Localización

Displaying 1 - 8 of 8
|
Artículo

Declaración de la IFRC en la Reunión de Alto Nivel sobre la Financiación para Sudán y la Región

Excelencias, La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja ha estado trabajando estrechamente con la Media Luna Roja Sudanesa, en estrecha coordinación con otros asociados del Movimiento, antes y desde el inicio de este conflicto. La Media Luna Roja Sudanesa es la mayor organización humanitaria del país. Cuenta con más de 40.000 voluntarios capacitados. Tiene acceso y alcance en los 18 Estados y en ambas partes del conflicto para prestar asistencia que salva vidas. La IFRC ha lanzado llamamientos de emergencia para ampliar la respuesta en apoyo de la Media Luna Roja Sudanesa y las Sociedades Nacionales de los países vecinos a fin de prestar asistencia digna y segura a las personas que se desplazan. Excelencias, hoy hago un llamamiento a la comunidad internacional para que asuma los siguientes compromisos: Primero - Garantizar la protección: La IFRC hace un llamamiento a todas las partes en el conflicto para que tomen todas las precauciones necesarias a fin de evitar lesiones y pérdidas de vidas de civiles, y garanticen la protección de las infraestructuras civiles esenciales. Segundo - Garantizar el acceso: La Media Luna Roja Sudanesa y otros actores socorristas deben disponer del espacio humanitario necesario para llevar a cabo su labor de salvar vidas. La IFRC está profundamente preocupada por los informes sobre el aumento de los casos de violencia que afectan a la población civil y los informes sobre el aumento de los casos de violencia sexual y de género. Tercero - Garantizar los recursos: Instamos a los líderes mundiales a que aumenten urgentemente su financiación para que las organizaciones locales, incluida la Media Luna Roja Sudanesa, dispongan de recursos suficientes para salvar vidas. El pueblo de Sudán necesita nuestro apoyo hoy y en las próximas semanas y meses. Sus vidas están en juego. El mundo no puede permitirse mirar hacia otro lado. Muchas gracias.

|
Artículo

Declaración en el Debate Abierto Ministerial del Consejo de Seguridad de la ONU sobre cambio climático, paz y seguridad

En nombre de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) y de nuestras 191 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja miembros, me complace dirigirme al Debate Abierto Ministerial del Consejo de Seguridad. Las personas voluntarias de nuestras Sociedades Nacionales en las comunidades locales nos dicen que la crisis climática es la crisis humanitaria número uno a la que se enfrentan en todo el mundo, y que amenaza la seguridad humana. Actualmente, el 90% de todos los desastres están relacionados con el clima y la meteorología, lo que ha provocado la muerte de más de 410.000 personas en la última década y ha afectado a 1.700 millones de personas. Los efectos de la crisis climática están agravando otras crisis -inseguridad alimentaria, brotes de enfermedades, escasez de agua y grandes desplazamientos de población-, invirtiendo los avances en materia de desarrollo y afectando así a la paz y la seguridad mundiales. Aunque la crisis climática nos afecta de forma global, la ciencia y los datos demuestran que no nos afecta a toda la gente por igual. Debemos centrarnos en las comunidades más afectadas y en mayor riesgo, especialmente las que se encuentran en entornos frágiles. Sra/Sr Presidente, Aunque sabemos que no existe una solución única para reducir los riesgos climáticos, la IFRC propone tres cambios importantes para abordar la magnitud de la crisis climática que tenemos ante nosotros: Es esencial invertir en la reducción del riesgo de desastres, la mitigación del cambio climático y la adaptación a gran escala, a nivel comunitario, donde más se necesita y donde tiene el mayor impacto potencial. Las organizaciones locales son fundamentales para diseñar e implementar la acción climática y canalizar la financiación climática a los lugares adecuados, a los más necesitados. Deben impulsar el cambio. Subsanar los déficits de financiación - Unos 30 de los países más vulnerables al clima -la mayoría de los cuales son contextos frágiles- reciben sólo un dólar por persona al año en financiación para la adaptación al clima. Debemos cambiar la forma de financiar la acción por el clima. Debe haber un enfoque más integrado de la financiación humanitaria, del desarrollo, del clima y de la paz, poniendo en el centro las necesidades de las comunidades. La financiación debe llegar al ámbito local para crear y potenciar las capacidades y soluciones institucionales y de respuesta locales. Las comunidades locales empoderadas constituyen la base de las sociedades pacíficas. Previsión y acción anticipatoria - Debemos ampliar los sistemas de alerta temprana y acción anticipatoria que proporcionen a las comunidades información y financiación para actuar antes de que los fenómenos climáticos se conviertan en catástrofes. Esto significa dar a las organizaciones locales un acceso más directo a la financiación y a los procesos de toma de decisiones a través de mecanismos como el Fondo de Reserva para la Respuesta a Desastres (DREF) de la IFRC, que proporciona financiación directa a las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja que desempeñan un papel clave en la protección de las personas frente a los impactos del cambio climático. Todas y todos, ya sea que pertenezcamos a los sectores humanitario, del desarrollo, del clima o de la paz- debemos trabajar en conjunto para abordar tanto las necesidades inmediatas como reforzar la resiliencia a largo plazo para prevenir y aliviar el sufrimiento humano y contribuir así al mantenimiento de la dignidad humana y la paz en el mundo. Muchas gracias.

|
Artículo

El Fondo de la Emperatriz Shôken anuncia los proyectos elegidos para 2023

El Fondo de la Emperatriz Shôken (FSE) lleva el nombre de Su Majestad la Emperatriz Shôken de Japón, quien -en la IX Conferencia Internacional de la Cruz Roja- propuso la creación de un fondo internacional para promover las labores de socorro en tiempos de paz. El fondo está administrado por la Comisión Mixta de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que mantiene un estrecho contacto con la Misión Permanente de Japón en Ginebra, la Sociedad Japonesa de la Cruz Roja y el Instituto de Investigación Intercultural Meiji Jingu de Japón. La familia imperial, el gobierno japonés, la Cruz Roja Japonesa y el pueblo japonés veneran la memoria de Su Majestad la Emperatriz Shôken, y su perdurable consideración por el Fondo queda patente en la regularidad de sus contribuciones al mismo. El Fondo tiene un valor total de más de 14 millones de francos suizos y apoya proyectos dirigidos por las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja que benefician a las comunidades a las que sirven de muchas maneras diferentes. La primera subvención se concedió en 1921 para ayudar a cinco Sociedades Nacionales europeas a luchar contra la propagación de la tuberculosis. Desde entonces, se han concedido más de 15 millones de francos suizos a 171 Sociedades Nacionales. Las subvenciones se anuncian cada año el 11 de abril, aniversario de la muerte de Su Majestad la Emperatriz Shôken. Cada vez más, el Fondo fomenta enfoques nuevos e innovadores con el potencial de generar conocimientos que beneficiarán a nuestro Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Proceso de Selección 2023 El Fondo recibió 51 solicitudes en 2022 para la 102ª distribución de ingresos, que abarcaban una amplia gama de proyectos humanitarios gestionados por Sociedades Nacionales de todo el mundo. Las solicitudes presentadas incluían más propuestas innovadoras que en años anteriores, lo que confirma una vez más la necesidad de que el FSE apoye la innovación y la experimentación en las Sociedades Nacionales. Este año, la Comisión Mixta acordó asignar un total de 367.187 francos suizos a 13 proyectos en Albania, Bélgica, Burundi, Eswatini, Fiyi, Guinea, Honduras, Indonesia, Paraguay, Sudán, Siria, Tailandia y Uruguay. Las actuales crisis mundiales han repercutido en el rendimiento del fondo, y los miembros de la Comisión Mixta del FSE han ajustado el proceso en consecuencia. Este año, los proyectos seleccionados abarcan diversos temas, como primeros auxilios y rescate, juventud, preparación para desastres, salud y Desarrollo de las Sociedades Nacionales. Las subvenciones de 2023 por tema El Fondo sigue alentando enfoques nuevos e innovadores, lo que se refleja claramente en la selección de las propuestas que recibirán financiación. Algunas Sociedades Nacionales están incubando y poniendo a prueba sus soluciones innovadoras y experimentando con multitud de ideas y enfoques. Con su metodología piloto, podrían potencialmente ampliar y aplicar sus iniciativas con el apoyo de otras fuentes de financiación. En esta categoría, los beneficiarios seleccionados son los siguientes: Metodología piloto La Cruz Roja Hondureña ha adoptado un enfoque innovador para el empoderamiento y la participación del personalvoluntario. El objetivo de su proyecto es establecer un fondo que apoye microproyectos innovadores desarrollados y dirigidos por equipos voluntarios locales. Esto ayudará a forjar vínculos más fuertes entre la Sociedad Nacional y las comunidades a las que sirve. Ha diseñado un proyecto piloto con 12 microproyectos, respondiendo a una necesidad identificada de aumentar la actividad a nivel de filial. La Cruz Roja Uruguaya está centrando sus esfuerzos en mejorar la resiliencia de las personas jóvenes en materia de salud mental impartiendo formación en las escuelas, creando mecanismos de apoyo psicosocial y formando brigadas juveniles. Hay una creciente necesidad de apoyo a la salud mental de la poblaciónjoven, y este proyecto piloto en dos escuelas dará al equipo la oportunidad de aprender y adaptar su enfoque. La Cruz Roja Indonesia pondrá a prueba un enfoque comunitario de sensibilización medioambiental y seguridad alimentaria. Se utilizará un centro de aprendizaje comunitario renovado para poner en marcha el proyecto piloto, en el que participarán más de 100 cónyuges que se quedan en casa y 30 niñas y niños. El proyecto pretende abordar cuestiones emergentes, como el cambio climático, al tiempo que fortalece los vínculos comunitarios. Muchas Sociedades Nacionales han dado prioridad a soluciones innovadoras para combatir los retos del cambio climático. En esta categoría, los proyectosseleccionados, además de la Cruz Roja Indonesia, son los siguientes. Cambio climático Las inundaciones son uno de los riesgos naturales más devastadores. La Cruz Roja Belga animará a las personasjóvenes afectadas por las inundaciones a expresar y compartir sus sentimientos sobre el cambio climático mediante la narración digital de historias. Esta iniciativa, fácil de replicar y escalable, tiene el potencial de darnos una enorme perspectiva y permitir que se compartan mensajes poderosos. Para hacer frente a los retos del cambio climático, la Cruz Roja de Burundi llevará a cabo actividades como la plantación de árboles y la promoción de una mejor gestión de los residuos urbanos. El proyecto es una iniciativa dirigida por jóvenes que hacen voluntariado, y esperan quereducirá el desempleo juvenil. Este enfoque integral dará lugar a importantes oportunidades de aprendizaje. La Cruz Roja Paraguaya desarrollará una aplicación móvil que servirá como sistema de alerta temprana y educará a las comunidades sobre cómo pueden responder a las inundaciones en siete distritos comunitarios. Esta solución es escalable, innovadora y un enfoque sostenible para abordar las necesidades de la comunidad. Finalmente, el último grupo de beneficiarios utilizará sus subvenciones para abordar cuestiones relacionadas con la preparación ante catástrofes, la salud y la juventud. En esta categoría, los beneficiarios seleccionados son los siguientes. Preparación para Desastres La Cruz Roja de Eswatini mejorará los procesos de gestión de datos para una toma de decisiones eficaz durante las emergencias en Eswatini para 2025. La idea principal es integrar y generalizar un tablero de aplicaciones para teléfonos móviles en el actual sistema de gestión de la información de la Sociedad Nacional y aumentar la participación de la comunidad (comunidades afectadas) en el intercambio y la gestión de la información. Tailandia es un país propenso a los riesgos naturales, que a menudo causan daños devastadores y pérdidas de vidas humanas. Por ello, la Cruz Roja Tailandesa pretende mejorar la preparación para desastres, principalmente para terremotos, formando a niños y jóvenes mediante simulación de realidad virtual. La Media Luna Roja Sudanesa utilizará los fondos para apoyar a las mujeres afectadas por las inundaciones, proporcionándoles dinero en efectivo, subvenciones y herramientas de subsistencia que les permitan poner en marcha su propio negocio. El objetivo es crear resiliencia y contextos de recuperación a más largo plazo para las crisis actuales y futuras, empoderando a las comunidades más vulnerables para laautosuficiencia. Health The Red Cross Society of Guinea will focus on developing a mobile health app to comprehensively improve the quality of basic emergency obstetric and neonatal care, especially for complex deliveries, with a view to reducing maternal and newborn mortality. Juventudes Según las cifras sobre trata de seres humanos, Albania es uno de los principales países de origen y el segundo país europeo no perteneciente a la UE con mayor número de víctimas. Para hacer frente a esta amenaza, la Cruz Roja Albanesa utilizará la subvención para formar a personal y voluntariado, con vistas a activar la prevención entre iguales en los institutos. La Sociedad Nacional se pondrá en contacto con otras Sociedades Nacionales hermanas para crear una sólida red de personas formadorascon certificación,que sensibilicen a través de actividades entre iguales. La Cruz Roja de Fiyi se propone revisar su actual programa de voluntariado, utilizando la subvención para aplicar la digitalización de extremo a extremo a fin de mejorar la experiencia de incorporación y aumentar la calidad y la rentabilidad de la gestión del personal voluntario. La idea es incluir también formación a nivel comunitario que genere un aprendizaje significativo y sea fácilmente replicable en otros lugares. En la actualidad, la Media Luna Roja Árabe Siria cuenta con más de 18.000 personas entre personal y voluntariado,en sus filiales locales queapoyan el desempeño de su misión humanitaria. Con miras a ampliar el desarrollo de las filiales complementando otras iniciativas, la Sociedad Nacional utilizará la subvención para digitalizar sus políticas de cursos en línea a los que se pueda acceder libremente en cualquier momento, haciendo que la formación sea más cómoda para su red de personal y voluntariado. Fondo Social Europeo (FSE) y aprendizaje El Fondo se esfuerza constantemente por extraer enseñanzas de los proyectos ejecutados en beneficio de todo el Movimiento y por diversificar su material didáctico. A finales de este año, el Fondo se unirá a las partes interesadas de los otros mecanismos de financiación del Desarrollo de las Sociedades Nacionales (DSN), a saber, el Fondo de Creación de Capacidades y la Alianza para la Inversión en las Sociedades Nacionales, para celebrar un evento de aprendizaje, con el objetivo de compartir las lecciones aprendidas y las experiencias de los beneficiarios de los diferentes fondos. Es importante reconocer la diversidad de las Sociedades Nacionales dentro de la red y la amplia gama de apoyo al DSN que se necesita. El FSE y los demás mecanismos de financiación (que se centran más en el DSN) funcionan de forma complementaria y juntos tienen la capacidad de satisfacer esta gama de necesidades de DSN y aprendizaje y apoyar una transformación más amplia en nuestra red.

|
Artículo

Cruz Roja Hondureña: la humanidad brilla en las comunidades locales

Son las 8 de la mañana de un apacible domingo en Copán Ruinas, una pequeña y pintoresca localidad del oeste de Honduras que fue una de las ciudades más poderosas del Imperio maya. Los comerciantes empiezan a abrir sus puertas. Un puñado de mujeres y niños juegan en la plaza principal. Y muchos habitantes, con sus característicos sombreros de vaquero, salen a dar sus paseos matutinos. Pero un hombre destaca con su chaleco y su gorra de color rojo vivo. Un gran emblema de la Cruz Roja y las palabras Cruz Roja Hondureña lucen orgullosos en la espalda. Observo un momento cómo charla con la gente del pueblo, que parece saludarle cordialmente con un apretón de manos o un choque de puños. Lo alcanzo, le saludo amistosamente "¡Hola, amigo!" y me entero de que se llama Stanley. Es voluntario de la Cruz Roja desde hace más de 22 años y se dirige a una reunión con otras personas voluntarias y miembros del personal de toda la región. Me invita a visitar la filial local esa misma tarde para informarme de lo que hacen. Y así lo hice. Y la bienvenida no pudo ser más cálida. Durante el almuerzo supe que se habían reunido procedentes de toda la región para compartir sus historias, conocimientos y experiencias de apoyo a sus comunidades locales a través de diversas crisis y retos cotidianos. Permítanme hablarles de tres de las personas que conocí: Mirian, Napoleón y Loany. Mirian Mirian es la orgullosa presidenta de la Cruz Roja local de Copán y lleva más de 10 años como voluntaria. Su filial gestiona las dos únicas ambulancias de toda la ciudad, lo que significa que cuando alguien tiene problemas, es su equipo el que responde a la llamada. Sin embargo, supervisa mucho más que los servicios sanitarios de urgencia. Su sección hace mucho por ayudar a la población local, incluidos los grupos indígenas que viven en las colinas de los alrededores y los escolares, para que estén preparados ante crisis, como huracanes e inundaciones. Su filial también brinda asistencia al creciente número de personas migrantes que pasan por Honduras en su camino hacia el norte, entre otras cosas, a través de los Puntos de Servicio Humanitario, espacios estratégicamente situados donde las personas que migran pueden acceder a un apoyo seguro y fiable durante sus travesías. "Me motiva el humanitarismo, ver cómo la Cruz Roja es una organización llena de amor por los demás. Que somos personas dispuestas a darlo todo. Para mí, es lo mejor que me ha pasado: ser miembro de la familia de la Cruz Roja", dice Mirian. Napoleón Napoleón vive en San Pedro Sula, la segunda ciudad más grande de Honduras. Es un antiguo cámara que lleva cinco años trabajando como conductor voluntario para la Cruz Roja Hondureña. Hace un par de años, Napoleón fue uno de los muchos voluntarios de la Cruz Roja Hondureña que respondieron a los devastadores huracanes Eta e Iota que asolaron la región. Describe cómo condujo un gran camión de rescate a través de aguas tan profundas que el vehículo estuvo a punto de desaparecer. A pesar de las traicioneras condiciones, pudo llegar y ayudar a rescatar a muchas personas varadas, sus pertenencias y mascotas. También colaboró en las enormes tareas de recuperación y reconstrucción, ayudando a rehacer las vidas y los hogares de la gente. Napoleón lleva el orgullo del voluntariado escrito en la cara. Su sonrisa se dibuja de oreja a oreja cuando habla de apoyar a sus compañeros voluntarios y unirlos durante una crisis. "Me gusta ser voluntario porque donas parte de tu vida y compartes sentimientos al ayudar a la humanidad. Te hace sentir bien, sentirte satisfecho, el hecho de poder ayudar", dice Napoleón. Loany Loany también trabaja en San Pedro Sula, pero su función es un poco diferente. No es voluntaria, sino empleada de la Cruz Roja Hondureña para ayudar a los voluntarios. Trabaja con las filiales locales, como la de Copán, para mejorar su gobernanza, gestión financiera y movilización de recursos, de modo que sus voluntarios puedan prestar mejor atención y apoyo a sus comunidades. Aunque no suene tan impresionante como vadear las aguas de una inundación para rescatar supervivientes, el trabajo de Loany no es menos importante. Unas filiales locales fuertes son la base de la red de la IFRC. Sin ellas, no podemos prestar el apoyo rápido, eficaz y local que las comunidades en crisis realmente necesitan. Con un año de experiencia, Loany es relativamente nueva en la familia de la Cruz Roja. Le pregunté qué significa para ella trabajar en la Cruz Roja y si piensa seguir haciéndolo: "Para mí significa amor, porque querer hacer las cosas bien, querer ayudar a otras personas vulnerables o en riesgo, nos hace dar lo mejor de nosotros mismos como personas. Entramos al mundo de la Cruz Roja y luego no queremos salir!", afirma. Al final de la reunión de voluntariado, el grupo se disuelve y se despide afectuosamente. Emprendo el camino de vuelta a la plaza principal de Copán, pensando en una palabra que utilizamos a menudo en el sector humanitario: ‘localización’. Es un término de jerga. Pero, ¿qué significa realmente? Me doy cuenta de que, para mí, significa Mirian, Napoleón y Loany: tres personas que trabajan duro dentro de sus comunidades locales para hacer que la vida sea mejor, más segura y más brillante para quienes les rodean. Y significa Stanley: un hombre que lleva años recorriendo las mismas calles de su ciudad natal con su chaleco de la Cruz Roja. Un hombre conocido, de confianza y respetado por su comunidad local, y que está a su lado, en los buenos y en los malos momentos.

|
Artículo

El Secretario General de la IFRC habla del año que empieza: "Esperanza en medio de la desesperanza"

Es fácil sentir desesperanza en estos días: crisis climáticas, personas al borde de la inanición en algunas partes de África, múltiples guerras, conflictos prolongados, personas que tienen que abandonar sus hogares por desesperación, casos vergonzosos de exclusión en muchas partes del mundo, crisis crecientes de salud mental, personas que no tienen acceso básico a agua y saneamiento. La lista es interminable. Aunque estas crisis afectan a todos, las comunidades marginadas, excluidas y de 'última milla' se llevan la peor parte de forma desproporcionada. Hace unos 43 años, me inscribí como joven voluntario de la Cruz Roja Nepalesa. Me apunté sin saber cómo se desarrollaría mi vida ni adónde me llevaría. Entonces no entendía del todo, pero ahora sí, la misión y el mandato de nuestra red de la IFRC, y los principios fundamentales que guían nuestro trabajo con una visión muy simple: marcar una diferencia positiva en la vida de las personas. Hace tres años, no conocíamos la magnitud del impacto de una pandemia mundial, de un conflicto armado internacional en medio de Europa y de todas las demás crisis mundiales a las que hemos estado respondiendo. En este contexto, permítanme compartir algunas de mis reflexiones sobre la situación actual. Reflexión sobre el mandato y la pertinencia de la IFRC A medida que el mundo se enfrenta a la "policrisis", nuestro mandato adquiere más relevancia que nunca, si no más. La IFRC está a la vanguardia de los esfuerzos humanitarios en tiempos de desastres, crisis y otras emergencias. Al prestar asistencia inmediata y programas de desarrollo sostenible a largo plazo, la red de la IFRC sitúa a las personas en el centro de una asistencia vital que salva vidas. Trabajamos para fortalecer la resiliencia de las comunidades en entornos vulnerables, asegurando que estén mejor preparadas y sean más capaces de hacer frente a nuestro mundo cambiante. En una época de grandes disparidades globales en cuanto al acceso a los servicios, nosotros tendemos puentes. El papel de las organizaciones verdaderamente locales, como nuestras Sociedades Nacionales miembros, es fundamental para llegar a los sectores más desfavorecidos de las sociedades. La localización es fundamental a medida que crecen las crisis; pero los recursos no van a su ritmo. Lo de siempre no va a funcionar. El verdadero empoderamiento de las organizaciones comunitarias y la descolonización de la ayuda serán fundamentales en 2023 y más allá. Reflexión sobre nuestros principios fundamentales, en particular el principio de neutralidad La amenaza a nuestros principios, en particular al principio de neutralidad, reside en el hecho de que el conflicto armado internacional en Ucrania ha adquirido una dimensión política mucho mayor. Esto ha ejercido una gran presión sobre el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Debemos mantener una postura neutral y llevar a cabo operaciones de ayuda imparciales, para garantizar el cumplimiento de nuestro principio de neutralidad. Aunque seguimos siendo sensibles a los retos que plantea el conflicto y haremos todo lo que esté en nuestra mano para cumplir nuestro mandato, es esencial que nuestros principios fundamentales sigan siendo la base de nuestras acciones. No hacerlo dañará irreparablemente la noción de una acción humanitaria neutral e independiente. En medio de los rápidos cambios que se producen en el panorama humanitario mundial, hay algo que permanece constante: nuestros principios fundamentales. Nuestros valores y principios trascienden todas las divisiones que existen en el mundo. Reflexión sobre las tendencias actuales Seguimos de cerca las tendencias mundiales que repercuten en nuestro trabajo. Las crisis climática y medioambiental han estado en primera línea. Cuestiones sociales como la erosión de la confianza, la migración y los desplazamientos, la desigualdad, la salud mundial y las crisis alimentarias están directamente relacionadas con nuestro mandato. Cuestiones económicas como la crisis del coste de la vida y las crisis energéticas repercutirán en nuestro trabajo. Habrá que tener en cuenta cuestiones tecnológicas, como la oportunidad creada por la digitalización, así como los riesgos derivados de la brecha digital y los relacionados con la seguridad de los datos humanitarios. También debemos ser conscientes del panorama político mundial y de la actual falta de liderazgo político mundial capaz de hacer frente a múltiples crisis. El conflicto armado internacional en Ucrania tendrá un impacto significativo en el panorama geopolítico y agravará la situación humanitaria en todo el mundo. Debemos ser lo suficientemente humildes como para reconocer que no existe una solución humanitaria para la mayoría de estas crisis. Debe haber una solución política y debemos apoyar y abogar por ella. Reflexión sobre nuestras ambiciones Nuestras ambiciones son sencillas al abordar estas tendencias. Seguiremos siendo audaces en nuestro apoyo a los miembros, tanto en la acción humanitaria como en el fomento de la resiliencia. Nos esforzaremos más por establecer una relación de confianza con nuestros miembros y nuestra estructura de gobierno. Invertiremos más en las transformaciones de las Sociedades Nacionales aprovechando el poder de los jóvenes y los voluntarios. Avanzar en materia de género e inclusión exigirá un impulso constante. Debemos esforzarnos más por ser una organización que aprende y evoluciona continuamente. En el seno de la familia, seguiremos construyendo una cooperación de movimientos mutuamente respetuosa. Ampliaremos nuestros esfuerzos de diplomacia humanitaria y seguiremos reforzando nuestra asociación altamente profesional con todos los socios. Sobre la base del nuevo modelo operativo y la nueva arquitectura de recursos, desarrollaremos enfoques más inclusivos en toda la IFRC. Aceleraremos nuestro proceso de digitalización. Seguiremos reforzando la agilidad y la rendición de cuentas. Se abordarán de manera proactiva y decisiva los problemas de fraude y corrupción, explotación sexual, abuso y acoso, racismo y discriminación. El mundo está lleno de retos de enormes proporciones. Pero también está lleno de personas y organizaciones comprometidas a afrontarlos y a trabajar juntas para lograr un cambio positivo. Nosotros somos una de esas organizaciones. Lideraremos desde el frente, trabajando con nuestros miembros y sus voluntarios. Actuaremos con audacia, pero con calma y serenidad. Por supuesto, habrá retos en el camino, pero siempre avanzaremos con integridad. Tendremos que dar lo mejor de nosotros mismos cuando los retos sean mayores. Y tendremos que aportar siempre esperanza en medio de la desesperanza.

|
Nota de prensa

Los líderes humanitarios de la Cruz Roja y la Media Luna Roja acuerdan una hoja de ruta para aliviar el sufrimiento en Oriente Medio y África del Norte

El Cairo, 1 de marzo de 2022 - La primera Conferencia de Líderes Humanitarios de Oriente Medio y el Norte de África concluirá hoy con una serie de recomendaciones para hacer frente a los crecientes desafíos humanitarios en la región. La conferencia, celebrada bajo el patrocinio del Primer Ministro de Egipto, reunió a los actores humanitarios para abordar los principales problemas humanitarios de la región, donde se producen algunas de las peores crisis prolongadas del mundo. La conferencia, de dos días de duración, organizada por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) y la Sociedad Egipcia de la Media Luna Roja (ERCS), debatió cómo mejorar la colaboración para aliviar el sufrimiento humano y apoyar a los afectados por el cambio climático y los desastres, conflictos y emergencias sanitarias relacionados con él.Entre los participantes se encontraban representantes del Gobierno egipcio, la Organización Mundial de la Salud, el Banco Mundial, el Comité Internacional de la Cruz Roja y las sociedades nacionales de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. El Dr. Nivine Al Qabbage, Ministro de Solidaridad Social y Vicepresidente de la Media Luna Roja egipcia, dijo "Nosotros, como sociedades nacionales de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, somos los primeros en responder a las crisis humanitarias en nuestros respectivos países. Nos reunimos hoy aquí con otros actores humanitarios para garantizar que los mecanismos internacionales de coordinación humanitaria estén alineados y sean pertinentes, así como para desarrollar asociaciones innovadoras que movilicen recursos para seguir apoyando a nuestras comunidades." Los países de Oriente Medio y el Norte de África siguen sufriendo décadas de condiciones climáticas extremas, como calor intenso, limitación de las aguas subterráneas y las precipitaciones y escasez de tierras agrícolas y cultivables, lo que los hace especialmente vulnerables a los efectos del cambio climático. Se calcula que 70 millones de personas necesitan ayuda humanitaria en la región. Los jóvenes, en particular, siguen pagando el precio de las crisis y catástrofes prolongadas. La región tiene las tasas de desempleo juvenil más altas del mundo y la pandemia del COVID-19 ha agravado la situación, lo que ha provocado que una media de hasta el 40% de las mujeres jóvenes estén sin trabajo. El Dr. Hossam Elsharkawi, Director Regional de la IFRC, dijo: "Incluso después de dos años, la pandemia del COVID-19 sigue amplificando las desigualdades en la región. Es imperativo que todos los actores humanitarios se unan para asistir mejor a los más vulnerables, que con demasiada frecuencia quedan al margen. Esto sólo puede ocurrir cuando cambiamos el liderazgo hacia esfuerzos humanitarios verdaderamente dirigidos a nivel local y nos comprometemos a establecer asociaciones respetuosas centradas en las prioridades locales". Al final de la conferencia, los participantes acordarán un llamamiento a la acción que dará forma a sus operaciones conjuntas de respuesta humanitaria durante las emergencias sanitarias, los desastres relacionados con el clima, la migración y las asociaciones. Los participantes acordaron: Trabajar codo con codo con la naturaleza, utilizar soluciones basadas en la naturaleza para mejorar y/o aumentar la resiliencia. Participar en el desarrollo de Planes Nacionales de Adaptación, ya que las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y la Media Luna Roja son auxiliares de sus gobiernos y pueden liderar la acción climática desde el nivel local. Empoderar a los jóvenes como agentes de cambio para que cambien la mentalidad de los líderes y aboguen por el cambio y aborden las crisis climáticas y medioambientales. Trabajar de forma proactiva para formalizar y poner en marcha asociaciones intersectoriales y multiinstitucionales que incluyan a los principales organismos y autoridades gubernamentales para ampliar la preparación y la respuesta humanitaria centrada en las comunidades vulnerables, las personas que se desplazan, las crisis prolongadas, las epidemias/pandemias y los desastres naturales. Apoyar a la IFRC en la dirección del flujo de trabajo de localización, supervisando la implementación de los esfuerzos destinados a hacer que la acción humanitaria sea "tan local como sea posible y tan internacional como sea necesario". Continuar con el enfoque estratégico de la IFRC para el desarrollo de las Sociedades Nacionales, que aspira a fortalecer las Sociedades Nacionales y sus filiales en lo que respecta a la calidad del liderazgo, la transparencia de la gestión financiera, la relación con las autoridades y el compromiso y la participación de la comunidad. Llevar a cabo esfuerzos de diplomacia humanitaria para que se reconozca mejor el valor añadido de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja a través de nuestro papel de auxiliares de los poderes públicos y del acceso a las bases a través de los voluntarios. Para más información o concertar entrevistas: Silvia Simon, Media Luna Egipcia, [email protected], 00201227404477 Rana Cassou, IFRC MENA, [email protected], 0033675945515

|
Página básica

Localización

Los actores humanitarios locales son los primeros en responder cuando ocurren desastres y, a menudo, tienen acceso a áreas que los actores internacionales no tienen. Su presencia dentro de las comunidades antes, durante y después de las crisis significa que, en general, están en la mejor posición para vincular los esfuerzos de respuesta inmediata con la creación de resiliencia, la preparación y la recuperación a más largo plazo.

|
Artículo

8 de mayo – Importancia crucial de los agentes locales para salvar vidas

En este momento, en Mozambique, las organizaciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja prestan atención a comunidades en contextos de difícil acceso a raíz del ciclón Idai. En Venezuela, aportan suministros vitales para la atención en hospitales e instalaciones sanitarias. En Siria, invierten denodados esfuerzos para satisfacer las crecientes necesidades en el país. En las islas del Pacífico y la zona del Caribe, fomentan la preparación preventiva de las comunidades locales ante las consecuencias humanitarias del cambio climático. En Italia y en España, fortalecen su labor en beneficio de las personas más vulnerables con el fin de atender a las comunidades al margen de la sociedad, además de proseguir con las actividades en favor de las personas migrantes con el fin de salvar vidas, proteger la dignidad humana y favorecer la integración. En Afganistán, intensifican sus actividades de apoyo a la población afectada por sequías e inundaciones.Se trata de unos cuantos ejemplos de las actividades que llevan a cabo las organizaciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja alrededor del mundo. Podría, así, citar como mínimo 191 ejemplos de 191 Sociedades Nacionales. En el día Mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, deseo agradecer, en primer lugar, a los voluntarios y miembros del personal que con denuedo y sin descanso se esfuerzan por atender a las personas necesitadas y mitigar su sufrimiento. Son quienes recorren ese último tramo del camino para aportar ayuda humanitaria en todo lugar del mundo y constituyen la prueba viviente de la importancia crucial de los agentes locales para salvar vidas, preparar a las comunidades, y favorecer la intervención ágil y eficiente ante todas y cada una de las crisis en el mundo.Enfrentamos desafíos humanitarios sin precedentes. Las crisis se agudizan y con frecuencia se prolongan durante muchos años. Los desastres naturales y el cambio climático exponen a riesgos a millones de personas y suscitan nuevos movimientos de población. Las sequías y el hambre generalizadas afectan a una creciente cantidad de países y comunidades. En las zonas de guerra, es frecuente la inobservancia de las normas establecidas y las poblaciones civiles  suelen verse atrapadas en medio de conflictos y utilizadas como medio bélico, mientras que por su parte, los voluntarios y miembros del personal son blanco de ataques. En este día, deseo honrar la memoria de los voluntarios y miembros del personal perecidos en el cumplimiento de su deber: nunca los olvidaremos y permanecerán a nuestro lado día tras día, como fuente de inspiración de nuestras acciones y actividades. Por mi parte, en todo lugar, en toda conferencia y en toda reunión, no dejaré de abogar por la seguridad de nuestros colaboradores sobre el terreno e insistir en que no deben ser blanco de ataques, pues todo ataque contra cualquier agente humanitario constituye un ataque contra la humanidad, contra comunidades vulnerables enteras, además de  un crimen de guerra.Un cierto sentido de frustración nos invade ante las noticias y el panorama actual. Si bien todos tenemos nuestras historias, trayectorias, experiencias y vidas personales, aunamos esfuerzos en calidad de agentes humanitarios motivados por el servicio a la humanidad y fieles a los principios humanitarios. Así, hemos de perseverar con optimismo y esperanza al servicio de la humanidad pues esta necesita de manera imprescindible de la familia de organizaciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.Por ello debemos también hacer que se escuche nuestra voz en defensa de la protección y de la dignidad de quienes atraviesan situaciones de gran adversidad, con el fin de ejercer influencia, sin por ello ser influenciados, y para ser capaces de identificar las vulnerabilidades que podrían afectar a las comunidades de nuestros países.Reitero mi agradecimiento a todos y cada uno de ustedes. En calidad de voluntario, me enorgullece y honra representar y pertenecer la familia de organizaciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y sus catorce millones de voluntarios.Gracias por el apoyo que cotidianamente aportan a la humanidad y por su empeño en forjar un mundo mejor.Atentamente,Francesco Rocca