Afganistán

Displaying 1 - 16 of 16
| Nota de prensa

Crisis tras crisis: Terremotos devastadores sacuden Afganistán y la IFRC pide ayuda urgente

Kabul/Kuala Lumpur/Ginebra, 12 de octubre - Afganistán afronta una crisis humanitaria cada vez más grave, tras una devastadora serie de terremotos. La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) reitera urgentemente su llamamiento para que se adopten medidas inmediatas y se brinde apoyo internacional, y subraya que el llamamiento existente por un valor de 120 millones de francos suizos está gravemente desfinanciado, ya que sólo se ha recaudado el 36 por ciento. La Media Luna Roja Afgana (MLRA), en coordinación con la IFRC y otras Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja asociadas, fue una de las primeras en responder. Sus intervenciones rápidas incluyeron ayuda médica de emergencia, suministros no alimentarios esenciales, refugio temporal y operaciones de rescate en las provincias afectadas. Mawlawi Mutiul Haq Khales, Presidente interino de la Media Luna Roja Afgana, declaró: "La situación en el país ya es extremadamente grave. La gente estaba empezando a recuperarse cuando otra serie de terremotos masivos nos golpeó, todos en menos de una semana. Además, se acerca el invierno y hay una necesidad urgente de refugio, alimentos y atención sanitaria". Los sismos sacudieron la parte occidental de Afganistán y afectaron principalmente a Badghis, Ghor y, sobre todo, Herat, registrando una magnitud de 6,3 grados. Lamentablemente, cuatro días después se produjo otro temblor de la misma magnitud, que causó más destrucción y pérdidas de vidas humanas. Estos sucesos causaron numerosas víctimas, destruyeron viviendas y desplazaron a muchas personas. Esta catástrofe agrava la crisis humanitaria de Afganistán, que se caracteriza por una grave sequía y dificultades económicas. Alexander Matheou, Director Regional de la IFRC para Asia y el Pacífico, en el contexto de su visita de esta semana a las zonas afectadas de Herat, señaló: "Lo que estamos viendo sobre el terreno es una escena escalofriante: tres aldeas afectadas que visité hace dos días han quedado reducidas a escombros absolutos, sin una sola casa en pie. Nuestros equipos sobre el terreno dicen que este es el panorama en varios otros pueblos. Estas primeras observaciones evidencian que aún no se conoce el alcance total de los daños." "No se pueden exagerar los incansables esfuerzos de la Media Luna Roja Afgana en esta situación catastrófica. Han sido los primeros en responder, llegando rápidamente a las zonas afectadas y prestando una asistencia crucial. Hemos logrado redirigir suministros esenciales e instalaciones sanitarias móviles a las zonas más impactadas en el plazo de un día, gracias a nuestra red de voluntariado y equipo de primera respuesta capacitado." Las necesidades inmediatas incluyen ayuda alimentaria, asistencia en efectivo, refugio de emergencia y artículos para el hogar. También se presta especial atención a la atención sanitaria de emergencia, el apoyo mental y el suministro de agua potable y saneamiento. Se están llevando a cabo nuevas evaluaciones para determinar el impacto total de la catástrofe y elaborar estrategias para necesidades emergentes como la reparación de refugios, la recuperación de medios de subsistencia y la rehabilitación de instalaciones. Alexander Matheou añadió: "La magnitud de la tragedia aún no se conoce y se necesita urgentemente ayuda internacional. Afganistán no puede ser una nota a pie de página en un mundo que ya está lidiando con múltiples crisis. Cada contribución cuenta, especialmente ahora, cuando nuestros recursos ya están al límite". A la luz de las crecientes demandas, la IFRC está revisando su llamamiento por 120 millones de francos suizos para ayudar a los esfuerzos en curso de la Media Luna Roja Afgana. Actualmente, este llamamiento permanece gravemente desfinanciado, ya que sólo se ha recaudado el 36 por ciento de los fondos necesarios. Las contribuciones pueden hacerse a través de las Sociedades Nacionales participantes o directamente en el sitio web de la IFRC. Más información Para solicitar una entrevista, contáctese al correo:[email protected] En Afganistán: Mir Abdul Tawab Razavy: +93 747 407 027 En Kuala Lumpur: Afrhill Rances: +60 192 713 641 En Ginebra: Mrinalini Santhanam: +41 76 381 50 06 Tommaso Della Longa: +41 79 708 43 67 

Leer más
| Artículo

Inundaciones en todo el mundo: Respuesta de los equipos de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja

En las últimas semanas, las inundaciones han golpeado comunidades y acaparado titulares en todo el mundo. Echemos un vistazo a algunos de los países que sufren inundaciones y veamos cómo los equipos de la Cruz Roja y la Media Luna Roja ayudan a las personas afectadas. Eslovenia Las lluvias torrenciales de las dos últimas semanas han afectado a dos tercios de Eslovenia, lo que ha llevado al Primer Ministro del país a declararlo el "mayor desastre natural" de la historia del país. Las inundaciones han matado a tres personas y destruido puentes, carreteras y casas, causando daños estimados en 500 millones de euros. Las personas voluntarias de la Cruz Roja Eslovena han estado distribuyendo alimentos, agua y medicinas a las personas afectadas por las inundaciones, a menudo a pie, ya que es la única forma de llegar a muchas comunidades aisladas. También acompañan a las personas que se alojan en refugios provisionales. La Cruz Roja Checa, la Cruz Roja Croata, la Cruz Roja Húngara y la Cruz Roja Polaca han mostrado su solidaridad enviando más alimentos, agua y artículos de higiene al país para ayudar en la respuesta. Noruega En Noruega, el personal voluntario de la Cruz Roja Noruega está ayudando a las personas afectadas por la tormenta Hans, que está causando estragos en el sur del país con lluvias extremas, deslizamientos de tierra e inundaciones. Los equipos voluntarios están ayudando en las evacuaciones, manejando ambulancias de emergencia, entregando alimentos a personas aisladas y construyendo defensas contra inundaciones con sacos de arena. Muchas delegaciones locales permanecen en alerta máxima, con más personas voluntarias preparadas para ayudar, a medida que evolucione la situación. Sudán Mientras millones de personas se tambalean por el actual conflicto en Sudán, las comunidades del estado del Nilo Blanco también se han visto afectadas por las fuertes lluvias y las inundaciones repentinas. Los torrentes de agua arrasaron y destruyeron todo a su paso. Las familias han perdido sus casas y pertenencias, y muchas han tenido que dormir a la intemperie. Se necesitan urgentemente refugios y agua potable. El voluntariado de la Media Luna Roja Sudanesa, que ya ha estado respondiendo a las necesidades de la población durante el conflicto, está evaluando de cerca la situación para prestar apoyo adicional. China Las lluvias torrenciales y las inundaciones han causado estragos duramente este verano el este de Asia, incluidas zonas del norte, noreste y sur de China. En Pekín se han registrado las mayores precipitaciones de los últimos 140 años. Los equipos humanitarios de la Cruz Roja China están ayudando a la población de las zonas afectadas por las inundaciones, colaborando en las tareas de limpieza y recuperación; y distribuyendo utensilios domésticos, edredones, chaquetas impermeables y otros artículos. Filipinas En Filipinas, los tifones Doksuri y Khanun (conocidos localmente como Egay y Falcon) han provocado inundaciones devastadoras. Se estima que 313.000 personas han sido desplazadas sólo por Doksuri. Tristemente, más de 25 han perdido la vida. Las personas voluntarias de la Cruz Roja Filipina han estado llevando suministros de emergencia, comidas, asistencia médica y apoyo psicosocial a las comunidades afectadas. Afghanistán Inundaciones repentinas y lluvias torrenciales han causado pérdidas de vidas humanas, personas heridas y graves daños a cientos de hogares en Afganistán, un país que ya atraviesa una compleja crisis humanitaria. Los equipos de emergencia de la Media Luna Roja Afgana y la IFRC están prestando apoyo urgente, que incluye mantas, bidones, lonas impermeables y kits de refugio. Por su parte os equipos móviles de salud están llevando servicios médicos a comunidades remotas. Irán En Irán, los equipos de la Media Luna Roja Iraní han respondido a las inundaciones en las provincias de Sistán Baluchistán, Jorasán del Norte y Azerbaiyán Occidental, desplegando 35 equipos de intervención y prestando apoyo a cientos de personas. Los equipos voluntarios han rescatado a personas varadas en las aguas, instalado refugios temporales y suministrado artículos de primera necesidad. Honduras En el oeste de Honduras, las lluvias causaron inundaciones localizadas en la ciudad de Copán Ruinas, que dañaron viviendas y negocios locales. La filial local de la Cruz Roja Hondureña respondió rápidamente para distribuir artículos de primera necesidad a la población local y ayudar a retirar escombros y árboles caídos. -- Gracias a todas nuestras Sociedades Nacionales por apoyar a las comunidades afectadas por las inundaciones de las últimas semanas. Si desea saber más sobre las inundaciones y cómo puede prepararse, haga clic aquí.

Leer más
| Nota de prensa

Afganistán: Intensificar el apoyo es crucial en medio del deterioro de la situación económica y humanitaria

Kabul/Kuala Lumpur/Ginebra, 15 de agosto - Las dificultades económicas han agravado considerablemente las condiciones de vida en Afganistán. La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) hace un llamado para que continúe el apoyo humanitario a Afganistán, junto con la inversión en soluciones a largo plazo. Más de dos años después de que la sequía comenzara a afectar a la región, casi 28 millones de personas afganas -tanto en las ciudades como en las zonas remotas- luchan por satisfacer sus necesidades básicas. Las dificultades económicas y las continuas crisis han mermado enormemente el poder adquisitivo, haciendo que mucha gente dependa de la ayuda humanitaria. Mawlawi Mutiul Haq Khales, Presidente en Función de la Media Luna Roja Afgana, ha declarado: "La situación económica sigue siendo difícil para las personas vulnerables, incluidas las mujeres y las niñas. Han soportado inmensas dificultades y dependen principalmente de la ayuda humanitaria para superar los choques provocados por la sequía, los desastres naturales y las dificultades económicas." "Gracias al generoso apoyo de nuestros asociados locales e internacionales, la Media Luna Roja Afgana ha ampliado su operación de respuesta en todas las provincias en el primer semestre de este año, con el objetivo de prevenir el empeoramiento de la situación humanitaria." Con el apoyo de socios locales e internacionales, la Media Luna Roja Afgana ha llegado a más de 500.000 hogares (aproximadamente 3,5 millones de personas) con una serie de servicios. Entre ellos, 3 millones de personas con servicios de salud y sensibilización, más de 100.000 hogares (unas 700.000 personas) con asistencia alimentaria y al menos 35.000 hogares (unas 245.000 personas) con asistencia en efectivo. "Ahora, debido a la reducción de los fondos y al aumento de la demanda de servicios, estamos dando prioridad a la asistencia a los grupos más vulnerables. Esto incluye proporcionar ayuda en efectivo a las viudas, ofrecer salud mental y apoyo psicosocial, y apoyar a la niñez con defectos congénitos del corazón. Para ello, pedimos a nuestros socios que refuercen sus contribuciones", añadió Mawlawi Mutiul Haq Khales. Afganistán no sólo se enfrenta a su tercer año consecutivo de sequía, sino también a dificultades económicas que agravan la actual situación humanitaria. La actual tendencia de la ayuda exterior, limitada principalmente a intervenciones humanitarias debido a las sanciones, o a la falta de reconocimiento internacional de las actuales autoridades, dificulta los esfuerzos de solución a largo plazo. Necephor Mghendi, Jefe de la Delegación de la IFRC para Afganistán, declaró: "La situación humanitaria es cada vez más dura y estamos aumentando nuestro apoyo a la Media Luna Roja Afgana -con recursos financieros limitados- para aliviar las condiciones de las personas más expuestas, teniendo en cuenta la necesidad de combinar la ayuda inmediata con soluciones duraderas, que aborden también las causas profundas y las vulnerabilidades." "No podemos abordar la situación humanitaria sin invertir en soluciones de desarrollo a más largo plazo o abordar la crisis económica. Están intrínsecamente ligadas". "Mientras algunas partes del mundo se enfrentan también a peligros naturales y provocados por la humanidad, la gente no debe olvidar que Afganistán sigue afrontando una de las peores crisis humanitarias del mundo. Aunque los titulares puedan hacer hincapié en unos pocos problemas, las necesidades siguen siendo enormes." La IFRC y la Media Luna Roja Afgana están aumentando los preparativos para el próximo invierno y los posibles desastres siempre presentes. Se están preposicionando en lugares estratégicos de todo el país suministros de kits de preparación para el invierno, lonas, tiendas de campaña, contenedores de almacenamiento de agua, artículos de higiene, utensilios de cocina y otros artefactos domésticos esenciales. Además, los equipos de respuesta a desastres de la Media Luna Roja Afgana están siendo equipados con kits actualizados de recogida de datos, materiales de identificación y formación para actualizarse. La Media Luna Roja Afgana tiene una filial en cada provincia del país y cuenta con una sólida red de 24.600 personas voluntarias, entre ellas mujeres que son cruciales para prestar servicios a los grupos vulnerables, especialmente mujeres y niñas. Los miembros de la comunidad -hombres, niños, mujeres y niñas- siguen siendo fundamentales en los esfuerzos de la Cruz Roja y la Media Luna Roja: como receptores, diseñadores y prestadores. Para apoyar a la Media Luna Roja Afgana, la IFRC reitera su llamamiento de emergencia a la comunidad internacional por iun valor de 120 millones de francos suizos para prestar ayuda humanitaria urgente a más de dos millones de personas afectadas por múltiples crisis. Si desea más información o solicitar una entrevista, póngase en contacto con: Afganistán: Mir Abdul Tawab Razavy, +93-747-407-027, [email protected] Kuala Lumpur: Afrhill Rances, +60-192-713-641, [email protected] Ginebra:Mrinalini Santhanam, +41763815006,[email protected]

Leer más
| Nota de prensa

La situación climática causa estragos en Asia-Pacífico; provoca inundaciones incesantes, enfermedades y un calor que pone en peligro la vida.

Kuala Lumpur/Dhaka/Pekín, 10 de agosto de 2023 - Los países de Asia y el Pacífico se tambalean por los múltiples desastres que están causando estragos en la región y los analistas del clima lo atribuyen a un fenómeno llamado El Niño. La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) insta a las autoridades y a las organizaciones humanitarias a prepararse para múltiples desastres que golpean simultáneamente y con mayor intensidad. En los últimos meses, la IFRC ha publicado ocho asignaciones del Fondo de Emergencia para la Respuesta a Desastres (DREF) para fenómenos relacionados con el clima: tres para el dengue en Bangladesh, Nepal y Sri Lanka, tres para inundaciones en Mongolia, Pakistán y Afganistán, una para un ciclón tropical en Bangladesh y otra para una ola de frío en Mongolia. Aunque el impacto total del fenómeno se espera para los meses de septiembre de este año a marzo del próximo, muchas regiones de Asia y el Pacífico ya se enfrentan actualmente a múltiples peligros, y todos ellos apuntan a un deterioro de la situación climática. En Bangladesh, las infecciones de dengue han invadido la nación y este año se han producido casi 30.000 nuevos casos, casi 5 veces más que las cifras del año pasado. Además, los expertos locales en salud pública confirman que muchas personas se están infectando con múltiples tipos de dengue, lo que complica el tratamiento. Sanjeev Kafley, Jefe de la Delegación de la IFRC en Bangladesh dice: "Estamos colaborando estrechamente con la Media Luna Roja de Bangladesh y las autoridades sanitarias para combatir la situación. En 85 distritos afectados por el dengue en las ciudades de Dhaka, Chattogram y Barishal, nuestros equipos voluntarios se están centrando en las actividades de sensibilización y prevención. Estamos avanzando en la adquisición de kits de pruebas para nuestras autoridades sanitarias, así como apoyando la disponibilidad de concentrado de plaquetas a través de los bancos de sangre de la Sociedad de la Media Luna Roja de Bangladesh. Estamos apoyando en todos los puntos de intervención, desde las áreas que salvan vidas hasta las medidas preventivas". Los esfuerzos de mitigación climática de la IFRC a nivel nacional en diferentes países se dirigen a mejorar los sistemas de gestión del agua, frenar la cría de mosquitos, reforzar los sistemas de vigilancia y seguimiento para rastrear los brotes y aumentar la capacidad de atención sanitaria para gestionar los casos y proporcionar tratamiento. Olga Dzhumaeva, Jefa de la Delegación de Asia Oriental de la IFRC dice: "Las lluvias torrenciales y las inundaciones han afectado gravemente a Asia Oriental este verano. El norte, el noreste y algunas regiones del sur de China sufrieron una de las mayores precipitaciones que ha experimentado Pekín en los últimos 140 años. La capital, Ulán Bator, y 13 provincias de Mongolia, la parte central y muchas provincias de la República de Corea, así como la región japonesa de Kyushu, también sufrieron las graves consecuencias de las lluvias extremas de julio. Como consecuencia, millones de personas de Asia oriental se vieron muy afectadas y desplazadas, y las carreteras, puentes, viviendas e infraestructuras sufrieron graves daños, muchos de ellos irreparables. En respuesta a la situación, nuestros colegas y voluntariado de las Sociedades Nacionales de China, Japón, Mongolia y República de Corea se han desplegado en primera línea, activando sus respuestas de emergencia, haciendo todo lo posible por evacuar a las personas atrapadas por las inundaciones y los escombros, y enviando urgentemente a las zonas afectadas suministros de socorro como mantas, tiendas de campaña y camas plegables." La IFRC, las Sociedades Nacionales y sus asociados creen que debemos centrarnos igualmente en el fomento de la resiliencia mediante la inclusión de la naturaleza, la anticipación, la adaptación y la mitigación. En el contexto del rápido aumento de los riesgos climáticos, es importante hacer énfasis en la acción temprana o anticipatoria; mediante la cual los fondos se asignan de forma proactiva en función de los pronósticos meteorológicos para apoyar a las personas en situación de riesgo antes de que se produzca el desastre. Luis Rodríguez, Jefe de Clima y Resiliencia para Asia y el Pacífico de la IFRC dice: "Estos fenómenos fueron más intensos de lo habitual debido a las condiciones predominantes de calentamiento, lo que trae consigo precipitaciones más intensas, desencadenando ciclones, lluvias e inundaciones. Estos factores climáticos también influyen mucho en la dinámica de las infecciones. El aumento de las precipitaciones crea hábitats nuevos y propicios para las larvas o los virus, y el aumento de la temperatura acelera el desarrollo de los insectos portadores de virus y el tiempo de incubación de estos. Los cambios graves en los patrones de temperatura y precipitaciones debido al cambio climático, permitirán la propagación y transmisión de la enfermedad en zonas que actualmente se consideran de bajo riesgo o libres de dengue. No se trata de fenómenos aislados. Están conectados". En previsión de más fenómenos meteorológicos extremos que afectarán a más regiones de Asia y el Pacífico, las Sociedades Nacionales, junto con la IFRC, están llevando a cabo fuertes medidas de preparación, como la planificación de acciones para olas de calor, simulaciones y simulacros, preposicionamiento de reservas de ayuda humanitaria y equipos de evacuación y rescate. Así como cursos urgentes de actualización sobre procedimientos y reglamentos para personas voluntarias, personal y equipos técnicos. Además, los DREF garantizan que las Sociedades Nacionales puedan actuar con rapidez y eficacia, lo que significa que se salvan millones de vidas y medios de subsistencia. Para más información o solicitar una entrevista, póngase en contacto con: [email protected] En Kuala Lumpur: Afrhill Rances, [email protected] , +60 19 271 3641 En Ginebra: Anna Tuson, [email protected] , +41 79 895 6924

Leer más
| Nota de prensa

"En el centro de nuestros servicios en Afganistán están las mujeres y las niñas: como receptoras y como proveedoras".

Kuala Lumpur / Ginebra, 26 de diciembre de 2022 - Cada día, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) ayuda a miles de personas en Afganistán a hacer frente a los desastres, el hambre y el acceso a la atención de salud. En el centro de estos servicios están las mujeres y las niñas: como receptoras, diseñadoras y prestadoras. Son el centro de nuestro trabajo. Las mujeres son las principales usuarias de los servicios de atención primaria de salud que apoya la Media Luna Roja Afgana. El personal médico femenino hace posible estos servicios como doctoras, enfermeras, comadronas y trabajadoras de divulgación. Las mujeres dirigen la formación profesional y la atención y el apoyo a las mujeres indigentes en nuestros centros Marastoon de todo el país. Las mujeres son fundamentales para diseñar y supervisar los servicios para mujeres y niñas. No deben ni pueden ser sustituidas por colegas masculinos. La IFRC está sumamente preocupada por los recientes anuncios del Emirato Islámico de Afganistán (EIA) de suspender el acceso de las mujeres a la educación superior y a trabajar en organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales. Aún no está claro cómo se aplicarán estos anuncios a la IFRC. Seguimos comprometidos con la diversidad de género, con nuestras colegas mujeres y con la continuidad del servicio con la participación de colegas mujeres. Así es como llegamos a las comunidades y a los más vulnerables en todo el país. Representaremos este compromiso ante las autoridades. Sin embargo, sea cual sea el efecto directo de los anuncios en nuestro trabajo, esta exclusión es devastadora para el país a corto y largo plazo. Su impacto en quienes necesitan servicios humanitarios será terrible. Instamos a las autoridades a considerar este impacto y a encontrar soluciones que permitan la continuidad de la asistencia vital en todo Afganistán, en interés de las mujeres y las niñas, y de todos los afganos. Para más información, contacten con: Afrhill Rances, +60 19 271 3641 [email protected] Rachel Punitha, +60 19 791 3830, [email protected]

Leer más
| Nota de prensa

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja advierte: ante la intensificación del hambre en el mundo, no podemos permitir que las crisis nos agoten

Ginebra (CICR/Federación Internacional) – La advertencia es muy clara: a causa de los conflictos armados, las emergencias relacionadas con el clima, las dificultades económicas y los obstáculos políticos, se está intensificando cada vez más el hambre en todo el mundo. A menos que se adopten medidas urgentes, millones de personas vivirán en una miseria cada vez más profunda. Con miras a la próxima Asamblea General de las Naciones Unidas, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (Federación internacional) y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) señalaron la necesidad imperiosa de realizar mejoras sistémicas para salir del ciclo de crisis recurrentes, como inversiones en producción alimentaria que contemple factores climáticos en zonas de conflicto armado y mecanismos confiables para apoyar a las comunidades de difícil acceso que sufren por la escasez de alimentos y el aumento galopante de precios. El conflicto armado internacional en Ucrania ha alterado profundamente los sistemas mundiales de abastecimiento alimentario, así como las cosechas futuras en muchos países a raíz de su impacto en la disponibilidad de fertilizantes. La importancia del envío de más cargamentos a poblaciones vulnerables del este de África, en el marco de la Iniciativa de Cereales del Mar Negro, es incalculable, ya que hoy llegan muy pocos cereales a los lugares donde se necesitan. Mientras las emergencias alimentarias son noticia en todo el mundo, corremos un gran riesgo de caer en un agotamiento provocado por tantas crisis. Ahora bien, lo que resulta particularmente aterrador sobre esta coyuntura es el alcance y la profundidad de las necesidades. Más de 140 millones de personas sufren inseguridad alimentaria aguda a raíz de los conflictos armados y la inestabilidad, sumado a lo cual se prevé que las necesidades en el plano de la alimentación aumenten en los meses venideros a causa del cambio climático y la precariedad económica. Hoy se necesita voluntad política y recursos, sin lo cual se perderán muchas vidas y el sufrimiento se prolongará durante años. No basta solo con una respuesta de emergencia para poner fin a estas crisis alimentarias. La única manera de romper el ciclo es aplicar medidas conjuntas y a largo plazo. Sin dejar de atender las necesidades urgentes, es esencial construir una base de resiliencia. Los Gobiernos, el sector privado y los grupos humanitarios y del ámbito del desarrollo deben destinar más esfuerzos a apoyar a largo plazo proyectos de seguridad alimentaria, medios de subsistencia y resiliencia. Como parte de las medidas, se deben realizar inversiones para fortalecer los sistemas alimentarios de base popular y las iniciativas comunitarias a fin de lograr una seguridad alimentaria y económica sostenibles. Una de las estrategias que se ha de considerar es la adopción de medidas anticipatorias en el ámbito de la seguridad alimentaria, sobre la base de pronósticos y análisis de riesgos. Francesco Rocca, presidente de la Federación internacional, señaló: “Alrededor de 25 países en toda África atraviesan la peor crisis alimentaria que se ha registrado en décadas. Unos 22 millones de personas en el Cuerno de África hoy pasan hambre como consecuencia de la acumulación de crisis: sequías, inundaciones, los efectos económicos de la COVID-19, los conflictos armados e, incluso, invasiones de langostas del desierto. Detrás de las exorbitantes cifras hay personas de verdad, hombres, mujeres y niños que día a día libran una batalla de vida o muerte contra el hambre. Se prevé que la situación se deteriore para 2023. No obstante, se pueden salvar muchas vidas si se adoptan medidas rápidamente. Es necesario actuar de manera urgente y generalizada para aumentar laasistencia vital a millones de personas que la necesitan desesperadamente, así como atender con decisión las causas de fondo de esta crisis a través de compromisos más a largo plazo." La Federación Internacional y sus miembros –equipos de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en casi todos los rincones del planeta– prestan asistencia en comunidades de difícil acceso. Esa asistencia consiste, entre otras cosas, en hacer llegar dinero en efectivo a las familias para satisfacer sus necesidades de alimentos, salud y otras urgencias. En Nigeria, voluntarias de la Cruz Roja ayudan a madres embarazadas y lactantes, cuya nutrición es fundamental para lograr partos e infancias saludables. En Madagascar, equipos de voluntarios restablecen terrenos y fuentes de agua por medio de actividades contra la erosión, de la construcción de puntos de abastecimiento de agua y de la atención puesta en el riego, además de las estrategias tradicionales de lucha contra el hambre, como el seguimiento nutricional. Peter Maurer, presidente del CICR, señaló: “Los conflictos armados son un factor de mucho peso en relación con el hambre. Vemos que la violencia impide la siembra y la cosecha por parte de los agricultores. Vemos que las sanciones y los bloqueos impiden la entrega de alimentos a los más vulnerables. Mi deseo es que integremos la resiliencia en la propia estructura de la respuesta humanitaria, a fin de reducir el sufrimiento de las comunidades ante las profundas alteraciones que generan la violencia y el cambio climático. Aplicar soluciones de corto plazo no será suficiente para los próximos años." Este año, el CICR ha ayudado a casi un millón de personas en Somalia central y del sur a adquirir el equivalente a un mes de alimentos mediante la distribución de dinero en efectivo a más de 150.000 hogares. A través de un programa similar en Nigeria, se ayudó a 675.000 personas, mientras que más de 250.000 recibieron insumos agrícolas que contemplan factores climáticos a fin de restablecer los cultivos. El CICR trabaja para fortalecer la resiliencia por medio de semillas, herramientas y atención veterinaria a fin de que los residentes puedan absorber mejor las perturbaciones recurrentes. Por otra parte, sus profesionales médicos coordinan centros de estabilización en lugares como Somalia, donde se brinda a los niños atención nutricional especializada. Muchas comunidades en todo el mundo atraviesan enormes dificultades. A continuación, presentamos un panorama de algunas de las regiones con necesidades: África subsahariana: uno de cada tres niños menores de cinco años presenta retraso en el crecimiento como consecuencia de una desnutrición crónica, mientras que dos de cada cinco mujeres en edad fértil padecen anemia a causa de una dieta deficiente. La mayoría de la población en esta región vive con menos de 1,9 dólares por día. Afganistán: la combinación de tres decenios de conflicto armado y un estallido económico que redujo las oportunidades laborales y desató una descomunal crisis bancaria provocan efectos devastadores en relación con la capacidad de las familias afganas de adquirir alimentos. Más de la mitad del país –24 millones de personas– necesitan asistencia. El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja celebra toda medida que tenga como objetivo aminorar los efectos de las sanciones económicas. No obstante, dada la magnitud de la crisis humanitaria, también se necesitan soluciones a largo plazo, entre ellas, la reanudación de proyectos e inversiones por parte de Estados y organismos del ámbito del desarrollo en infraestructura esencial. Pakistán: se calcula que las inundaciones recientes han provocado pérdidas valuadas en alrededor de 12.000 millones de dólares. La seguridad alimentaria en el país ya era alarmante antes de esta última catástrofe: el 43 % de la población sufría inseguridad alimentaria. Hoy, se prevé que el número de personas en situación de hambre aguda aumentará de manera sustancial. Casi 8 millones de hectáreas de cultivos se encuentran bajo el agua. Se calcula que se destruyó cerca del 65 % de la canastaalimentaria del país (cultivos como arroz y trigo) y, según se informa, habrían muerto más de 733.000 animales. Las inundaciones también afectarán la entrega de alimentos al país vecino de Afganistán. Somalia: se ha quintuplicado la cifra de niños malnutridos que necesitan atención. El mes pasado, en el hospital regional de Baidoa se registraron 466 internaciones pediátricas, un aumento pronunciado respecto de las 82 registradas en agosto de 2021. Los niños internados en este lugar pierden la vida al no recibir la atención nutricional especializada que necesitan. Siria: la inseguridad alimentaria ha subido más del 50 % desde 2019. Hoy, dos tercios de la población siria –12,4 millones de un total de 18 millones de personas– no llegan a satisfacer sus necesidades diarias de alimentación. Los efectos acumulados de más de diez años de conflicto armado, y con él, las consecuencias de las sanciones, han debilitado el poder adquisitivo de la población. Los precios de los alimentos se han quintuplicado en los últimos dos años. Yemen: la mayoría de los yemenitas sobreviven con una sola comida al día. El año pasado, el 53 % de la población en Yemen sufría de inseguridad alimentaria. Este año, el porcentaje asciende a 63 %, es decir, unos 19 millones de personas. Los actores del ámbito de la asistencia se han visto obligados a recortar la ayuda alimentaria por falta de fondos. En consecuencia, unos 5 millones de personas hoy no lograrán satisfacer ni el 50 % de sus necesidades nutricionales diarias. Nota a los editores Para más información, por favor, contacten con: IFRC:Tommaso Della Longa, [email protected], +41 79 708 43 67 IFRC: Jenelle Eli, [email protected], +41 79 935 97 40 ICRC:Crystal Wells, [email protected], +41 79 642 80 56 ICRC: Jason Straziuso, [email protected], +41 79 949 35 12 Contenido audiovisual disponible: Fotos y vídeos del Cuerno de África Fotos y vídeos de las inundaciones en Pakistán Fotos y vídeos del programa de asistencia en efectivo de Somalia Vídeos sobre choques climáticos en Kenia

Leer más
| Nota de prensa

Afganistán: Las interminables crisis llevan a millones de personas a un punto de ruptura

Kuala Lumpur/Kabul/Ginebra 15 de agosto - La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) renueva su llamamiento a una mayor solidaridad mundial con el pueblo de Afganistán, que sigue afrontando una inmensa necesidad humanitaria. Las crisis simultáneas en el país han causado algunos de los peores sufrimientos de las últimas generaciones. Un cóctel de catástrofes y crisis ha azotado al país durante más de un año, con nuevas conmociones que han empeorado unas condiciones que ya eran terribles. A finales de junio, un terremoto sacudió el sureste de Afganistán, matando a más de 1.000 personas y destruyendo o dañando las viviendas de 60.000 hogares, dejándolos expuestos a los elementos. A partir de julio y hasta agosto, las lluvias fuera de temporada provocaron inundaciones que arrasaron con los medios de subsistencia y agravaron las necesidades humanitarias en más de 20 provincias. Mawlawi Mutiul Haq Khales, Presidente interino de la Media Luna Roja Afgana, dijo: "Los últimos 12 meses han sido extremadamente difíciles para nuestro pueblo, ya que las dificultades económicas, exacerbadas por las limitaciones de acceso a los ingresos relacionadas con las sanciones, acumulan la presión sobre millones de personas que ya estaban luchando contra la inseguridad alimentaria aguda, la pobreza y muchos otros choques. "Nosotros, en la Media Luna Roja Afgana, hemos ampliado nuestra operación de respuesta en todas las provincias y nuestra amplia red de voluntarios sigue prestando una asistencia que es realmente un salvavidas, en particular para los excluidos incluso de la ayuda más básica, especialmente las viudas y sus hijos. "Las contribuciones de nuestros socios locales e internacionales han sido fundamentales, y estamos realmente agradecidos. Pedimos que se mantenga el apoyo porque millones de personas dependerán de las intervenciones humanitarias a largo plazo para satisfacer sus necesidades más básicas." Con el apoyo de la IFRC y otros socios, la operación de respuesta de la Media Luna Roja Afgana ha llegado hasta ahora a más de 150.000 hogares con asistencia alimentaria y al menos a 15.000 hogares con distribuciones de efectivo. Sus más de 140 centros de salud, entre los que se encuentran los equipos sanitarios móviles, también siguen prestando servicios de salud primaria, incluidas las vacunaciones rutinarias en todo Afganistán. Es necesario mantener la asistencia humanitaria. Necephor Mghendi, Jefe de la Delegación de la IFRC para Afganistán, dijo: "El pueblo de Afganistán no puede ser olvidado. Esta es ahora una de las peores crisis humanitarias del mundo, con más de 20 millones de personas que siguen necesitando asistencia urgente". "Como la mayor red humanitaria del mundo, estamos respondiendo de muchas maneras para ayudar a las comunidades vulnerables. La IFRC sigue apoyando a la Media Luna Roja Afgana en sus esfuerzos humanitarios, pero la sucesión de crisis y desastres está llevando a millones de personas a un punto de ruptura, lo que se traduce en una necesidad humanitaria masiva que está ejerciendo una inmensa presión sobre la disponibilidad de recursos. "Se acerca el invierno y nos preocupa que se pierdan vidas si no actuamos con la suficiente antelación para aliviar las condiciones de las personas cuya capacidad de adaptación está debilitada por los múltiples impactos". La IFRC y la Media Luna Roja afgana están intensificando la preparación para un invierno potencialmente duro, que llegará al país en pocos meses. La mayor preocupación son las zonas de gran altitud, donde es muy probable que las temperaturas caigan por debajo de los 10 grados bajo cero. Se está preparando la adquisición de ropa de invierno, botas de invierno, mantas térmicas, estufas y otros elementos esenciales. Para apoyar a la Media Luna Roja Afgana, la IFRC ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional por 90 millones de francos suizos para prestar ayuda humanitaria urgente a más de un millón de personas afectadas por múltiples crisis. La preparación para el invierno constituye una parte fundamental del plan. Para más información, concertar entrevistas o acceder a recursos audiovisuales, por favor, contacten con: Oficiana Asia Pacífico: Rachel Punitha, +60-197-913-830, [email protected] Oficiana Asia Pacífico: Joe Cropp, +61 491 743 089, [email protected]

Leer más
| Discurso

Declaración del Secretario General de la FICR sobre la Reunión Ministerial de Alto Nivel en relación a la Situación Humanitaria en Afganistán

Excelencias, distinguidos representantes, señoras y señores, Es un honor dirigirme a ustedes en nombre de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y de nuestra Sociedad Nacional miembro, la Media Luna Roja Afgana. Ofrezco esta declaración como complemento de la declaración anterior del presidente del CICR, Peter Maurer. A medida que se desarrollan los acontecimientos actuales en Afganistán, la Media Luna Roja Afgana continúa llevando a cabo una labor humanitaria fundamental a través de su red de 34 sedes provinciales, 2.000 personas empleadas y más de 30.000 personas voluntarias capacitadas. La Media Luna Roja Afgana y el personal de la Federación Internacional han estado allí durante todo este proceso y siempre están allí para cumplir con nuestro mandato humanitario. No teníamos opción de irnos. Seguimos cumpliendo. La Federación Internacional ha estado en Afganistán durante más de 30 años ininterrumpidos. Hemos trabajado con la Media Luna Roja Afgana durante todo este tiempo en su desarrollo institucional, para traer suministros humanitarios muy necesarios, para llevar las voces de la comunidad al escenario mundial y para proporcionar liderazgo en coordinación. Permaneceremos a su lado todo el tiempo que se nos necesite. La semana pasada lanzamos un llamamiento de emergencia revisado por 36 millones de francos suizos para aumentar el apoyo a la labor de la Media Luna Roja Afgana para satisfacer las necesidades de las personas afectadas por una de las peores sequías de la historia del país, la escasez aguda de alimentos, un sistema de salud fracturado, desplazamiento, así como el impacto devastador del COVID-19. También hemos prestado apoyo a las Sociedades Nacionales de la Media Luna Roja de los países vecinos y necesitaremos 15 millones de francos suizos adicionales para seguir haciéndolo. Damas y caballeros, tengo tres mensajes para que consideren y actúen sobre ellos: Debemos trabajar juntos para garantizar que los corredores humanitarios se mantengan abiertos. Esto puede incluir hacer excepciones a las sanciones, que permitan cadenas de suministro médico y humanitario urgente. Ha llegado el momento de garantizar que no haya obstáculos burocráticos para la entrega de ayuda humanitaria. A cambio, nos aseguraremos de que se brinde apoyo a los más vulnerables, para permitir la ayuda administrada y entregada localmente, de acuerdo con nuestros principios fundamentales. Ahora es el momento de apoyar la acción local, empoderar a las organizaciones locales sólidas y cumplir con sus compromisos de localización en el Gran Acuerdo. La Media Luna Roja Afgana tiene un acceso único a las personas necesitadas, reconocida por su neutralidad, imparcialidad e independencia. Su personal y voluntariado trabajan todos los días en todas las provincias de Afganistán, con acceso directo a las comunidades de apoyo con servicios de socorro y salud en curso. Ahora no es el momento de ignorar a Afganistán; Es vital que miremos hacia el futuro y apoyemos al pueblo de Afganistán mientras trabaja arduamente para sanar y recuperarse. Gracias

Leer más
| Nota de prensa

Un mortífero terremoto sacude un Afganistán asolado por la crisis

La Media Luna Roja Afgana (MLRA), junto con la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC), se ha movilizado para apoyar urgentemente a las comunidades afectadas por un mortífero terremoto de 6,1 grados. El mortífero terremoto se ha producido esta madrugada en la región sudoriental de Afganistán. Las provincias más afectadas son Khost y Paktika. Según los primeros informes, cientos de personas han muerto, y se espera que el número de víctimas aumente -a medida que algunas personas permanezcan atrapadas entre los escombros debido al derrumbe de sus casas- y los equipos de respuesta lleguen a las aldeas más afectadas. Necephor Mghendi, Jefe de la Delegación de la IFRC para Afganistán, dijo: "El personal y los voluntarios de la Cruz Roja y la Media Luna Roja han sido desplegados desde las filiales locales para la respuesta inmediata y las evaluaciones. Se han enviado camiones con artículos de socorro y ambulancias a las zonas afectadas. "Además de los equipos de evaluación de la Media Luna Roja Afgana, otros asociados del Movimiento están en camino a las zonas afectadas". "Estamos gravemente preocupados por nuestro personal o sus familias porque es probable que algunos hayan sido afectados". Las telecomunicaciones se han interrumpido y se obtendrá más información del terreno cuando empiecen a fluir los informes desde el terreno. Esto es un duro recordatorio de que invertir en instituciones locales con fuerte presencia local para prestar servicios vitales en las ciudades y en las zonas remotas es la forma más segura y rápida de dar una respuesta eficaz. La Media Luna Roja Afgana tiene una sede en cada una de las 34 provincias de Afganistán, incluidas Khost y Paktika. También cuenta con más de 30.000 personas voluntarias procedentes de las comunidades locales. Los suministros alimentarios y no alimentarios, que ya estaban disponibles para la respuesta en curso de la Cruz Roja y la Media Luna Roja a las múltiples crisis humanitarias en el país, se redirigirán ahora a las zonas más afectadas por el terremoto para atender las necesidades inmediatas. La IFRC apoya a los equipos móviles de salud en Paktika y las provincias cercanas de Kabul, Kapisa, Logar, Parwan y Wardak. Los tres equipos móviles de salud en Paktika han sido reorientados para atender las necesidades inmediatas derivadas del terremoto. Los equipos de las provincias cercanas se desplegarán cuando sea necesario y se están movilizando suministros médicos adicionales desde Kabul. El terremoto de hoy es otra horrible tragedia para el pueblo de Afganistán y agrava lo que ya era una situación humanitaria devastadora. Se ha producido en un contexto sombrío en el que más del 50% de los afganos, hombres, mujeres y niños, necesitan desesperadamente una intervención humanitaria debido a una combinación de crisis catastróficas. El país se tambalea por los efectos de décadas de conflicto, la prolongada y grave sequía, los efectos de otros intensos desastres relacionados con el clima, las extremas dificultades económicas, un maltrecho sistema sanitario y las carencias de todo el sistema. Por lo tanto, aunque la catástrofe esté localizada, la escala de las necesidades humanitarias será enorme. Es prioritario aumentar el apoyo mundial para prestar asistencia humanitaria a largo plazo y para la recuperación. La IFRC ha liberado 750.000 CHF de su Fondo de Emergencia para la Respuesta a Desastres (DREF) para apoyar la respuesta inmediata de la ARCS. Entrevista en vídeo con Mohammad Nabi Burhan, Secretario General de la MLRA. Para más información o entrevistas: En Ginebra: Benoit Matsha-Carpentier, Director A.I, Departamento de Comunicación, Mob: +41 (0)79 213 24 13, Email: [email protected] En Asia/Pacífico: Rachel Punitha, Manager A.I., Comunicación, Mob: +60 19 791 3830, Email: [email protected] About IFRC IFRC is the world’s largest humanitarian network, comprising 192 National Red Cross and Red Crescent societies working to save lives and promote dignity around the world. Acerca de la IFRC La IFRC es la mayor red humanitaria del mundo, compuesta por 192 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja que trabajan para salvar vidas y promover la dignidad en todo el mundo. www.ifrc.org - Facebook - Twitter - YouTube

Leer más
| Nota de prensa

Afganistán: el hambre y la pobreza aumentan mientras persiste la sequía

Kuala Lumpur/Kabul/Ginebra 17 de junio - La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) hace un llamamiento para que se incremente el apoyo mundial a fin de frenar la espiral de hambre en Afganistán, donde una de las peores crisis humanitarias del mundo amenaza a millones de personas. El intenso calor del verano y la escasa temporada de lluvias de la primavera han condenado a una cosecha significativa en el país. En medio de la creciente pobreza, el 70% de los hogares no puede satisfacer las necesidades básicas de alimentos y no alimentos, con efectos especialmente devastadores para los hogares encabezados por viudas, personas mayores, personas con discapacidad y niños. Se calcula que 3 millones de niños están en riesgo de desnutrición y son susceptibles de contraer enfermedades como la diarrea acuosa aguda y el sarampión, debido a su inmunidad debilitada. Miles de personas han recurrido a la mendicidad en las calles, y los precios de los artículos de primera necesidad se han disparado ante la disminución de las remesas, el desmoronamiento de la economía y el aumento de la pobreza. El Dr. Mohammad Nabi Burhan, Secretario General de la Media Luna Roja Afgana, dijo: "Esta es una de las peores crisis humanitarias que he visto en Afganistán, en más de 30 años como trabajador de ayuda humanitaria. Es espeluznante ver la magnitud del hambre y el resurgimiento de la pobreza que tanto hemos luchado por erradicar. "Es especialmente preocupante para los afganos de las zonas rurales y remotas, donde algunas de las comunidades más pobres del país se enfrentan a una indigencia generalizada y a niveles de desnutrición muy elevados tras la pérdida de sus cosechas o de su ganado. "La falta de alimentos no debería ser una causa de muerte en Afganistán. Tiene que haber un esfuerzo internacional concertado para continuar con la asistencia humanitaria crítica en todo el país para poder salvar vidas." La Media Luna Roja Afgana está intensificando su operación de respuesta con los fondos disponibles, dando prioridad inmediata a la distribución de alimentos y dinero en efectivo, así como a la prestación de servicios sanitarios a través de más de 140 centros de salud en todo Afganistán. Sin embargo, los últimos informes muestran que se necesitará mucha más ayuda. Necephor Mghendi, Jefe de la Delegación de la IFRC en Afganistán, dijo: "El aumento de las dificultades económicas es un golpe amargo para las familias de Afganistán, que tratan de hacer frente a una de las peores sequías y crisis alimentarias que jamás hayan afrontado, dejando a los niños desnutridos y mucho más vulnerables a enfermedades prevenibles. "Además de proporcionar ayuda crítica a las personas que luchan contra la grave sequía y el hambre, hay que apoyar las intervenciones en materia de medios de subsistencia para que la gente pueda restablecer los medios de obtener ingresos. "También es necesario invertir en las instituciones locales que prestan servicios vitales tanto en las ciudades como en las zonas remotas. Está demostrado que las instituciones locales con personal y que funcionan bien ayudan a los más vulnerables, como los niños, las mujeres y las personas mayores, en todos los rincones de Afganistán." Como parte de este apoyo continuo, la IFRC hace un llamamiento urgente a la comunidad internacional para que aporte 80 millones de francos suizos para apoyar a la Media Luna Roja Afgana en la prestación de socorro de emergencia, servicios de salud y asistencia para la recuperación de más de un millón de personas en las provincias afectadas por múltiples crisis. Para más información o entrevistas, contacten con: Oficina Asia Pacífico: Joe Cropp, +61 491 743 089, [email protected]

Leer más
| Nota de prensa

Afganistán: La escasez de alimentos se agrava mientras los campos de primavera permanecen desnudos

Kuala Lumpur/Kabul/Ginebra, 22 de marzo - La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) teme seriamente por millones de afganos y comunidades agrícolas, ya que los campos permanecen sin las cosechas anuales de primavera. La actual sequía significa que la superficie sembrada con trigo de invierno está muy por debajo de la media. Los informes de campo indican que la mitad del terreno normalmente sembrado con trigo estaba en barbecho al final de la ventana de siembra en diciembre. El hambre se agrava en Afganistán, donde el 95% de la población carece de alimentos suficientes para comer cada día, según Naciones Unidas. Es probable que los pocos cultivos que se plantaron se enfrenten a duras condiciones, ya que se espera que La Niña traiga condiciones más secas de lo normal en los próximos meses, lo que extenderá la grave sequía a un segundo año. Mawlawi Mutiul Haq Khales, presidente interino de la Media Luna Roja Afgana, dijo: "Millones de familias dependen de la agricultura, pero ya han perdido las cosechas del año pasado por la grave sequía, lo que les ha dejado sin grano para pasar el duro invierno ni semillas para sembrar en los campos. "Sin semillas en la tierra, no habrá cosecha en la primavera y el verano, creando un riesgo real de hambruna en todo Afganistán, donde casi 23 millones de personas ya no pueden alimentarse cada día. "Tenemos que redoblar nuestros esfuerzos para apoyar a estas comunidades con ayuda mientras se preparan para un segundo año de sequía y escasez de alimentos, al tiempo que trabajamos para mantener los medios de vida que son tan importantes para las familias y comunidades enteras". La crisis de la sequía ha alimentado una crisis económica en un país donde la agricultura es fundamental para el sustento de la población y el pilar de la economía. Más del 70% de la población afgana vive en zonas rurales y alrededor del 80% de los medios de subsistencia dependen de la agricultura, según los últimos datos de seguridad alimentaria de la IPC de Afganistán. La Media Luna Roja Afgana, con el apoyo de la IFRC, está trabajando con las comunidades agrícolas para disponer de fuentes de agua más sostenibles, cultivos resistentes a la sequía y otras oportunidades de generación de ingresos para las mujeres en las zonas regionales del país. Johanna Arvo, jefa interina de la delegación de la IFRC en Afganistán, dijo: "Los estragos del cambio climático hacen que los riesgos y las dificultades se disparen para la población de Afganistán. Millones de personas se han enfrentado a dos graves sequías en cuatro años, que han provocado pérdidas de cosechas catastróficas y una devastadora escasez de alimentos. "Las temperaturas están aumentando, lo que provoca una reducción de la capa de nieve, del deshielo y del suministro de agua. Las lluvias son cada vez más irregulares, lo que está diezmando la agricultura en Afganistán. "Además de proporcionar ayuda inmediata, debemos invertir mucho más en el futuro, ayudando a los afganos a establecer suministros de agua más sostenibles y cultivos resistentes a la sequía, al tiempo que apoyamos la generación de ingresos para los más expuestos, incluidas las mujeres y los ancianos". Como parte de este apoyo continuo, la IFRC hace un llamamiento urgente a la comunidad internacional para que aporte más de 65 millones de francos suizos para apoyar a la Media Luna Roja Afgana en la prestación de servicios de salud, socorro de emergencia y asistencia para la recuperación a más de un millón de personas en las provincias afectadas por las múltiples crisis. Para más información o concertar entrevistas, por favor, contacten con: Oficina Asia Pacífico: Antony Balmain, +60 12 230 8451, [email protected] Oficina Asia Pacífico: Joe Cropp, +61 491 743 089, [email protected]

Leer más
| Nota de prensa

Afganistán: El apoyo mundial es crítico mientras la COVID se propaga desenfrenadamente

Kuala Lumpur/Kabul/Ginebra, 23 de febrero: La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja hace un llamamiento para que se preste urgentemente apoyo mundial a los servicios de salud y de análisis, así como a la vacunación, a fin de frenar la propagación del virus COVID-19, que se está extendiendo por todas las zonas de Afganistán, poniendo a prueba el frágil sistema sanitario del país. Una nueva ola está golpeando duramente a Afganistán. Las pruebas son inadecuadas y la Organización Mundial de la Salud informa que casi la mitad de las muestras analizadas dan positivo, lo que indica una propagación alarmante del virus. Con solo el 10 por ciento de las personas completamente vacunadas según Our World in Data, el frágil sistema de salud del país está luchando para hacer frente al aumento de las infecciones por COVID-19 después de que decenas de centros de salud por COVID-19 se vieran obligados a cerrar debido a la falta de medicamentos, suministros médicos esenciales y falta de fondos para pagar los servicios públicos y los salarios de los trabajadores de la salud. Menos de 10 de los 37 establecimientos de salud públicos de COVID-19 del país siguen funcionando y no pueden satisfacer la demanda. La Media Luna Roja Afgana está aumentando los servicios en sus clínicas de salud en Afganistán y su hospital COVID-19 en Kabul mientras apoya los esfuerzos de vacunación en todo el país y realiza campañas de información sobre cómo prevenir la propagación de la enfermedad. Mawlawi Mutiul Haq Khales, presidente interino de la Media Luna Roja Afgana, dijo: “A medida que aumenta el número de infecciones por COVID-19 desde las ciudades hasta los rincones más remotos del país, la comunidad internacional debe abrir las puertas para apoyar la atención médica crítica, las pruebas y otros servicios esenciales antes de que sea demasiado tarde para el pueblo de Afganistán. "Es vital aumentar la cantidad de instalaciones de salud COVID-19 funcionales para que se pueda aliviar la presión sobre los pocos hospitales que funcionan". Las sanciones internacionales han cortado cientos de millones de dólares en ayuda extranjera que es fundamental para mantener el sistema de atención médica del país, lo que incluye forzar el cierre de docenas de instalaciones de gestión de casos de COVID-19. Para agravar la crisis de salud, un brote de sarampión infectó a miles y mató a docenas de personas solo el mes pasado en Afganistán. Necephor Mghendi, Jefe de la Delegación de la IFRC para Afganistán, dijo: “El brote de sarampión es alarmante ya que Afganistán se encuentra en medio de una de las peores sequías y crisis alimentarias en décadas, dejando a los niños desnutridos y mucho más vulnerables a la enfermedad altamente contagiosa. "Es crucial para nosotros brindar ayuda a las comunidades que luchan frente a múltiples crisis y hambre severa, mientras invertimos con urgencia en instituciones locales que brindan servicios básicos vitales, incluidas las pruebas, el tratamiento y las vacunas de COVID-19. “Los programas de salud comunitarios con personal local y un sistema de salud pública que funcione bien son formas comprobadas de ayudar a los más vulnerables en las comunidades de Afganistán”. Como parte de este apoyo continuo, la Federación Internacional hace un llamado urgente a la comunidad internacional por más de 65 millones de francos suizos para ayudar a la Media Luna Roja Afgana a brindar servicios de salud, ayuda de emergencia y asistencia de recuperación a más de 1 millón de personas en las provincias afectadas por múltiples crisis. Para más información o concertar entrevistas, contacten con: Oficina Asia Pacífico: Antony Balmain, +60 12 230 8451, [email protected] Oficina Asia Pacífico: Joe Cropp, +61 491 743 089, [email protected]

Leer más
| Artículo

Declaración del Secretario General de la FICR sobre la Reunión Ministerial de Alto Nivel en relación a la Situación Humanitaria en Afganistán

Excellencies, Distinguished Representatives, Ladies and Gentlemen, It is an honour to address you on behalf of the International Federation of Red Cross and Red Crescent Societies and our member National Society, the Afghan Red Crescent. I give this in complementarity to ICRC’s President, Peter Maurer’s earlier statement. As current events in Afghanistan unfold, the Afghan Red Crescent continues to carry out critical humanitarian work through its network of 34 provincial branches, 2,000 staff and more than 30,000 trained volunteers. The Afghan Red Crescent and the IFRC’s staff have been there through it all and are always there to fulfil our humanitarian mandate. We had no option to leave. We continue to deliver. The IFRC has been in Afghanistan for more than 30 years uninterrupted. We have worked with the Afghan Red Crescent throughout this time in their institutional development, in bringing much needed humanitarian supplies, in bringing the community voices to the global stage and in providing leadership in coordination. We will remain by their side, for as long as we are needed. Last week we launched a revised Emergency Appeal for 36 million Swiss Francs to ramp up support to the work of the Afghan Red Crescent in meeting the needs of those affected by one of the country’s worst ever droughts, acute food shortages, a fractured health system, displacement as well as the devastating impact of COVID-19. We have also provided support to the neighbouring countries’ National Red Crescent Societies, and we will need an additional 15 million Swiss francs to continue to do so. Ladies and Gentlemen, I have three messages for you to consider, and act upon: We must work together to ensure that humanitarian corridors are kept open. This may include making exceptions to sanctions, which allow for medical and urgent humanitarian supply chains. Now is the time to ensure that there are no bureaucratic obstacles to committing humanitarian aid. In return, we will ensure that support is provided to the most vulnerable, to enable locally managed and delivered aid, in line with our fundamental principles. Now is the time to support local action, empower strong local organizations and make good on your localization commitments in the Grand Bargain. The Afghan Red Crescent has unique access to people in need - recognized for its neutrality, impartiality and independence. Its’ Afghan staff and volunteers work every day in every province of Afghanistan, with direct access to support communities with ongoing relief and health services. Now is not the time to ignore Afghanistan; it is vital that we look to the future and support the people of Afghanistan as they work hard to heal and recover. I thank you. Excelencias, distinguidos representantes, señoras y señores, Es un honor dirigirme a ustedes en nombre de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y de nuestra Sociedad Nacional miembro, la Media Luna Roja Afgana. Ofrezco esta declaración como complemento de la declaración anterior del presidente del CICR, Peter Maurer. A medida que se desarrollan los acontecimientos actuales en Afganistán, la Media Luna Roja Afgana continúa llevando a cabo una labor humanitaria fundamental a través de su red de 34 sedes provinciales, 2.000 personas empleadas y más de 30.000 personas voluntarias capacitadas. La Media Luna Roja Afgana y el personal de la Federación Internacional han estado allí durante todo este proceso y siempre están allí para cumplir con nuestro mandato humanitario. No teníamos opción de irnos. Seguimos cumpliendo. La Federación Internacional ha estado en Afganistán durante más de 30 años ininterrumpidos. Hemos trabajado con la Media Luna Roja Afgana durante todo este tiempo en su desarrollo institucional, para traer suministros humanitarios muy necesarios, para llevar las voces de la comunidad al escenario mundial y para proporcionar liderazgo en coordinación. Permaneceremos a su lado todo el tiempo que se nos necesite. La semana pasada lanzamos un llamamiento de emergencia revisado por 36 millones de francos suizos para aumentar el apoyo a la labor de la Media Luna Roja Afgana para satisfacer las necesidades de las personas afectadas por una de las peores sequías de la historia del país, la escasez aguda de alimentos, un sistema de salud fracturado, desplazamiento, así como el impacto devastador del COVID-19. También hemos prestado apoyo a las Sociedades Nacionales de la Media Luna Roja de los países vecinos y necesitaremos 15 millones de francos suizos adicionales para seguir haciéndolo. Damas y caballeros, tengo tres mensajes para que consideren y actúen sobre ellos: Debemos trabajar juntos para garantizar que los corredores humanitarios se mantengan abiertos. Esto puede incluir hacer excepciones a las sanciones, que permitan cadenas de suministro médico y humanitario urgente. Ha llegado el momento de garantizar que no haya obstáculos burocráticos para la entrega de ayuda humanitaria. A cambio, nos aseguraremos de que se brinde apoyo a los más vulnerables, para permitir la ayuda administrada y entregada localmente, de acuerdo con nuestros principios fundamentales. Ahora es el momento de apoyar la acción local, empoderar a las organizaciones locales sólidas y cumplir con sus compromisos de localización en el Gran Acuerdo. La Media Luna Roja Afgana tiene un acceso único a las personas necesitadas, reconocida por su neutralidad, imparcialidad e independencia. Su personal y voluntariado trabajan todos los días en todas las provincias de Afganistán, con acceso directo a las comunidades de apoyo con servicios de socorro y salud en curso. Ahora no es el momento de ignorar a Afganistán; Es vital que miremos hacia el futuro y apoyemos al pueblo de Afganistán mientras trabaja arduamente para sanar y recuperarse. Gracias

Leer más
| Nota de prensa

Más de 139 millones de personas afectadas por la crisis climática y el COVID-19, revela un nuevo análisis de la Federación Internacional

Nueva York, Ginebra, 16 de septiembre de 2021 - Desde el comienzo de la pandemia COVID-19, los desastres relacionados con el clima han afectado a al menos 139,2 millones de personas y han matado a más de 17.242. Este es el hallazgo de un nuevo análisis publicado hoy por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) y el Centro Climático de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, sobre los impactos compuestos de los fenómenos meteorológicos extremos y el COVID-19. Se estima que 658,1 millones de personas vulnerables han estado expuestas a temperaturas extremas. A través de nuevos datos y estudios de casos específicos, el informe muestra cómo las personas en todo el mundo enfrentan múltiples crisis y enfrentan vulnerabilidades superpuestas. El documento también destaca la necesidad de abordar ambas crisis simultáneamente, ya que la pandemia de COVID-19 ha afectado los medios de vida en todo el mundo y ha hecho que las comunidades sean más vulnerables a los riesgos climáticos. El presidente de la Federación Internacional, Francesco Rocca, quien presentó hoy el nuevo informe en una conferencia de prensa en Nueva York, dijo: “El mundo se enfrenta a una crisis humanitaria sin precedentes en la que el cambio climático y el COVID-19 están llevando a las comunidades al límite. En el período previo a la COP26, instamos a los líderes mundiales a tomar medidas inmediatas no solo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, sino también para abordar los impactos humanitarios existentes e inminentes del cambio climático ”. El informe llega un año después de un análisis inicial [1] de los riesgos superpuestos de eventos climáticos extremos que han ocurrido durante la crisis del COVID-19. La pandemia continúa causando estragos, con impactos directos en la salud de millones de personas en todo el mundo, pero también un impacto indirecto masivo, en parte debido a las medidas de respuesta implementadas para contener la pandemia. La inseguridad alimentaria causada por los fenómenos meteorológicos extremos se ha visto agravada por el COVID-19. Los sistemas de salud están llevados al límite y los más vulnerables han sido los más expuestos. En Afganistán, los impactos de la sequía extrema se ven agravados por el conflicto y el COVID-19. La sequía ha paralizado la producción de alimentos agrícolas y disminuido el ganado, dejando a millones de personas hambrientas y desnutridas. La Sociedad de la Media Luna Roja Afgana ha intensificado la ayuda, incluida la asistencia alimentaria y en efectivo para que las personas compren alimentos, planten cultivos alimentarios resistentes a la sequía y protejan su ganado. En Honduras, responder a los huracanes Eta e Iota durante la pandemia también significó desafíos adicionales. Miles de personas se quedaron sin hogar en refugios temporales. Las medidas anti-COVID-19 en esos refugios requirieron distanciamiento físico y otras medidas de protección, que limitaron la capacidad. En Kenia, los impactos del COVID-19 están conviviendo con inundaciones en un año y sequías en el próximo, así como con una plaga de langostas. Más de 2,1 millones de personas se enfrentan a una inseguridad alimentaria aguda en las zonas rurales y urbanas. En el país y en todo el este de África, las restricciones de COVID-19 ralentizaron la respuesta a las inundaciones y el alcance a las poblaciones afectadas aumentando sus vulnerabilidades. Las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja de todo el mundo no solo están respondiendo a esas crisis superpuestas, sino que también ayudan a las comunidades a prepararse y anticiparse a los riesgos climáticos. En Bangladesh, por ejemplo, la Sociedad de la Media Luna Roja ha utilizado los fondos designados por la Federación Internacional para la acción anticipada a fin de difundir mensajes de alerta temprana relacionados con las inundaciones a través de altavoces en áreas vulnerables para que las personas puedan tomar las medidas necesarias o evacuar si es necesario. Julie Arrighi, directora asociada del Centro Climático de RCRC dijo: “Los peligros no tienen por qué convertirse en desastres. Podemos contrarrestar la tendencia de aumento de los riesgos y salvar vidas si cambiamos la forma en que anticipamos las crisis, financiamos la acción temprana y la reducción de riesgos a nivel local. Finalmente, necesitamos ayudar a las comunidades a ser más resilientes, especialmente en los contextos más vulnerables ”. La pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto duradero en los riesgos climáticos. Los gobiernos deben comprometerse a invertir en la adaptación comunitaria, los sistemas de anticipación y los actores locales. “El gasto masivo en la recuperación de COVID-19 demuestra que los gobiernos pueden actuar rápida y drásticamente frente a las amenazas globales. Es hora de convertir las palabras en hechos y dedicar la misma energía a la crisis climática. Todos los días, somos testigos del impacto del cambio climático provocado por el hombre. La crisis climática está aquí y debemos actuar ahora ”, dijo Rocca. [1] Walton, D. y M.K. van Aalst (2020). Fenómenos meteorológicos extremos relacionados con el clima y COVID-19. Un primer vistazo al número de personas afectadas por desastres que se cruzan. Federación Internacional, Ginebra. 21 págs. ISBN ISBN / EAN: 978-90-818668-1-10. Descargue el documento: El impacto conjunto de los fenómenos meteorológicos extremos y el COVID-19 Para obtener más información o concertar una entrevista, comuníquese con: En Ginebra: Tommaso Della Longa, +41 79708 43 67, [email protected] Marie Claudet, +33 786 89 50 89, [email protected] Acerca de la Federación Internacional La Federación Internacional es la red humanitaria más grande del mundo, que comprende 192 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja que trabajan para salvar vidas y promover la dignidad en todo el mundo. www.ifrc.org - Facebook - Twitter - YouTube

Leer más
| Emergencia

Afganistán: crisis humanitaria

Afganistán sufre los efectos combinados de décadas de conflicto, grave sequía, inseguridad alimentaria, catástrofes relacionadas con el clima, desplazamientos y deficiencias en los servicios sanitarios. Un mortífero terremoto de magnitud 5,9 sacudió también el sureste del país el 22 de junio, cobrándose al menos 1.000 vidas. Este Llamamiento de Emergencia revisado solicita 90 millones de francos suizos, que se han incrementado desde los 36 millones de francos suizos de agosto de 2021, para seguir ampliando la respuesta humanitaria de la Media Luna Roja Afgana (MLRA) a las múltiples crisis humanitarias en Afganistán. Los fondos recaudados permitirán a la IFRC apoyar a la MLRA para prestar asistencia y apoyo a 1.000.000 de personas en las 34 provincias.

Leer más