, apoyando a los servicios médicos, identificando y estableciendo centros de refrigeración, e incluso ayudando a las personas a acondicionar sus hogares para mejorar la sombra y reducir el calor. También están ampliando la investigación sobre el calor a partes de África, Asia y Sudamérica que se han pasado por alto en el pasado. "La crisis climática está impulsando e intensificando las crisis humanitarias en todas las regiones del mundo", dice Rocca. "Pero cuando las ciudades y las comunidades están mejor preparadas, el clima extremo no tiene por qué convertirse en un desastre o una tragedia". Nota para los editores: La "Guía de Olas de Calor para Ciudades" y el "Kit de Acción Urbana" de la IFRCson recursos para que los funcionarios de las ciudades, los planificadores urbanos y las organizaciones comunitarias puedan anticipar y planificar el calor urbano extremo y reducir los riesgos mortales. La "Caja de herramientas para el enfriamiento urbano" del C40 ofrece enfoques para bajar las temperaturas urbanas y reducir el impacto del efecto del calor urbano; la "Herramienta de beneficios para ciudades resistentes al calor" ayuda a los planificadores urbanos y a los responsables de la toma de decisiones a cuantificar los beneficios sanitarios, económicos y medioambientales de las acciones de adaptación. Una ola de calor es un periodo prolongado de temperaturas inusualmente altas y, a menudo, de alta humedad. El calor extremo puede provocar choques, deshidratación y otras enfermedades agudas, y agravar las enfermedades cardiovasculares y respiratorias. En la actualidad hay una montaña de pruebas de que el cambio climático está aumentando la aparición de olas de calor mortales. Los científicos han llegado a la conclusión de que el cambio climático ha hecho 30 veces más probable la ola de calor de 2022 en India y Pakistán, 100 veces más probable la ola de calor de 2019 en Europa occidental y 10 veces más probable la ola de calor de 2019-20 en Australia. Imágenes y vídeos para medios: Siga este hilo de Twitter para acceder a vídeos y fotos de los eventos del Día de Acción contra el Calor en todo el mundo. Puede acceder a las imágenes de la respuesta a la emergencia por calor aquí Para más información o entrevistas, contacten con: IFRC: Melissa Winkler, [email protected], +41 76 2400 324 IFRC: Tommaso Della Longa, [email protected], +41 79 708 43 67 C40 Cities: Rolf Rosenkranz, [email protected] IFRC es la mayor red humanitaria del mundo, compuesta por 192 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja que trabajan para salvar vidas, fomentar la resiliencia de las comunidades, fortalecer la localización y promover la dignidad en todo el mundo.www.ifrc.org - Facebook-Twitter-YouTube C40 Citieses una red de casi 100 alcaldes de las principales ciudades del mundo que trabajan para llevar a cabo la acción urgente que se necesita ahora mismo para hacer frente a la crisis climática y crear un futuro en el que todos, en todas partes, puedan prosperar. Los alcaldes de las ciudades del C40 se han comprometido a utilizar un enfoque basado en la ciencia y centrado en las personas para ayudar al mundo a limitar el calentamiento global a 1,5 ºC y construir comunidades sanas, equitativas y resilientes..www.C40.org-Twitter-Instagram-Facebook-LinkedIn

Lea más
20/11/2022 | Nota de prensa

COP27: Ha llegado el momento de transformar las palabras en acciones

En respuesta al Plan de Implementación de Sharm El-Sheikh, declaración del presidente Francesco Rocca y del secretario general Jagan Chapagain de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC): Mientras los líderes se han reunido en la COP27 durante las últimas dos semanas, las familias están lidiando con los impactos muy reales del clima extremo, incapaces de esperar a que las promesas se transformen en acción.  En las últimas dos semanas, el sistema de vigilancia de riesgos de la IFRC emitió alertas por unas 14 inundaciones en África, 18 en América, 35 en Asia Pacífico, cinco en la Unión Europea y dos en la región de Oriente Medio y Norte de África. Durante este periodo, cuatro tormentas tropicales con nombre amenazaron con la destrucción. Los incendios forestales han arrasado comunidades en diez países, afectando a más de 10.000 hectáreas. Y el viernes, al menos tres personas murieron a causa de las inundaciones en Kigali (Ruanda) y 11 en Venezuela. En Etiopía, 185.000 personas fueron desplazadas. Las comunidades de África y Afganistán siguen lidiando con la inseguridad alimentaria, que son crisis alarmantes que se agravan. Las pérdidas y los daños se incluyeron por primera vez en la agenda de la COP, y hoy los líderes mundiales han acordado el establecimiento de nuevos acuerdos de financiación para ayudar a las naciones en desarrollo, especialmente a las más expuestas a los efectos adversos del cambio climático. Acogemos con satisfacción las promesas de financiación que se han hecho sobre Pérdidas y Daños, que son conversaciones históricamente importantes y pasos positivos hacia adelante. Es necesario complementarlas con financiación nueva y adicional que llegue a las personas y comunidades más expuestas, y que sea predecible, adecuada y flexible para hacer frente a las crisis relacionadas con el clima. Nos complace que se haya acordado la puesta en marcha de la Red de Santiago sobre Pérdidas y Daños, que proporcionará una asistencia técnica crucial para reducir y responder a los impactos a los que ya se enfrentan las comunidades. Sin embargo, debemos aumentar nuestra ambición de reducir las emisiones y esta COP no ha cumplido en este frente. Cada incremento del calentamiento global es importante para salvar vidas y medios de subsistencia, y por lo tanto es fundamental para mantener las temperaturas globales por debajo del límite de calentamiento de 1,5 grados.  Acogemos con satisfacción la atención prestada a los Sistemas de Alerta Temprana en el Plan de Aplicación de Sharm El-Sheikh, que refleja las realidades de la primera línea de la crisis climática que la IFRC lleva poniendo de manifiesto desde hace más de dos décadas. Reducir el riesgo y salvar vidas, especialmente en las comunidades de la última milla, es lo que hacen nuestros equipos en todo el mundo cada día y es alentador ver que esta labor se amplía. Para ser más eficaces, las alertas tempranas deben ir seguidas de una acción temprana y estos sistemas deben estar arraigados en las comunidades, incluidas las más difíciles de alcanzar y las familias atrapadas en crisis prolongadas. A medida que aumentan las repercusiones humanitarias del cambio climático, también debe aumentar la financiación para la adaptación, garantizando que llegue a los más afectados y a los que más riesgo corren. Como legado de la "COP de aplicación", la inversión mundial debe llegar al ámbito local.  Es hora de convertir las palabras y los compromisos en acciones a nivel nacional, para dar vida al acuerdo y marcar una diferencia real en la vida de las personas y las comunidades más afectadas por la crisis climática.  Como red de la IFRC, nos comprometemos a ampliar la acción local para responder a la crisis climática, trabajando con las comunidades para crear preparación y resiliencia frente a los crecientes riesgos e impactos. Las crisis climáticas y medioambientales son una amenaza para la humanidad y todos tenemos un papel que desempeñar. Ahora debemos mirar hacia adelante con determinación y esperanza.  Nuestras acciones colectivas pueden inspirar la ambición que necesitamos ver en el mundo. Contactos para medios: En Ginebra: Anna Tuson, +41 79 895 6924, [email protected]

Lea más
15/11/2022 | Nota de prensa

COP27: Las negociaciones carecen de la ambición necesaria para proteger a los más afectados por el cambio climático, advierte la IFRC

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) expresa su preocupación por el estancamiento de los avances en la COP27 y por el riesgo de que se pierda la ambición de cumplir con los compromisos asumidos en Glasgow. A pocos días de que los líderes tomen medidas decisivas sobre el cambio climático, los compromisos de realizar reducciones de emisiones drásticas e inmediatas para mantenerse por debajo del límite de calentamiento de 1,5Cº -y, por lo tanto, limitar el sufrimiento humano- se están quedando atrás. Y mientras los negociadores están lidiando con cuestiones diseñadas para limitar y responder a los crecientes impactos humanos del cambio climático, las discusiones técnicas sobre la entrega de financiación nueva y adicional para pérdidas y daños, así como la adaptación, están avanzando demasiado lentamente para satisfacer las necesidades de las personas. En cambio, la IFRC pide a las partes que se basen en lo acordado en Glasgow y aumenten la ambición y la acción en materia de mitigación, adaptación y pérdidas y daños. "Combatir la crisis climática y sus efectos requiere un pensamiento audaz y una acción aún más ambiciosa. Los líderes mundiales no pueden permitirse el lujo de rebajar su nivel de ambición para hacer frente a la crisis climática, que ya es peligrosa para las comunidades de todo el mundo", dijo Francesco Rocca, presidente de la IFRC. "Abandonar los objetivos ambiciosos envía una clara señal a los países de que el cumplimiento de sus compromisos anteriores es opcional. Esto es inaceptable. Las comunidades -especialmente las más afectadas por el cambio climático- necesitan promesas que cumplan con un apoyo nuevo y adicional para satisfacer la escala de necesidades", señaló Jagan Chapagain, secretario general de la IFRC. Este es el decenio crítico para la acción. El mundo no puede permitirse el lujo de dar largas o retroceder en los compromisos para salvar vidas. No hay tiempo para retrasos. Con un calentamiento de 1,1Cº, la IFRC ha descubierto que el 86% de todos los desastres ocurridos en la última década están relacionados con el clima y los fenómenos meteorológicos extremos, afectando a 1.700 millones de personas. Esto supone un aumento de casi el 35% desde la década de 1990. Las comunidades se ven afectadas repetidamente por fenómenos extremos, como Kenia, que se enfrentó a inundaciones, luego a langostas y ahora a una sequía que desencadena la inseguridad alimentaria y provoca malnutrición y muerte en todo el cuerno de África. "Debemos invertir en la acción local. Sin ella, seguiremos diciendo lo mismo en la COP28", reiteró la Dra. Asha Mohammed, secretaria general de la Cruz Roja de Kenia. Si queremos satisfacer alguna vez las necesidades de las comunidades que sufren estos múltiples sucesos repetidos y superpuestos, es esencial invertir en una mitigación ambiciosa, ampliar la adaptación dirigida localmente y hacer frente a las pérdidas y los daños. Las partes deben responder a las crecientes demandas de financiación para llegar al nivel local, alcanzando a las comunidades a la escala necesaria. Estas peticiones deben ser escuchadas y traducidas en un texto de decisión significativo. Recientes investigaciones de la IFRC demuestran que muchos países y comunidades se están quedando atrás en lo que respecta a la inversión en adaptación al clima. La financiación existente no es suficiente para satisfacer las necesidades actuales, y mucho menos para hacer frente a las crecientes repercusiones humanitarias de unos fenómenos meteorológicos y climáticos extremos más frecuentes e intensos. Según Maarten van Aalst, director del Centro del Clima de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, la COP27 tiene que cumplir en tres frentes: un progreso tangible en la movilización de fondos nuevos y adicionales para hacer frente a las pérdidas y los daños; más financiación para la adaptación al clima; y una mayor ambición para aplicar reducciones rápidas de las emisiones para mantener vivas las esperanzas de limitar el calentamiento a 1,5C. Para más información o concertar entrevistas, por favor, contacten con: En Sharm El-Sheikh:Jenelle Eli, +1 202 603 6803, [email protected] En Washington: Marie Claudet, +1 202 999 8689, [email protected]

Lea más
09/11/2022 | Discurso

Discurso del Secretario General de la IFRC en el lanzamiento del Plan de Acción Ejecutivo de Alerta Temprana para Todos

Excelencias, Señoras y Señores, La IFRC acoge con beneplácito la promesa del Secretario General de las Naciones Unidas sobre los Sistemas de Alerta Temprana para Todos. En la última década, algunos de los fenómenos meteorológicos más recientes -y a menudo previsibles- fueron los más mortíferos, costosos y devastadores. Por nuestra experiencia, sabemos que las alertas tempranas sólo pueden funcionar si se convierten en acciones anticipadas. Este mensaje se ha transmitido bien en la iniciativa Alerta Temprana para Todos. La IFRC ha contribuido a 3 de los 4 pilares del plan de acción ejecutivo de esta iniciativa y ha liderado el pilar de 'preparación para responder'. Agradecemos a todos los que han participado en el desarrollo del plan de acción. Ahora es el momento de poner el plan en marcha. He aquí cómo hacerlo: Primero: ayudar a crear un entorno propicio en el que las comunidades y organizaciones locales, como nuestras Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, estén realmente capacitadas para dirigir las acciones locales. Su poder, a través de su conocimiento y propiedad, puede ser verdaderamente transformador para hacer realidad las ambiciones de la alerta temprana y la acción temprana. Tengan el valor de liberar ese poder. Segundo: la clave del éxito es el poder de la asociación. Reunamos y utilicemos lo mejor de nuestras organizaciones para aplicar el plan de acción. Tercero: la iniciativa Alerta Temprana para Todos es más eficaz si aprovechamos el poder de las plataformas de coordinación y colaboración existentes, como la Alianza de Acción Temprana Informada por el Riesgo y el Centro de Anticipación, alojados por la IFRC, así como el Centro de Excelencia. Por último, poner en marcha mecanismos de financiación ambiciosos. El cambio no se producirá sin una inversión. El Fondo de Emergencia para la Respuesta a los Desastres de la IFRC es un buen ejemplo, ya que puede desembolsar fondos antes de los desastres para reducir su impacto humanitario. En última instancia, nuestro éxito colectivo debe medirse por las vidas salvadas y los medios de subsistencia preservados. La red de la IFRC espera colaborar estrechamente en la iniciativa Alerta Temprana para Todos con la WMO y otros socios. Juntos, asegurémonos de que las alertas tempranas se centren en las personas, incluidas las que se encuentran en los lugares más alejados. Gracias.

Lea más
01/11/2022 | Nota de prensa

COP27: El mundo no puede permitirse otra serie de promesas vagas, advierte la IFRC

Ginebra, 1 de noviembre de 2022 - Ninguna región del mundo se libra de los impactos devastadores de la crisis climática, pero las comunidades más vulnerables a sus efectos son las que menos ayuda reciben. Nuevos datos de la mayor red humanitaria del mundo muestran que ninguno de los 30 países más vulnerables del planeta se encuentra entre los 30 mayores receptores de fondos de adaptación per cápita. En la COP27, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) pedirá a los líderes mundiales que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero y aumenten significativamente la financiación para que las comunidades más vulnerables puedan adaptarse y hacer frente a los impactos catastróficos que ya enfrentan. Francesco Rocca, Presidente de la IFRC, dijo: "Nuestro planeta está en crisis y el cambio climático está matando a los más amenazados. La COP27 fracasará si los líderes mundiales no apoyan a las comunidades que están en primera línea del cambio climático. Las familias que están perdiendo a sus seres queridos, sus hogares o sus medios de vida no pueden permitirse esperar a que se hagan promesas vagas o se asuman compromisos débiles." "Para salvar vidas ahora y en el futuro, necesitamos acciones políticas y cambios concretos que den prioridad a las comunidades más amenazadas y las ayuden a ser más resilientes. La crisis climática ya está aquí, y tenemos que proteger a los más afectados". La ciencia es ahora alarmantemente clara sobre los impactos humanitarios del cambio climático. Los datos de la IFRC muestran que en los últimos 10 años, el 86% de todos los desastres desencadenados por peligros naturales fueron causados por fenómenos meteorológicos y climáticos, lo que provocó la muerte de al menos 410.000 personas y afectó a otros 1.700 millones. El informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de 2022 demostró por primera vez que el cambio climático ya está contribuyendo a las crisis humanitarias, ya que se calcula que entre 3.300 y 3.600 millones de personas viven en contextos vulnerables al cambio climático. Caroline Holt, Directora de Desastres, Clima y Crisis de la IFRC, señaló: "Aumentar la financiación para la adaptación es fundamental para ayudar a los países a hacer frente a los impactos del cambio climático y a prepararse para el futuro, pero el nuevo análisis de la IFRC demuestra que la financiación no está llegando a los lugares y comunidades que más lo necesitan. La financiación para la adaptación al clima por persona es, en promedio, inferior a 1 CHF por persona en los países donde la vulnerabilidad es mayor". Somalia -donde las sequías extremas han llevado al país al borde de la hambruna- ocupó el lugar más alto en cuanto a vulnerabilidad climática, pero sólo el 64º en cuanto a financiación para la adaptación en 2020*. Somalia recibió menos de un dólar por persona para la adaptación al cambio climático cada año, mientras que la República Centroafricana recibió menos de dos céntimos. Según Maarten Van Aalst, Director del Centro del Clima de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, cuando las comunidades reciben las herramientas para prepararse y anticiparse a los riesgos climáticos, pueden evitar que los fenómenos meteorológicos extremos se conviertan en desastres. Van Aalst señala que el mundo también debe redoblar los esfuerzos para hacer frente a las pérdidas y los daños que ya experimentan las personas que están en primera línea de la crisis climática. Notas para los editores: Vea fotos y vídeos con los debidos créditos en IFRC ShaRED. Las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja no sólo responden a los desastres cuando se producen, sino que también desempeñan un papel fundamental en la prevención de peligros como las inundaciones y las olas de calor para que no se conviertan en desastres. Al trabajar en primera línea en las comunidades antes, durante y después de los desastres, saben lo que se necesita para responder a las crisis climáticas y ayudar a las comunidades a prevenir y adaptarse a los crecientes riesgos del cambio climático. La IFRC se propone apoyar a las Sociedades Nacionales miembros para que lleguen a 250 millones de personas cada año con servicios de adaptación y mitigación del clima para reducir el sufrimiento y la vulnerabilidad. * La vulnerabilidad climática se determina sobre la base de una combinación de análisis de vulnerabilidad climática a largo y corto plazo de ND-GAIN y del Índice INFORM. ND-GAIN cuantifica la vulnerabilidad nacional a las perturbaciones climáticas, a la vez que evalúa la preparación de un país para aprovechar la inversión en acciones de adaptación. La vulnerabilidad se calcula como una combinación de exposición, sensibilidad y capacidad de adaptación, mientras que la preparación incorpora componentes económicos, de gobernanza y sociales. El índice INFORM cuantifica el riesgo nacional de catástrofes basándose en la exposición histórica a los peligros, la vulnerabilidad y la capacidad de adaptación. Para más información o entrevistas: En Washington: Marie Claudet, +1 202 999 8689, [email protected] En Ginebra: Jenelle Eli, +1 202 603 6803, [email protected]

Lea más
03/10/2022 | Discurso

Cobertura Sanitaria Universal: El Secretario General de la IFRC interviene en la Tercera Reunión Ministerial Anual del Grupo de Amigos de la Cobertura Sanitaria Universal (UHC) y la Salud Global

Es un honor copresentar el evento de hoy como parte del Grupo de Amigos sobre la Cobertura Sanitaria Universal (UHC, en inglés) y hablar en nombre de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, que comprende 192 Sociedades Nacionales y millones de miembros del personal y voluntarios y voluntarias. La Cobertura Sanitaria Universal, que encarna el derecho de todas las personas a servicios de salud de calidad, accesibles, asequibles y disponibles, reverbera profundamente con la misión principal de la IFRC de actuar en interés de los más vulnerables y aliviar el sufrimiento humano. Desde 2018, hemos estado ampliando nuestro trabajo sobre la UHC y alineándonos con el programa de trabajo de la OMS. Como miembro de UHC2030, apoyamos a los Grupos Focales de País antes y después de la Reunión de Alto Nivel de 2019 para compartir las experiencias vividas, los desafíos y los logros en materia de UHC de las poblaciones a menudo dejadas atrás. Este año, la IFRC llevó a cabo consultas en países de todo el mundo con comunidades y grupos de la sociedad civil para identificar las barreras que impiden el acceso a los servicios básicos de salud y para hacer aportaciones clave al informe sobre el estado del compromiso con la UHC. A pesar de todos los avances, somos testigos de que muchos grupos vulnerables y poblaciones marginadas carecen de acceso a servicios de salud que salvan vidas. Dentro de un año, la Reunión de Alto Nivel sobre la UHC debe servir de coyuntura para asumir los compromisos políticos que permitan reforzar los sistemas sanitarios para las generaciones futuras. En primer lugar, debemos dar prioridad a las necesidades sanitarias de los más vulnerables, especialmente en situaciones de catástrofe, crisis climática, emergencias sanitarias y violencia. Los gobiernos deben hacer frente a la estigmatización y la discriminación y fomentar la confianza integrando a las comunidades vulnerables en la propia elaboración de políticas. Las mujeres y las niñas han informado de que tienen más dificultades para acceder a la asistencia sanitaria, y las personas que se desplazan suelen quedar completamente al margen de los planes nacionales de salud. En segundo lugar, debemos invertir en garantizar la seguridad y la protección de los trabajadores y voluntarios sanitarios de la comunidad, incluidos nuestros voluntarios y voluntarias de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, que conocen a fondo los riesgos, las vulnerabilidades y las desigualdades que afectan al estado de salud de sus comunidades y representan un recurso clave al trabajar con el sistema sanitario oficial para prestar servicios. El papel de los socorristas comunitarios para garantizar una cobertura mejorada y oportuna de los servicios sanitarios esenciales se hizo aún más evidente durante la pandemia de COVID-19. En tercer lugar, los gobiernos deben desarrollar estrategias de salud comunitaria mediante una mejor colaboración entre los servicios de salud pública, las comunidades y las organizaciones de la sociedad civil. Es necesario invertir más en la ampliación de la comunicación de riesgos y la participación de la comunidad como componente clave de los sistemas de salud centrados en las personas. Creemos firmemente en el empoderamiento de las comunidades y en asegurar su participación significativa en la toma de decisiones. Nuestras Sociedades Nacionales, como actores neutrales e imparciales, pueden traducir las necesidades de las comunidades en políticas, sistemas de protección social, infraestructuras, leyes y cuestiones de gobernanza. Los sistemas de salud también deben estar respaldados por mejores leyes de emergencia de salud pública que permitan responder sistemáticamente a las pandemias y a las emergencias sanitarias. Por último, y muy importante, no hay salud sin salud mental, especialmente en situaciones de crisis. El fortalecimiento de los sistemas de salud significa integrar y dotar de recursos a los servicios de salud mental y de apoyo psicosocial para todos los que puedan necesitarlos. Excelencias, colegas, el acceso a los servicios sanitarios no es un privilegio y no debe tratarse como tal. No podemos permitirnos perder la oportunidad de la Reunión de Alto Nivel del próximo año y no podemos renunciar a ello: lograr la Cobertura Sanitaria Universal es el único camino a seguir. Nos comprometemos a seguir trabajando con los gobiernos y otros socios para poner en práctica nuestros compromisos compartidos en favor de la cobertura sanitaria universal y de unos sistemas de salud más sólidos para todos, en todas partes. Gracias.

Lea más
02/11/2021 | Discurso

El presidente de la Federación Internacional, Francesco Rocca, en la COP26: "No tenemos más tiempo que perder"

Francesco Rocca, presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) se encuentra en Glasgow asistiendo a la Cumbre Mundial de Líderes y haciendo un llamamiento a las personas y comunidades más vulnerables al cambio climático para que estén en el centro de discusiones. En la COP26, el presidente Rocca hizo las siguientes declaraciones: “Los compromisos asumidos, o incumplidos, en la COP26 tendrán un gran impacto en la vida de las comunidades que ya se encuentran en la primera línea del cambio climático. Estamos viendo un claro aumento en el clima y las emergencias relacionadas con el clima. Incendios forestales, sequías, inundaciones, olas de calor, huracanes; Los fenómenos meteorológicos extremos ocurren con mayor frecuencia y ponen en peligro a más y más personas en todo el mundo. Mientras los líderes mundiales se reúnen en Glasgow para la COP26, hacemos un llamado para que las personas y comunidades más vulnerables al cambio climático estén en el centro de las discusiones y decisiones. La inversión global debe llegar a ellos para que la población local pueda adaptarse. Por ejemplo, construyendo edificios, casas, carreteras más fuertes; e invertir en sistemas de alerta temprana, para que las comunidades sepan cuándo se producirá un clima extremo y puedan prepararse con anticipación. Fundamentalmente, debemos evitar las consecuencias catastróficas del cambio climático, revirtiendo las emisiones y manteniendo el aumento de las temperaturas globales por debajo de 1,5 grados. El coste de la inacción es mucho mayor que los compromisos financieros prometidos. Los países y comunidades vulnerables se están quedando atrás. En el futuro, la respuesta humanitaria por sí sola ya no será suficiente para mantener seguras a las comunidades ".

Lea más
31/05/2022 | Nota de prensa

IFRC urge a gobiernos y actores humanitarios a proteger vidas ante el inicio de una activa temporada de huracanes en las Américas

Panamá/Ginebra, 31 de mayo de 2022 –La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) está intensificando las acciones de preparación ante el inicio de la temporada de huracanes del Océano Atlántico que, una vez más, estará más activa de lo normal. La IFRC insta a los gobiernos y a actores humanitarios a proteger vidas, invirtiendo en sistemas de alerta temprana, acciones tempranas basadas en pronósticos y planes coordinados de respuesta a desastres. Del 1 de junio al 30 de noviembre de 2022, América del Norte, América Central y el Caribe esperan entre 14 y 21 tormentas con nombre, de las cuales entre seis y diez podrían convertirse en huracanes, incluidos entre tres y seis huracanes de categoría tres o superior. La IFRC y su red están trabajando para asegurar que las comunidades estén mejor preparadas para enfrentar los efectos de las fuertes lluvias, deslizamientos de tierra e inundaciones que estos fenómenos meteorológicos podrian causar durante los próximos seis meses. Martha Keays, Directora Regional de la IFRC para las Américas, dijo: "Se preven hasta seis huracanes de categoría tres o superior para la región, pero recordemos que basta una sola tormenta para destruir comunidades que ya están lidiando con la pobreza, la desigualdad y los efectos devastadores de la pandemia del COVID-19. Por ello, cientos de equipos de la Cruz Roja en más de 20 países están compartiendo mensajes de alerta temprana y coordinando las medidas de preparación con gobiernos locales y líderes comunitarios. “Paralelamente, la IFRC está combinando las previsiones meteorológicas con sus análisis de riesgos para adoptar medidas tempranas antes de que lleguen los huracanes, en lugar de limitarse a responder a sus efectos. Este enfoque nos permite anticiparnos a los desastres, disminuir su impacto en la medida de lo posible y evitar el sufrimiento y la pérdida de vidas y medios de subsistencia". La IFRC está prestando especial atención a las necesidades de las mujeres, la niñez y personas migrantes y retornadas, que sufren crisis superpuestas en Centroamérica. Esta región aún se está recuperando de la pandemia y de los huracanes Eta e Iota, que dejaron 1,5 millones de personas desplazadas sólo en Nicaragua, Honduras y Guatemala. En Colombia, Honduras, Guatemala y Haití, las comunidades vulnerables expuestas a huracanes y tormentas también corren el mayor riesgo de inseguridad alimentaria debido a la actual crisis mundial de escasez de alimentos. En este desafiante escenario, la IFRC aboga por marcos regulatorios que favorezcan la entrega ágil de la ayuda humanitaria a las zonas afectadas por los desastres. También, ha posicionado ya bienes humanitarios en Panamá y en el Caribe para dar respuesta inmediata a las necesidades humanitarias de hasta 60.000 personas en zonas costeras del Pacífico y del Atlántico. Según el Centro del Clima de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, la temporada de huracanes 2022 en el Atlántico y el mar Caribe se predice más activa de lo normal debido a la influencia del patron climático de La Niña. Este fenómeno está activo por tercer año consecutivo y hace que las temperaturas del mar en esta cuenca estén por encima del promedio. Esta condición permite un desarrollo más activo de ciclones, como se ha visto en los años 2020 y 2021. Para mayor información: En Panama Susana Arroyo Barrantes | Comms Manager Americas [email protected] María Victoria Langman | Senior Comms Officer Americas [email protected]

Lea más
01/06/2022 | Nota de prensa

La IFRC y el WWF piden una acción global para proteger la naturaleza con el fin de salvar vidas y hacer frente a la crisis climática

Estocolmo, 2 de junio de 2022 - Un nuevo informe muestra que las soluciones basadas en la naturaleza podrían reducir la intensidad de los peligros relacionados con el clima y la meteorología en un asombroso 26%, en un mundo en el que más de 3.300 millones de personas viven en lugares muy vulnerables al cambio climático. El estudio de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) y el WWF pone de relieve que se está pasando por alto el poder de la naturaleza para proteger a las personas. El informe "Trabajar con la naturaleza para proteger a las personas: cómo las soluciones basadas en la naturaleza reducen el cambio climático y los desastres relacionados con el clima" muestra cómo las soluciones basadas en la naturaleza pueden reducir la probabilidad de que se produzcan eventos relacionados con el cambio climático y el clima. Expone cómo se pueden salvar vidas trabajando con soluciones basadas en la naturaleza para prevenir la exposición a estos peligros y apoyar a las comunidades vulnerables para que se adapten y resistan los peligros de un mundo que se calienta. Por primera vez, el análisis de la IFRC y el WWF muestra que estas soluciones podrían proporcionar a los países en desarrollo una valiosa protección contra el coste económico del cambio climático, ahorrando al menos 104.000 millones de dólares en 2030 y 393.000 millones en 2050. Las comunidades de todas las regiones del mundo ya están experimentando el empeoramiento y el aumento de los impactos del cambio climático, siendo las personas vulnerables de los países de bajos recursos las más afectadas, y las mujeres y los niños a menudo los más expuestos. Sólo entre 2010 y 2019, los desastres repentinos relacionados con el cambio climático y las condiciones meteorológicas mataron a más de 410.000 personas. Jagan Chapagain, Secretario General de la IFRC, dijo: "La crisis climática está impulsando múltiples crisis humanitarias en todo el mundo. Su impacto en la vida y los medios de subsistencia de millones de personas se está intensificando. Reverdecer la naturaleza; restaurar los bosques, las tierras de cultivo y los humedales son algunas de las formas mejores y más rentables de apoyar a las comunidades vulnerables para que se adapten a los riesgos e impactos que ya afrontan. Proteger la naturaleza protegerá a las personas". Marco Lambertini, Director General de WWF, dijo: "Seamos claros. Si no intensificamos urgentemente los esfuerzos para limitar los impactos de un mundo que se calienta, se perderán más vidas y se verán afectadas las economías y los medios de subsistencia. La naturaleza es nuestro mejor aliado y también un amortiguador crucial contra el cambio climático. Si la restauramos y protegemos, podemos ayudar a los ecosistemas a desarrollar su resiliencia y a seguir prestando servicios cruciales a la humanidad y, en particular, a las comunidades más vulnerables. "Las soluciones basadas en la naturaleza desempeñan un papel fundamental a la hora de abordar el cambio climático, pero los beneficios potenciales de estas soluciones disminuyen a medida que aumenta la temperatura global, por lo que cada momento y decisión son importantes para reducir las emisiones y darnos la mejor oportunidad de construir un futuro más seguro y equitativo." Entre los ejemplos de soluciones eficaces basadas en la naturaleza que abordan el cambio climático se encuentran: Conservar los bosques para restaurar las tierras degradadas, proporcionar alimentos, protegerse de las sequías y proteger a las comunidades de los fuertes vientos. Restaurar llanuras aluviales y humedales sanos para reducir el impacto de las inundaciones y promover la agricultura sostenible para protegerse de las sequías. Restaurar los manglares y los arrecifes de coral para proporcionar una barrera protectora contra las tormentas, absorber el dióxido de carbono que calienta el planeta y proporcionar alimentos a las comunidades locales y hábitats para la vida marina. El informe pone en marcha una alianza entre la IFRC y el WWF. El informe se presentará en Estocolmo+50, una reunión de la ONU sobre el medio ambiente en la que los líderes reflexionarán sobre 50 años de acción multilateral. La asociación se propone sensibilizar sobre las soluciones basadas en la naturaleza y animar a los gobiernos, las comunidades, los donantes, los profesionales y el sector privado a incorporar la naturaleza en su planificación de la adaptación al clima y la reducción del riesgo de desastres. -- Notas para los editores: Las soluciones basadas en la naturaleza son acciones para proteger, gestionar de forma sostenible y restaurar los ecosistemas naturales o modificados que abordan los desafíos sociales y el cambio climático de forma eficaz y adaptativa, al tiempo que proporcionan beneficios para el bienestar humano y abordan la pérdida de biodiversidad. Obtenga más información aquí. El informe completo está disponible para su descarga aquí. El informe se presentará en un acto en Estocolmo+50 el 3 de junio a las 13:00 CEST. Esta reunión de las Naciones Unidas sobre el medio ambiente ofrece a los líderes la oportunidad de reflexionar sobre 50 años de acción multilateral para lograr el progreso audaz y urgente que se necesita para asegurar un futuro mejor en un planeta sano. El informe describe los factores favorables que han apoyado el éxito de las iniciativas de soluciones basadas en la naturaleza y los desafíos que impiden la ampliación de estas soluciones. Una serie de estudios de casos destaca el trabajo de la IFRCy el WWF en este ámbito, muestra el potencial de las soluciones basadas en la naturaleza, proporciona lecciones clave para guiar a los profesionales en la futura implementación, y presenta cómo los marcos legales y políticos de apoyo son fundamentales para ampliar las soluciones basadas en la naturaleza para la creación de resiliencia al clima y a los desastres. Para más información o entrevistas, por favor, contacten con: WWF Internacional. Equipo de Prensa: [email protected] IFRC: Melis Figanmese, +41 79 202 2033, [email protected] IFRC: Melissa Winkler, +41 76 240 0324, [email protected]

Lea más
20/05/2022 | Nota de prensa

Reporte de IFRC: Es improbable cumplir las metas de reducción de pobreza, trabajo decente y desigualdad en Latinoamérica y el Caribe

Ciudad de Panamá, 20 de mayo 2022 - Los devastadores impactos socioeconómicos de la pandemia de COVID-19 han estancado algunos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) clave en América Latina y el Caribe. Es improbable que la región ponga fin a la pobreza, garantice la igualdad de género, promueva el trabajo decente y equitativo y reduzca la desigualdad dentro y entre los países para la fecha límite de 2030. Este es uno de los principales hallazgos de "Reajustar la ruta hacia la equidad". un estudio reciente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFCR). El reporte confirma que la COVID-19 incrementó el desempleo, redujo los ingresos de las familias más pobres, obligó a más de un millón de niñas y niños a dejar las aulas, redujo la protección laboral y agudizó la desigualdad y las violencias de género. El jefe de la unidad de Desastres, Clima y Crisis de la IFRC en América, Roger Alonso, dijo: “Este estudio nos ayuda a entender los impactos de largo plazo de la pandemia en los ingresos, la alimentación y el bienestar de las personas más vulnerables. Los hallazgos nos confirman que la plena recuperación social y económica tomará años. Para evitar niveles de precariedad irreversibles, es imperativo invertir en una recuperación inclusiva y justa, que se anticipe además a los efectos que tendrá el actual aumento de precios de alimentos y combustibles, resultado del conflicto en Ucrania”. De acuerdo con el documento la pérdida de ingresos de las poblaciones más pobres incrementó la inseguridad alimentaria llevando a 60 millones de personas a sufrir de hambre en el primer año de la pandemia. Ese mismo año, 23 millones de mujeres se sumaron a las filas de pobreza y desde entonces han incrementado los casos de violencia doméstica, sexual y de trata de personas. Además, la pandemia destruyó el 10% de los empleos en la región, de los cuales 30% aún no se han recuperado. Por su parte, el 51% de la población migrante encuestada por IFRC dijo haber perdido su empleo y 53% de quienes lo conservaron, vieron sus ingresos reducidos o no recibieron paga. Este análisis de la IFRC está basado en revisiónes bibliográficas, entrevistas a especialistas y representantes de organismos internacionales, así como en 1,825 encuestras realizadas en Argentina, Guatemala, Honduras, Panamá y Venezuela. Daniela Funez, coautora del reporte y oficial de recuperación de medios de vida de IFRC en América, dijo: ‘’Escuchar a las comunidades para quienes trabajamos es una prioridad para la red de la Cruz Roja. Eso es lo que nos permite conocer a fondo sus necesidades y, en este caso, la data que nos proporcionaron confirma las proyecciones hechas por organismos internacionales sobre los efectos de la COVID-19 en los ODS". Para hacer frente a ese impacto socioeconómico de la pandemia, la IFRC sugiere priorizar la atención a los grupos en situación de mayor vulnerabilidad, incorporar enfoque de género en la acción humanitaria y contribuir a disminuir los efectos del cambio climático. También, llama a aumentar la inversión en vacunación, protección y protección de los medios de vida, un asunto clave para cerrar la brecha del 60% de la financiación necesaria para seguir respondiendo a los efectos de mediano y largo plazo de la COVID-19. Para más información: En Bogotá:David Quijano +57 310 5592559,[email protected] In Panamá:Susana Arroyo Barrantes,[email protected]

Lea más
16/05/2022 | Nota de prensa

Presidente de la IFRC: El origen étnico y la nacionalidad no deben ser factores decisivos para salvar vidas

Nueva York/Ginebra, 16 de mayo de 2022 - El presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC), Francesco Rocca, pide a los Estados que asuman su responsabilidad de salvar vidas, independientemente del lugar de procedencia de las personas, antes de la primera revisión del Pacto Mundial para la Migración (PMM). El Sr. Rocca afirma: "Cuando estuve en Marrakech para la adopción del PMM, declaré que el enfoque mundial de la migración está dolorosamente roto, pero que el PMM puede arreglarlo. Al comenzar la primera revisión de los progresos realizados desde entonces, me entristece decir que no ha sido así hasta ahora. No se han producido suficientes cambios en las políticas y prácticas para garantizar una migración segura y digna, y se han perdido muchas más vidas debido a esa falta de actuación." En la ruta migratoria marítima más mortífera del mundo, el Mediterráneo central, el número de muertes ha aumentado de hecho desde que se firmó el PMM. El barco Ocean Viking, operado por SOS Mediterranée con la IFRC prestando servicios humanitarios a bordo, salva a las personas en peligro en esta ruta. "Tenemos que llevar a cabo esta labor, ya que en la zona no hay búsqueda y rescate coordinados por el Estado", dice el Sr. Rocca. "Nuestros equipos ya han salvado a 1.260 personas en los nueve meses que llevamos operando". El Ocean Viking es uno de los 330 Puntos de Servicio Humanitario (PSH) en 45 países que apoyan las ambiciones del PMM, proporcionando asistencia y protección a las personas que se desplazan independientemente de su estatus y sin temor a represalias. La Cruz Roja Rumana pone en marcha PSH en Bucarest para apoyar a las personas que huyen de Ucrania, proporcionando información, alimentos, agua, artículos de higiene y asistencia financiera, mientras que la Cruz Roja Húngara ha estado operando un PSH en la estación de tren de Keleti las 24 horas del día para recibir a las personas que llegan de Ucrania en tren con información, alimentos, artículos de higiene y productos para el cuidado del bebé. Durante la pandemia de COVID-19, la Cruz Roja Colombiana ha puesto en marcha PSH en la frontera con Venezuela, ofreciendo servicios esenciales como la asistencia sanitaria, mientras que los voluntarios de la Media Luna Roja Libia han prestado apoyo a los migrantes y a los desplazados, operando PSH que proporcionaban acceso a información, alimentos y otras necesidades, así como servicios de restablecimiento del vínculo familiar. En el Foro Internacional de Revisión de la Migración, la IFRC pide esfuerzos individuales y colectivos para la búsqueda y el rescate; garantizar el acceso a los servicios esenciales para los migrantes, independientemente de su situación; aumentar el apoyo a las personas afectadas por el desplazamiento relacionado con el clima; y la inclusión de los migrantes en todos los aspectos de la sociedad y la toma de decisiones. "La respuesta política, pública y humanitaria a la crisis de Ucrania ha demostrado lo que es posible cuando la humanidad y la dignidad son lo primero, cuando existe la solidaridad mundial y la voluntad de ayudar y proteger a los más vulnerables", afirma Rocca. "Esto debe extenderse a todos los necesitados, vengan de donde vengan. El origen étnico y la nacionalidad no deben ser factores decisivos para salvar vidas". Para más información o concertar entrevistas: En Nueva York: Tommaso Della Longa, +41 79 708 4367, [email protected] En Ginebra: Anna Tuson, +41 79 895 6924, [email protected]

Lea más
12/05/2022 | Nota de prensa

Cumbre mundial de COVID-19: "Los líderes mundiales deben dar un paso adelante y garantizar que todo el mundo, en todas partes, tenga acceso a las vacunas, las pruebas y los tratamientos".

Ginebra, 12 de mayo de 2022 - Durante la segunda Cumbre Mundial sobre la COVID-19, copatrocinada por la Casa Blanca, el Secretario General de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC), Jagan Chapagain, subrayó el compromiso de la red para suministrar vacunas, pruebas y tratamientos contra la COVID-19 a los más vulnerables y para reconstruir sistemas de salud más sólidos. Aunque muchos países han puesto en marcha con éxito campañas de vacunación contra la COVID-19, la cobertura de la vacuna sigue siendo inferior al 10% en muchos países de bajos ingresos, como Papúa Nueva Guinea, la República Democrática del Congo, Haití o Madagascar. Los países de bajos ingresos tampoco pueden permitirse las pruebas y otras herramientas que salvan vidas, como los medicamentos antivirales o el suministro de oxígeno, lo que deja a millones de personas en riesgo de contraer el virus y sufrir sus consecuencias mortales. El Sr. Chapagain dijo: "Los líderes mundiales deben dar un paso adelante y garantizar que todo el mundo, en todas partes, tenga acceso a las vacunas, las pruebas y los tratamientos. Esto significa dirigirse a las personas más vulnerables, con mayores necesidades y a las que es más difícil llegar. Esta pandemia sigue propagándose y matando gente. Es demasiado pronto para bajar la guardia y abandonar nuestros esfuerzos globales contra el COVID-19". Desde el comienzo de la pandemia, las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja han apoyado a más de 400 millones de personas para que accedan a la vacunación contra el COVID-19 y han prestado apoyo en materia de salud mental a más de 13 millones de personas en 152 países. Dado que forman parte de las propias comunidades a las que sirven, su papel también es fundamental para fomentar la confianza, informar a las comunidades sobre las medidas de salud pública e impulsar la aceptación de las vacunas. Por ejemplo, en toda Asia y el Pacífico, millones de voluntarios han ayudado a decenas de millones de personas a vacunarse contra el COVID-19. Afganistán tiene uno de los sistemas sanitarios más frágiles del mundo y sólo ha vacunado al 12% de su población con dos dosis. La Media Luna Roja Afgana ha gestionado un hospital de 50 camas dedicado a los pacientes de COVID-19 y ha proporcionado alimentos o dinero en efectivo a más de 165.500 personas. Más de un millón de personas fueron examinadas a través de sus equipos móviles de salud y clínicas en 2021. En Namibia, donde sólo el 16% de la población está totalmente vacunada, la Cruz Roja de Namibia ha llevado a cabo una campaña itinerante "Vacúnate y echa al COVID-19 de Namibia". Los voluntarios de la Cruz Roja recorren las calles de las comunidades de todo el país, llevando carteles, cantando canciones y dirigiendo cánticos sobre la vacunación. En los lugares de vacunación de COVID-19, los voluntarios de la Cruz Roja también apoyan el registro para la vacunación y la introducción de datos y prestan primeros auxilios básicos. Durante la Cumbre, el Sr. Chapagain expresó el apoyo de la IFRC a un mecanismo de financiación de la pandemia que permita a los actores comunitarios acceder a la financiación para fortalecer los sistemas de salud de la comunidad y aumentar su resiliencia ante futuras amenazas para la salud. El Sr. Chapagain dijo: "Tenemos que prepararnos ya para la próxima pandemia. El mundo no estaba preparado para el COVID-19, pero podemos estarlo para la próxima pandemia. Debemos aprovechar las lecciones, los éxitos y los fracasos de la respuesta a COVID-19 y construir un futuro en el que las comunidades estén equipadas para responder a la próxima crisis sanitaria." Para más información o solicitar entrevistas, contacten con: En Washington: Marie Claudet +1 202 999 8689, [email protected] Haga click aquí para descubrir más actividades de vacunación de las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja durante la COVID-19.

Lea más
10/05/2022 | Nota de prensa

Siria sigue en crisis: el mundo, y los donantes, no deben dar la espalda ahora

Con Siria en su undécimo año de crisis incesante, el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja hace un nuevo llamamiento a la comunidad internacional para que no olvide las continuas necesidades humanitarias del país. En estos momentos, la población de Siria necesita una solidaridad continua y un apoyo comprometido para hacer frente a las continuas hostilidades, los problemas económicos, las infraestructuras paralizadas y las inmensas necesidades humanitarias del país. En la actualidad, al menos 14,6 millones de personas necesitan asistencia y dependen más que nunca de la ayuda. Los actores humanitarios, incluido el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, son un salvavidas para responder a las enormes necesidades. A pesar de los problemas de seguridad y de los bloqueos políticos, estamos encontrando la manera de reparar las infraestructuras críticas y asegurarnos de que la gente tenga acceso a servicios básicos como agua potable, electricidad y servicios de salud que funcionen. Para poder hacer frente a estos retos humanitarios, necesitamos un apoyo financiero continuado de la comunidad internacional. No se puede exagerar la importancia del apoyo para continuar con una acción humanitaria de vital importancia. Mientras que gran parte de la atención mundial se ha centrado en otras crisis, como la de Ucrania, millones de personas siguen necesitadas en Siria. "El conflicto armado en Ucrania está añadiendo otra capa de desafío a la situación en Siria", dijo Fabrizio Carboni, director regional del CICR para Oriente Próximo y Medio. "Nos preocupa que haya más inseguridad alimentaria y que los precios aumenten. Incluso si el conflicto de Ucrania terminara mañana, el impacto subyacente de la crisis climática y la presión que ésta ejerce sobre los recursos hídricos y la producción de alimentos nos dejaría con muchos problemas a los que hacer frente." Nuestro Movimiento ha estado respondiendo a las necesidades de la gente en Siria desde los primeros días del conflicto, con voluntarios y personal que proporcionan ayuda vital a la gente en zonas a las que otros no pueden llegar. Sin ellos, esta catástrofe humanitaria habría sido mucho peor. Cada mes, asistimos a millones de personas dentro de Siria; para que esta labor que salva vidas continúe, los trabajadores humanitarios deben tener un acceso sostenido, seguro y sin motivaciones políticas a todas las personas, familias y comunidades necesitadas. Pedimos que los Estados y todas las partes del conflicto garanticen el respeto del derecho internacional humanitario en sus operaciones. El Dr. Hossam Elsharkawi, Director Regional de la IFRC para Oriente Medio y el Norte de África, dijo "Hemos visto con la crisis de Ucrania cómo la reducción de las medidas restrictivas a las actividades humanitarias ha permitido a nuestro Movimiento llegar rápidamente a millones de personas que necesitan asistencia, desesperadamente. Pido a los donantes que apliquen la misma flexibilidad al contexto sirio. Idealmente, ampliando las mismas exenciones y licencias humanitarias. Esto creará mejores condiciones para minimizar el sufrimiento innecesario y aportar dignidad a las personas afectadas." Millones de sirios que viven fuera de su patria también siguen necesitando apoyo; los países vecinos acogen actualmente a la mayoría de las personas que han huido de la violencia en Siria. En Turquía, Líbano, Jordania e Irak, las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja están prestando apoyo a los que han huido, así como a las comunidades que los acogen. Los países de Europa han puesto en marcha una amplia gama de actividades para ayudar a los sirios a integrarse en sus comunidades de acogida, desde la oferta de programas de apoyo psicosocial hasta la gestión de centros de acogida, pasando por la facilitación de los procedimientos de reunificación con los familiares que se han quedado atrás. Para más información, contacten con: ICRC: Jesus Serrano Redondo (Geneva), M +41 79 275 69 93, email:[email protected] IFRC: Rana Sidani Cassou, M: +41 76 671 57 51 / +33 6 75 94 55 15, email:[email protected]

Lea más
06/05/2022 | Artículo

Día Mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja: Mensaje de nuestro Movimiento

"Tutti Fratelli!" –"Somos hermanos y hermanas"–, exclamaban las mujeres de Castiglione después de la devastadora batalla de Solferino, en 1859. Con esta exclamación encendieron la llama de la Humanidad entre los soldados heridos y agonizantes, mientras les dispensaban atención y asistencia independientemente del bando al que pertenecieran. Su valentía, compasión y bondad a la hora de salvar vidas y aliviar el sufrimiento en medio del caos de la guerra fueron una inspiración para Henry Dunant. Hoy celebramos el aniversario de su nacimiento y el legado fundacional del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. En los últimos dos años, casi nadie estuvo a salvo de las crisis y los desastres. La pandemia de COVID-19, los conflictos armados y la violencia, la crisis climática y los desastres relacionados con el clima, la degradación del medio ambiente, la inseguridad alimentaria y los grandes desplazamientos poblacionales azotan con fuerza a los grupos más vulnerables del mundo, y son muchos los que no tienen medios ni recursos para adaptarse. En este contexto, la indiferencia, la desinformación y los discursos de odio ocupan cada vez más la consciencia colectiva, lo que resulta en la fracturación y polarización de las sociedades, y el rechazo y la deshumanización de las personas. Ni siquiera los principales defensores de los principios y las normas básicas de protección y asistencia están exentos: quienes se esfuerzan por prestar asistencia y apoyo a los que sufren necesidades se convierten en objeto de ataques injustos e incluso violentos. Cuando la llama de la Humanidad amenaza con apagarse, debemos alarmarnos y actuar en consecuencia. Este 8 de mayo representa una oportunidad para que el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, sus empleados y sus 14 millones de personas voluntarias en todo el mundo se unan en torno a nuestro férreo compromiso de formar parte de un sentido universal de humanidad. Asimismo, reafirmamos nuestros Principios Fundamentales, que son la esencia de todo lo que hacemos para ayudar a quienes lo necesitan. Nuestro compromiso nos exige defender a las personas más vulnerables del mundo, donde sea que estén. Cuando el estallido de una guerra o un desastre desvían la atención o la generosidad del público, los medios, las autoridades públicas y los donantes, va en detrimento de millones de personas afectadas por una crisis humanitaria prolongada, olvidada o invisible. Nuestros Principios Fundamentales son los portadores de la llama de la Humanidad en todo el mundo y sus confines. Ayudan a que la atención vuelva a centrarse en las personas que sufren. Son la base de nuestra solidaridad con los voluntarios y los empleados de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en todo el mundo. Elegimos este 8 de mayo para elogiar la admirable tarea y el compromiso inquebrantable de los primeros en acudir en ayuda de sus comunidades. Multipliquemos juntos la llama de la Humanidad y seamos partidarios del poder de la bondad. #SeamosAmables Feliz Día Mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja para todas y todos. -- Francesco Rocca, Presidente de la IFRC Mercedes Babé,Presidenta de la Comisión Permanente Peter Maurer, Presidente del CICR

Lea más
20/04/2022 | Nota de prensa

Américas: IFRC insta a gobiernos a salvar vidas de migrantes en Reunión Regional de Alto Nivel sobre Migración

Hay casi 73,5 millones de migrantes en todo el continente americano, más de una cuarta parte de las personas migrantes en todo el mundo, y seguimos viendo flujos migratorios sin precedentes en la región. Solo en 2020, aproximadamente 4,7 millones de personas fueron desplazadas en el continente debido a desastres, el nivel más alto visto en 10 años. En Panamá, apenas el año pasado, unas 134.000 personas cruzaron el peligroso Tapón del Darién, de las cuales más de 22.000 eran niños y niñas. En el marco de la Reunión de Alto Nivel sobre Migración convocada por las autoridades panameñas el 20 de abril de 2022, la Directora Regional para las Américas de la IFRC, Martha Keays, expresó: “Los Estados, las organizaciones humanitarias, las agencias internacionales y la sociedad civil en las Américas enfrentan un enorme desafío: proteger la dignidad y atender las necesidades humanitarias de los migrantes más vulnerables y marginados que continúan enfrentando trata, discriminación, violencia y acceso limitado a servicios esenciales. y mecanismos de protección. La IFRC y sus miembros, las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja del continente, como auxiliares de las autoridades públicas, hacen un llamado a los gobiernos de todos los países de las Américas para que faciliten el trabajo de la Cruz Roja para atender las necesidades de las personas migrantes y en situación de vulnerabilidad en las Américas, independientemente de su estatus migratorio, de conformidad con nuestro mandato como la red humanitaria más grande del mundo. En los últimos años, miles de voluntarios de la Cruz Roja han brindado a millones de personas en movilidad en 17 países de las Américas servicios esenciales, que incluyen atención médica de emergencia y materna, apoyo psicosocial, agua, higiene y saneamiento, acceso a la información y prevención y tratamiento frente al COVID-19. Sin embargo, nuestra experiencia y alcance local nos dice que el trabajo no ha terminado y que aún tenemos un desafío titánico por delante. Factores como los efectos socioeconómicos devastadores de la pandemia de COVID-19, la crisis climática, las continuas crisis políticas y desastres como los recientes huracanes Eta e Iota y el terremoto en Haití, han aumentado y seguirán aumentando los movimientos de población, exacerbando las vulnerabilidades existentes. Instamos a los gobiernos a salvar vidas, garantizar el acceso de las personas migrantes a los servicios esenciales, ampliar el apoyo a las personas en riesgo de desplazamiento relacionado con los desastres y la crisis climática, e incluir a las personas migrantes y refugiadas en todos los aspectos de la sociedad. Es un imperativo humanitario y una responsabilidad regional compartida garantizar que nadie se quede atrás”.

Lea más
06/04/2022 | Nota de prensa

Las personas afectadas por las crisis en todo el mundo merecen el mismo apoyo que la respuesta en Ucrania

Ginebra, 6 de abril de 2022 - La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) hace un llamado a la solidaridad con las personas afectadas por las crisis en todo el mundo, ya que la respuesta al conflicto en Ucrania es un ejemplo. El apoyo de personas y donantes de todo el mundo demuestra lo que es posible e ilustra las buenas prácticas esenciales en cualquier crisis humanitaria. Al mismo tiempo, se han puesto de manifiesto las enormes diferencias que existen en función del lugar donde se produce la crisis y de a quién afecta. El Secretario General de la IFRC, Jagan Chapagain, dice: "El inmenso sufrimiento experimentado por tantas personas en Ucrania es inimaginable para algunos. Lamentablemente, para muchos otros en todo el mundo la pérdida y el dolor son demasiado familiares. En Siria, por ejemplo, 11 años después del inicio del conflicto, las necesidades en el país son máximas. En Tonga, decenas de comunidades aún no se han recuperado de la devastadora erupción volcánica de enero. En el cuerno de África, millones de personas viven actualmente una de las crisis alimentarias más dramáticas de los últimos años, lejos de los ojos del mundo. Estos son sólo algunos ejemplos. Pedimos a los donantes y socios que se aseguren de que podemos apoyar a todos los necesitados, sin importar dónde ni quién". La situación en Etiopía, Somalia y Kenia es crítica, ya que estos países se enfrentan a una cuarta sequía consecutiva junto con los impactos de la COVID-19, el conflicto en la región y la escalada de los precios de los alimentos debido a la fuerte dependencia de las importaciones de trigo de Ucrania y Rusia. Con 14 millones de personas que actualmente necesitan asistencia alimentaria urgente -cifra que se prevé que llegue a 20 millones este año-, la IFRC ha hecho un llamamiento de emergencia por un total de 39 millones de francos suizos para prestar asistencia que salve vidas. Esto también incluye el apoyo a más largo plazo para medios de vida sostenibles adaptados a los crecientes efectos negativos del cambio climático para ayudar a fortalecer la resiliencia de las comunidades. Cada día, en todas las comunidades del mundo, las personas voluntarias de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja siguen respondiendo con un enfoque imparcial basado en las necesidades de las personas afectadas por las crisis en todas partes, independientemente de su condición, nacionalidad, etnia, religión o cualquier otro criterio. Si bien las Sociedades Nacionales están trabajando arduamente para prestar los servicios humanitarios necesarios en Ucrania y los países circundantes, es fundamental asegurar que se siga prestando atención a otras crisis, así como a la preparación para las que se producirán próximamente. "La IFRC, con su red de 192 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, está bien situada para canalizar la solidaridad y movilizar el apoyo para responder a todas las crisis y desastres que se producen simultáneamente en todo el mundo. Pero para poder hacerlo, es esencial el apoyo y la financiación basados en las necesidades", concluyó el Sr. Chapagain. La IFRC tiene actualmente abiertos 29 llamamientos de emergencia para desastres grandes y complejos, desde Afganistán hasta Madagascar. Para el creciente número de catástrofes más pequeñas relacionadas con el clima, el Fondo de Emergencia para la Respuesta a los Desastres (DREF, en inglés) es la forma más eficaz y transparente de hacer llegar la financiación directamente a los agentes humanitarios locales. En la actualidad, hay 42 respuestas activas financiadas por el DREF en todo el mundo, incluyendo Etiopía, Palestina y Ecuador. Contactos para medios: En Ginebra: Anna Tuson, +41 79 895 6924, [email protected] En Nairobi: Euloge Ishimwe +254 731 688 613, [email protected] En Beirut: Rana Cassou +336 7594 5515, [email protected] En Panamá: Susana Arroyo +50 68 416 1771, [email protected] En Kuala Lumpur: Antony Balmain +60 12 230 8451, [email protected]

Lea más
07/03/2022 | Artículo

Actuemos ahora para salvar vidas y evitar la desaparición de personas migrantes

Miles de migrantes desaparecen o mueren cada año en las rutas migratorias. En 2018, los Estados miembros de las Naciones Unidas se comprometieron a "salvar vidas y establecer esfuerzos internacionales coordinados en relación con los migrantes desaparecidos" mediante la adopción del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular (GCM, en inglés). Cuatro años y más de 15.000 muertes documentadas más tarde, los esfuerzos para dar una respuesta significativa a esta tragedia humana en curso no pueden posponerse más. En calidad de jefes de las entidades del Comité Ejecutivo de la Red de las Naciones Unidas sobre la Migración —a saber, el Comité Internacional de la Cruz Roja, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y la Comisión Internacional sobre Personas Desaparecidas—, hacemos un llamamiento a los Estados para que asuman urgentemente la responsabilidad colectiva de salvar vidas y evitar que los migrantes terminen en paradero desconocido o pierdan la vida en las rutas migratorias, y también para que busquen e identifiquen a los desaparecidos y ayuden a sus familias. Ello guarda consonancia con las disposiciones del Pacto Mundial para la Migración, en particular los objetivos 8 (salvar vidas), 5 (vías de migración regular), 7 (reducir las vulnerabilidades en la migración) y 23 (fortalecer la cooperación internacional) y con las obligaciones pertinentes del derecho internacional. Un gran número de personas aspira a migrar para lograr la reagrupación familiar, un trabajo decente, una vida digna y mejores oportunidades o se ven obligadas a marcharse debido a desastres naturales y situaciones precarias. Sin embargo, en un contexto en el que las políticas migratorias son cada vez más restrictivas y las vías de migración segura y regular siguen estando fuera del alcance de muchos, incluso durante la pandemia de la enfermedad coronavírica de 2019 (COVID-19), no les queda más opción que la migración irregular por rutas más peligrosas, y a menudo se ven obligadas a recurrir a traficantes para poder migrar. Las consecuencias son obvias: desde el mar Mediterráneo, el océano Atlántico y el mar de Andamán, hasta el desierto del Sáhara, y a lo largo de los corredores migratorios de América, la muerte y la desaparición de migrantes es constante. En los últimos ocho años, más de 47.000 personas han perdido la vida en estas y otras rutas de todo el mundo. Es más, un número aún superior de muertes no se registra. Y esta cifra no incluye a los miles de migrantes que desaparecen cada año por no poder establecer contacto con sus familias —al caer víctimas de desapariciones forzadas, ser detenidos o quedarse varados, al esconderse por miedo a ser detenidos o deportados, al ser menores no acompañados y separados de sus familias o al quedar gravemente heridos. Cuando los migrantes desaparecen en las rutas migratorias, sus familias suelen afrontar consecuencias socioeconómicas, psicológicas, administrativas y jurídicas devastadoras. La desaparición de un familiar no solo es motivo de angustia, sino que también puede repercutir en el acceso a la propiedad, la herencia, la patria potestad o la asistencia social. En este contexto, todos los países —tanto de origen, como de tránsito y de destino— tienen la responsabilidad de dar respuesta a estas dinámicas, algo que requiere esfuerzos multipartitos, y la participación de interlocutores locales y nacionales; para ello, sigue siendo fundamental escuchar las voces de los migrantes y mantener el contacto con las familias afectadas. También consideramos alarmante la creciente tendencia a criminalizar u obstruir los esfuerzos para proporcionar asistencia humanitaria vital, incluidas las iniciativas de búsqueda y rescate y la atención médica a los migrantes necesitados, lo que es contrario al compromiso consignado en el Objetivo 8 del Pacto Mundial para la Migración. Por ello, instamos a los Estados a respetar las obligaciones contraídas en virtud del derecho internacional, incluido el derecho de los derechos humanos, defendiendo el derecho a la vida y el derecho a la salud de todas las personas —independientemente de su nacionalidad, origen étnico o social, género, situación migratoria, y otros aspectos—, así como el derecho a la vida familiar, el interés superior del niño y la prohibición absoluta de la desaparición forzosa o la detención arbitraria, entre otros. Antes de que se celebre el primer Foro de Examen de la Migración Internacional, que tendrá lugar del 17 al 20 de mayo de 2022, y cuya finalidad es examinar los progresos realizados en la aplicación del Pacto Mundial para la Migración, instamos asimismo a los Estados a: Prevenir la muerte y la desaparición de migrantes mediante: La concesión de prioridad a las operaciones de búsqueda y rescate, y la colaboración en las mismas, para prestar asistencia a los migrantes, independientemente de su situación migratoria, incluido mediante el establecimiento de mecanismos de desembarco claros y predecibles que garanticen la puesta a salvo en un lugar seguro de todos los supervivientes y la facilitación de una atención y una acogida adecuadas y no privativas de libertad a todos los menores; La prestación de apoyo a las organizaciones humanitarias y las tripulaciones de los buques mercantes, cuando proceda, en sus esfuerzos para prestar asistencia vital, atención sanitaria y protección a los migrantes en tierra y en el mar; y la no criminalización, obstrucción o disuasión por cualquier otro medio de los empeños de quienes prestan dicha asistencia; La evaluación periódica de la incidencia de las leyes, las políticas y las prácticas relacionadas con la migración, y su consiguiente revisión, de ser necesaria, para garantizar que se ajusten a las obligaciones jurídicas internacionales y no creen o exacerben el riesgo de muerte o desaparición de migrantes; La facilitación de los esfuerzos de los migrantes y sus familias para establecer, restablecer o mantener el contacto a lo largo de las rutas migratorias y en los lugares de destino; El fomento y el refuerzo de las oportunidades para la migración segura y regular de manera que se respete el derecho a la vida familiar y se responda a las necesidades de los migrantes en situación de vulnerabilidad, así como de las prácticas de admisión y estancia basadas en consideraciones compasivas, humanitarias o de otra índole para los migrantes que se hayan visto obligados a abandonar sus países de origen. Buscar e identificar a los fallecidos o desaparecidos a través de: El establecimiento de mecanismos transnacionales que permitan el intercambio de información y la concertación de esfuerzos entre los países de origen, tránsito y destino para buscar e identificar a las personas fallecidas o en paradero desconocido, en cooperación con las partes interesadas, incluidas las familias de los desaparecidos, respetando el derecho a la seguridad, la privacidad y las normas de protección de datos; La recopilación y la divulgación periódicas de los datos sobre las muertes de migrantes y los migrantes desaparecidos, de acuerdo con el derecho a la privacidad y la protección de datos. Proporcionar apoyo y reparación a las familias de los fallecidos o desaparecidos mediante: La provisión de mecanismos para que las familias puedan registrar los casos de personas desaparecidas y obtener información sobre las labores de búsqueda, respetando el derecho a la privacidad y protegiendo los datos personales; La garantía de que las familias de los migrantes desaparecidos en los países de origen, tránsito y destino puedan ejercer sus derechos y acceder a los servicios y otras ayudas para satisfacer sus necesidades específicas; La garantía del acceso a la justicia, la rendición de cuentas y la reparación para los migrantes y sus familias mediante la realización de investigaciones independientes, imparciales y exhaustivas de todas las denuncias de casos en los que la vida o la seguridad de los migrantes se haya visto amenazada durante la travesía y en los que estos hayan sido objeto de violaciones de los derechos, perpetradas tanto por interlocutores estatales como no estatales, incluido como resultado de formas graves de tráfico de migrantes y trata de personas; La instauración de procedimientos para la recuperación, la identificación, el traslado y el entierro en condiciones dignas de los restos de los migrantes fallecidos, y la notificación y la asistencia adecuadas a las familias a este respecto. Si bien aún queda mucho por hacer, existe un conjunto creciente de prácticas, conocimientos y directrices que pueden servir de base para los esfuerzos coordinados encaminados a materializar los compromisos contraídos en virtud del derecho internacional y de los Objetivos del Pacto Mundial para la Migración. Los organismos internacionales, regionales y subregionales pueden desempeñar un papel fundamental para facilitar estos esfuerzos, en colaboración con los interlocutores y las comunidades locales. En este periodo que precede la celebración del Foro de Examen de la Migración Internacional, instamos a los Estados a que asuman compromisos y promesas de acción concretos a fin de movilizar los esfuerzos para salvar vidas y evitar la desaparición de migrantes. Nuestras organizaciones están dispuestas a apoyar a los Estados en la aplicación de estos compromisos para garantizar que los principios humanitarios y los derechos humanos de los migrantes y sus familias sigan ocupando un lugar central en todas las iniciativas. António Vitorino, Director General de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y Coordinador de la Red de las Naciones Unidas sobre la Migración Guy Ryder, Director General de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la Naciones Unidas para los Derechos Humanos(ACNUDH) Liu Zhenmin, Secretario General Adjunto para Asuntos Económicos y Sociales(DAES) Achim Steiner, Administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) Catherine M. Russell, Directora Ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) Ghada Fathi Waly, Directora Ejecutiva de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Peter Maurer, Presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) Francesco Rocca, Presidente de la Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) Kathryne Bomberger, Directora General de la Comisión Internacional sobre Personas Desaparecidas (CIPD) La Red de las Naciones Unidas sobre la Migración se estableció con el propósito de asegurar un apoyo eficaz, oportuno y coordinado de todo el sistema a los Estados Miembros en la aplicación, el seguimiento y el examen del Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular. Si bien el mandato de la Red se centra en el Pacto Mundial para la Migración, esta pide a los Estados que también apliquen estas recomendaciones a los refugiados según proceda y que protejan los derechos humanos y la salud de todos por igual, independientemente de su situación migratoria. Para más información y solicitudes de medios de comunicación, póngase en contacto con: Florence Kim, Secretaría de la Red de Naciones Unidas sobre la Migración: [email protected]; +41 79 748 03 95. -- Obtenga más información sobre el trabajo de la FICR en apoyo de las personas que se desplazan. Y haga clic aquí para leer nuestro informe de política sobre la GCM.

Lea más
28/02/2022 | Nota de prensa

Los científicos confirman que el cambio climático ya contribuye a las crisis humanitarias en todo el mundo

Ginebra, 28 de febrero de 2022 - La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) hace un llamamiento para que se tomen medidas urgentes a nivel local y se financie, en particular, a los más vulnerables, a fin de combatir los devastadores efectos humanitarios de la crisis climática confirmados en el informe de hoy de los científicos del clima del mundo. Por primera vez, el informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) publicado hoy señala que el cambio climático ya está contribuyendo a las crisis humanitarias en contextos vulnerables. Además, los extremos climáticos y meteorológicos están impulsando cada vez más los desplazamientos en todas las regiones del mundo. El Secretario General de la IFRC, Jagan Chapagain, dijo: "El informe del IPCC confirma lo que la IFRC y su red de 192 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja ya han presenciado durante años: El cambio climático ya está perturbando la vida de miles de millones de personas, en particular de los más pobres del mundo, que son los que menos han contribuido a él." "La respuesta mundial a la COVID-19 demuestra que los gobiernos pueden actuar de forma decisiva y drástica ante amenazas globales inminentes. Necesitamos la misma energía y acción para combatir el cambio climático ahora, y necesitamos que llegue a las comunidades más vulnerables al clima de todo el mundo para que tengan las herramientas y la financiación necesarias para anticiparse y gestionar los riesgos." El informe, elaborado por más de 200 expertos en clima, reafirma los principios clave que la red de la IFRC ha venido reclamando para hacer frente al cambio climático: que la acción local es fundamental para afrontar el cambio climático y que responder a los desastres después de que ocurran nunca será suficiente para salvar vidas y combatir una crisis de esta magnitud. Los datos científicos más recientes confirman, con un nivel de confianza muy alto, que los impactos y los riesgos climáticos agravan las vulnerabilidades, así como las desigualdades sociales y económicas. Éstas, a su vez, aumentan los graves problemas de desarrollo, especialmente en las regiones en desarrollo y en los lugares especialmente expuestos, como las zonas costeras, las pequeñas islas, los desiertos, las montañas y las regiones polares. Maarten van Aalst, autor principal del informe y director del Centro del Clima de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, dijo: "Este informe es una luz roja intermitente, una gran alarma sobre la situación actual. Nos dice en un lenguaje científico inequívoco que la ventana para la acción global concertada para asegurar un futuro habitable se está cerrando rápidamente. Demuestra que todos los riesgos que nos preocupaban en el pasado se nos vienen encima mucho más rápido". “Pero el informe también muestra que aún no es demasiado tarde. Todavía podemos reducir las emisiones para evitar lo peor. Además, tendremos que gestionar los cambios que ya no podemos evitar. Muchas de las soluciones, como la mejora de los sistemas de alerta temprana y las redes de seguridad social, ya han demostrado su valor. Si aumentamos nuestra ambición para adaptarnos a los riesgos crecientes, dando prioridad a las personas más vulnerables, aún podemos evitar las consecuencias más devastadoras". Nota para los editores Las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja no sólo responden a los desastres cuando se producen, sino que también desempeñan un papel fundamental en la prevención de peligros como las inundaciones y las olas de calor para que no se conviertan en desastres. Al trabajar en primera línea en las comunidades antes, durante y después de los desastres, saben lo que se necesita para responder a las crisis climáticas y ayudar a las comunidades a prevenir y adaptarse a los crecientes riesgos del cambio climático. La IFRC tiene como objetivo apoyar a las Sociedades Nacionales miembros para que lleguen a 250 millones de personas cada año con servicios de adaptación y mitigación del clima para reducir el sufrimiento y la vulnerabilidad. Para más información o concertar entrevistas: En Ginebra: Caroline Haga, +358 50 598 0500, [email protected] Las imágenes y los vídeos libres de derechos relacionados con este comunicado de prensa están disponibles para su descarga y uso aquí.

Lea más
18/02/2022 | Nota de prensa

Los supervivientes a bordo del barco de rescate Ocean Viking necesitan urgentemente desembarcar en un lugar seguro

Marsella/Ginebra/Budapest, 18 de febrero de 2022 – Desde el lunes 14 de febrero, el Ocean Viking ha estado esperando con 247 personas rescatadas a bordo para que se les asigne un lugar seguro. A pesar de las 5 solicitudes a las autoridades marítimas pertinentes, el barco aún no ha recibido instrucciones sobre dónde desembarcar a los rescatados en el mar, y el mal tiempo ha afectado la salud de los sobrevivientes a bordo. Las 247 personas fueron rescatadas del peligro en el mar en cinco operaciones de salvamento en menos de 36 horas el fin de semana pasado y a principios de esta semana por el Ocean Viking, un barco de rescate fletado por la organización europea de búsqueda y rescate SOS MEDITERRANEE y operado en asociación con la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC). Michele Angioni, coordinadora de búsqueda y rescate de SOS MEDITERRANEE en el Ocean Viking, dice: "Hemos realizado cinco rescates en menos de 36 horas hace varios días en las regiones de búsqueda y rescate de Malta y Libia y no recibimos coordinación de las autoridades marítimas, a pesar de numerosos correos electrónicos y llamadas. Después de este fin de semana intenso, pasamos por una tormenta con olas de hasta 4 metros y vientos de hasta 30 nudos”. Entre las 247 personas rescatadas hay 53 menores no acompañados y un bebé de 5 meses. Algunos de los sobrevivientes muestran signos de tortura, como Amath*, de 19 años, de Senegal, quien se fue a Libia con su hermano cuando solo tenía 9 años. Amath le dijo a la tripulación que se fue de Senegal hace diez años para buscar trabajo en Libia. Allí fue encarcelado diez veces, a menudo golpeado por guardias o policías, con cicatrices por toda la espalda. También dijo que recibió un disparo en la pierna cuando intentaba escapar. “Después de los rescates y una vez recuperados a bordo del Ocean Viking, tratamos casos de inhalación de combustible, quemaduras de combustible e infecciones de la piel”, dice Johanna Jonsdottir, enfermera de la IFRC. “Desde entonces, los sobrevivientes han sufrido mareos y la consiguiente deshidratación, dolores de cabeza y de estómago. Vemos que la condición psicológica de las personas está empeorando debido al enfrentamiento. Algunos sobrevivientes tienen heridas antiguas, como quemaduras, tobillos torcidos, disparos y sufren dolor de espalda después de haber sido golpeados”, agrega Eila Rooseli, doctora de la IFRC. Muchas de las personas rescatadas han explicado a los equipos a bordo que, para ellos, la única forma de escapar de Libia era intentar cruzar el peligroso Mediterráneo central en un bote no apto para navegar, a pesar de que conocían los riesgos. Sin embargo, de acuerdo con la ley marítima, un rescate solo se completa formalmente una vez que los sobrevivientes son desembarcados en un lugar donde sus vidas ya no corren peligro y sus necesidades básicas están satisfechas. Con demasiada frecuencia, los sobrevivientes tienen que pasar largos períodos de tiempo en los barcos de rescate antes de que se les permita desembarcar. “La falta de coordinación SAR y de un mecanismo de desembarco predecible ha estado poniendo en riesgo la vida y la salud de los sobrevivientes durante varios años. Esto ya no puede ser la norma. Un barco no es un lugar sostenible para que permanezcan los sobrevivientes. Necesitamos un Lugar de Seguridad para que hombres, mujeres y niños puedan desembarcar sin más demora”, agrega Michele Angioni, coordinadora de Búsqueda y Rescate. -- *El nombre ha sido cambiado para proteger la privacidad de esta persona. Para más información, contacten con: IFRC: En Ginebra: Anna Tuson, [email protected], +41 79 895 6924 En Budapest: Hannu-Pekka Laiho, [email protected], +358 40 5257126 En Budapest: Nora Peter, [email protected], +36 70 953 7709 SOS MEDITERRANEE: Internacional y Alemania: Julia Schaefermeyer / +33 6 12 52 15 69 / [email protected] Francia: Morgane Lescot / + 33 6 11 74 10 11 / [email protected] Italia: Francesco Creazzo / +39 347 815 1131 / [email protected] Suiza: Eva Ostendarp / +41 79 239 99 13 / [email protected] (German) and Elliot Guy / +41 782 38 74 04 / [email protected]

Lea más
17/02/2022 | Nota de prensa

Cambio climático: la Cruz Roja pide más inversiones en acción local mientras los líderes europeos y africanos se reúnen en Bruselas

Nairobi, Kenia. 17 de febrero de 2022 – Mientras partes del sur de África se están recuperando de los impactos de las tormentas tropicales y los ciclones y otras partes del continente se enfrentan a graves sequías, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) pide inversiones urgentes en acción local para combatir los efectos del cambio climático. La convocatoria se produce antes de la 6.ª Cumbre Unión Europea-Unión Africana (UE-AU) que comienza hoy en Bruselas, Bélgica. Recientemente, la tormenta tropical Ana en Mozambique, Malawi y Madagascar, y el ciclón Batsirai en Madagascar nuevamente, dejaron a cientos de miles de personas desplazadas, hogares destruidos y daños a infraestructura por valor de miles de millones de dólares. Al mismo tiempo, organizaciones humanitarias en África advirtieron esta semana sobre una catastrófica crisis de hambre en el Cuerno de África (Kenia, Somalia y Etiopía) donde se teme que más de 20 millones de personas enfrenten la hambruna a causa de la prolongada sequía. El Sahel y África occidental, en particular Nigeria, también se enfrentan a una situación de seguridad alimentaria en deterioro. Mohammed Mukhier, Director Regional de la IFRC África, dijo: “Lo que estamos presenciando es una manifestación del impacto del cambio climático en el continente. Necesitamos fortalecer las inversiones en medidas preventivas locales que desarrollen la capacidad de las personas para hacer frente a estos desastres cada vez más intensos”. Los países de África solo son responsables del cuatro por ciento de las emisiones mundiales de carbono y, al mismo tiempo, se ven afectados de manera desproporcionada por las consecuencias generalizadas del cambio climático y la degradación ambiental acelerada. Sin embargo, la financiación climática prometida por los líderes mundiales tarda en llegar a las personas sobre el terreno que están más expuestas a los riesgos climáticos. Antes de la Cumbre, la IFRC pide esfuerzos renovados para construir e implementar una nueva Asociación África-UE que responda a las necesidades de las personas más vulnerables expuestas a los impactos del cambio climático y la crisis ambiental, fortalezca la seguridad alimentaria y sanitaria y aborde la migración forzada. A más largo plazo, se debe fortalecer el papel de los actores locales para ayudar a las comunidades a desarrollar resiliencia y abordar los desafíos humanitarios y de desarrollo en el continente. Las comunidades en África y en otros lugares también se ven cada vez más afectadas por múltiples peligros además del cambio climático, que agravan sus vulnerabilidades y afectan su capacidad para hacer frente. “Las comunidades difícilmente pueden recuperarse antes de que se vean afectadas por otro desastre. Madagascar es un ejemplo en el que vimos una sequía devastadora el año pasado, y antes de que esos efectos pudieran aliviarse, algunas de esas mismas comunidades se vieron afectadas por el ciclón Batsirai recientemente”. dijo Andoniaina Ratsimamanga, Secretaria General de la Sociedad de la Cruz Roja Malgache. Para ayudar a los países a hacer frente, existe una necesidad urgente de abordar las vulnerabilidades subyacentes en las comunidades, incluida la pobreza y la marginación, y brindar apoyo a los más expuestos a los impactos del cambio climático. Al mismo tiempo, existe un potencial increíble dentro del continente africano para abordar estos desafíos, incluidos los enfoques innovadores de los jóvenes y las mujeres en temas como la restauración de tierras y el uso de plataformas digitales. Para más información o concertar entrevistas, por favor, contacte con: En Nairobi: Euloge Ishimwe, +254 735 437 906, [email protected] En Sudáfrica: Thandie Mwape, +27 66 486 8455, [email protected]

Lea más
24/01/2022 | Artículo

Declaración de la IFRC en el 150º período de sesiones de la Junta Ejecutiva de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

La IFRC nació de la pandemia de 1918, y la preparación y respuesta ante epidemias son parte de nuestro ADN. Tenemos una oportunidad histórica para reformar la arquitectura mundial de la salud este año. Permítanme proponer 3 lentes a través de las cuales debemos medir el éxito: Primero, las epidemias prosperan en las desigualdades socioeconómicas y geográficas, que afectan los niveles de confianza, el acceso a los servicios de salud y la calidad de la vigilancia; no ignoremos esto y medicalicemos en exceso nuestras discusiones. Segundo, es crucial que las leyes y los marcos nacionales sobre desastres, incluidas las emergencias de salud pública, vayan más allá de las capacidades del RSI (Reglamento Sanitario Internacional) para ser verdaderamente integrales e inclusivas. Finalmente, tener vacunas, pruebas y tratamientos efectivos disponibles a escala es fundamental, pero no garantizará su aceptación o disponibilidad en las comunidades. La participación de la comunidad y los sistemas de salud son clave para no dejar a nadie atrás. La IFRC y sus 192 Sociedades Nacionales miembros están listas para compartir su experiencia y recomendaciones legales y de salud para garantizar que las reformas no solo sean poderosas en el papel, sino transformadoras en la realidad. -- Haga clic aquí para obtener más información sobre el trabajo de la IFRC en salud y atención.

Lea más
02/12/2021 | Nota de prensa

"Las reacciones impulsivas son una afrenta a la solidaridad global que necesitamos para responder con éxito a una crisis de esta magnitud".

“El consenso alcanzado entre los Estados miembros esta semana para comprometerse con un instrumento legal que tenga como eje la preparación, la equidad y un enfoque de toda la sociedad, es crucial. El hecho de que las discusiones de esta semana tuvieran lugar a la sombra de Ómicron no podría evidenciar más claramente la necesidad de una colaboración global para prepararse y responder a las pandemias. “Pero los principios generales acordados no son suficientes. La próxima vez que los Estados miembros se reúnan, deberán profundizar en lo que se requiere exactamente para lograrlos. También debemos tener en cuenta que este proceso es una oportunidad para abordar la desconfianza que ha plagado la respuesta, por lo que instamos a los Estados miembros a mantener a las comunidades en el centro de las discusiones. Necesitamos aprovechar lo aprendido e instrumentalizar un enfoque para las pandemias globales que sea poderoso en el papel y transformador en la realidad ". Al comentar sobre el descubrimiento de la variante Ómicron, Chapagain agregó: “Ha sido una ilusión creer que la rápida vacunación en algunos países, mientras grandes focos del mundo siguen sin acceso a las vacunas, pondrá fin a esta pandemia. Y en lugar de aplaudir la gran ciencia y la transparencia que ayudó a descubrir una nueva variante, los países la castigaron con reacciones impulsivas. Esta es una afrenta a la solidaridad global que necesitamos para responder con éxito a una crisis de esta escala”. Para mayor información En Ginebra: Ann Vaessen, [email protected], +41 79 405 77 50

Lea más
29/11/2021 | Nota de prensa

"La pandemia ha prosperado debido a las desigualdades y las ha exacerbado"

“La pandemia ha prosperado debido a las desigualdades y las ha exacerbado. Cualquier nuevo instrumento legal, ya sea un tratado o no, debe afirmar un compromiso con la equidad: equidad en el acceso a los servicios de salud y atención, equidad en el acceso a las vacunas, datos, diagnósticos y otros tratamientos, y equidad en el acceso a los esfuerzos de recuperación, incluyendo recuperación económica. “Con demasiada frecuencia descuidamos el importante trabajo de los socorristas a nivel comunitario. Necesitamos mayores inversiones y coordinación en programas que pongan a las comunidades en el centro de la respuesta. “Esta pandemia ha dejado en claro que necesitamos soluciones nuevas y audaces, tanto en las leyes nacionales como internacionales, para evitar que vuelvan a ocurrir los mismos errores. “Las emergencias de salud pública son nuestro pasado, nuestro presente, y las volveremos a enfrentar. La pandemia de COVID-19 no ha terminado, pero dos años después seguimos siendo demasiado reactivos y descoordinados. Las variantes, como Ómicron, seguirán apareciendo mientras el virus continúa circulando. La equidad de vacunas, datos y conocimientos son fundamentales para proteger a la población mundial. “Basándonos en los años de experiencia de la Federación Internacional en la respuesta a crisis de salud en todo el mundo, y en el mandato de nuestra red de ayudar a los gobiernos con la preparación legal para desastres y emergencias de salud pública, estamos listos para fortalecer este trabajo. Cualquiera que sea el resultado de estas sesiones, no solo debe ser poderoso en el papel, sino que también debe ser transformador en la realidad ". Para más información: En Londres: Teresa Goncalves, +44 (0) 7891 857 056, [email protected]

Lea más