Salud

External ID
39
Displaying 1 - 25 of 39
| Artículo

Día de la Salud Menstrual:"Ahora me siento libre... puedo ir a la escuela"

"¿ Saben lo que es esto?"Esther Sevilla is holding something colorful in her hand. She raises her arm, showing it to a group of students standing in a circle outside the classroom block.“Sí” responden las y los estudiantes al unísono.El suelo embarrado bajo las sandalias y los zapatos polvorientos de todos se seca lentamente tras la lluvia de la mañana. Un niño con pantalones cortos grises y camiseta morada, el uniforme escolar de la escuela primaria de Kotome, levanta la mano: “Es una toalla sanitaria”Se coloca en el centro del círculo y recibe la compresa de manos de Esther, que coge un par de bragas rosas de una mesa. Demuestra cómo se coloca la compresa, entre risitas y carcajadas avergonzadas de las demás alumnas.Hoy, la menstruación está en el programa de esta escuela de Kapoeta, una pequeña ciudad del este de Sudán del Sur. Esta lección forma parte de una iniciativa más amplia para animar a más niñas a asistir a la escuela. Las compresas higiénicas cuestan dinero. Cuando las familias ni siquiera pueden permitirse alimentos, las hijas se quedan sin productos de higiene menstrual y faltan a la escuela hasta una semana al mes.Esther Sevilla, voluntaria de la Cruz Roja de Sudán del Sur en Kapoeta, muestra una bolsa de tela blanca con el emblema de la Cruz Roja, y pronto las niñas hacen cola para recibir una cada una. "Estas bolsas contienen compresas y ropa interior, pero también una linterna, una toalla y un tendedero. Lavar las compresas es importante para mantenerse sanas", explica."Ahora puedo hablar"El enfoque es holístico y va mucho más allá del acceso a toallas sanitarias. También se trata de garantizar que haya suficiente agua limpia para lavarse, beber y para uso doméstico, y de asegurarse de que toda la comunidad esté incluida. El proyecto es sólo un ejemplo que pone de relieve las formas en que las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja están poniendo en práctica el tema del Día de la Higiene Menstrual 2024 - Juntos por un #MundoRespetuosoConLaMenstruación - a nivel local todos los días.La niñez en la escuela también reciben jabón, por ejemplo, ya que es importante que ellos también se sientan vistos e incluidos. Agua limpia y mejores letrinas son otros proyectos que se han puesto en marcha aquí y en otras cinco escuelas de la ciudad. En la vecina Kuleo Light School, el profesor Tonny Okello explica los beneficios de la iniciativa, no sólo para la educación de las niñas. "Mejoraremos el pozo y sustituiremos el generador diésel por paneles solares", afirma. "El generador se estropea a menudo y nos deja sin agua. Habrá un grifo aquí en el patio de la escuela y otro fuera de la valla para que lo use la comunidad".Lona Mude, de 16 años, está encantada con estas mejoras. "Ahora puedo hablar con mis amigas sobre la menstruación; no es extraño", dice. "Los chicos saben más y no nos acosan. Antes me quedaba en casa tres o cuatro días al mes. Me preocupaba que la gente se diera cuenta de que tenía la regla y se rieran de mí".Sólo un tercio de las niñas de Sudán del Sur cursan estudios básicos. Aquí, en uno de los países más peligrosos del mundo para las niñas, la violencia contra las mujeres está muy extendida y la mitad de las jóvenes se casan antes de cumplir los 18 años."Ahora me siento libre"Esta cooperación entre las Sociedades de la Cruz Roja de Sudán del Sur y de Suecia (y con el apoyo de la Lotería Sueca del Código Postal) ha llegado a casi 10 000 estudiantes, padres y miembros de la comunidad durante los últimos tres años.En los pueblos de los alrededores de Kapoeta, las personas voluntarias celebran reuniones para hablar de la importancia de la educación de las niñas y de los peligros del matrimonio infantil. Proporcionan información sobre buenas prácticas de higiene en zonas donde escasea el agua potable y sobre la violencia contra las mujeres y el apoyo disponible.La Cruz Roja de Sudán del Sur trabaja de muchas maneras para mejorar la vida de las personas. El país más joven del mundo, formado en 2011 tras la separación de Sudán, lucha contra las consecuencias de muchos años de violencia y conflictos, desastres climáticos, pobreza y hambre. Se proporciona ayuda de emergencia para la supervivencia, junto con esfuerzos a largo plazo como en Kapoeta - luchando por el cambio y un futuro para los niños y niñas de Sudán del Sur.Y el cambio se está produciendo. Más niñas pueden ir a la escuela todos los días del mes, como Jessica Lokidor, de 13 años. "Antes me quedaba en casa cuando tenía la regla, hasta una semana", dice Lokidor. "Ahora me siento libre; puedo ir a la escuela todos los días. Para mí y para otras chicas de aquí, la escuela es importante. Adquirimos conocimientos que podemos compartir con los demás. No deberían casarnos. Quiero ser médico y ayudar a la gente necesitada".Texto por Anna Lithander

Leer más
| Artículo

Día de la Salud Menstrual: Después de que un terremoto destruyera su aldea, empezaron a coser sus propias soluciones. Es solo una de las muchas historias de nuestro trabajo en curso sobre salud menstrual.

Escrito por Joe Baaklini, Oficial de Comunicación de la IFRCCuando se produce una catástrofe, las personas se ven afectadas de diferentes maneras. Mientras que el refugio, la comida y el agua son necesidades básicas para casi todo el mundo durante una emergencia, las mujeres y las niñas suelen encontrarse en una situación especialmente vulnerable.A menudo se encuentran sin acceso a productos esenciales para mantener su salud y bienestar: artículos de higiene menstrual.Esta fue la situación en la que se encontraron las mujeres y niñas de Marruecos cuando un terremoto de 6,8 grados de magnitud dejó un rastro de destrucción a su paso el 8 de septiembre de 2023.En el pueblo marroquí de Ait Youssef, por ejemplo, las compresas desechables se estaban agotando, y depender únicamente de la ya de por sí tensa cadena de suministro no era una solución sostenible.Para comprender la situación y adaptar la respuesta a las necesidades específicas de la comunidad, la Media Luna Roja Marroquí (MRCS), con el apoyo de la IFRC, decidió hablar con las mujeres de Ait Youssef.Trabajando en conjunto por un #MundoRespetuosoConLaMenstruaciónEs un ejemplo perfecto del tipo de trabajo comunitario que se celebra en el Día Mundial de la Salud Menstrual, que este año lleva por lema Juntos por un #MundoRespetuosoConLaMenstruación. Dos de los objetivos clave son acabar con los estigmas y tabúes que existen en torno a las cuestiones de salud menstrual y garantizar que las mujeres tengan acceso a los productos que necesitan. A través de grupos de discusión, el voluntariado de la Media Luna Roja descubrió que la mayoría de las mujeres del pueblo solían utilizar compresas distribuidas por la Media Luna Roja Marroquí, pero algunas recurrían a usar sábanas viejas de algodón a medida que se agotaban las existencias.Así se ideó un plan innovador: introducir compresas menstruales reutilizables y lavables como solución sostenible, ecológica y rentable para la gestión de la higiene menstrual.Sin embargo, fabricar las compresas reutilizables no fue tarea fácil, ya que encontrar los materiales adecuados resultó todo un reto. Tras recorrer cientos de kilómetros en busca de tejidos adecuados, los equipos de la Media Luna Roja Marroquí acabaron por conseguir lo esencial: telas de algodón para mayor comodidad, materiales absorbentes para retener el flujo y tejidos impermeables para evitar fugas. Los equipos tuvieron incluso que ser un poco creativos: la tela impermeable que encontraron al principio se utilizaba normalmente para cubrir sofás, por lo que era demasiado gruesa y rígida. Así que buscaron y consiguieron variantes más finas y cómodas.Con agujas, hilo, tijeras y alfileres en la mano, el personal y voluntariado de la IFRC y de la Media Luna Roja Marroquí, se reunieron con las mujeres de Ait Youssef para una sesión de costura. Las mujeres, con su experiencia, habilidades y conocimientos, demostraron aprender rápido. En solo dos horas, terminaron un lote de compresas reutilizables. "La introducción de compresas reutilizables ha proporcionado a las mujeres una solución de higiene menstrual sostenible y rentable", dijo Rihab Abou Kalfouni, Delegada de Promoción de la Higiene de la IFRC, que trabajó estrechamente con las mujeres en el proyecto. "Hemos recibido comentarios positivos de algunas de las mujeres que han utilizado las compresas. "Informaron de una mayor comodidad, una mejora del bienestar general, además de una menor cantidad de residuos generados por las compresas desechables"."Esperamos poder ampliar este proyecto en el futuro e incluir a más mujeres de distintas comunidades".Trabajando en conjunto por un #MundoRespetuosoConLaMenstruaciónLa colaboración entre la Media Luna Roja Marroquí, la IFRC y las mujeres de Ait Youssef es un testimonio del poder de la localización y de las soluciones impulsadas por la comunidad. También es un claro ejemplo de cómo las comunidades, las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y otros asociados ponen en práctica a diario el lema del Día Mundial de la Higiene Menstrual 2024: Juntos por un #MundoRespetuosoConLaMenstruación, en el que el estigma y el tabú que rodean a la menstruación son historia y todas las personas pueden acceder a los productos, la educación y la infraestructura que necesitan."Ahora me siento libre... puedo ir a la escuela"En Sudán del Sur, por ejemplo, la Cruz Roja de Sudán del Sur (con el apoyo de la Cruz Roja Sueca), está ayudando a aumentar el acceso a suministros sanitarios, reducir los estigmas y tabúes en torno a la menstruación y proporcionar acceso a agua limpia para el lavado y otros usos domésticos.No es solo un asunto de mujeresEn Madagascar, Valisoa Liesse Razafisalama, voluntaria de la Cruz Roja de 23 años, ha liderado una iniciativa para cuestionar las normas sociales en torno a la menstruación. En muchas situaciones posteriores a desastres, el miedo a hablar de la menstruación o de otras cuestiones de salud puede hacer que las mujeres no reciban la atención, los cuidados y los suministros que necesitan para mantenerse sanas. Valisoa ha organizado sesiones de sensibilización para hombres y mujeres, haciendo hincapié en los aspectos naturales y normales de la menstruación. "Fomentamos la inclusión equitativa de las mujeres en la toma de decisiones de la comunidad, rompiendo con la tendencia a dar prioridad a los hombres", afirma. "Persistimos en nuestros esfuerzos porque, como mujeres voluntarias, contribuimos significativamente al bienestar de las comunidades en las que operamos". Asegurar la privacidad y la dignidadLa salud menstrual también es crítica en situaciones en las que la gente vive en campamentos o refugios provisionales donde el acceso a instalaciones sanitarias -baños públicos y lavaderos- no suele ser lo suficientemente privado o protegido para mujeres y niñas.En el enorme Cox's Bazaar de Bangladesh, donde más de un millón de personas viven en refugios improvisados sin agua corriente ni electricidad, la Media Luna Roja de Bangladesh presta servicios de agua y saneamiento a miles de personas. Para garantizar que esos lugares sean lo más privados, seguros y cómodos posible para las mujeres, los equipos de agua y saneamiento se reúnen periódicamente con las comunidades y escuchan las preocupaciones de las mujeres. Recientemente, construyeron muros de privacidad adicionales alrededor de los lavabos para mejorar la intimidad y la comodidad de las mujeres y las niñas.Con el apoyo de la Cruz Roja Sueca, la Sociedad de la Media Luna Roja de Bangladesh también distribuye periódicamente toallas sanitarias a las voluntarias de la comunidad que pasan largas horas trabajando en el campamento, donde el acceso a productos de higiene femenina es muy limitado.Más información sobre la higiene menstrual y la respuesta de la red de la IFRC en todo el mundo:Descubra aún más estudios de caso de las actividades de nuestras Sociedades Nacionales en materia de MHM en esta colecciónExplore nuestra gran cantidad de orientaciones prácticas, herramientas y recursos de sensibilización sobre higiene menstrual en nuestro sitio dedicado a WASH aquíVisite la página dedicada a WASH en el sitio web de la IFRCVisite la página de la campaña mundial del Día de la Higiene Menstrual para obtener más información sobre el tema de este año.Póngase en contacto con nuestra Oficial Superior de WASH en Salud Pública, Alexandra Machado, para cualquier pregunta relacionada con MHM: [email protected]*We recognize that not everyone who menstruates identifies as a woman, and that not all women menstruate.

Leer más
| Artículo

Mantener viva la humanidad ayudando a las comunidades a protegerse de las enfermedades infecciosas

En una zona residencial repleta de niñez y animales -y bajo un calor abrasador diario-, el voluntariado organiza actividades con la comunidad para ayudar a prevenir y controlar la propagación de enfermedades infecciosas. La comunidad carece de la infraestructura necesaria para suministrar agua potable o verter sus aguas residuales. Y como las fuentes públicas utilizadas para recoger agua no se mantienen rigurosamente, el riesgo de infección aquí es alto.La falta de sistemas de saneamiento hace que otras prácticas de riesgo, como la defecación al aire libre, planteen importantes riesgos higiénicos y epidemiológicos.Por esta razón, las personas voluntarias están informando a la población sobre las formas en que pueden protegerse de la infección, por ejemplo mediante la limpieza y el saneamiento adecuados de las fuentes de agua, además de las prácticas que deben evitarse. "Las actividades aumentaron realmente la conciencia entre la comunidad", dice Catherine, una voluntaria de 26 años de la Cruz Roja de Chad y residente local. "Notamos en particular que el centro de vacunación está mucho más concurrido".Catherine, técnica farmacéutica, es voluntaria de la Cruz Roja del Chad desde hace más de un año. Se encarga de divulgar los peligros de defecar al aire libre.Las personas voluntarias de la Cruz Roja y miembros de la comunidad se movilizan tres veces por semana para limpiar las zonas de mayor riesgo y sensibilizar sobre las buenas prácticas. "El proyecto seguirá viviendo por sí solo sobre el principio de que la comunidad transmita [esta información] a la comunidad", añade Catherine.A Catherine le apasiona su trabajo para aumentar los conocimientos y la resiliencia de su comunidad, y evitar que las enfermedades se propaguen. "El objetivo", explica, "es luchar contra el sarampión, la fiebre amarilla, la polio, el gusano de Guinea y el COVID-19".Las personas voluntarias de la Cruz Roja utilizan métodos comunitarios de vigilancia de enfermedades para mantener a salvo a la población: registran datos sanitarios sobre cuestiones específicas o la incidencia de enfermedades que afectan a la comunidad, y animan a la gente a notificar los casos sospechosos. Marie-Claire, enfermera diplomada y residente en Bongor, quien dirige un centro de salud dirigido por mujeres en la ciudad, opina que los esfuerzos de la Cruz Roja son eficaces porque han generado confianza en la comunidad."La Cruz Roja es un intermediario de confianza entre la población y el centro de salud", afirma. "La Cruz Roja lleva a cabo la vigilancia de las enfermedades y envía a las mujeres embarazadas o con sospecha de enfermedad a consultas [con el centro de salud]".La labor de prevención de enfermedades que realizan las personas voluntarias en varios barrios de Bongor cuenta con el apoyo de la Alianza Programática entre la red de la IFRC y la Unión Europea. La alianza proporciona financiación estratégica, flexible, previsible y a largo plazo, para que las Sociedades Nacionales puedan actuar antes de que se produzca una crisis o una emergencia sanitaria. Se está aplicando en 24 países de todo el mundo.

Leer más
| Artículo

Gaza: Una familia voluntaria ayuda a otras personas mientras ellas mismas se enfrentan a la dura realidad del conflicto.

"Me levanto temprano, a las siete de la mañana, para atender las necesidades de la familia, y luego me dirijo al mercado cercano, que está a un kilómetro de distancia. Busco algo para alimentar a mis hijas e hijos hambrientos".Así empieza un día típico para Youssef Khoder, voluntario de la Media Luna Roja Palestina del norte de Gaza. Youssef procede de una familia de personas voluntarias. Su madre es enfermera obstétrica y sus hermanos Mahmoud e Ibrahim también son enfermeros."Trabajamos en el punto médico de la MLRP en Jabalia desde su creación", cuenta. "Fuimos desplazados y tuvimos que trasladarnos a un centro de acogida, pero ahora la situación ha cambiado y hemos vuelto a nuestras casas".Después de comprar comida en el mercado, Youssef y su mujer encienden un fuego para preparar la comida de sus hijos pequeños. La hija mayor, Ayloul, tiene 6 años. Mohammed tiene 4 y Ghaith, 2. Después, Youssef se va a reunir con sus hermanos en el punto médico de Jabalia."Caminamos 2 kilómetros de ida y vuelta todos los días para llegar al punto médico donde somos voluntarios", dice. "Llevamos a cabo nuestro trabajo porque es nuestro deber humanitario, seguir sirviendo a nuestra gente en el norte de Gaza".Un punto vital para la salud comunitaria en medio del conflictoEl punto médico consiste en una gran tienda de campaña, en cuyo interior hay una docena de camillas o camas de hospital rodantes. El puesto médico de Jabalia, en el norte de la Franja de Gaza, ha permanecido operativo y ha prestado servicios médicos y sanitarios a miles de personas afectadas incluso cuando hospitales clave dejaron de funcionar; sigue prestando servicios a pesar de la escasez de medicamentos.Mientras sus hermanos atienden pacientes, Youssef toma fotos como parte de sus responsabilidades documentando el trabajo de sus colegas de la Media Luna Roja Palestina. Se trata de una función importante para documentar las necesidades humanitarias e informar al mundo de lo que hace la Media Luna Roja para tratar de satisfacerlas.Esto no es tan fácil como parece. Con los cortes de electricidad y la infraestructura de comunicaciones dañada, el simple acto de enviar las fotografías a la sede no es tan sencillo."Después de la oración de la tarde, camino un kilómetro hasta un lugar situado a gran altitud para poder captar señal y tener acceso a Internet. Paso media hora enviando archivos a la administración antes de volver al punto médico. Pasamos una hora con los colegas antes de regresar, y a veces nos detenemos en el mercado para comprar algo de comida para la tarde y para el día siguiente. Sin embargo, la comida escasea y los precios son muy altos".Durante el Ramadán, todo esto se hacía mientras ayunaban de sol a sol. Después del trabajo, volvían a casa antes de romper el ayuno (iftar). "Mi familia y yo nos sentamos juntos. Rompo el ayuno con ellos, rezo la oración del Magreb, tomo el té y vuelvo a pie al punto médico. Trabajo unas horas antes de volver tarde a casa.En cuanto a la escasez de alimentos, es como si lleváramos 6 meses ayunando, así que no es sólo durante el Ramadán.Seguimos trabajando con mayor determinación que antes, y rezamos para seguir pudiendo servir a la gente, y para que los días oscuros de Gaza pasen pronto."

Leer más
| Artículo

Sean inundaciones, terremotos u otras crisis, el impacto en el acceso al agua potable es inmediato y duradero.

Los desastres se presentan en muchas formas, desde la fuerza estremecedora de los terremotos hasta las incesantes inundaciones.En medio del caos y la destrucción, hay una necesidad crítica que trasciende las características específicas de la catástrofe: el acceso a agua limpia. La población de Marruecos y Libia se enfrentó cara a cara con esta realidad tras el terremoto de magnitud 6,8 que sacudió Marruecos el 8 de septiembre de 2023, y las devastadoras inundaciones que asolaron partes del este de Libia un par de días después, tras una tormenta masiva.Inmediatamente después de estos dos desastres, la deshidratación se convirtió en una amenaza, especialmente grave para poblaciones vulnerables como la niñez y las personas adultas mayores. Sin embargo, los peligros iban mucho más allá de la sed."El agua contaminada, consecuencia de la interrupción de las infraestructuras o de la propagación de aguas residuales por las inundaciones, se convierte en un caldo de cultivo para enfermedades transmitidas por el agua, como el cólera y la disentería", explica Jamilee Doueihy, oficial senior de agua, saneamiento e higiene (WASH) de la IFRC en la región de Oriente Medio y Norte de África."Estas enfermedades pueden desbordar rápidamente unos recursos médicos ya de por sí sobrecargados, añadiendo otra capa de sufrimiento a una comunidad ya devastada".Un delicado equilibrio rotoLos desastres alteran el delicado equilibrio de las infraestructuras hídricas. Los terremotos pueden romper las tuberías y dañar las plantas de tratamiento, mientras que las inundaciones pueden dejarlas sumergidas e inoperativas. Esta pérdida de acceso a un suministro de agua limpia y fiable, crea un efecto dominó que afecta al saneamiento, la higiene y la capacidad de preparar alimentos de forma segura.Inmediatamente después de una catástrofe de grandes proporciones, como la inundación masiva y repentina de Libia, los cadáveres que se encuentran cerca o dentro de las reservas de agua, también pueden provocar graves problemas de salud.Sin embargo, el impacto va más allá de los problemas sanitarios inmediatos. Sin agua para las necesidades básicas, la gente tiene dificultades para mantener la higiene, lo que aumenta el riesgo de infección. Las comunidades desplazadas que se enfrentan a la escasez de agua a menudo recurren a alternativas poco seguras, lo que pone aún más en peligro su salud. La escasez de agua también puede paralizar los esfuerzos de recuperación, ya que las personas se ven obligadas a dedicar tiempo a buscar agua en lugar de reconstruir sus vidas.La buena noticia es que el suministro de agua potable es una intervención poderosa en tiempos de desastre. "Tanto en Marruecos como en Libia, el agua fue una parte esencial de los esfuerzos de socorro durante la fase inicial de las dos emergencias", afirma Doueihy.En muchos asentamientos provisionales, que surgieron cuando la gente abandonó sus hogares inseguros, simplemente no había agua corriendo, ni agua potable. La gente también carecía de acceso a inodoros e instalaciones sanitarias.Por lo tanto, además de primeros auxilios, tiendas de campaña de emergencia y otros suministros esenciales, la Media Luna Roja Marroquí, la IFRC y otras Sociedades Nacionales asociadas entregaron botiquines de higiene e instalaron instalaciones provisionales de agua, saneamiento e higiene (retretes, duchas, puntos de agua e incineradores) para las personas que vivían en asentamientos provisionales.En Libia, mientras tanto, la Media Luna Roja Libia -junto con asociados del Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja- atendió las necesidades inmediatas de agua, saneamiento e higiene distribuyendo más de 240.000 botellas de agua y unos 6.000 kits de higiene, entre otras cosas.Otras Sociedades Nacionales apoyaron los esfuerzos. La Cruz Roja Alemana, por ejemplo, apoyó la instalación de dos plantas de tratamiento de agua, que posteriormente fueron sustituidas por sistemas de filtración que responden mejor a la evolución de las necesidades. Hasta la fecha, se han instalado cinco plantas desalinizadoras sencillas, además del mantenimiento de pozos de agua subterránea, entre otros esfuerzos.El próximo gran reto, afirma Doueihy, es ayudar a las comunidades a desarrollar soluciones a más largo plazo."Proporcionamos agua potable limpia a la población afectada, pero el paso gradual de la fase de emergencia a una fase de recuperación a largo plazo, significa que se necesitan soluciones sostenibles -como la reparación de las infraestructuras dañadas- para restablecer la seguridad hídrica y la capacidad de las comunidades de acceder a agua limpia."La seguridad del agua no es un lujo ante el desastre, es un salvavidas. Si damos prioridad al acceso al agua potable en la respuesta a los desastres a corto y largo plazo, podemos salvar vidas, prevenir brotes de enfermedades y capacitar a las comunidades para la reconstrucción. -Apoye a la población de Marruecos y Libia en su camino hacia la recuperación donando a los dos llamamientos de emergencia: Marruecos: Terremoto y Libia: Tormenta Daniel.

Leer más
| Página básica

Donación islámica

Como la mayor red mundial de organizaciones humanitarias y voluntariado con base local, la IFRC está en una posición única para garantizar que su donación de Zakat o Sadaqah llegue a las personas y comunidades que más lo necesitan. Estamos plenamente acreditados para recibir donaciones del Zakat y estamos presentes en las comunidades junto a quienes apoyamos. Actuamos antes, durante y después de los desastres y las emergencias sanitarias para satisfacer las necesidades y mejorar la vida de las personas vulnerables, llegando a millones de personas cada año.

Leer más
| Artículo

Día Mundial de la Radio: Cómo ayuda la radio a mantener sanas y seguras a las comunidades

Aunque vivimos en un mundo cada vez más digital, la radio sigue siendo una importante fuente de información, entretenimiento y conexión en países de todo el mundo.Esto es especialmente cierto entre las comunidades rurales, para las que la radio es a menudo la fuente más confiable -o a veces la única- de noticias e información en kilómetros a la redonda.Imagina que vives en una de estas comunidades, lejos del centro de salud más cercano. Te das cuenta de que la gente enferma y no sabes por qué. En busca de respuestas, sintonizas la emisora de radio local.El locutor habla de la "enfermedad misteriosa" con pánico, diciendo lo espantosos que son los síntomas, cuánta gente ha muerto y cómo hay que evitar a toda costa a las personas infectadas. Ha oído que la enfermedad podría ser una especie de maldición y que, al parecer, beber agua salada puede protegerte.Al escuchar este informe, y sin ninguna otra fuente a la que recurrir, probablemente sentirías miedo e inseguridad sobre qué hacer.Pero imagina que sintonizas y escuchas un programa totalmente distinto. El presentador ofrece con calma información práctica sobre la enfermedad: su nombre, sus síntomas, cómo se propaga y las medidas que puede tomar para protegerse. Entrevista a un médico local que conoces y en el que confías, y que responde a las preguntas y preocupaciones más comunes.De seguro sentirías confianza y tendrías la información que necesitas para mantenerte a ti y a tu familia a salvo.En varios países, la IFRC y nuestras Sociedades Nacionales se asocian con los medios de comunicación locales para hacer exactamente esto: proporcionar información que salva vidas antes, durante y después de los brotes de salud.En el marco del Programa Comunitario de Preparación frente a Epidemias y Pandemias (CP3), hemos estado trabajando con la organización benéfica BBC Media Action para formar a periodistas y Sociedades de la Cruz Roja de siete países en Programación Lifeline: programación especial de los medios de comunicación que proporciona información precisa, práctica y oportuna en una crisis sanitaria o humanitaria.Las Sociedades Nacionales se asocian regularmente con los medios de comunicación para difundir información útil que mantiene a las comunidades sanas y a salvo de una amplia gama de enfermedades. Veamos algunos ejemplos.KeniaEn los condados de Bomet y Tharaka Nithi, la Cruz Roja de Kenia trabaja en equipo con emisoras de radio locales y servicios de salud del condado, llegando a cientos de miles de personas con mensajes sanitarios útiles sobre cómo prevenir enfermedades como el ántrax, la rabia y el cólera. La información se transmite en un lenguaje sencillo. Y quienes escuchan pueden llamar para hacer preguntas o sugerir temas de salud para debatir."Al principio, los medios de comunicación eran conocidos por informar sobre dos cosas, quizá: política y cosas malas que han ocurrido en la sociedad. Pero la Cruz Roja nos ayudó [...] a utilizar los medios para educar a la gente sobre las enfermedades", explica Sylvester Rono, periodista de Kass FM con formación en la programación de Lifeline."Ahora estoy orgulloso de decir que esto ha ayudado realmente a nuestras comunidades. Nuestra gente sabe ahora por qué debemos vacunar a nuestras mascotas, por qué debemos ir al hospital cuando tenemos una mordedura, por qué debemos informar de cualquier incidente [sanitario], y cuando ves cualquier signo de enfermedad, ya sea rabia, ántrax, cólera [...] la importancia de informar antes", añade.CamerúnA finales de 2021, un brote de cólera amenazó la vida de las comunidades de la región norte de Camerún, una zona rural del país donde las comunidades están muy dispersas.Como parte de su respuesta, la Cruz Roja de Camerún se asoció con emisoras de radio locales y lanzó una serie de programas de radio comunitarios para compartir información sobre cómo protegerse, a qué síntomas prestar atención y dónde obtener ayuda en caso de enfermar.Los temas de los programas se seleccionaron en un trabajo conjunto con liderazgos de la comunidad. Y tras la emisión de los programas, el personal voluntario de la Cruz Roja se dirige a sus comunidades para reforzar los mensajes difundidos en antena mediante visitas puerta a puerta."El programa de radio es muy bueno, porque me ha dado información práctica. Tuve un caso de cólera en mi familia, pero gracias a las medidas que escuché en la radio, pude salvar al hijo enfermo de mi hermana", explicó Talaga Joseph, un oyente que llamó a FM Bénoué, una de las emisoras participantes.República Democrática del Congo (RDC)En la RDC, los rumores nocivos y la desinformación sobre la vacuna COVID-19 y otras enfermedades se han extendido por todo el país en los últimos años. Por ejemplo, algunas personas creían que la vacuna COVID-19 era una fuente de ingresos para el gobierno y no tenía ningún beneficio para la sociedad, mientras que otras creían que la vacuna contra el sarampión era menos eficaz que los remedios tradicionales a base de hojas de mandioca.Para hacer frente a estos rumores, las personas voluntarias de la Cruz Roja de la RDC fueron de puerta en puerta para recoger las opiniones de la comunidad y registrar los mitos y conceptos erróneos más comunes. Tras analizar la información, el personal de la Cruz Roja de la RDC lanzó programas de radio interactivos para abordar y desmentir directamente la desinformación sobre la salud y ofrecer consejos fiables. Por ejemplo, en la provincia de Kongo Central, la Cruz Roja de la RDC colabora con Radio Bangu para producir un programa llamado "Escuela de la Cruz Roja". Las personas que escuchan el programa llaman para consultar información sobre diferentes enfermedades, hacer preguntas y descubrir a qué tipo de apoyo pueden acceder a través de la Cruz Roja."La colaboración con la Cruz Roja es muy buena y ha permitido a la audiencia conocer mejor sus actividades y cómo pueden prevenir distintas enfermedades y epidemias. Las emisiones de la Cruz Roja son tan populares que han aumentado nuestro número total de oyentes en la zona que cubrimos", afirma Rigobert Malalako, Director de la emisora de Radio Bangu.--Las actividades con la radio local que aparecen en este artículo son sólo algunos ejemplos de las alianzas con los medios de comunicación desarrolladas a través del Programa Comunitario de Preparación frente a Epidemias y Pandemias (CP3). Financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), el CP3 apoya a las comunidades, las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y otros socios para prevenir, detectar y responder a las amenazas de enfermedades.Si te ha gustado este artículo y quieres saber más, suscríbete al Boletín de preparación para epidemias y pandemias de la IFRC. También puedes acceder a los siguientes recursos: Guía de BBC Media Action para los medios de comunicación sobre la comunicación en emergencias de salud pública (disponible en varios idiomas)Sitio web de programación Lifeline de BBC Media ActionCaja de herramientas de Control de Epidemias de la IFRC

Leer más
| Nota de prensa

Estudio mundial de la IFRC sobre COVID-19: el banco de vacunas es un "elemento esencial" para la próxima respuesta a una pandemia

Ginebra/Ciudad de Panamá/Buenos Aires - 31 de enero de 2024Los gobiernos deben prepararse para la próxima pandemia creando un "banco de vacunas" internacional que garantice la disponibilidad y distribución de vacunas de forma equitativa en todas las regiones del mundo.Esa es la recomendación central de un nuevo informe elaborado tras un enorme estudio sobre el impacto del COVID-19 y las reacciones de las autoridades ante la pandemia. El informe se publica exactamente cuatro años después del primer llamamiento mundial de emergencia de la IFRC, el 31 de enero de 2020.La Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) encargó a investigadores del Observatorio Humanitario, un Centro de Referencia de la IFRC gestionado por la Cruz Roja Argentina, la realización de un importante proyecto de investigación. Para ello, realizaron entrevistas a 16.027 personas, en colaboración con 90 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.Se preguntó a personas de distintos sectores sobre sus experiencias durante la pandemia de COVID-19. También colaboraron en la realización de las encuestas socios estratégicos del sector privado y sindicatos. Las personas participantes fueron elegidas para representar a quienes trabajan o forman parte de seis sectores sociales: salud, academia/educación, transporte, organizaciones no gubernamentales (ONG), sector empresarial y medios de comunicación. El estudio buscaba tanto tendencias comunes como contrastes entre geografías y sectores. Su objetivo era elaborar recomendaciones para que la próxima pandemia pueda afrontarse mejor que la anterior.El estudio - "Insights Gained by Strategic Sectors During the Pandemic"- constató:Casi el 70% de las personas de todos los sectores y regiones tenían un elevado temor a contraer el virus COVID-19. Las personas de las Américas y/o que trabajaban en el sector sanitario tenían el mayor temor.Más de la mitad de las personas encuestadas afirmaron que sus finanzas personales se habían visto afectadas por la pandemia. El 54% de las personas participantes dijo que su gobierno manejó bien la pandemia. El porcentaje fue mayor en África y menor en América. Casi la mitad de participantes que trabajaban en la atención sanitaria y los medios de comunicación sintieron "discriminación" por el papel que desempeñaron durante la pandemia. La gran mayoría de personas afirmaron que no se les dio prioridad en la vacunación a pesar del importante papel que desempeñaron durante la pandemia. Las principales recomendaciones del informe incluyenCrear un banco mundial de vacunas y antídotos para garantizar la disponibilidad y distribución de suministros de forma equitativa en todas las regiones.Establecer prioridades para la vacunación o la entrega de medicamentos a quienes permiten a la ciudadanía mundial recibir alimentos, atención médica, noticias y educación.Llevar a cabo una campaña de comunicación desde un organismo supranacional que valore las acciones de los sectores esenciales para legitimar sus tareas y reconocer su labor.En palabras de José Scioli, Director del Observatorio Humanitario de la Cruz Roja Argentina:"Algunas de las respuestas a los principales desafíos requieren establecer procesos eficientes a escala global. Por eso es tan central tomar estas lecciones globales para asegurarnos de que todas las personas -como humanidad en su conjunto- podamos aprender de nuestra experiencia y fortalecernos. Estamos convencidos de que somos capaces de aprender de nuestro pasado para mejorar el presente y el futuro. Con las enseñanzas del estudio del Observatorio Humanitario, podemos promover el intercambio de información para mejorar nuestras sociedades".Xavier Castellanos, Secretario General Adjunto de la IFRC, declaró:"La pandemia de COVID-19 provocó la mayor perturbación mundial de la vida normal en una generación. Pero sus repercusiones fueron desproporcionadas. A menudo, por ejemplo, las vacunas se distribuyeron en función del dinero, no de las necesidades. Quienes más contribuyeron a ayudar a las personas más vulnerables durante la pandemia, recibieron con demasiada frecuencia el peor trato. Este importante estudio ofrece una vía para gestionar mejor la próxima pandemia. Por su ambición y escala, sus recomendaciones tienen peso. "El informe completo puede descargarse en inglés aquí, y desde aquí a través del enlace "Descargar Informe" en español, francés y árabe.Hay gráficos y animaciones descargables para añadir a la cobertura aquíPara más información o solicitar una entrevista: [email protected] Ginebra: Andrew Thomas +41 76 367 65 87En Buenos Aires: Jose Scioli +54 911 64551193En Panamá: Susana Arroyo Barrantes +507 6999 3199

Leer más
| Artículo

Crisis del hambre: "Ahora puedo cuidar de mi propia familia"

En la región de Lubombo (Eswatini), cerca de la ciudad de Big Bend, Bongani Masuku, de 39 años, observa su campo de maíz. Acaba de cosechar una parte la semana pasada. "Pero aún queda trabajo por hacer", dice Bongani y empieza a trabajar la tierra. Lubombo es una de las zonas más calurosas de Eswatini. Mientras Bongani deshierba su campo, la temperatura ya ha subido a más de 34 grados. "Elimino las malas hierbas para que mi maíz crezca bien", dice. "Si dejara que las malas hierbas se apoderaran de todo, las siembras crecerían muy delgadas y no ofrecerían una buena cosecha". A principios de la temporada, Bongani asistió a un curso de formación agrícola, tras el cual recibió asistencia en efectivo de unos 70 euros aproximadamente. Invirtió el dinero en semillas de maíz más resistentes a la sequía, ya que el cambio climático ha hecho que las lluvias sean más irregulares y ha aumentado la sequía. Alrededor del 70% de la población de Eswatini depende directamente de la agricultura para su subsistencia. Por eso las cambiantes condiciones meteorológicas son extremadamente preocupantes. "Las recientes olas de calor han dificultado mucho la agricultura. El maíz no debe recibir demasiada luz solar cuando está floreciendo. La lluvia es importante en esa fase. La última vez que el maíz floreció no llovió nada, así que mi cosecha fue menor de lo que esperaba". El campo de maíz tiene un gran significado para Bongani. "Me permite alimentar a mi familia, pero también vender parte de la cosecha y conseguir dinero", añade. "Este dinero me ayuda a darle educación a mis hijos. Tengo cinco hijos con mi querida esposa. Ahora puedo comprarles libros de texto y otro material escolar, como bolígrafos. Si gano suficiente dinero, también puedo comprarles zapatos para que vayan a la escuela". Inseguridad alimentaria prolongada Como en otros lugares del sur de África, la población de Eswatini sufre una grave y prolongada crisis de seguridad alimentaria que comenzó en 2015. La sequía provocada por el fenómeno de El Niño, reforzada aún más por el cambio climático y la irregularidad de las lluvias e inundaciones desde entonces, han dañado las cosechas año tras año. Bongani es una de las 25.500 personas incluidas en el proyecto de tres años financiado por la Unión Europea para mejorar la seguridad alimentaria mediante asistencia en efectivo. Además de la Cruz Roja Finlandesa, el proyecto incluye a la Cruz Roja de Baphalali Eswatini y a la Cruz Roja Belga de Flandes. Para las personas destinatarias de la asistencia en efectivo, como Winile Masuku, el dinero ha significado la posibilidad de comprar alimentos como arroz, harina de maíz y aceite de cocina en un momento en que las fuentes habituales de alimentos son mucho menos abundantes y más caras. "Antes de recibir la asistencia en efectivo, dependíamos de nuestros vecinos", explica Winile sentada frente a su casa, cuyas paredes están hechas de intrincados tejidos de ramas y piedra. "Ahora puedo cuidar de mi propia familia". Jardinería para el cambio Aunque no todo el mundo se dedica a la agricultura, muchas personas en Eswatini cultivan una parte de su sustento diario en huertos comunitarios locales. Esta es una de las razones por las que este proyecto de resiliencia climática también pretende revivir la tradición de los huertos comunitarios. Parte de ese esfuerzo incluye cursos de formación del Ministerio de Agricultura sobre la forma más eficaz de cuidar los huertos comunitarios ante condiciones climáticas más extremas. Después de cada formación, quienes participan reciben asistencia en efectivo de unos 35 euros para comprar semillas de plantas, por ejemplo. Se anima a estas personas a utilizar variedades de cultivos que requieran menos agua. "El huerto ofrece estabilidad a mi familia, ya que me empleo en esto y cuido de mi familia", dice Sibongile, una de las participantes. "La cosecha del huerto me permite alimentar a mi familia, y también puedo vender algunas cosechas para conseguir dinero para la educación de mis hijos". Salud en el campo También es importante garantizar la salud de la población, ya que la sequía y el calor pueden crear condiciones que agraven la propagación de enfermedades y síntomas como la deshidratación. Por esta razón, el proyecto financiado por la UE también apoya a la comunidad en la preparación ante epidemias y pandemias. La Cruz Roja de Baphalali Eswatini gestiona tres clínicas en el país, y el proyecto apoya su capacidad para responder a diferentes epidemias, como las enfermedades diarreicas, la tuberculosis y el VIH. "Todas las mañanas ofrecemos asesoramiento sanitario, lo que significa que informamos a las personas atendidas de las epidemias que hay actualmente", explica Phumlile Gina, enfermera de la clínica de Hosea Inkhundla, en la región de Shiselweni. "Ahora mismo les informamos de las vacunas, sobre todo contra el coronavirus y la tuberculosis. También hacemos hincapié en la higiene adecuada: explicamos lo importante que es lavarse las manos y también recordamos a la gente que lave sus recipientes de agua de vez en cuando." "Algunas de las personas que atendemos aquí en el campo son muy pobres", añade. "Pueden venir a la clínica por alguna razón completamente distinta, por una gripe, por ejemplo. Pero entonces podemos darnos cuenta de que el crecimiento del hijo del paciente está claramente atrofiado y hay motivos para sospechar malnutrición." "También podemos ocuparnos de esas situaciones y vigilar el estado de las personas. Me siento muy bien cuando un paciente vuelve a la clínica al cabo de seis meses y dice que su hijo está muy bien y juega como los demás niños y niñas." La Alianza Programática entre la red de la IFRC y la Unión Europea proporciona financiación estratégica, flexible, previsible y a largo plazo, para que las Sociedades Nacionales puedan actuar antes de que se produzca una emergencia. Se está aplicando en todo el mundo, incluyendo 13 países de África.

Leer más
| Artículo

Uganda: El Club de Salud Escolar ayuda a estudiantes y a las comunidades a protegerse de las enfermedades

"El Club de Salud Escolar nos ha enseñado a cuidar nuestra salud. También llevo a mi casa los conocimientos que aprendo en el club, y mis padres llevan esos mensajes a la comunidad en general". Son palabras de Kikanshemeza, alumna de la escuela primaria de Mwisi, en el suroeste de Uganda, y orgullosa miembro de su Club de Salud Escolar. Creado por la Cruz Roja de Uganda, el Club de Salud Escolar ayuda a estudiantes de primaria y secundaria a comprender cómo protegerse de diversas amenazas de enfermedad, mantenerse saludables y compartir sus nuevos conocimientos con sus pares, familias y comunidades en general. Se trata de una de las muchas actividades diferentes del Programa Comunitario de Preparación para Epidemias y Pandemias (CP3), un programa multinacional dirigido por la IFRC y siete Sociedades Nacionales de la Cruz Roja para ayudar a las comunidades, que son las primeras en responder, y a otros socios a prepararse, detectar, prevenir y responder a los riesgos sanitarios. Desde que se unió a su Club de Salud Escolar, Kikanshemeza ha construido en su casa un "tippy tap" -una sencilla instalación de bajo costo para lavarse las manos que puede ayudar a reducir hasta el 50% de las infecciones evitables-, ha apoyado a su familia para que lo use regular y adecuadamente, y ha compartido información sobre diferentes enfermedades que puede salvar vidas. "Nos dijo que no comiéramos carne de animales muertos y que nos aseguráramos de enterrarlos correctamente, y también que los murciélagos son una causa potencial del ébola y que los monos también pueden transmitirlo", explica Annet, la madre de Kikanshemeza. El conocimiento es poder Kikanshemeza es una de los 30 personas del Club de Salud Escolar de la escuela primaria de Mwisi. El club se reúne una vez a la semana en sesiones especiales dirigidas por Akampurira, un facilitador de la Cruz Roja de Uganda, que les enseña todo sobre distintas enfermedades, incluido cómo reconocer los signos y síntomas, qué personas pueden estar más expuestas y qué medidas pueden tomar las y los estudiantes para evitar que las enfermedades se propaguen. Después, el club se encarga del mantenimiento de las instalaciones de lavado de manos de la escuela, se aseguran de que la población estudiantil siga unas prácticas higiénicas adecuadas; y comparten lo que han aprendido con sus clases, a menudo mediante grandes representaciones teatrales en el vestíbulo de la escuela. Las y los estudiantes presentan escenas informativas y animadas: desde un paciente que pide ayuda a un médico tras notar síntomas de paludismo, hasta una persona a la que muerde un perro en la calle y se apresura a vacunarse. Abordar temas sanitarios serios de esta forma más divertida y desenfadada ayuda a desmenuzar temas complejos, mantiene el compromiso y les ayuda a retener los conocimientos por si los necesitan en el futuro. ¿Por qué implicar a estudiantes en la preparación ante epidemias? La IFRC y nuestras Sociedades Nacionales miembros se han centrado desde hace mucho tiempo en ayudar a las personas a prepararse, responder y recuperarse de las epidemias. Sabemos por experiencia que una preparación eficaz ante las epidemias debe implicar a las propias comunidades, a las personas que intervienen en primera instancia y a socios de todos los ámbitos de la sociedad, como las escuelas. "Los clubes escolares de salud han cambiado las reglas del juego de la comunicación sobre riesgos sanitarios, ya que la población estudiantil comprometida han sido excelentes educadores entre iguales en la escuela, y también agentes de cambio en el hogar", explica Henry Musembi, Delegado del Programa CP3 para Uganda y Kenia. "Los clubes son una gran plataforma para formar a la próxima generación de personas defensoras y de respuesta a las emergencias epidémicas en las comunidades destinatarias", añade. Ver el cambio positivo Kushaba, otro miembro del Club de Salud Escolar cuyo hermano había padecido paludismo anteriormente, dice que ha aprendido mucho del club y que ha notado un cambio positivo en su comunidad: "Aprendimos cómo podemos controlar el paludismo cortando los compuestos, drenando toda el agua estancada para destruir el hábitat de los mosquitos, y cómo se puede usar un mosquitero tratado". "Antes de la introducción del Club de Salud Escolar, no teníamos grifos de punta, no sabíamos cómo usar los retretes, ni siquiera cómo podemos limpiar nuestra escuela. Las y los estudiantes sufrían enfermedades como el paludismo o el cólera, pero ahora, gracias al Club de Salud Escolar, están bien", añade. -- El Club de Salud Escolar de Mwisi es uno de los varios creados en Uganda y otros países a través del Programa Comunitario de Preparación ante Epidemias y Pandemias (CP3). Financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), el programa se ejecuta en siete países y apoya a las comunidades, las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y otros socios para prevenir, detectar y responder a las amenazas de enfermedades. Si le ha gustado esta historia y desea saber más: Visite nuestra página web Preparación ante epidemias y pandemias Suscríbase al boletín de preparación para epidemias y pandemias de la IFRC

Leer más
| Artículo

De los bombardeos a los apagones: Los equipos de la Media Luna Roja Palestina afrontan retos de vida o muerte para salvar vidas.

Desde que estalló la violencia armada en Israel y la Franja de Gaza el 7 de octubre, el trabajo de los equipos de los servicios de emergencia no ha cesado, a menudo en las circunstancias más desgarradoras. Cada día, los equipos de ambulancias de la Media Luna Roja Palestina (MLRP) salen a las calles de Gaza, salvando vidas y arriesgando la suya propia, ya que incluso ambulancias y hospitales han sido objeto de ataques. Desde el principio, los equipos de la MLRP han respondido incansablemente, prestando primeros auxilios y apoyo psicosocial, transportando a las víctimas mortales y distribuyendo ayuda esencial mientras prosiguen los combates. Lamentablemente, cuatro voluntarios de la MLRP perdieron la vida mientras estaban de servicio, lo que dificulta aún más el trabajo de sus colegas, que intentan hacer frente a la pérdida. "Para ser totalmente sincero, tengo miedo, como todo el mundo", Haitham Deir, paramédico de la MLRP que trabaja en la delegación de Rafah. "Dejé a mis hijos en casa sin acceso a comida, agua o electricidad. Cuando estoy de servicio, les llamo periódicamente para ver cómo están, y esta preocupación constante es abrumadora, a lo que se suma el hecho de que nos enfrentamos a disparos y bombardeos constantes, y algunos de nosotros resultamos heridos o morimos. "Todos estos retos pasan factura a nuestro bienestar psicológico. Sin embargo, persistimos. Es una obligación moral, y yo seguiré trabajando hasta el final". ‘Nuestros ojos y oídos’ Además de los incesantes bombardeos y tiroteos, los equipos de la MLRP han tenido que lidiar con cortes intermitentes en las comunicaciones, lo que significa que a menudo no hay forma de que la gente llame para pedir una ambulancia cuando se produce un ataque. Esto ha dificultado enormemente su respuesta. Sin embargo, los equipos de ambulancias de la MLRP han encontrado formas creativas de garantizar que los paramédicos puedan encontrar a la gente cuando hay una necesidad urgente. "Colocamos nuestras ambulancias estratégicamente y tuvimos que usar nuestros ojos y oídos para estar atentos a los bombardeos", explica Mohammed Abu Musabih, director de operaciones y emergencias de la MLRP en la franja de Gaza. "Luego se enviaron equipos a las zonas bombardeadas, porque es allí donde es más probable que la gente necesite ayuda". "También colocamos ambulancias cerca de los hospitales, y confiamos en que las ambulancias que llegaban con personas heridas nos dieran información sobre el lugar del que procedían", continuó. "A continuación, los equipos de ambulancias se dirigían al lugar". Por desgracia, en la mayoría de los casos, incluso los intentos más creativos han sido ineficaces, ya que los equipos de la MLRP tienen enormes dificultades para llegar a las personas necesitadas debido a los daños en las infraestructuras, los bloqueos de carreteras y los asedios militares que se están produciendo en varias partes de la ciudad. Se acaban las provisiones y llega el invierno La situación dentro de los hospitales de Gaza ha sido aún más trágica, ya que el personal médico y de enfermería ha recurrido a la medicina tradicional a medida que se agotaban los suministros. Muchos hospitales se vieron obligados a suspender sus servicios por falta de combustible. La población palestina también ha buscado refugio en los hospitales, pero tras el asedio, muchas personas -entre ellas enfermas y heridas- tuvieron que ser evacuadas, sin tener adónde ir. Gran parte de las personas afectadas en Gaza viven actualmente en tiendas de campaña o en espacios abiertos, lo que les deja en una situación extremadamente vulnerable a medida que se acerca el invierno, y con él la amenaza de inundaciones y la posible propagación de enfermedades. Los equipos de ambulancias y voluntariado de la MLRP estarán allí haciendo todo lo posible para garantizar que la gente reciba la mejor atención posible dadas las circunstancias. Hasta el 11 de diciembre, los equipos de la MLRP habían prestado asistencia de emergencia a más de 11.000 personas y habían trasladado los cadáveres de más de 3.500 personas fallecidas a causa de los combates. Los equipos de Cisjordania han atendido a más de 3.000 personas heridas y han transportado a más de 80 cadáveres de personas fallecidas en el conflicto. "Desde que comenzaron las hostilidades, los equipos y personas voluntarias de la Media Luna Roja Palestina estuvieron en primera línea salvando vidas, día tras día, sin descanso", afirma Hossam Elsharkawi, director regional para Oriente Medio y Norte de África. "El nivel sin precedentes de los retos a los que se enfrentaron es incomprensible. Les rendimos un gran homenaje; han mostrado lo mejor de la humanidad. Paralelamente, hacemos un llamamiento a la comunidad internacional para que acelere soluciones diplomáticas que aborden las causas profundas, incluido el fin del inhumano asedio a Gaza, y permitan que llegue más ayuda humanitaria a todas las partes de Gaza, incluido el combustible."

Leer más
| Artículo

El cólera ha vuelto pero el mundo mira hacia otro lado

Este artículo se publicó originalmente en el sitio web del BMJ aquí. El cólera, cuya erradicación se creía cercana, ha vuelto: deshidrata y mata a personas en cuestión de horas y asola comunidades de seis continentes. A pesar del alarmante número de casos y muertes en el último año, los responsables de la toma de decisiones hacen la vista gorda, dejando que la gente muera de una enfermedad prevenible y tratable. La comunidad sanitaria debe dar la voz de alarma para que se tomen medidas inmediatas. Se necesita urgentemente una respuesta de emergencia fuerte y global, pero es sólo un primer paso. Más que nunca, el mundo debe invertir en sistemas de agua y saneamiento y preparar a las comunidades antes de que se produzcan brotes. En los últimos 200 años, ha habido siete pandemias de cólera, y el brote actual es el mayor en una década. En 2022, 30 países notificaron brotes de cólera, incluidos lugares que habían estado libres de la enfermedad durante décadas. En Haití, donde millones de personas se han visto desplazadas por la violencia, el cólera ha matado a cientos de personas en pocos meses. Líbano está experimentando su primer brote desde 1993, con más de 6.000 casos registrados. Tras unas inundaciones devastadoras, Nigeria sufrió un importante brote de cólera. En Malaui, el peor brote en décadas ha dejado 620 muertos desde marzo. Las escuelas están ahora cerradas en un intento de detener el aumento de infecciones. El riesgo de transmisión del cólera se multiplica cuando las personas viven en condiciones de pobreza o hacinamiento y carecen de acceso a agua potable, saneamiento adecuado e instalaciones higiénicas. El cólera, una enfermedad diarreica causada por la bacteria Vibrio cholerae, suele propagarse a través de alimentos o agua contaminados. Si no se trata, puede causar deshidratación grave y ser mortal en cuestión de horas. Casi la mitad de la población mundial -aproximadamente 3.600 millones de personas- vive sin un saneamiento seguro en su hogar, lo que la hace vulnerable a los brotes de cólera. La Organización Mundial de la Salud informa de que al menos 2.000 millones de personas consumen agua de fuentes contaminadas con heces. Crisis superpuestas Sin embargo, las causas profundas de la oleada de brotes recientes de cólera son complejas y polifacéticas. Las crisis humanitarias superpuestas en todo el mundo, como la migración, los conflictos, la pobreza y la injusticia social, obligan a la gente a vivir en condiciones insalubres, lo que alimenta la propagación de esta enfermedad infecciosa. Tras la pandemia de covid-19, el número de personas que viven en la pobreza extrema aumentó por primera vez en una generación. Y ahora, el aumento de la inflación y las repercusiones del conflicto en Ucrania podrían empeorar una situación ya de por sí grave. El cambio climático contribuye a la propagación del cólera. Los fenómenos meteorológicos extremos más frecuentes e intensos, como huracanes e inundaciones, han provocado importantes trastornos en los procesos de tratamiento del agua y dañado las infraestructuras sanitarias en muchas partes del mundo. La combinación de temperaturas más altas y precipitaciones extremas provoca una mayor incidencia de infecciones transmitidas por el agua, como el cólera. Factores como la inseguridad alimentaria también agravan la vulnerabilidad de las comunidades a la propagación del cólera. La desnutrición debilita el sistema inmunitario, lo que aumenta el riesgo de que una persona sufra síntomas graves y muera. A medida que los acontecimientos mundiales hacen subir los precios de los alimentos, también ha aumentado el número de personas desnutridas. Se calcula que 140 millones de personas en África se enfrentan a una grave inseguridad alimentaria. El cólera puede tratarse con un método sencillo llamado tratamiento de rehidratación oral, pero muchas personas no pueden acceder a esta herramienta que salva vidas: se calcula que el 56% de los niños con diarrea no pueden recibir este tratamiento. El cólera también puede prevenirse mediante la vacuna oral contra el cólera, pero el suministro no puede satisfacer las necesidades actuales. A finales de 2022, 11 países que sufrían brotes de cólera habían solicitado 61 millones de dosis de la vacuna, mucho más de los 36 millones de dosis que se esperaba producir. La escasez de vacunas ha obligado recientemente al Grupo Internacional de Coordinación, del que forma parte la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC), a pasar de una estrategia de dos dosis a una de dosis única para poder ampliar la cobertura. Moralmente inaceptable En lugares como Malaui y Haití, la tasa de mortalidad por cólera se triplicó en 2022. Nadie debería morir de una enfermedad prevenible y tratable. Este nivel de sufrimiento es moralmente inaceptable. La IFRC ha puesto en marcha una respuesta de emergencia en 20 países, en la que voluntarios capacitados de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja rastrean las vías de transmisión y, al mismo tiempo, se aseguran de que las instalaciones de saneamiento funcionen y de que haya suministro de agua potable. A nivel comunitario, los equipos tratan a las personas administrándoles un tratamiento de rehidratación oral y derivando a los más gravemente afectados al hospital. En Malaui, donde el número de infecciones aumenta día a día, la Cruz Roja ha establecido 14 puntos de rehidratación oral en todo el país y está llegando a más de 753.000 personas con campañas de salud e higiene. Los voluntarios también desempeñan un papel importante en las campañas de vacunación contra el cólera. La Cruz Roja Libanesa, por ejemplo, ha contribuido considerablemente al despliegue de la campaña nacional de vacunación contra el cólera. Mediante visitas puerta a puerta a hogares, instituciones y organizaciones, la Cruz Roja Libanesa vacunó a más de 260.000 personas en sólo 39 días en 151 municipios. En los países donde el cólera es endémico, estamos poniendo en marcha sistemas de abastecimiento de agua, saneamiento y programas de higiene sostenibles a largo plazo. Por ejemplo, en los países donde operamos, construimos y rehabilitamos 1.300 sistemas de agua, más de 7.000 instalaciones de saneamiento en hogares, escuelas y centros de salud, y cerca de 6.000 estaciones de lavado de manos, mejorando la vida de más de tres millones de personas en todo el mundo. El personal y los voluntarios de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja están en primera línea en esta emergencia de salud pública, pero no podemos hacerlo solos. El resurgimiento del cólera en todo el mundo a pesar de décadas de esfuerzos de erradicación sugiere que los mecanismos de control, prevención y respuesta al cólera deben ampliarse rápidamente. Para prevenir brotes, reducir la transmisión y salvar vidas, necesitamos un compromiso político y mayores recursos financieros. Debemos garantizar el acceso al suministro de agua potable e invertir en infraestructuras de saneamiento adecuadas en las comunidades de mayor riesgo. Debemos aumentar la producción y distribución de vacunas orales contra el cólera. Los sistemas de salud pública y los centros de tratamiento del cólera deben estar mejor financiados. Por último, debemos generar confianza en las comunidades. Es menos probable que la gente siga las medidas preventivas si no confía en los líderes de su comunidad y en los sistemas sanitarios. Pero para acabar realmente con el cólera, no podemos olvidar las crisis humanitarias de raíz. Los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales y el sector privado deben movilizarse de una vez y aumentar las inversiones en infraestructuras y sistemas sanitarios y sociales para que puedan resistir las consecuencias de las catástrofes, los conflictos y el cambio climático. Una de las lecciones más importantes que aprendimos de la pandemia del covid-19 es que nadie está a salvo hasta que todos lo están. Trabajar juntos y garantizar que nadie se quede atrás redunda en beneficio de todos. -- Visite nuestra página sobre agua, saneamiento e higiene (WASH) para obtener más información sobre el cólera. Y siga a Petra en Twitter para más actualizaciones sobre el trabajo de la IFRC en salud y asistencia: @petra_khoury

Leer más
| Artículo

El Secretario General de la IFRC habla del año que empieza: "Esperanza en medio de la desesperanza"

Es fácil sentir desesperanza en estos días: crisis climáticas, personas al borde de la inanición en algunas partes de África, múltiples guerras, conflictos prolongados, personas que tienen que abandonar sus hogares por desesperación, casos vergonzosos de exclusión en muchas partes del mundo, crisis crecientes de salud mental, personas que no tienen acceso básico a agua y saneamiento. La lista es interminable. Aunque estas crisis afectan a todos, las comunidades marginadas, excluidas y de 'última milla' se llevan la peor parte de forma desproporcionada. Hace unos 43 años, me inscribí como joven voluntario de la Cruz Roja Nepalesa. Me apunté sin saber cómo se desarrollaría mi vida ni adónde me llevaría. Entonces no entendía del todo, pero ahora sí, la misión y el mandato de nuestra red de la IFRC, y los principios fundamentales que guían nuestro trabajo con una visión muy simple: marcar una diferencia positiva en la vida de las personas. Hace tres años, no conocíamos la magnitud del impacto de una pandemia mundial, de un conflicto armado internacional en medio de Europa y de todas las demás crisis mundiales a las que hemos estado respondiendo. En este contexto, permítanme compartir algunas de mis reflexiones sobre la situación actual. Reflexión sobre el mandato y la pertinencia de la IFRC A medida que el mundo se enfrenta a la "policrisis", nuestro mandato adquiere más relevancia que nunca, si no más. La IFRC está a la vanguardia de los esfuerzos humanitarios en tiempos de desastres, crisis y otras emergencias. Al prestar asistencia inmediata y programas de desarrollo sostenible a largo plazo, la red de la IFRC sitúa a las personas en el centro de una asistencia vital que salva vidas. Trabajamos para fortalecer la resiliencia de las comunidades en entornos vulnerables, asegurando que estén mejor preparadas y sean más capaces de hacer frente a nuestro mundo cambiante. En una época de grandes disparidades globales en cuanto al acceso a los servicios, nosotros tendemos puentes. El papel de las organizaciones verdaderamente locales, como nuestras Sociedades Nacionales miembros, es fundamental para llegar a los sectores más desfavorecidos de las sociedades. La localización es fundamental a medida que crecen las crisis; pero los recursos no van a su ritmo. Lo de siempre no va a funcionar. El verdadero empoderamiento de las organizaciones comunitarias y la descolonización de la ayuda serán fundamentales en 2023 y más allá. Reflexión sobre nuestros principios fundamentales, en particular el principio de neutralidad La amenaza a nuestros principios, en particular al principio de neutralidad, reside en el hecho de que el conflicto armado internacional en Ucrania ha adquirido una dimensión política mucho mayor. Esto ha ejercido una gran presión sobre el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Debemos mantener una postura neutral y llevar a cabo operaciones de ayuda imparciales, para garantizar el cumplimiento de nuestro principio de neutralidad. Aunque seguimos siendo sensibles a los retos que plantea el conflicto y haremos todo lo que esté en nuestra mano para cumplir nuestro mandato, es esencial que nuestros principios fundamentales sigan siendo la base de nuestras acciones. No hacerlo dañará irreparablemente la noción de una acción humanitaria neutral e independiente. En medio de los rápidos cambios que se producen en el panorama humanitario mundial, hay algo que permanece constante: nuestros principios fundamentales. Nuestros valores y principios trascienden todas las divisiones que existen en el mundo. Reflexión sobre las tendencias actuales Seguimos de cerca las tendencias mundiales que repercuten en nuestro trabajo. Las crisis climática y medioambiental han estado en primera línea. Cuestiones sociales como la erosión de la confianza, la migración y los desplazamientos, la desigualdad, la salud mundial y las crisis alimentarias están directamente relacionadas con nuestro mandato. Cuestiones económicas como la crisis del coste de la vida y las crisis energéticas repercutirán en nuestro trabajo. Habrá que tener en cuenta cuestiones tecnológicas, como la oportunidad creada por la digitalización, así como los riesgos derivados de la brecha digital y los relacionados con la seguridad de los datos humanitarios. También debemos ser conscientes del panorama político mundial y de la actual falta de liderazgo político mundial capaz de hacer frente a múltiples crisis. El conflicto armado internacional en Ucrania tendrá un impacto significativo en el panorama geopolítico y agravará la situación humanitaria en todo el mundo. Debemos ser lo suficientemente humildes como para reconocer que no existe una solución humanitaria para la mayoría de estas crisis. Debe haber una solución política y debemos apoyar y abogar por ella. Reflexión sobre nuestras ambiciones Nuestras ambiciones son sencillas al abordar estas tendencias. Seguiremos siendo audaces en nuestro apoyo a los miembros, tanto en la acción humanitaria como en el fomento de la resiliencia. Nos esforzaremos más por establecer una relación de confianza con nuestros miembros y nuestra estructura de gobierno. Invertiremos más en las transformaciones de las Sociedades Nacionales aprovechando el poder de los jóvenes y los voluntarios. Avanzar en materia de género e inclusión exigirá un impulso constante. Debemos esforzarnos más por ser una organización que aprende y evoluciona continuamente. En el seno de la familia, seguiremos construyendo una cooperación de movimientos mutuamente respetuosa. Ampliaremos nuestros esfuerzos de diplomacia humanitaria y seguiremos reforzando nuestra asociación altamente profesional con todos los socios. Sobre la base del nuevo modelo operativo y la nueva arquitectura de recursos, desarrollaremos enfoques más inclusivos en toda la IFRC. Aceleraremos nuestro proceso de digitalización. Seguiremos reforzando la agilidad y la rendición de cuentas. Se abordarán de manera proactiva y decisiva los problemas de fraude y corrupción, explotación sexual, abuso y acoso, racismo y discriminación. El mundo está lleno de retos de enormes proporciones. Pero también está lleno de personas y organizaciones comprometidas a afrontarlos y a trabajar juntas para lograr un cambio positivo. Nosotros somos una de esas organizaciones. Lideraremos desde el frente, trabajando con nuestros miembros y sus voluntarios. Actuaremos con audacia, pero con calma y serenidad. Por supuesto, habrá retos en el camino, pero siempre avanzaremos con integridad. Tendremos que dar lo mejor de nosotros mismos cuando los retos sean mayores. Y tendremos que aportar siempre esperanza en medio de la desesperanza.

Leer más
| Artículo

Inundaciones en Pakistán: Seis meses después, las necesidades humanitarias siguen siendo acuciantes

Han pasado casi seis meses desde que las inundaciones repentinas azotaron algunas zonas de Pakistán, y cientos de miles de personas siguen sufriendo sus efectos. Viviendas, medios de subsistencia y tierras de cultivo quedaron destruidos y muchas partes del país siguen bajo el agua. Se calcula que 33 millones de personas se han visto afectadas, de las cuales 20 millones siguen viviendo en condiciones terribles. Y ahora que el país ha entrado en el invierno, muchas comunidades afectadas se enfrentan al nuevo y desalentador reto de cómo sobrevivir sin vivienda, alimentos, agua potable ni fuentes de combustible para calentarse. La Media Luna Roja de Pakistán (MLRP), con el apoyo de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC), ha estado prestando socorro vital a las familias afectadas por las inundaciones, especialmente a las de zonas remotas, llegando hasta ahora a casi 600.000 personas. La MLRP entró en acción cuando se produjeron las inundaciones, distribuyendo alimentos cocinados y paquetes de comida para hacer frente al hambre, que mató a algunos por inanición. Sus voluntarios también distribuyeron rápidamente artículos esenciales como bidones plegables para almacenar agua potable, utensilios de cocina y kits de higiene. El refugio sigue siendo una prioridad en nuestra respuesta. Muchas personas se vieron obligadas a abandonar sus casas inundadas y retirarse al centro de evacuación más cercano. Algunos recurrieron a dormir al borde de la carretera, desprotegidos y sin apenas recursos para construir un techo sobre sus cabezas. La MLRP, con el apoyo de la IFRC y nuestros socios, ha distribuido tiendas de campaña, kits de herramientas para refugios, lonas impermeables, mantas y mosquiteras en diferentes regiones afectadas para atender las necesidades inmediatas de refugio de la población. En las zonas donde las inundaciones están retrocediendo, los problemas de salud e higiene, como el cólera, el dengue y la malaria, suponen graves amenazas para el bienestar de la población. En muchas zonas también se han registrado casos de sarna, especialmente en niños que juegan en las aguas. Antes de las inundaciones, el saneamiento deficiente y las malas condiciones higiénicas ya eran preocupantes en las provincias de Baluchistán, Khyber Pakhtunkhwa y Sindh. Las inundaciones y el anegamiento no han hecho sino empeorar la situación sanitaria general. En respuesta, la IFRC ha ayudado a la MLRP a reforzar sus servicios de salud e higiene. Por ejemplo, los voluntarios están dirigiendo unidades sanitarias móviles en las zonas más afectadas para prestar atención médica urgente, especialmente a mujeres y niños. "Las unidades sanitarias móviles han sido muy beneficiosas para mí y para esta comunidad", afirma Jamila, madre de cuatro hijos de la provincia de Sindh que espera su quinto hijo. Tanto los adultos como los niños del pueblo donde vive Jamila, Dayee Ji Wandh, han recibido asistencia médica y medicamentos para sus problemas. A Jamila y a otras mujeres embarazadas les ha resultado fácil pedir consejo para problemas de salud comunes, como la fiebre y la diarrea. Escuche más de Jamila en este vídeo: "A través de las unidades sanitarias móviles, la gente ha estado trayendo a sus hijos enfermos para que reciban tratamiento siempre que ha sido necesario", dijo Sabira Solangi, voluntaria de la Media Luna Roja de Pakistán de la misma zona. El agua contaminada es otro gran problema, especialmente en Sindh, donde la calidad del agua en toda la región es excepcionalmente mala. Las pocas bombas manuales que existían para ofrecer agua limpia sufrieron graves daños durante las inundaciones. El equipo de agua, saneamiento e higiene de la IFRC ha estado trabajando sin descanso para suministrar agua potable limpia. También llevaron a cabo evaluaciones exhaustivas para determinar los lugares adecuados para instalar nuevas bombas manuales y excavar pozos de sondeo. La IFRC también apoyó a la Media Luna Roja de Pakistán en la instalación de plantas móviles de tratamiento de agua y letrinas en diferentes distritos para ayudar a quienes necesitan agua limpia. "Apreciamos mucho lo que la Media Luna Roja ha instalado aquí, especialmente con el agua potable. Es una necesidad básica para todos, y fue un gran alivio cuando se instalaron las plantas de tratamiento", dice Maula Bakhsh Khakrani, un joven de 20 años de Jacobabad, en la provincia de Sindh. Hablando de la situación actual del país, el presidente de la Media Luna Roja de Pakistán, Shahid Ahmed Laghari, dijo: "Las necesidades masivas requieren un apoyo masivo. La Media Luna Roja de Pakistán pide a todos los posibles donantes que apoyen los esfuerzos de recuperación temprana, rehabilitación y reconstrucción de la población afectada por las inundaciones." -- Haga clic aquí para obtener más información sobre el Llamamiento de la IFRC para las inundaciones de Pakistán. Y haga clic aquí para donar a nuestra respuesta en curso.

Leer más
| Discurso

Cobertura Sanitaria Universal: El Secretario General de la IFRC interviene en la Tercera Reunión Ministerial Anual del Grupo de Amigos de la Cobertura Sanitaria Universal (UHC) y la Salud Global

Es un honor copresentar el evento de hoy como parte del Grupo de Amigos sobre la Cobertura Sanitaria Universal (UHC, en inglés) y hablar en nombre de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, que comprende 192 Sociedades Nacionales y millones de miembros del personal y voluntarios y voluntarias. La Cobertura Sanitaria Universal, que encarna el derecho de todas las personas a servicios de salud de calidad, accesibles, asequibles y disponibles, reverbera profundamente con la misión principal de la IFRC de actuar en interés de los más vulnerables y aliviar el sufrimiento humano. Desde 2018, hemos estado ampliando nuestro trabajo sobre la UHC y alineándonos con el programa de trabajo de la OMS. Como miembro de UHC2030, apoyamos a los Grupos Focales de País antes y después de la Reunión de Alto Nivel de 2019 para compartir las experiencias vividas, los desafíos y los logros en materia de UHC de las poblaciones a menudo dejadas atrás. Este año, la IFRC llevó a cabo consultas en países de todo el mundo con comunidades y grupos de la sociedad civil para identificar las barreras que impiden el acceso a los servicios básicos de salud y para hacer aportaciones clave al informe sobre el estado del compromiso con la UHC. A pesar de todos los avances, somos testigos de que muchos grupos vulnerables y poblaciones marginadas carecen de acceso a servicios de salud que salvan vidas. Dentro de un año, la Reunión de Alto Nivel sobre la UHC debe servir de coyuntura para asumir los compromisos políticos que permitan reforzar los sistemas sanitarios para las generaciones futuras. En primer lugar, debemos dar prioridad a las necesidades sanitarias de los más vulnerables, especialmente en situaciones de catástrofe, crisis climática, emergencias sanitarias y violencia. Los gobiernos deben hacer frente a la estigmatización y la discriminación y fomentar la confianza integrando a las comunidades vulnerables en la propia elaboración de políticas. Las mujeres y las niñas han informado de que tienen más dificultades para acceder a la asistencia sanitaria, y las personas que se desplazan suelen quedar completamente al margen de los planes nacionales de salud. En segundo lugar, debemos invertir en garantizar la seguridad y la protección de los trabajadores y voluntarios sanitarios de la comunidad, incluidos nuestros voluntarios y voluntarias de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, que conocen a fondo los riesgos, las vulnerabilidades y las desigualdades que afectan al estado de salud de sus comunidades y representan un recurso clave al trabajar con el sistema sanitario oficial para prestar servicios. El papel de los socorristas comunitarios para garantizar una cobertura mejorada y oportuna de los servicios sanitarios esenciales se hizo aún más evidente durante la pandemia de COVID-19. En tercer lugar, los gobiernos deben desarrollar estrategias de salud comunitaria mediante una mejor colaboración entre los servicios de salud pública, las comunidades y las organizaciones de la sociedad civil. Es necesario invertir más en la ampliación de la comunicación de riesgos y la participación de la comunidad como componente clave de los sistemas de salud centrados en las personas. Creemos firmemente en el empoderamiento de las comunidades y en asegurar su participación significativa en la toma de decisiones. Nuestras Sociedades Nacionales, como actores neutrales e imparciales, pueden traducir las necesidades de las comunidades en políticas, sistemas de protección social, infraestructuras, leyes y cuestiones de gobernanza. Los sistemas de salud también deben estar respaldados por mejores leyes de emergencia de salud pública que permitan responder sistemáticamente a las pandemias y a las emergencias sanitarias. Por último, y muy importante, no hay salud sin salud mental, especialmente en situaciones de crisis. El fortalecimiento de los sistemas de salud significa integrar y dotar de recursos a los servicios de salud mental y de apoyo psicosocial para todos los que puedan necesitarlos. Excelencias, colegas, el acceso a los servicios sanitarios no es un privilegio y no debe tratarse como tal. No podemos permitirnos perder la oportunidad de la Reunión de Alto Nivel del próximo año y no podemos renunciar a ello: lograr la Cobertura Sanitaria Universal es el único camino a seguir. Nos comprometemos a seguir trabajando con los gobiernos y otros socios para poner en práctica nuestros compromisos compartidos en favor de la cobertura sanitaria universal y de unos sistemas de salud más sólidos para todos, en todas partes. Gracias.

Leer más
| Página básica

Programa de Fomento de la Confianza

Fomentar la Confianza durante la Pandemia de COVID-19 en Contextos Humanitarios es nuestro programa mundial de apoyo a las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja para fomentar la confianza en las respuestas de salud pública y en la labor del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Leer más
| Nota de prensa

Ébola en Uganda: La Cruz Roja y los miembros de la comunidad luchan contra la propagación del virus

Nairobi/Kampala/Ginebra, 13 de octubre de 2022 - Uganda se enfrenta actualmente a un brote de la enfermedad vírica del ébola (EVE). El primer caso de EVE se reportó el 20 de septiembre de 2022 y la Cruz Roja de Uganda (CRU) activó inmediatamente un programa de Preparación y respuesta al Ébola para luchar contra la propagación. La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) ha lanzado un llamamiento de emergencia para ampliar estas actividades, dirigidas a 2,7 millones de personas. Robert Kwesiga, Secretario General de la Cruz Roja de Uganda, dijo: "Hemos formado a nuestras personas voluntarias para que realicen entierros seguros y dignos y lleven a cabo actividades de promoción de la salud. Estamos haciendo partícipes a las comunidades directamente con información sobre los síntomas del ébola y cómo prevenir más riesgos, incluida la detección temprana de nuevos casos". El último brote de ébola en Uganda fue en 2020, cuando más de diez distritos sufrieron la ira del virus, en particular las zonas vecinas a la frontera del país con la República Democrática del Congo. Las comunicaciones transfronterizas regulares, el intercambio de información y el apoyo ayudan a mitigar el riesgo y permiten a los equipos de la Cruz Roja y la Media Luna Roja de los países vecinos llevar a cabo actividades eficaces de preparación y ampliar sus respuestas, si es necesario. "El virus del ébola es devastador para las familias, pero me alivia que podamos ofrecer equipos experimentados y lecciones aprendidas de brotes anteriores para ayudar. La IFRC -a través de nuestro Fondo de Emergencia para la Respuesta a Desastres (DREF)- ha activado recursos para apoyar a la Cruz Roja de Uganda a fin de responder rápidamente y salvar vidas". La IFRC necesita urgentemente 10 millones de francos suizos para subsanar las deficiencias y adquirir equipos de protección personal (EPP) para el personal y el voluntariado de la CRU, que están a la vanguardia de la respuesta al ébola. El llamamiento de la Federación ayudará a cubrir estas y otras necesidades, como el desarrollo de la capacidad del equipo de la CRU para gestionar entierros seguros y dignos. Tall añadió: "La Cruz Roja ha desplegado ambulancias en los distritos más afectados para apoyar la rápida evacuación de los casos probables a los centros de tratamiento del ébola más cercanos". La Cruz Roja de Uganda cuenta con más de 500.000 personas voluntarias y miembros repartidos en 51 filiales y más de 300 miembros del personal, incluido un departamento de salud con expertos en áreas directamente relacionadas con la respuesta a la epidemia. Actualmente, se está ejecutando el programa de Prevención y Preparación Comunitaria ante la Pandemia (CP3) de la IFRC, centrado en la preparación comunitaria ante la epidemia y la pandemia. La Cruz Roja de Uganda forma parte del grupo de trabajo que dirige los esfuerzos de respuesta mientras el país libra una batalla contra la epidemia. Para más información, por favor, contacten con: En Kampala: Irene Nakasiita, +256 755000695 / 774382583, [email protected] En Nairobi: Rita Nyaga, +254 110 837154, [email protected] En Ginebra: Jenelle Eli, +1-202-603-6803, [email protected]

Leer más
| Artículo

Crisis en Ucrania: El centro de salud de la Cruz Roja en Úzhgorod ofrece alivio y consuelo

Como muchas ciudades del oeste de Ucrania, el sistema sanitario de Úzhgorod se ha visto desbordado. Situada cerca de la frontera con Hungría y Eslovaquia, la población de la ciudad ha aumentado drásticamente con decenas de miles de personas que buscan refugio. Para ayudar a satisfacer las crecientes necesidades médicas de los recién llegados y aliviar parte de la presión sobre las instalaciones médicas locales, la Cruz Roja Ucraniana abrió un Centro de Salud temporal en Úzhgorod con el apoyo de la IFRC y la Cruz Roja Finlandesa. El centro ofrece consulta, tratamiento y medicación gratuitos a las personas que lo necesitan. Está abierto a todos, tanto a los miembros de la comunidad local como a los desplazados internos. Los especialistas médicos asisten a personas de todas las edades en sus problemas de salud. Hay un farmacéutico que receta medicamentos y un psicólogo disponible para consultas y apoyo psicosocial. "Los medicamentos para el corazón y la presión arterial son los que más se recetan. La gente vivió situaciones de estrés y eso afecta a su salud", explica la farmacéutica Olesya Verbovska, que trabaja allí con su hermana gemela Oksana. "La gente tuvo que salir de casa a toda prisa, así que no pudo llevar su medicación habitual. Están agradecidos de que la Cruz Roja les proporcione los medicamentos gratuitamente". Muchos pacientes proceden de refugios temporales. Uno de ellos es Oleksandr Ivanovich, de 72 años, de Luhansk, que se aloja en la escuela local. Vino al Centro de Salud para hacerse un análisis de sangre y una ecografía. "Lo único que puedo decir es gracias: estoy agradecido a todos los que se preocupan por nosotros". Daryna, de 17 años, de Donetsk, visitó el Centro de Salud de la Cruz Roja con su madre, sus abuelos y su hermano menor. Los miembros de su familia tienen muchos problemas de salud, como alergias y dolores de estómago. Se enteraron del centro de salud por otros desplazados de la ciudad. "Es estupendo tener un hospital como éste que ayuda a gente como nosotros", dijo Daryna. Algunos de los miembros del personal médico y de las personas voluntarias que trabajan en el Centro de Salud también se han visto afectados por el conflicto, como la Dra. Nataliia Vasylivna, médico de familia de Donetsk. "Cuando los pacientes están retraídos, les digo que soy una persona desplazada como ellos. Esto les ayuda a relajarse y a conectar conmigo. Después, hablan más abiertamente de sus problemas", explica. Atiende entre 15 y 20 pacientes al día. Algunas de las afecciones más comunes que trata son enfermedades cardíacas, hipertensión arterial y reacciones alérgicas. "Muchos pacientes también muestran signos de estrés crónico y se ponen a llorar en cuanto sienten mi simpatía", añade. El centro de salud también ofrece apoyo psicosocial seis días a la semana, tanto para adultos como para niños. Y dos personas voluntarias que se dedican a ello también pueden identificarse con lo que viven los pacientes. Daria, de Odesa, y Ostap, de Kiev, llegaron a Úzhgorod huyendo del conflicto y empezaron a trabajar como voluntarios para la Cruz Roja. Mientras ayudaban a la gente a superar sus problemas, se conocieron y son pareja desde mayo. "Nunca nos aburrimos cuando hacemos voluntariado juntos. Trabajar con niños puede ser difícil a veces, pero Ostap siempre está ahí para ayudarme", dijo Daria. "Daria es una persona extraordinaria, nunca he conocido a nadie como ella. Los dos tenemos un gran deseo de ayudar a los demás, y es mucho más fácil hacerlo con alguien a quien quieres", dijo Ostap.

Leer más
| Nota de prensa

COVID-19: La Cruz Roja y la Media Luna Roja recurren a la animación para impulsar el esfuerzo mundial de vacunación

La animación tiene el formato de un documental sobre la naturaleza que examina cómo la humanidad está haciendo frente a la pandemia mundial y por qué las vacunas son fundamentales para controlar el COVID-19. "Hasta que la mayoría de los humanos se vacunen, el virus seguirá propagándose y mutando, creando nuevas variantes que podrían eludir por completo la vacuna", explica en la animación de 90 segundos una voz resonante que recuerda a David Attenborough. "La única esperanza de los humanos es compartir la vacuna entre ellos". Un nuevo análisis de la IFRC revela que casi mil millones de personas en Asia y el Pacífico aún no han recibido una sola dosis de la vacuna COVID -19. A nivel mundial, menos del 20 por ciento de la población ha recibido una sola dosis en los países de bajos ingresos, según el informe "Our World in Data" de la Universidad de Oxford. John Fleming, Jefe de Salud para Asia y el Pacífico de la IFRC, dijo: "La vacuna COVID ha salvado millones de vidas, pero todavía hay demasiadas personas que viven en peligro. Si queremos acabar con esta pandemia de una vez por todas, tenemos que abordar urgentemente las dudas en todos los países, reforzar la distribución local para que las dosis lleguen a los brazos y transferir la tecnología de las vacunas y los medicamentos antivirales a los fabricantes de las naciones de bajos ingresos." "Ha habido una notable cooperación entre países de todo el mundo, pero esta pandemia no ha terminado, y se necesita una acción mucho mayor por parte de los líderes de los países más ricos y de las empresas farmacéuticas para permitir un acceso igualitario a las vacunas para la gente de todo el mundo." El vídeo de animación subraya la necesidad de distribuir las vacunas entre las naciones más pobres con la máxima urgencia. El vídeo puede descargarse aquí. La IFRC pide a la gente que simplemente haga clic en "compartir este vídeo" hasta que llegue a los responsables políticos, las empresas farmacéuticas y las autoridades gubernamentales. Su mensaje es sencillo: la gente de todo el mundo puede actuar para vacunar a todas las personas en todos los rincones del planeta pidiendo ayuda a sus gobiernos. La ayuda es necesaria para garantizar el suministro de vacunas a las naciones de bajos ingresos, así como para que esas vacunas lleguen de la pista a los brazos de la gente. Cuanto más rápido lo hagamos, más seguro estará todo el mundo. Para más información o concertar entrevistas, por favor, contacten con: En Bangkok: Preeti Abraham, +66 61 412 3910, [email protected] En Kuala Lumpur: Rachel Punitha, +60 19 791 3830, [email protected]

Leer más
| Nota de prensa

COVID-19: Nearly 1 billion still without any vaccination in Asia Pacific

Globally, less than 20 percent of the population have received a single dose in low-income countries, according to Oxford University’s Our World in Data. The IFRC is calling for all governments and pharmaceutical companies to act now to achieve greater vaccine equity. John Fleming, IFRC’s Asia Pacific Head of Health, said: “The COVID vaccine has been one of the most remarkable feats of modern science and it is saving millions of lives but too many people are still living in danger. “It is critical for humanity and for economies that people have access to COVID-19 vaccines in all countries. Vaccine equity is the key to winning the race against new variants.” “We urge richer nations to urgently step up and enable equitable access to lifesaving COVID vaccines for everyone in lower income countries.” “Unless we prioritise protection of the most vulnerable in every country, the administration of multiple booster doses in richer countries is like applying a bandaid to a festering wound.” Globally, slightly over 5 million COVID-19 doses are now administered every day. While some high-income countries including Canada and Australia have purchased around 10 COVID vaccine doses per person, others such as Bangladesh, Indonesia, and Myanmar have purchased less than two vaccinations per person, according to Duke University’s Launch and Scale Speedometer. More than 6 million deaths are recorded globally, however the World Health Organization estimates that 14.9 million lives have been lost due to the pandemic. COVID infections are rising in almost 70 countries in all regions according to the WHO. “If we want to end this pandemic once and for all, we need to urgently address hesitancy in every country, strengthen local delivery to get doses into arms and transfer vaccine and anti-viral drugs technology to manufacturers in low-income nations,” said Mr Fleming. “There has been remarkable cooperation between countries around the world but this pandemic is not over and much greater action is needed by leaders in richer countries and pharmaceutical companies to enable equal access to vaccines for people everywhere.” Coinciding with the IFRC calls for greater action on vaccine equity, a new animation video has been released highlighting the urgent need to get vaccines to everyone in all corners of every country. The video can be viewed and downloaded here. Globally, Red Cross and Red Crescent National Societies have supported more than 400 million people to access COVID-19 vaccines. The network continues to deliver vaccines, tests and treatments to the most vulnerable and is helping to rebuild stronger health systems. For more information or to arrange an interview, contact: In Bangkok: Preeti Abraham, +66 61 412 3910, [email protected] In Kuala Lumpur: Rachel Punitha, +60 19 791 3830, [email protected]

Leer más
| Nota de prensa

Prevención de una segunda crisis: las necesidades sanitarias se extienden más allá de las fronteras de Ucrania, advierte la IFRC

Budapest, 9 de junio de 2022 - A la sombra del conflicto en Ucrania está surgiendo una crisis que se extiende más allá de las fronteras del país. El sistema de salud ucraniano, ya estresado, se tambalea bajo el peso de las expectativas y las necesidades médicas mientras la gente sigue huyendo de las zonas de conflicto en busca de seguridad. La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) trabaja sin descanso para atender necesidades mucho mayores que las que se ven a simple vista. "Sabemos que es posible prevenir una crisis secundaria, pero ninguna organización o entidad puede hacerlo sola", dijo Xavier Castellanos Mosquera, Secretario General Adjunto de la IFRC. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 290 centros de salud de toda Ucrania han sido dañados o destruidos durante el conflicto. Más de 1,4 millones de personas carecen de agua corriente en todo el este de Ucrania, mientras que la UNOCHA informa de que otros 4,6 millones de personas en el país corren el riesgo de perder el acceso al agua corriente, lo que supone un riesgo creciente de enfermedades transmitidas por el agua, como la diarrea acuosa aguda. La falta de electricidad hace imposible que los esfuerzos de tratamiento de agua y saneamiento sean efectivos. Los sistemas sanitarios de los países vecinos inmediatos, como Rumanía, Bielorrusia, Hungría y Moldavia, ya estaban sobrecargados antes del conflicto debido al COVID-19. Aunque cada país está prestando apoyo sanitario a un mayor número de personas, esto puede desviar valiosos recursos sanitarios de las personas que aún se están recuperando de los impactos del COVID-19. El gran volumen de necesidades sanitarias actuales y futuras a medida que el conflicto continúa requiere recursos adicionales. "La falta de suministros médicos, de personal sanitario y de infraestructuras críticas crece día a día", dijo Nick Prince, delegado de Salud en Emergencias de la IFRC. "Los millones de personas que han emigrado a la zona occidental de Ucrania y a los países del este de Europa corren un riesgo elevado de contraer enfermedades infecciosas, dadas las condiciones de vida de hacinamiento, el acceso limitado a refugios, el estrés nutricional y la exposición a los elementos." Además de estos factores, las personas que se desplazan se ven obligadas a retrasar el tratamiento de enfermedades crónicas ya existentes, como la hipertensión, la diabetes y el cáncer, y, a falta de vacunas que alcancen los umbrales de seguridad -incluida la del COVID-19-, existe una gran probabilidad de que vuelvan a aparecer enfermedades prevenibles por vacunación. Ucrania también tiene una de las mayores cargas de enfermedades infecciosas crónicas de Europa, en particular el VIH y la tuberculosis, lo que supone un enorme riesgo no sólo para los propios desplazados, sino también para el sistema sanitario ucraniano una vez que regresen. "La Cruz Roja hace un llamamiento a los gobiernos y a la comunidad internacional para que proporcionen fondos para un acceso inclusivo a los servicios de salud y a las vacunas, a las pruebas y al tratamiento, al agua potable y a la salud mental y al apoyo psicológico a largo plazo", dijo Castellanos Mosquera. En Úzhgorod(Ucrania) -donde han huido unas 100.000 personas de las zonas devastadas por el conflicto, lo que ha duplicado la población de la ciudad- se abrirá este mes un centro de salud de la Cruz Roja para tratar las necesidades de atención urgente y primaria de forma gratuita para todos los pacientes. Es el primero de este tipo en la zona. En colaboración con las autoridades locales, la clínica pretende atender a las personas necesitadas durante años. La Cruz Roja Ucraniana tiene casi una docena de equipos sanitarios móviles en el país, y otros más en camino, y está prestando apoyo psicosocial y de salud mental a las personas que se han visto obligadas a huir. Además, hay alimentos, artículos para bebés y de higiene a disposición de quienes los necesiten. En Moldavia, los equipos de la Cruz Roja se están preparando para instalar más estaciones de lavado de manos y continúan distribuyendo kits de higiene. El acceso al agua potable -el principal mecanismo de prevención de enfermedades- sigue siendo una prioridad. Los voluntarios de la Cruz Roja de toda Europa del Este también se están integrando con los equipos que distribuyen dinero de emergencia a las personas que han huido de Ucrania para garantizar que tengan acceso a recursos e información sanitarios fundamentales. En Hungría, la Cruz Roja Húngara, con el apoyo de Cruz Roja Española, ha establecido puestos de salud en los cruces fronterizos para prestar primeros auxilios, atención primaria de salud, apoyo a la salud mental y ayuda de emergencia a las personas que llegan en tren desde Chop, Ucrania. Para más información o concertar entrevistas, contacte con: En Budapest: Katie Wilkes, +1 312 952 2270, [email protected] Merlijn Stoffels, +31 65 491 8481, [email protected]

Leer más
| Nota de prensa

Cumbre mundial de COVID-19: "Los líderes mundiales deben dar un paso adelante y garantizar que todo el mundo, en todas partes, tenga acceso a las vacunas, las pruebas y los tratamientos".

Ginebra, 12 de mayo de 2022 - Durante la segunda Cumbre Mundial sobre la COVID-19, copatrocinada por la Casa Blanca, el Secretario General de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC), Jagan Chapagain, subrayó el compromiso de la red para suministrar vacunas, pruebas y tratamientos contra la COVID-19 a los más vulnerables y para reconstruir sistemas de salud más sólidos. Aunque muchos países han puesto en marcha con éxito campañas de vacunación contra la COVID-19, la cobertura de la vacuna sigue siendo inferior al 10% en muchos países de bajos ingresos, como Papúa Nueva Guinea, la República Democrática del Congo, Haití o Madagascar. Los países de bajos ingresos tampoco pueden permitirse las pruebas y otras herramientas que salvan vidas, como los medicamentos antivirales o el suministro de oxígeno, lo que deja a millones de personas en riesgo de contraer el virus y sufrir sus consecuencias mortales. El Sr. Chapagain dijo: "Los líderes mundiales deben dar un paso adelante y garantizar que todo el mundo, en todas partes, tenga acceso a las vacunas, las pruebas y los tratamientos. Esto significa dirigirse a las personas más vulnerables, con mayores necesidades y a las que es más difícil llegar. Esta pandemia sigue propagándose y matando gente. Es demasiado pronto para bajar la guardia y abandonar nuestros esfuerzos globales contra el COVID-19". Desde el comienzo de la pandemia, las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja han apoyado a más de 400 millones de personas para que accedan a la vacunación contra el COVID-19 y han prestado apoyo en materia de salud mental a más de 13 millones de personas en 152 países. Dado que forman parte de las propias comunidades a las que sirven, su papel también es fundamental para fomentar la confianza, informar a las comunidades sobre las medidas de salud pública e impulsar la aceptación de las vacunas. Por ejemplo, en toda Asia y el Pacífico, millones de voluntarios han ayudado a decenas de millones de personas a vacunarse contra el COVID-19. Afganistán tiene uno de los sistemas sanitarios más frágiles del mundo y sólo ha vacunado al 12% de su población con dos dosis. La Media Luna Roja Afgana ha gestionado un hospital de 50 camas dedicado a los pacientes de COVID-19 y ha proporcionado alimentos o dinero en efectivo a más de 165.500 personas. Más de un millón de personas fueron examinadas a través de sus equipos móviles de salud y clínicas en 2021. En Namibia, donde sólo el 16% de la población está totalmente vacunada, la Cruz Roja de Namibia ha llevado a cabo una campaña itinerante "Vacúnate y echa al COVID-19 de Namibia". Los voluntarios de la Cruz Roja recorren las calles de las comunidades de todo el país, llevando carteles, cantando canciones y dirigiendo cánticos sobre la vacunación. En los lugares de vacunación de COVID-19, los voluntarios de la Cruz Roja también apoyan el registro para la vacunación y la introducción de datos y prestan primeros auxilios básicos. Durante la Cumbre, el Sr. Chapagain expresó el apoyo de la IFRC a un mecanismo de financiación de la pandemia que permita a los actores comunitarios acceder a la financiación para fortalecer los sistemas de salud de la comunidad y aumentar su resiliencia ante futuras amenazas para la salud. El Sr. Chapagain dijo: "Tenemos que prepararnos ya para la próxima pandemia. El mundo no estaba preparado para el COVID-19, pero podemos estarlo para la próxima pandemia. Debemos aprovechar las lecciones, los éxitos y los fracasos de la respuesta a COVID-19 y construir un futuro en el que las comunidades estén equipadas para responder a la próxima crisis sanitaria." Para más información o solicitar entrevistas, contacten con: En Washington: Marie Claudet +1 202 999 8689, [email protected] Haga click aquí para descubrir más actividades de vacunación de las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja durante la COVID-19.

Leer más
| Página básica

Trastornos por drogas

La red de la Federación Internacional ofrece sólidos servicios de promoción, prevención, tratamiento y atención para las personas que consumen drogas. Nuestro objetivo es ayudar a las Sociedades Nacionales a brindar un mejor apoyo a las personas con trastornos relacionados con las drogas, centrándose en la reducción de daños y la lucha contra el estigma y la exclusión social.

Leer más
| Nota de prensa

Ucrania: Millones de personas en riesgo porque el impacto en la salud agrava la vulnerabilidad

Budapest/Ginebra, 10 de marzo de 2022 - Mientras continúa el conflicto en Ucrania y desciende un frente frío, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) advierte de las nefastas consecuencias para la salud -incluida la propagación del COVID-19- y la salud mental de millones de personas tanto dentro como fuera del país. Los combates en Ucrania se prolongan desde hace dos semanas y nadie ha salido indemne. Se calcula que 18 millones de personas -un tercio de la población del país- necesitarán ayuda humanitaria, y más de 2,3 millones de personas han huido a los países vecinos. Mientras las vidas de millones de personas se ven alteradas, existe una preocupación real por la propagación de enfermedades, el empeoramiento de las condiciones de salud preexistentes y el aumento de los problemas de salud mental. "Muchas de las personas afectadas ya eran vulnerables antes del conflicto y ahora se enfrentan a una situación aún más dura, ya que están perdiendo sus hogares y sus medios de vida, viéndose obligadas a buscar refugio donde puedan o a huir de su país en busca de seguridad. Necesitan urgentemente alimentos, agua y refugio, pero también atención médica de urgencia, medidas de protección y apoyo psicosocial para evitar una catástrofe humanitaria aún mayor", dijo Birgitte Bischoff Ebbesen, Directora Regional de la IFRC para Europa. En la estación de tren de Przemyśl, en Polonia, una mujer lloraba y era consolada por un voluntario de la Cruz Roja Polaca. Cuando le preguntaron qué había pasado, respondió que había pasado toda la noche y el día esperando el tren de Ucrania que llevaría a su hija a un lugar seguro. El tren finalmente llegó, pero su hija no. Las personas que huyen de los conflictos suelen experimentar situaciones muy angustiosas, pérdidas y traumas, que pueden afectar a su salud mental y a su capacidad de afrontamiento. El apoyo psicosocial será necesario en los días, semanas y meses venideros. En situaciones de conflicto, las medidas de salud pública para evitar la propagación de enfermedades se vuelven extremadamente difíciles. La gente se ve obligada a refugiarse en espacios abarrotados con condiciones sanitarias o acceso a servicios sanitarios básicos limitados. La propagación del COVID-19 es especialmente preocupante, ya que la tasa de vacunación en Ucrania es una de las más bajas de Europa, pues sólo un tercio de la población ha recibido la primera dosis. Ucrania también tiene una de las tasas más altas de tuberculosis multirresistente del mundo. A lo que ya es una situación desesperada, se suma el hecho de que las temperaturas están cayendo por debajo del punto de congelación. Se necesita urgentemente ropa de abrigo y un refugio adecuado para proteger de los elementos a las personas que se encuentran en lugares temporales y a las que hacen cola en las fronteras, la mayoría de las cuales son mujeres, niños y personas mayores. "Nuestros equipos de la Cruz Roja y la Media Luna Roja en Ucrania y los países vecinos están haciendo todo lo posible para apoyar a quienes lo necesitan, en particular a los que están en mayor riesgo, como los menores no acompañados, los hogares monoparentales, las personas mayores y las personas con discapacidad. Cuentan con el pleno apoyo de la IFRC y de nuestra red mundial, pero se necesitan desesperadamente más fondos, ya que hay millones de vidas en juego. Incluso si el conflicto armado terminara mañana, las consecuencias humanitarias se harán sentir durante años", dijo Bischoff Ebbesen. Notas para los editores En Ucrania, los equipos de la Cruz Roja están proporcionando primeros auxilios y formación en primeros auxilios, ayudando en los centros de recepción y a transportar a la gente a un lugar seguro, y distribuyendo artículos de socorro, incluyendo ropa de abrigo. A pesar del peligro mortal que ellos mismos corren, 3.000 nuevos voluntarios locales se han ofrecido para apoyar a sus vecinos. En Hungría, los equipos de la Cruz Roja están gestionando tres puntos de servicio sanitario en la frontera. También dirigen centros de recepción y recogida donde acogen a las personas que cruzan desde Ucrania y distribuyen artículos de ayuda. En Polonia, donde el 60% (más de un millón) de las personas procedentes de Ucrania están huyendo, la Cruz Roja Polaca ha activado más de 20 equipos de rescate, incluidos unos 450 médicos, que están prestando asistencia sanitaria y apoyo psicosocial las 24 horas del día en cinco de los ocho puntos fronterizos, así como en las principales ciudades. En Moldavia, los voluntarios y el personal de la Cruz Roja de Moldavia han prestado apoyo a unas 200.000 personas que han cruzado desde Ucrania. Están en todos los puestos fronterizos ofreciendo té caliente, comida caliente, pañales y equipos de protección personal, como mascarillas y desinfectantes. Los voluntarios también están ayudando en los centros de recepción, colaborando en la preparación de alimentos y jugando con los niños. En Rusia, los equipos de la Cruz Roja han entregado 187 toneladas de ayuda, incluyendo ropa, kits de higiene, productos para bebés y artículos para el hogar. Están prestando apoyo psicosocial, han abierto una línea telefónica de apoyo a la salud mental y, hasta la fecha, han realizado 756 consultas. Se han recibido más de 160 llamadas a la línea telefónica de restauración de vínculos familiares. En Rumanía, los voluntarios y el personal de la Cruz Roja local están en varios pasos fronterizos distribuyendo alimentos, agua, artículos de primera necesidad, productos de higiene y miles de tarjetas SIM a las personas necesitadas. La Cruz Roja está ayudando a las autoridades locales a equipar los centros de acogida con tiendas de campaña, ropa de cama, alimentos y artículos de higiene y para bebés. Los voluntarios también están visitando los centros de acogida, jugando con los niños y ayudando al personal local a preparar la comida y otras ayudas necesarias. En Eslovaquia, la Cruz Roja se encuentra en los tres pasos fronterizos del país, donde los equipos están prestando servicios como refugios adecuados, derivación a servicios esenciales y primeros auxilios. Dado que la gente está saliendo rápidamente de la zona fronteriza, la Cruz Roja está ampliando rápidamente el apoyo a lo largo de las rutas. Este apoyo incluye el apoyo psicosocial y la provisión de espacios acogedores para los niños; los servicios sociales, en particular la derivación a servicios como la educación, la atención sanitaria y el registro para obtener el estatus legal; la prestación de primeros auxilios, las evaluaciones de salud, la derivación a la atención clínica y las pruebas de COVID-19. En Polonia, donde el 60% (más de un millón) de las personas procedentes de Ucrania están huyendo, la Cruz Roja Polaca ha activado más de 20 equipos de rescate, incluidos unos 450 médicos, que están prestando asistencia sanitaria y apoyo psicosocial las 24 horas del día en cinco de los ocho puntos fronterizos, así como en las principales ciudades. En Moldavia, los voluntarios y el personal de la Cruz Roja de Moldavia han prestado apoyo a unas 200.000 personas que han cruzado desde Ucrania. Están en todos los puestos fronterizos ofreciendo té caliente, comida caliente, pañales y equipos de protección personal, como mascarillas y desinfectantes. Los voluntarios también están ayudando en los centros de recepción, colaborando en la preparación de alimentos y jugando con los niños. En Rusia, los equipos de la Cruz Roja han entregado 187 toneladas de ayuda, incluyendo ropa, kits de higiene, productos para bebés y artículos para el hogar. Están prestando apoyo psicosocial, han abierto una línea telefónica de apoyo a la salud mental y, hasta la fecha, han realizado 756 consultas. Se han recibido más de 160 llamadas a la línea telefónica de restauración de vínculos familiares. En Rumanía, los voluntarios y el personal de la Cruz Roja local están en varios pasos fronterizos distribuyendo alimentos, agua, artículos de primera necesidad, productos de higiene y miles de tarjetas SIM a las personas necesitadas. La Cruz Roja está ayudando a las autoridades locales a equipar los centros de acogida con tiendas de campaña, ropa de cama, alimentos y artículos de higiene y para bebés. Los voluntarios también están visitando los centros de acogida, jugando con los niños y ayudando al personal local a preparar la comida y otras ayudas necesarias. En Eslovaquia, la Cruz Roja se encuentra en los tres pasos fronterizos del país, donde los equipos están prestando servicios como refugios de calentamiento, derivación a servicios esenciales y primeros auxilios. Dado que la gente está saliendo rápidamente de la zona fronteriza, la Cruz Roja está ampliando rápidamente el apoyo a lo largo de las rutas. Este apoyo incluye el apoyo psicosocial y la provisión de espacios acogedores para los niños; los servicios sociales, en particular la derivación a servicios como la educación, la atención sanitaria y el registro para obtener el estatus legal; la prestación de primeros auxilios, las evaluaciones de salud, la derivación a la atención clínica y las pruebas de COVID-19. Para más información o concertar entrevistas, por favor, contacten con: En Budapest: Kathy Mueller, [email protected], +1 226 376 4013 En Budapest: Nora Peter, [email protected], +36 70 953 7709 En Ginebra: Caroline Haga, +358 50 598 0500, [email protected] Lea más sobre el llamamiento de emergencia de la IFRC para Ucrania y países afectados. Fotos y vídeos: Ucrania- Rumanía - Hungría- Croacia - Polonia- Eslovaquia - Rusia - Moldavia - Sala de Prensa de la IFRC

Leer más
| Emergencia

Rusia-Ucrania: Conflicto armado internacional

Dos años después de la escalada del conflicto armado internacional en Ucrania, la devastación sigue afectando a todos los aspectos de la vida de las personas. Muchos de los millones de personas que huyeron no pueden regresar, y quienes se quedan se enfrentan a condiciones terribles, con acceso limitado a agua, calefacción, atención sanitaria y otros servicios esenciales. Las repercusiones en la salud mental de las personas, dentro o fuera de Ucrania, siguen aumentando. Un estudio reciente, encargado por la IFRC, reveló que más de la mitad de las personas afectadas siguen teniendo necesidades urgentes insatisfechas que obligan a muchas personas a asumir deudas, o a aceptar empleos mal pagados, marginales o peligrosos. Este llamamiento de emergencia ayuda a la IFRC a apoyar a la Cruz Roja Ucraniana y a otras Sociedades Nacionales de la región que están codo a codo con las comunidades, prestando ayuda humanitaria crucial y a largo plazo para atender una amplia gama de necesidades, desde asistencia en efectivo hasta servicios de salud mental.

Leer más