Sociedades Nacionales

Displaying 1 - 12 of 12
| Artículo

Anuncio de financiación de la Alianza para la Inversión en las Sociedades Nacionales 2023

La Alianza para la Inversión en las Sociedades Nacionales (NSIA, por sus siglas en inglés) es un mecanismo de financiación común, gestionado de forma conjunta por la IFRC y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). La NSIA proporciona financiación flexible y de varios años, para apoyar el desarrollo a largo plazo de las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. De modo que puedan aumentar el alcance y el impacto de sus servicios humanitarios. Se centra en el apoyo a las Sociedades Nacionales que operan en emergencias complejas, crisis prolongadas y contextos frágiles La NSIA puede conceder hasta un millón de francos suizos de financiación Aceleradora a las Sociedades Nacionales en contextos frágiles durante un máximo de cinco años. Además, los premios Puente de hasta 50.000 francos suizos durante 12 meses pueden ayudar a las Sociedades Nacionales a sentar las bases para futuras inversiones de la NSIA; o de otras iniciativas de apoyo al desarrollo de las Sociedades Nacionales (NSD). En 2023, la Oficina de la NSIA recibió 27 propuestas admisibles: 14 para financiación Aceleradora y 13 para premios Puente. Una vez examinadas todas las solicitudes y tras la decisión del Comité de Dirección, la Oficina de la NSIA se complace en anunciar que las cuatro Sociedades Nacionales siguientes han sido seleccionadas para recibir financiación Aceleradora en 2023: Cruz Roja Ecuatoriana Cruz Roja de Myanmar Cruz Roja de Níger Media Luna Roja Palestina Estas Sociedades Nacionales recibirán una inversión significativa para ayudar a acelerar su camino hacia la sostenibilidad a largo plazo. Tres de estas Sociedades Nacionales (Myanmar, Níger y Palestina) recibieron anteriormente subvenciones Puente de la NSIA, lo que demuestra una vez más la pertinencia del enfoque gradual del fondo. La Cruz Roja de Myanmar procederá a la descentralización de su programa comercial de primeros auxilios tras diseñar una estrategia y un modelo de negocio con el subsidio Puente. La Cruz Roja de Níger tiene previsto desarrollar las capacidades de movilización de recursos de sus filiales tras una fase piloto, e impulsar su base de voluntariado. La Media Luna Roja Palestina, tras haber desarrollado una estrategia de inversión con una subvención Puente anterior, mejorará el acceso a los servicios sanitarios mediante la implantación de un sistema de información sobre gestión sanitaria. La Cruz Roja Ecuatoriana tiene previsto desarrollar un nuevo sistema interno para mejorr la getión de aspectos importantes de su labor, como los recursos humanos, el voluntariado, la gestión financiera y la logística. La NSIA financiará la primera fase de implementación de este sistema. Otras 15 Sociedades Nacionales recibirán subvenciones Puente (hasta 50.000 francos suizos): Bolivia, Burkina Faso, África Central, Costa de Marfil, El Salvador, Honduras, Liberia, Filipinas, Ruanda, Somalia, Sudáfrica, Tayikistán, Tanzania, Togo y Zimbabue. La mayoría de las iniciativas Puentese centrarán en el desarrollo de planes de negocio y estrategias para la movilización de recursos (57%), seguidas del desarrollo de filiales (21%). Los proyectos de las Sociedades Nacionales también se centrarán en otros temas como el desarrollo del voluntariado, la participación de la juventud, la transformación digital y la gobernanza. En total, la NSIA asignará 3,2 millones de francos suizos a 19 Sociedades Nacionales diferentes este año. La Oficina de la NSIA también aprovecha esta oportunidad para agradecer el generoso apoyo de los Gobiernos de Suiza, Estados Unidos y Noruega, y de las Sociedades de la Cruz Roja de Noruega y los Países Bajos, así como del CICR y la IFRC, por su continuo compromiso y contribución al fondo. La NSIA sigue siendo un instrumento estratégico para las Sociedades Nacionales en contextos frágiles. La Sociedad de la Cruz Roja de Nigeria (NRCS) ha estado implementando una iniciativa aceleradora de la NSIA desde 2021. El Sr. Abubakar Kende, Secretario General de la NRCS explica: "La NSIA ha desempeñado un papel fundamental en el éxito y la expansión del programa comercial de formación en primeros auxilios de la Cruz Roja de Nigeria. El apoyo financiero y técnico y los recursos, han mejorado significativamente el impacto general, el alcance y la calidad de nuestra formación en primeros auxilios en el lugar de trabajo. Mediante el desarrollo de productos de formación avanzados, nos estamos poniendo al día con las mejores prácticas internacionales. La subvención Aceleradora de la NSIA ha sido un activo invaluable para el desarrollo de la Sociedad de la Cruz Roja de Nigeria. A través de inversiones estratégicas, orientación experta y la introducción de fuentes adicionales de ingresos que contribuyen a su sostenibilidad financiera a largo plazo. Esto permite a la Sociedad Nacional cumplir su misión humanitaria e impactar positivamente en la vida de las comunidades vulnerables de toda Nigeria. Estamos inmensamente agradecidos por la colaboración mantenida hasta ahora con la NSIA y esperamos continuar con nuestra misión compartida de construir una Nigeria más preparada y resiliente. Esta cooperación y este apoyo han permitido a la NRCS establecer una base sólida para el crecimiento y la sostenibilidad financiera, tanto en la sede nacional como en las sucursales, que pretendemos ampliar en los próximos años." Para más información, visite la página web de la NSIA.

Leer más
| Artículo

Actualización sobre la Cruz Roja Nicaragüense

La IFRC está profundamente preocupada por la disolución de nuestra Sociedad Nacional miembro, la Cruz Roja Nicaragüense. Esta situación podría poner en riesgo actividades humanitarias muy necesarias en el país, así como el trabajo del personal y el voluntariado. En este momento, estamos monitoreando de cerca la situación y evaluando la mejor manera de proceder. A partir de los resultados de ese análisis, informaremos sobre nuestros próximos pasos. Para más información, favor contactarse al correo [email protected]

Leer más
| Artículo

La IFRC se creó para aportar amabilidad, y la amabilidad es más necesaria que nunca

"El mundo se desangra y necesita ayuda ya". Duras palabras de advertencia de un líder humanitario sacudido por una guerra brutal y que vive bajo la sombra de una pandemia mundial. Estas palabras no las escribí yo. Fueron escritas en 1919 por Henry Davison, el líder de la Cruz Roja Estadounidense. Su gran idea era que las sociedades de la Cruz Roja de todo el mundo -que se establecieron después de que el Movimiento fuera creado por el Premio Nobel Henry Dunant en 1863- debían unirse como una fuerza para el bien en todo momento, y no sólo durante las guerras. Davison creía firmemente que la amabilidad, la bondad y la experiencia de las personas voluntarias de la Cruz Roja debían beneficiar a la humanidad también en otros momentos. Así nació la Liga de Sociedades de la Cruz Roja, el 5 de mayo de 1919. Las Sociedades de la Cruz Roja fundadoras fueron cinco: las de los Estados Unidos de América, Italia, Japón, Francia y el Reino Unido. A finales de ese año, la Liga contaba con 30 miembros. La Liga cambió su nombre por el de Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja -la IFRC- en 1991. Ahora tenemos 192 Sociedades Nacionales miembros, y más en formación. El núcleo de la idea sigue siendo el mismo, mientras que el alcance de la red de la IFRC ha crecido enormemente, tanto en dimensión como en impacto. En 2020, 14,9 millones de personas voluntarias de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja prestaron asistencia a más de 688 millones de personas en casos de desastre y otras intervenciones de emergencia; a unos 306 millones en actividades de salud, y a 125 millones en asistencia de agua potable y saneamiento. Son cifras impresionantes, pero la magnitud de las necesidades humanitarias sigue creciendo cada año. En estos momentos, innumerables personas de todo el mundo necesitan ayuda urgente. El conflicto en Ucrania y la presión ejercida sobre sus países vecinos es sólo un ejemplo. Los persistentes daños físicos, sociales y económicos infligidos por la pandemia mundial de COVID-19 es otro. Junto a estas catástrofes está la amenaza siempre presente, y cada vez más grave, del cambio climático. Con retos como estos, ¿puede una idea sencilla -como la que dio lugar en 1919 a lo que hoy se conoce como la IFRC- seguir ayudando a sanar el mundo? Creo que sí, y lo hará. Sabemos lo que funciona, y lo hemos demostrado durante más de un siglo. Es un ser humano que tiende la mano para apoyar a otro ser humano en crisis, a nivel comunitario, donde siempre es más necesario. Es garantizar que el voluntariado y las organizaciones locales tengan los recursos, la formación y el apoyo internacional que necesiten para responder a las catástrofes y las crisis. Es asegurarse de que sus voces sean escuchadas y sus intereses representados en la escena internacional. Y es trabajar para llevar ese apoyo a las comunidades y personas más marginadas, sin importar dónde se encuentren y sin discriminar quiénes son. Es, sencillamente, amabilidad y bondad. Me incorporé a mi Sociedad Nacional, la Cruz Roja de Nepal, como voluntario hace más de tres décadas. Se confiaba en mí -y por lo tanto podía conocer y apoyar a las personas más necesitadas- porque formaba parte de su comunidad, hablaba su idioma y entendía sus preocupaciones. Y la clave para entender lo que la gente necesitaba era la amabilidad. A lo largo de los años, la IFRC ha evolucionado junto a las comunidades a las que apoyamos. Hemos adaptado nuestras formas de trabajo, ampliado nuestra experiencia a medida que surgían diferentes vulnerabilidades y factores de estrés, y hemos sido lo suficientemente ágiles como para ser pioneros y luego incorporar nuevos enfoques de apoyo humanitario. Hemos liderado el desarrollo y la aceptación generalizada de la asistencia en efectivo como la forma más eficaz y respetuosa de apoyar a las personas necesitadas. Después de todo, las personas que lo han perdido todo en una catástrofe o un conflicto no deberían perder también su dignidad. Además, estamos impulsando un cambio en la forma de gestionar y reducir los riesgos de catástrofe a través de la acción anticipatoria, en la que se apoya a las comunidades locales para que reduzcan sus riesgos y se puede activar la financiación inmediata una vez que se alcanzan los umbrales medidos científicamente. Nada de este trabajo sería posible sin la amabilidad de nuestros 14,9 millones de voluntarios comunitarios de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. En el Día Mundial de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, el 8 de mayo, animaremos a las personas de todo el mundo a creer en el poder de la amabilidad y la bondad y a que #SeamosAmables. El mundo sigue sangrando. Sigue necesitando ayuda. Pero hay casi 15 millones de razones para creer en la bondad, y para tener esperanza. -- Si quieres leer más sobre la historia de la IFRC, visita nuestra página de historia y archivos. Y consulte el hashtag #SeamosAmables en todos los canales de redes sociales esta semana para ver cómo nuestras Sociedades Nacionales están celebrando el Día Mundial de la Cruz Roja y la Media Luna Roja.

Leer más
| Nota de prensa

Los líderes humanitarios de la Cruz Roja y la Media Luna Roja acuerdan una hoja de ruta para aliviar el sufrimiento en Oriente Medio y África del Norte

El Cairo, 1 de marzo de 2022 - La primera Conferencia de Líderes Humanitarios de Oriente Medio y el Norte de África concluirá hoy con una serie de recomendaciones para hacer frente a los crecientes desafíos humanitarios en la región. La conferencia, celebrada bajo el patrocinio del Primer Ministro de Egipto, reunió a los actores humanitarios para abordar los principales problemas humanitarios de la región, donde se producen algunas de las peores crisis prolongadas del mundo. La conferencia, de dos días de duración, organizada por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) y la Sociedad Egipcia de la Media Luna Roja (ERCS), debatió cómo mejorar la colaboración para aliviar el sufrimiento humano y apoyar a los afectados por el cambio climático y los desastres, conflictos y emergencias sanitarias relacionados con él.Entre los participantes se encontraban representantes del Gobierno egipcio, la Organización Mundial de la Salud, el Banco Mundial, el Comité Internacional de la Cruz Roja y las sociedades nacionales de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. El Dr. Nivine Al Qabbage, Ministro de Solidaridad Social y Vicepresidente de la Media Luna Roja egipcia, dijo "Nosotros, como sociedades nacionales de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, somos los primeros en responder a las crisis humanitarias en nuestros respectivos países. Nos reunimos hoy aquí con otros actores humanitarios para garantizar que los mecanismos internacionales de coordinación humanitaria estén alineados y sean pertinentes, así como para desarrollar asociaciones innovadoras que movilicen recursos para seguir apoyando a nuestras comunidades." Los países de Oriente Medio y el Norte de África siguen sufriendo décadas de condiciones climáticas extremas, como calor intenso, limitación de las aguas subterráneas y las precipitaciones y escasez de tierras agrícolas y cultivables, lo que los hace especialmente vulnerables a los efectos del cambio climático. Se calcula que 70 millones de personas necesitan ayuda humanitaria en la región. Los jóvenes, en particular, siguen pagando el precio de las crisis y catástrofes prolongadas. La región tiene las tasas de desempleo juvenil más altas del mundo y la pandemia del COVID-19 ha agravado la situación, lo que ha provocado que una media de hasta el 40% de las mujeres jóvenes estén sin trabajo. El Dr. Hossam Elsharkawi, Director Regional de la IFRC, dijo: "Incluso después de dos años, la pandemia del COVID-19 sigue amplificando las desigualdades en la región. Es imperativo que todos los actores humanitarios se unan para asistir mejor a los más vulnerables, que con demasiada frecuencia quedan al margen. Esto sólo puede ocurrir cuando cambiamos el liderazgo hacia esfuerzos humanitarios verdaderamente dirigidos a nivel local y nos comprometemos a establecer asociaciones respetuosas centradas en las prioridades locales". Al final de la conferencia, los participantes acordarán un llamamiento a la acción que dará forma a sus operaciones conjuntas de respuesta humanitaria durante las emergencias sanitarias, los desastres relacionados con el clima, la migración y las asociaciones. Los participantes acordaron: Trabajar codo con codo con la naturaleza, utilizar soluciones basadas en la naturaleza para mejorar y/o aumentar la resiliencia. Participar en el desarrollo de Planes Nacionales de Adaptación, ya que las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y la Media Luna Roja son auxiliares de sus gobiernos y pueden liderar la acción climática desde el nivel local. Empoderar a los jóvenes como agentes de cambio para que cambien la mentalidad de los líderes y aboguen por el cambio y aborden las crisis climáticas y medioambientales. Trabajar de forma proactiva para formalizar y poner en marcha asociaciones intersectoriales y multiinstitucionales que incluyan a los principales organismos y autoridades gubernamentales para ampliar la preparación y la respuesta humanitaria centrada en las comunidades vulnerables, las personas que se desplazan, las crisis prolongadas, las epidemias/pandemias y los desastres naturales. Apoyar a la IFRC en la dirección del flujo de trabajo de localización, supervisando la implementación de los esfuerzos destinados a hacer que la acción humanitaria sea "tan local como sea posible y tan internacional como sea necesario". Continuar con el enfoque estratégico de la IFRC para el desarrollo de las Sociedades Nacionales, que aspira a fortalecer las Sociedades Nacionales y sus filiales en lo que respecta a la calidad del liderazgo, la transparencia de la gestión financiera, la relación con las autoridades y el compromiso y la participación de la comunidad. Llevar a cabo esfuerzos de diplomacia humanitaria para que se reconozca mejor el valor añadido de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja a través de nuestro papel de auxiliares de los poderes públicos y del acceso a las bases a través de los voluntarios. Para más información o concertar entrevistas: Silvia Simon, Media Luna Egipcia, [email protected], 00201227404477 Rana Cassou, IFRC MENA, [email protected], 0033675945515

Leer más
| Página básica

Fondo de Desarrollo de Capacidades

El Fondo de Desarrollo de Capacidades (CBF, por sus siglas en inglés) de la IFRC otorga pequeñas subvenciones con un plazo establecido a las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, permitiéndoles aumentar la escala y la calidad de sus servicios; y de la ejecución de programas en sus comunidades.

Leer más
| Página básica

Fondos para el desarrollo de la Sociedad Nacional

La IFRC brinda apoyo financiero al desarrollo de las Sociedades Nacionales a través de tres fondos diferentes, dos de los cuales se entregan en asociación con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). Juntos, los fondos proporcionan una amplia gama de apoyo técnico y de desarrollo a las Sociedades Nacionales para ayudarlas a ser más fuertes, más sostenibles y más eficaces.

Leer más
| Página básica

Desarrollo de las filiales

Nuestra extensa red de más de 197.000 filiales locales garantiza que la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (IFRC) permanezca firmemente arraigada en las comunidades locales.

Leer más
| Página básica

Desarrollo de la Sociedad Nacional

La Federación Internacional apoya a nuestras 191 Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja de todo el mundo para que desarrollen todo su potencial como agentes humanitarios locales eficaces. Estamos comprometidos a apoyar su desarrollo y programas a largo plazo. Y adaptamos nuestro apoyo a los contextos, necesidades y prioridades de cada Sociedad Nacional.

Leer más
| Página básica

Sobre las Sociedades Nacionales

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) está formada por 191 Sociedades Nacionales, presentes en casi todos los países del mundo. Sus roles difieren de un país a otro, pero todas están unidas por nuestros Principios Fundamentalesy todas luchan por el bien de la humanidad.

Leer más
| Nota de prensa

El cambio climático es una prioridad para las más recientes Sociedades Nacionales de la Cruz Roja

Ginebra, 5 de diciembre de 2019Los dos nuevos integrantes de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (Federación Internacional) consideran que la intervención ante las consecuencias humanitarias del cambio climático es una de sus principales prioridades.La Cruz Roja de Bután y la Cruz Roja de las Islas Marshall han sido admitidas en el día de hoy en calidad de miembros de pleno derecho número 191 y 192 de la Federación Internacional. La decisión se ha tomado por unanimidad en el XXII periodo de sesiones de la Asamblea General que se celebra actualmente en Ginebra.Francesco Rocca, presidente de la Federación Internacional, ha señalado que:“El diminuto y montañoso Reino de Bután y los veintinueve (29) atolones coralinos y cinco islas de baja altitud que conforman la República de las Islas Marshall son ejemplos de cómo el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja une a países muy diversos en un espíritu de paz y cooperación.“Estos países ejemplifican asimismo la unión de la humanidad en la batalla contra la crisis climática. En ambos casos, los efectos humanitarios del cambio climático son una realidad y representan una amenaza evidente para las comunidades vulnerables”.En Bután, el cambio climático contribuye a la aparición de lluvias más intensas, inundaciones repentinas y nuevas enfermedades. Los miembros del personal y los dos mil cuatrocientos (2400) voluntarios de la Cruz Roja de Bután, repartidos en veinte (20) secciones locales, apoyan la preparación de las comunidades haciendo hincapié en el ámbito sanitario —con formación en primeros auxilios para taxistas y conductores de autobús—, en la gestión de desastres y en la adaptación al cambio climático.Dragyel Tenzin Dorjee, secretario general de la Cruz Roja de Bután, ha explicado que:“Los siete principios fundamentales del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja —humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, servicio voluntario, unidad y universalidad— constituyen valores atemporales que se conjugan perfectamente con la filosofía de felicidad nacional bruta, que guía los pasos de Bután haciendo del bienestar humano el principal objetivo del gobierno del Reino”.La Cruz Roja de las Islas Marshall tiene sus orígenes en un pequeño grupo de voluntarios muy entregados que deseaban ayudar a las comunidades afectadas por la sequía en 2013. En la actualidad, se ha convertido en una organización centrada en cuestiones sanitarias, gestión de desastres, adaptación al cambio climático y movilización de voluntarios, con una red de cincuenta (50) voluntarios que incluye once (11) unidades de intervención de emergencia distribuidas por este país de 75 000 habitantes.“Nuestro país se encuentra en primera línea de la crisis climática mundial. En estos precisos momentos, nos enfrentamos a un aumento de enfermedades asociadas al cambio climático, como el dengue, así como a la sequía y a inundaciones costeras frecuentes debidas al elevado oleaje y a mareas excepcionales. Nuestros voluntarios ofrecen un apoyo activo a sus comunidades y nos llena de orgullo poder continuar esa labor en calidad de miembros oficiales del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja”, ha indicado el doctor Alexander Pinano, presidente de la Cruz Roja de las Islas Marshall.

Leer más