Movimiento de población

External ID
24
Displaying 1 - 25 of 42
| Emergencia

Togo: Movimiento de Población

La violencia armada en la región del Sahel, en el norte de África, sigue provocando el desplazamiento de decenas de miles de personas en busca de seguridad, incluso a la región de Savanes, en Togo. A lo largo de 2023, el número de personas desplazadas en la región de Savanes ha seguido creciendo, pasando de unos pocos miles en enero, a casi 60.000 en septiembre. La IFRC y sus miembros solicitan 6 millones de francos suizos (de los cuales, 4 millones serán recaudados por la Secretaría de la IFRC) para ayudar a la Cruz Roja Togolesa a atender a 58.000 personas necesitadas.

Leer más
| Emergencia

Armenia: Movimiento de Población

Decenas de miles de personas han cruzado a Armenia por el corredor de Lachin dejándolo todo atrás, desde la mortal escalada de las hostilidades. Escasean los alimentos, los servicios esenciales y los medicamentos, y los servicios de telecomunicaciones se han interrumpido, lo que dificulta el contacto entre las familias. La IFRC y sus miembros solicitan 20 millones de francos suizos (de los cuales la Secretaría de la IFRC solicita 15 millones) para apoyar a la Cruz Roja Armenia a atender las necesidades de las familias que llegan a los puntos de servicio humanitario, incluyendo alimentos, agua, primeros auxilios y el tan necesario apoyo psicosocial. Haga su donación ahora.

Leer más
| Artículo

Fuera del radar: Diez catástrofes del 2023 de las que probablemente no hayas oído hablar

Tal vez se deba a que la catástrofe ocurrió en una zona rural remota, lejos de los centros mediáticos. Tal vez sea "demasiado pequeña" para justificar una reacción mundial. Sea cual sea la razón, algunas emergencias no reciben tanta atención como otras. Sin embargo, para la gente que vive estas crisis son tan reales, desgarradoras y cambian la vida como las grandes catástrofes que se hacen virales o que se benefician del "efecto CNN". Y cuando has perdido tu casa a causa de una inundación, un incendio o un deslizamiento de tierras -o has tenido que abandonar la ciudad con lo puesto- no tienes tiempo para que el mundo se entere. Por eso, la IFRC cuenta con un mecanismo de financiación de respuesta rápida denominado Fondo de Emergencia para la Respuesta a Desastres (IFRC-DREF) que hace llegar fondos rápidamente a todas las crisis, ya sean grandes o pequeñas. He aquí diez de los desastres menos conocidos a los que el IFRC-DREF respondió en 2023. 1. El Niño en Ecuador En el último semestre de 2023, las lluvias extremas generadas por el fenómeno de El Niño en la costa ecuatoriana provocaron rápidas inundaciones. Afortunadamente, las comunidades afectadas estaban más preparadas que en el pasado gracias a las medidas que tomaron antes de las lluvias. Cuando se pronosticaron por primera vez los impactos de El Niño, las agencias gubernamentales declararon que prepararse y prevenir los daños de las fuertes lluvias esperadas era una prioridad nacional. Por su parte, desde el IFRC-DREF se asignaron fondos para garantizar que 1.000 familias en situación de riesgo dispusieran de agua potable, una gestión adecuada de los residuos, alimentos reservados y muchas otras medidas de precaución. 2. Brote de cólera en Zimbabue Como muchas otras epidemias relativamente localizadas o regionales, el brote de cólera en Zimbabue en 2023 ha recibido poca atención internacional. Comenzó en febrero de 2023 y, hasta la fecha, se han notificado casos sospechosos y confirmados en 41 distritos de las 10 provincias del país. La IFRC ha lanzado un llamamiento de emergencia para apoyar la labor de la Cruz Roja de Zimbabue, pero incluso antes de eso, el IFRC-DREF desembolsó 500.000 francos suizos para apoyar a 141.257 personas con asistencia sanitaria y apoyo en materia de agua, saneamiento e higiene en zonas clave afectadas. El objetivo es prevenir y controlar la propagación del cólera, interrumpir la cadena de transmisión, facilitar la mejora de la gestión de los casos y mejorar el saneamiento básico, las prácticas de higiene y el acceso al agua potable. 3. Inundaciones en Bosnia-Herzegovina La zona noroeste de Bosnia y Herzegovina sufrió intensas lluvias a mediados de mayo de 2023, que causaron inundaciones generalizadas y cuantiosos daños en las viviendas y las infraestructuras locales. Las inundaciones también destruyeron cultivos e inutilizaron gran parte de las tierras de cultivo y la producción lechera. Fue un duro golpe para una de las zonas de ingresos más bajos de Europa, una región que depende de la agricultura local para su sustento e ingresos. A través del IFRC-DREF, se asignaron 126.504 francos suizos a la Cruz Roja Bosnia para ayudar a 1.500 personas mediante diversas medidas de asistencia, como transferencias de efectivo, distribución de equipos esenciales y suministros de higiene, y difusión de información sanitaria, entre otras cosas. 4. Tormentas e inundaciones se suman a la sequía y los conflictos A veces las catástrofes quedan ocultas por la crisis de mayor envergadura que envuelven a una región concreta. La escala del sufrimiento humanitario en Yemen es tan masiva y generalizada que apenas se tuvo noticia del ciclón tropical que azotó el país en octubre de 2023. El ciclón tropical Tej tocó tierra sobre la costa meridional de la gobernación de Al Mahrah la noche del 23 de octubre y siguió avanzando hacia el noroeste. El ciclón causó inundaciones generalizadas, destrucción de infraestructuras, desplazamiento de comunidades y la pérdida de muchas vidas. El IFRC-DREF apoyó rápidamente la respuesta de la Media Luna Roja de Yemen con 281.000 francos suizos para ayudar a los desplazados internos, las comunidades de acogida, los repatriados, los grupos marginados y los migrantes/refugiados. 5. Incendios en Chile En febrero de 2023, los fuertes vientos y las altas temperaturas provocaron decenas de incendios forestales en el centro y el sur de Chile, causando víctimas y daños generalizados. Estos incendios se produjeron después de los destructivos incendios forestales de diciembre de 2022, que se propagaron rápidamente alrededor de la ciudad de Viña del Mar. Con financiación de la IFRC-DREF, la Cruz Roja Chilena prestó apoyo a más de 5.000 personas. El personal y las personas voluntarias prestaron asistencia médica y distribuyeron dinero en efectivo para que las personas afectadas pudieran comprar lo que necesitaban para recuperarse. Más información. 6. Brote mortal de Marburgo en Gabón A principios de febrero de 2023, el Gobierno de Guinea Ecuatorial informó de la muerte de nueve personas que presentaban síntomas de fiebre hemorrágica y poco después la OMS confirmó que el país estaba sufriendo una epidemia de enfermedad de Marburgo. La Cruz Roja Gabonesa contribuyó a las medidas preventivas del gobierno y el 15 de mayo la epidemia había terminado. Ahora se están utilizando unos 140.000 CHF de los fondos de emergencia del DREF para aumentar la capacidad de la Cruz Roja Gabonesa de responder a la enfermedad de Marburgo y a otros brotes en el futuro, garantizando que los equipos movilizados puedan detectar rápidamente los casos sospechosos, anticiparse a la propagación y preparar una respuesta coordinada con las autoridades sanitarias. 7. Fuertes tormentas de granizo en Armenia En junio de 2023, fuertes tormentas de granizo azotaron varias regiones de Armenia, causando grandes daños y trastornos. En la región meridional, las comunidades rurales cercanas a la frontera sufrieron fuertes precipitaciones que saturaron los sistemas de alcantarillado, inundaron calles y casas y dejaron intransitables carreteras y puentes. El granizo y las consiguientes inundaciones causaron importantes daños en casas, ganado, huertos y reservas de alimentos. El IFRC-DREF asignó rápidamente 386.194 francos suizos para apoyar los esfuerzos de la Cruz Roja Armenia por ayudar a 2.390 personas que perdieron cosechas, medios de subsistencia o que sufrieron daños extremos en sus viviendas. 8. Movimiento de población en Benin En todo el mundo hay cientos de lugares donde la gente huye de la violencia de la que rara vez informan los medios de comunicación internacionales. He aquí un ejemplo: en los últimos tres años, los grupos armados no estatales de la región del Sahel han aumentado en la zona fronteriza de Burkina Faso con Benín y Togo, obligando a miles de personas a abandonar sus hogares. El IFRC-DREF asignó 259.928 francos suizos para apoyar a la Cruz Roja de Benín en la asistencia a los desplazados y a las comunidades de acogida en Benín. Los fondos se utilizaron para proporcionar ayuda alimentaria y material inmediata a los hogares más vulnerables, cubriendo las necesidades inmediatas (refugio, acceso a agua potable, suministros domésticos básicos) de al menos 3.000 personas. 9. Olas de frío y tormentas de nieve en Mongolia A partir del 19 de mayo de 2023, una devastadora tormenta de nieve azotó el este de Mongolia y algunas provincias del Gobi. La tormenta trajo fuertes vientos y 124 personas (en su mayoría de la comunidad de pastores) fueron dadas por desaparecidas después de seguir a su ganado, que se alejó debido a la tormenta. Se encontraron a 122 personas, pero trágicamente murieron dos. También se produjeron graves daños en las infraestructuras, como el derrumbe de 22 subestaciones eléctricas, que causaron cortes de electricidad en varios condados. Cerca de 150 hogares perdieron sus "gers" o yurtas (estructuras tradicionales circulares con cúpula) o sufrieron graves daños, y el ganado murió de forma generalizada. El IFRC-DREF asignó 337.609 francos suizos para apoyar los esfuerzos de la Cruz Roja Mongola por proporcionar refugio, asistencia en efectivo y apoyo psicosocial a 3.400 personas. 10. Sequías en Uruguay Uruguay sufre actualmente una sequía generalizada debido a la falta de precipitaciones desde septiembre de 2022 y a las temperaturas cada vez más altas en verano, lo que ha llevado al gobierno uruguayo a declarar el estado de emergencia. El gobierno solicitó oficialmente el apoyo de la Cruz Roja Uruguaya para llevar a cabo una evaluación de las necesidades de la sequía, para poder entender cómo estaba afectando a las personas y a las industrias agrícolas. Con financiación de la FICR-DREF, los equipos de la Cruz Roja Uruguaya se dirigieron a las zonas más afectadas para hablar con más de 1.300 familias sobre el impacto de la sequía en su salud, sus medios de subsistencia y el acceso al agua. Sus hallazgos están ayudando al gobierno a tomar decisiones más informadas sobre cómo abordar la sequía, teniendo en cuenta las necesidades reales de los afectados. Más información.

Leer más
| Nota de prensa

La Cruz Roja responde a las principales necesidades humanitarias mientras decenas de miles de personas cruzan a Armenia 

Ginebra/Budapest/Yerevan, 28 de septiembre de 2023: Decenas de miles de personas han cruzado a Armenia por el corredor de Lachin dejándolo todo atrás, desde la mortal escalada de las hostilidades. Escasean los alimentos, los servicios esenciales y los medicamentos, y los servicios de telecomunicaciones se han interrumpido, lo que dificulta el contacto entre las familias. Los equipos de la Cruz Roja Armenia se han movilizado para atenderlas en los puntos de servicio humanitario. Allí reciben alimentos, agua, primeros auxilios y el apoyo psicosocial que tanto necesitan. "La mayoría de las personas que están llegando son mujeres, menores y personas adultas mayores que han quedado varadas en las calles del corredor, llegando a Armenia sin alimentos ni ropa suficiente con este tipo de clima que es cada vez más frío", dijo Hicham Diab, gerente de operaciones de la IFRC en Armenia. "Es un trabajo increíble el que están haciendo el personal y el voluntariado de la Cruz Roja Armenia para una operación que muy probablemente no durará semanas, sino un esfuerzo a mucho más largo plazo". La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) apoya a la Cruz Roja Armenia en su respuesta. En Armenia, las necesidades humanitarias aumentan rápidamente y, ante la llegada de decenas de miles de personas procedentes de la zona afectada por el conflicto, la IFRC y la Cruz Roja Armenia están incrementando los recursos humanos y financieros. Esto incluye garantizar a unas 3.000 personas artículos de primera necesidad, primeros auxilios y apoyo psicosocial. "Los equipos de la Cruz Roja Armenia están prestando apoyo en materia de registro, suministro de información, primeros auxilios y apoyo psicosocial. También se presta asistencia a las personas en tránsito, con barritas energéticas, agua y paquetes de raciones secas", declaró la Dra. Anna Yeghiazaryan, Secretaria General de la Cruz Roja Armenia. "Seguiremos movilizándonos a medio y largo plazo para aliviar el sufrimiento de las personas desplazadas y satisfacer sus necesidades humanitarias". La IFRC mantiene una estrecha coordinación con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que interviene en el conflicto desde hace años. Esta semana, el CICR entregó casi 70 toneladas métricas de suministros humanitarios a través del corredor de Lachin. En los últimos días, sus equipos también han evacuado en ambulancia a Armenia a más de 100 pacientes que necesitaban atención médica crítica. Más información: Para solicitar una entrevista, por favor escribir al correo:[email protected] En Budapest: Edgar Zuniga: +36 20 337 7221 En Ginebra: Andrew Thomas: +41763676587 Mrinalini Santhanam: +41 76 381 50 06 Tommaso Della Longa: +41 79 708 43 67

Leer más
| Nota de prensa

En Cox's Bazar: la IFRC pide apoyo mundial y soluciones duraderas para atender las urgentes necesidades

Ginebra/Kuala Lumpur/Dhaka, 24 de agosto de 2023: Seis años después del desplazamiento desde el estado de Rakhine, en Myanmar, casi un millón de personas siguen residiendo en los campamentos de Cox's Bazar, y 30.000 personas se encuentran en Bhasan Char. La situación es desesperada, y la población desplazada sigue enfrentándose a amenazas múltiples y simultáneas, como incendios, desastres relacionados con el clima y epidemias en refugios temporales abarrotados. Ante el aumento de los retos y la disminución de los recursos, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) pide un apoyo mundial sostenido, en particular para soluciones duraderas y mejores asentamientos. La Media Luna Roja de Bangladesh, la IFRC y sus asociados, incluido el Gobierno de Bangladesh, han prestado asistencia a más de un millón de personas de comunidades desplazadas y de acogida. Aún así, persisten los retos para quienes se encuentran en campamentos hacinados. En el último año, problemas como 33 incendios, el ciclón Mocha y la escasez de fondos han agravado las vulnerabilidades relacionadas con la desnutrición, la seguridad y la educación. La IFRC subraya la importancia de seguir invirtiendo en los alojamientos y en la gestión de los campamentos para mantener la dignidad de sus residentes. En la actualidad, los espacios vitales tienen una media de 24 m2 por persona, por debajo de los 30 m2 establecidos como norma mundial. Aunque la Cruz Roja y la Media Luna Roja proporcionan refugios que cumplen los requisitos básicos, se necesita más apoyo para proteger a las personas vulnerables de los campamentos y de la comunidad de acogida, garantizando su seguridad, privacidad y dignidad. El Secretario General de la Media Luna Roja de Bangladesh, Kazi Shofiqul Azam, declaró: "Estamos con las personas desplazadas y las comunidades locales que les han acogido generosamente en Cox's Bazar. Hemos sido testigos de las secuelas de los sufrimientos causados por las inundaciones repentinas, los incendios y el reciente ciclón Mocha en el campo de Cox's Bazar. Hemos respondido inmediatamente a cada desastre y reconstruido repetidamente los refugios dañados. Con el aumento de los incendios y la alta susceptibilidad de Cox's Bazar a los ciclones, hay una creciente necesidad de mejorar los refugios y las infraestructuras. La resistencia de las personas desplazadas de Myanmar ha sido realmente excepcional. Merecen vivir con dignidad y esperanza hasta que puedan repatriarse de forma segura. Seguimos comprometidos a trabajar junto a las personas y nuestros socios para aliviar colectivamente el sufrimiento." Hasta la fecha, la Media Luna Roja de Bangladesh ha facilitado casi 2 millones de consultas de salud y más de 60.000 familias han recibido 1.100 millones de litros de agua potable. A pesar de estos esfuerzos, las soluciones duraderas siguen siendo esenciales, especialmente dadas las difíciles condiciones de vida. El apoyo internacional permanente es crucial para garantizar que las personas de estos campos puedan regresar a sus lugares de origen con dignidad, una vez que sea seguro hacerlo. El Jefe de la Delegación de la IFRC en Bangladesh, Sanjeev Kafley, añadió: "Seis años después del inicio de la crisis, nuestro compromiso sigue siendo firme. Estamos al lado de las muchas personas que siguen desplazadas, ofreciéndoles una mano amiga, un corazón compasivo y una voz que hace eco de su lucha por la dignidad y por un mañana mejor. A medida que nos adentramos en esta prolongada crisis, resulta imperativo encontrar soluciones duraderas. Sin embargo, año tras año, las necesidades crecen mientras que los déficits de financiación aumentan. Esta crisis ignorada pone en peligro los mismos servicios, suministros de socorro y atención sanitaria de los que dependen miles de personas. Sin una atención renovada, corremos el riesgo de vernos obligados a priorizar el apoyo únicamente a los grupos más vulnerables. Instamos a la comunidad internacional a que vuelva a comprometerse y preste apoyo, antes de que las vidas se vean aún más afectadas." La IFRC y la Media Luna Roja de Bangladesh se han mantenido firmes desde el principio en su apoyo tanto a los desplazados como a las comunidades de acogida. Sin embargo, el llamamiento carece de fondos suficientes. Sólo se ha recaudado el 61,5% de los 133,2 millones de francos suizos necesarios, lo que deja un déficit de más de 51,2 millones de francos suizos. Más información sobre el llamamiento de emergencia. Si desea más información o solicitar una entrevista, póngase en contacto con: [email protected] En Cox's Bazar: Barkat Ullah Maruf, +880 1711222922, SM Taslim Reza, +880 1759004869 En Dhaka: Al-Shahriar Rupam, +880 1761775075 En Kuala Lumpur: Afrhill Rances, +60 192713641 En Ginebra: Mrinalini Santhanam, +41 763815006

Leer más
| Artículo

Declaración de la IFRC en la Reunión de Alto Nivel sobre la Financiación para Sudán y la Región

Excelencias, La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja ha estado trabajando estrechamente con la Media Luna Roja Sudanesa, en estrecha coordinación con otros asociados del Movimiento, antes y desde el inicio de este conflicto. La Media Luna Roja Sudanesa es la mayor organización humanitaria del país. Cuenta con más de 40.000 voluntarios capacitados. Tiene acceso y alcance en los 18 Estados y en ambas partes del conflicto para prestar asistencia que salva vidas. La IFRC ha lanzado llamamientos de emergencia para ampliar la respuesta en apoyo de la Media Luna Roja Sudanesa y las Sociedades Nacionales de los países vecinos a fin de prestar asistencia digna y segura a las personas que se desplazan. Excelencias, hoy hago un llamamiento a la comunidad internacional para que asuma los siguientes compromisos: Primero - Garantizar la protección: La IFRC hace un llamamiento a todas las partes en el conflicto para que tomen todas las precauciones necesarias a fin de evitar lesiones y pérdidas de vidas de civiles, y garanticen la protección de las infraestructuras civiles esenciales. Segundo - Garantizar el acceso: La Media Luna Roja Sudanesa y otros actores socorristas deben disponer del espacio humanitario necesario para llevar a cabo su labor de salvar vidas. La IFRC está profundamente preocupada por los informes sobre el aumento de los casos de violencia que afectan a la población civil y los informes sobre el aumento de los casos de violencia sexual y de género. Tercero - Garantizar los recursos: Instamos a los líderes mundiales a que aumenten urgentemente su financiación para que las organizaciones locales, incluida la Media Luna Roja Sudanesa, dispongan de recursos suficientes para salvar vidas. El pueblo de Sudán necesita nuestro apoyo hoy y en las próximas semanas y meses. Sus vidas están en juego. El mundo no puede permitirse mirar hacia otro lado. Muchas gracias.

Leer más
| Artículo

Declaración de la IFRC en la conferencia de donantes Apoyando el Futuro de Siria y la región

Excelencias, distinguidos representantes, señoras y señores, durante años nos hemos reunido aquí para apoyar el futuro de Siria y de la región. Tras años de conflicto implacable, el colapso de la economía siria y un reciente y devastador terremoto, todavía no hay una solución a la vista. Y la magnitud de la crisis supera nuestra respuesta humanitaria colectiva. La IFRC, con su presencia de larga data en Siria, apoya a la Media Luna Roja Árabe Siria (SARC) -el mayor proveedor comunitario de asistencia humanitaria del país- para que preste servicios de calidad y responsables. La SARC proporciona alimentos y artículos de socorro a 5 millones de personas cada mes y apoya su resiliencia a largo plazo con apoyo a los medios de subsistencia y servicios de salud, agua y saneamiento. En los países vecinos y de acogida, la IFRC y sus miembros, con el apoyo de la Unión Europea y otros socios, han estado prestando asistencia a las personas sirias y a las comunidades de acogida. Esperamos que esto continúe. La presión para ampliar nuestros programas humanitarios es inmensa. La ayuda por sí sola no reducirá las necesidades humanitarias ni contribuirá a una resiliencia a largo plazo y a una recuperación sostenible en Siria. Esta conferencia es una oportunidad vital para centrarnos en un mensaje clave: Salvar vidas debe ser nuestra prioridad colectiva. SARC tiene un acceso sin precedentes y de confianza en la mayor parte del país. Es esencial invertir en actores locales como la SARC y las Sociedades Nacionales de los países vecinos. Garantizar la prestación de asistencia sin trabas asegura que la financiación de los donantes apoye directamente programas humanitarios y de recuperación diseñados por y para las comunidades que más lo necesitan. Garantizar los servicios básicos y las oportunidades económicas a largo plazo es fundamental para millones de personas sirias. El apoyo a los medios de subsistencia y el refuerzo de servicios básicos como la sanidad, el saneamiento y la educación son intervenciones a largo plazo que fomentan la resiliencia y deben desarrollarse teniendo en cuenta las necesidades del pueblo sirio. También debemos seguir trabajando en conjunto para reducir los efectos no deseados de las sanciones en la respuesta humanitaria. La IFRC, en estrecha colaboración con otros asociados del Movimiento, seguirá prestando ayuda humanitaria imparcial, neutral e independiente, pero para ello necesitamos un liderazgo colectivo y convergente que trascienda la división política. Ha llegado el momento de que la comunidad internacional comparta realmente la responsabilidad y la solidaridad si queremos ver un cambio real y sostenible en la vida del pueblo sirio. Muchas gracias.

Leer más
| Nota de prensa

El voluntariado de la Cruz Roja Helénica da soporte a quienes sobrevivieron al naufragio más mortífero del año en Grecia.

Ginebra/Budapest/Atenas, 15 de junio de 2023 - El personal voluntario de la Cruz Roja Helénica ha estado apoyando a las personas que sobrevivieron al naufragio más mortífero ocurrido este año frente a las costas griegas, al suroeste de Pylos, en el Peloponeso. Los equipos de la Cruz Roja han respondido rápidamente en las labores de rescate, proporcionando apoyo sanitario y asistencial, alimentos y otros artículos básicos. "A medida que pasa el tiempo, las posibilidades de que la gente sobreviva son cada vez menores. La gente está agotada, pues ya llevaban días en el mar: están en estado de shock y angustia. Muchas personas necesitan atención sanitaria urgente. Necesitarán apoyo psicosocial y de salud mental en las próximas horas y días. Nunca había visto una operación de rescate como ésta. Es una tragedia", afirma Dimitris Chaliotis, voluntario de la Cruz Roja Helénica. Es desgarrador y sencillamente inaceptable que estas personas, que buscaban seguridad y un futuro mejor, hayan muerto en las fronteras de la UE en 2023". El primer trimestre de este año ya fue el más mortífero registrado en la ruta del Mediterráneo Central y esta tragedia podría ser una de las peores de la historia, mientras continúa la búsqueda de las personas desaparecidas. Cada una de las vidas perdidas debería estar en nuestra conciencia colectiva debido a la incapacidad de proporcionar vías seguras de protección", declaró Frido Herinckx, director de operaciones de la IFRC. Para más información o para solicitar una entrevista, póngase en contacto con: [email protected] En Ginebra: Tommaso Della Longa, +41 79 708 43 67 Anna Tuson, +41 79 895 69 24 En Budapest: Corrie Butler, +36 70 430 6506

Leer más
| Artículo

Esconderse de las balas en un depósito de agua: una joven de Kenia que evacuó de Sudán cuenta su historia

“Oí las balas fuera cuando estaba limpiando. Mi jefe me dijo que había empezado la guerra". Estas son las palabras de Theresa*, una joven de Kenia que accedió valientemente a compartir conmigo su historia sobre la huida del conflicto en Sudán. Temiendo por su seguridad, me pidió que no publicara su foto. Theresa acababa de empezar a trabajar como empleada doméstica con otras cinco jóvenes en una casa grande de la capital de Sudán, Jartum, cuando estallaron los combates. "Era nueva en Sudán. Mis jefes se fueron a Egipto y yo me quedé con cinco chicas y tres de seguridad. Se fue la luz, no había agua, hacía demasiado calor". Cuenta que unos ladrones entraron en la casa, ataron al personal de seguridad y empezaron a buscarla a ella y a sus compañeras. "Fuimos y nos escondimos arriba, en la parte superior de la casa, donde había un depósito de agua. Los ladrones rompieron las puertas, se llevaron oro, dinero, todo lo que había en la casa. Incluso mi pasaporte". "Subieron y echaron un vistazo. Habíamos dejado un teléfono y una tetera y dijeron 'las chicas están por aquí y se han tomado el té aquí'". "Yo estaba dentro del depósito de agua. Dispararon balas para que saliéramos, pero no lo hicimos. Nos quedamos quietas en el tanque de agua hasta que huyeron". Theresa y sus compañeras huyeron de la casa varios días después, cuando otro grupo de hombres llegó y se instaló en ella. "Lo dejé todo en aquella casa. La carretera no era segura. Las bombas estaban por todas partes. Disparaban, no me importaba [si moría]. [...] Vine a mi embajada. Me quedé allí y luego me llevaron a Kenia". Theresa es sólo una de las 44 personas que conocí en el aeropuerto de Nairobi que habían conseguido ser evacuadas a un lugar seguro del conflicto en Sudán. Atravesaban las puertas del aeropuerto en pequeñas parejas y grupos, desplomándose en las sillas que las personas voluntarias de la Cruz Roja de Kenia habían dispuesto para la gente. "Karibu, de nada", fueron algunas de las primeras palabras que escucharon. El grupo estaba formado en su mayoría por mujeres, cuya evacuación se priorizó debido al mayor riesgo de violencia sexual y de género. Procedían de distintos países y todas habían estado en Sudán para trabajar o estudiar. Alexina, trabajadora social y voluntaria de la Cruz Roja de Kenia, me cuenta que la mayoría de las mujeres y algunos de los hombres a los que ha ayudado han sobrevivido a la violencia sexual. Ha acogido a numerosos grupos y las historias como la de Theresa son sorprendentemente similares. A menudo, las personas han huido a toda prisa o les han robado sus pertenencias por el camino, lo que significa que no suelen tener pasaportes, dinero ni pertenencias cuando llegan a Nairobi. Cuando llegan, las personas evacuados se registran primero con los equipos voluntarios de la Cruz Roja de Kenia, que toman sus datos para ayudarles a reconectar con sus seres queridos. A continuación, se les conduce a una tienda de campaña donde pueden mantener conversaciones tranquilas con personal de salud mental. Dentro de la tienda, las personas voluntarias, entre ellas profesionales en psicólogía y trabajo social, se sientan con pequeños círculos de personas evacuadas que comparten sus historias de lo que han vivido. Este primer apoyo psicosocial a las personas que han pasado por situaciones traumáticas; les la oportunidad de empezar a procesar lo ocurrido. A continuación hay una mesa de la policía para ayudarles con los documentos de identidad. Luego hay una cómoda zona de acogida donde la gente disfruta de comida y bebida, y un puesto de primeros auxilios con material médico y de higiene. Las personas pueden acceder a servicios telefónicos gratuitos, y la Cruz Roja de Kenia gestiona un servicio de autobuses para trasladarles a alojamientos gratuitos. "Estoy muy contenta de haber vuelto a Kenia [...] Cuando me estaban buscando y yo estaba dentro del tanque de agua, pensé que ese día iba a morir", dice Theresa. Después de contar su historia, Theresa parece entumecida y agotada. Me cuesta encontrar las palabras adecuadas para despedirme de ella. Sube a uno de los autobuses con su única bolsa y pienso en lo que debería haberle dicho: "Me asombra tu resistencia, Theresa". -- Se calcula que nueve millones de personas se han visto afectadas por el conflicto en Sudán. Alrededor de 1,2 millones de personas han sido desplazadas internamente y casi medio millón han huido a países vecinos. La IFRC ha lanzado dos llamamientos de emergencia en respuesta a esta crisis: uno para apoyar a la Media Luna Roja Sudanesa a ayudar a las personas dentro de Sudán, y otro para apoyar a las Sociedades Nacionales de seis países vecinos que acogen a personas que huyen del conflicto. Para ayudar a personas como Theresa, haga una donación a nuestros llamamientos siguiendo los enlaces de arriba. -- *Nombre ficticio para proteger su identidad.

Leer más
| Discurso

Discurso del Secretario General en la Conferencia Interamericana 2023

Excelencias, damas y caballeros, Es muy bueno estar aquí en las hermosas Bahamas. Bahamas - gracias por acoger esta conferencia. Aprovecho esta ocasión para felicitar a las Bahamas por los 50 años de su Independencia. Presidenta Terez Curry, Vicepresidente de la IFRC Miguel Villarroel, Dra Judith Carvajal, Vicepresidenta del CORI, miembros del Consejo de Dirección y presidentes de las Comisiones y Comités de la IFRC, George Weber Vicepresidente de la Comisión Permanente, Giles Carbonier Vicepresidente del CICR, líderes de las Sociedades Nacionales, personal y voluntariado; y mi increíble equipo de la Secretaría de la IFRC dirigido por Martha Keays - rindo homenaje a ustedes, que han demostrado un liderazgo increíble en estos últimos años - a través de la pandemia COVID-19 y tantas otras crisis agravantes. Les doy las gracias por centrarse en hacer lo correcto para las personas a las que servimos y por su inquebrantable compromiso con sus comunidades. La región de las Américas es vibrante, rebosante de comunidades diversas y de una extraordinaria capacidad de recuperación. También es una de las regiones más desiguales del mundo, azotada por una compleja red de crisis que está incrementando las necesidades humanitarias y repercutiendo negativamente en la vida, los medios de subsistencia y la dignidad de las comunidades. La crisis climática, con el aumento de las temperaturas, los fenómenos meteorológicos extremos y la degradación del medio ambiente, está causando estragos en las comunidades y sus medios de subsistencia en toda la región. La violencia endémica ha destrozado comunidades dejando cicatrices que perduran durante generaciones. Ha aumentado la desigualdad y empeorado las condiciones socioeconómicas. Está empujando a la gente a huir de sus hogares y ha contribuido directamente a la crisis migratoria más grave a la que se enfrenta la región de las Américas en su historia reciente. En la actualidad, 3 de cada 10 migrantes o solicitantes de asilo abandonan su país de origen por amenazas de violencia. Lamentablemente, las mujeres e infancias se llevan la peor parte de esta terrible crisis. Las trágicas y espeluznantes historias de las personas que conocí haciendo el peligroso viaje a través del paso del Darién el pasado agosto, se quedarán conmigo para siempre. Cada día, alrededor de 1000 personas emprenden este peligroso camino en el tapón del Darién, en busca de seguridad, esperanza y nuevas oportunidades. Sin soluciones políticas a la vista y con menos recursos disponibles, el sistema humanitario mundial se tambalea bajo la presión de satisfacer las necesidades de asistencia y protección de las personas en estas circunstancias. Sin embargo, 35 Sociedades Nacionales de esta región, lamentablemente sólo 34 en la actualidad, han demostrado que podemos hacer frente a estos retos prestando una amplia gama de servicios que atienden las necesidades básicas de las comunidades. Desde la gestión de bancos de sangre, clínicas, hospitales y ambulancias hasta la dirección de operaciones de búsqueda y rescate, el apoyo a las personas que se desplazan, la gestión de instituciones de enfermería y el desarrollo de soluciones para hacer frente a la crisis climática y la violencia, las Sociedades Nacionales desempeñan un papel crucial. IFRC se enorgullece de apoyar estos esfuerzos a través del Fondo de Emergencia de Respuesta a Desastres, el Fondo de Desarrollo de Capacidades, los Llamamientos de Emergencia y nuestros planes unificados anuales. Para hacer frente a las crecientes necesidades migratorias, estamos ampliando nuestros Puntos de Servicio Humanitario (PSH) para prestar servicios integradores y que salvan vidas a lo largo de las rutas migratorias. Colectivamente, hemos llegado a millones: Más de un millón de personas a través de programas para migrantes y comunidades de acogida. Otro millón de personas a través de la respuesta a catástrofes, Más de 3,5 millones de personas a través de programas de salud y bienestar. Y los millones de personas alcanzadas durante la respuesta al COVID-19 y los esfuerzos de inmunización relacionados. Pero no podemos dormirnos en los laureles. Hoy nos enfrentamos a serios retos, tanto en nuestra capacidad para satisfacer las crecientes necesidades humanitarias como en nuestra capacidad para salvaguardar nuestros principios fundamentales. En este contexto, hoy nos reunimos en esta XXII Conferencia Interamericana reconociendo la responsabilidad que tenemos, la solidaridad que debemos fomentar y el impacto que podemos crear en conjunto. En primer lugar, la responsabilidad que tenemos es nuestra oportunidad de contribuir a algo más grande que nosotros mismos. Nuestra red de la IFRC no se parece a ninguna otra. Formamos parte de las comunidades a las que servimos. Y somos la red humanitaria mundial más grande y mejor conectada. Esta suma de acción local y alcance mundial convierte a las Sociedades Nacionales en auxiliares eficaces de sus poderes públicos en el ámbito humanitario. Nuestra responsabilidad es llevar a cabo una acción humanitaria de calidad que marque una diferencia positiva en la vida de las personas, que reduzca sus riesgos y vulnerabilidades, y que potencie sus capacidades y su potencial. Sólo tendremos éxito si nos mantenemos fieles a nuestros Principios Fundamentales. Son los cimientos de una acción humanitaria justa e integradora. Son los cimientos de la unidad, la confianza y la cooperación en nuestro Movimiento. Son nuestra brújula moral. Sin ellos, nuestra credibilidad queda en entredicho y nuestra capacidad para llevar a cabo una acción humanitaria neutral, independiente e imparcial se ve amenazada. Debemos reafirmar nuestros Principios Fundamentales. Pongámoslos en práctica en nuestro trabajo, hablemos de ellos en nuestros debates, vivamos según ellos, enseñémoslos, ayudemos a las comunidades, a los socios y a los donantes a comprenderlos. En segundo lugar, la solidaridad está en el centro de todo lo que hacemos en toda la red de la IFRC. La solidaridad y el compromiso con nuestra Estrategia 2030 y la Agenda para la Renovación nos han permitido responder a las múltiples crisis y desastres en esta región, prestar socorro a los necesitados y apoyar a las comunidades en su recuperación y reconstrucción. La solidaridad también significa que mantenemos la unión dentro del movimiento. Significa que anteponemos las necesidades de las personas a quienes servimos y que trabajamos para aliviar su sufrimiento. La solidaridad nos permite aprovechar nuestros recursos colectivos, experiencia e influencia para llegar a más personas necesitadas, defender sus necesidades y aspiraciones y amplificar sus voces. La solidaridad no es una opción. Es un deber moral. Lo necesitamos ahora más que nunca. En tercer lugar, nuestro impacto. Nuestro éxito se mide por los resultados que conseguimos para las personas a las que servimos. En esta era de cambios acelerados y divisiones políticas cambiantes, debemos centrarnos en la rendición de cuentas, la agilidad, el compromiso y la innovación, que son elementos importantes de nuestra Agenda para la Renovación. Para ello, la IFRC trabaja para y con las Sociedades Nacionales. Hemos invertido en la ampliación de la digitalización, la gestión de riesgos, los nuevos modelos de financiación para una mayor agilidad, rendición de cuentas e impacto para llegar a las comunidades a las que servimos. Utilizamos estos recursos para fomentar el aprendizaje y fortalecer las capacidades de las Sociedades Nacionales, para que sean líderes en el ámbito humanitario, no solo en la respuesta, sino también en el fomento de la resiliencia, los datos, la influencia, la colaboración y la innovación. Esto me lleva a hablar de nuestro voluntariado, la cuerda de salvamento y el latido de nuestra red. Más del 50% de nuestras personas voluntarias son menores de 30 años. Las personas jóvenes aportan energía, conocimientos tecnológicos y soluciones innovadoras. Aprovechemos hoy sus capacidades, démosles oportunidades para que nos guíen hacia un futuro más justo y equitativo. Colegas, nuestro impacto debe consistir en ampliar nuestra actuación, garantizando al mismo tiempo la calidad, la pertinencia y la sostenibilidad de nuestras acciones. Ninguno de los obstáculos a los que nos enfrentamos hoy es insuperable. Disponemos de los conocimientos, los recursos, la experiencia y las capacidades para lograr el cambio. Como dijo una vez la Madre Teresa: "Yo sola no puedo cambiar el mundo, pero puedo arrojar una piedra sobre las aguas para crear muchas ondas". Colegas, al igual que la Madre Teresa, atrevámonos todos a lanzar una piedra sobre el agua que cree colectivamente millones de ondas para hacer de este mundo un lugar mejor para todas las personas. Gracias.

Leer más
| Artículo

Huir de Siria y sobrevivir al terremoto de Turquía: Los ingredientes secretos de la resistencia de Houda

Empezar una nueva vida en un lugar nuevo nunca es fácil. Se necesita una inmensa fuerza mental para reconstruir desde cero años de duro trabajo y comunidad. Para Houda Al-Fadil, empezar de nuevo no fue una elección. Se vio obligada a huir de una Siria devastada por la guerra, dejando atrás su hogar para poder proteger a su familia y ofrecerles la oportunidad de una vida mejor, una vida lejos de los bombardeos, el hambre y el miedo. En octubre de 2020, entrevistamos a Houda para nuestra revista de la Cruz Roja y la Media Luna Roja y nos enteramos de cómo ella y su familia habían empezado su nueva vida en Kahramanmaraş (Turquía). Allí, Houda había encontrado su vocación en la cocina. Cocinar siempre había sido una pasión para ella, pero también se convirtió en una forma de llegar a fin de mes y mantener a su marido y sus cuatro hijos. Al ponernos al día con Houda en abril de 2023, nos contó cómo se apuntó a cursos de cocina en los centros comunitarios de la Media Luna Roja Turca para dedicarse a su negocio de alimentación. "Gracias a estos cursos, aprendí a comprar y vender. Conocí las tradiciones turcas y la comunidad turca, y me sentí incluida. Reunieron a personas de Turquía y Siria, y pude aprender de ambas. También organizaron un festival de cocina en el que pude vender comida que había preparado en casa". Los cursos la inspiraron para crear nuevas recetas que combinaban ingredientes sirios y turcos. Vendiendo sus platos a domicilio, no tardó en ganarse una clientela fiel que adoraba sus singulares brebajes culinarios. Su negocio iba bien y empezó a soñar con su propio pequeño restaurante, un espacio seguro en el que personas de Siria, Turquía y otros lugares pudieran conectar entre sí a través de la comida. Pero la mañana del 6 de febrero de 2023, todo se detuvo. Un terremoto de magnitud 7,7 sacudió el sureste de Turquía y el norte de Siria, matando a más de 50.000 personas y destruyendo hogares y medios de subsistencia. Afortunadamente, Houda y su familia no tuvieron heridas físicas, pero fue una experiencia aterradora para toda la familia. "Las sacudidas y los sonidos que se prolongaron durante un minuto y medio fueron extremadamente angustiosos. Una de mis hijas no pudo dormir ni comer durante una semana. La mandé a casa de unos parientes para que se recuperara, y volvió cuando empezó a sentirse mejor", cuenta Houda. Además de los daños físicos causados por el sismo, con la aparición de grietas en las paredes de su casa, el verdadero daño fue para el prometedor negocio de cocina de Houda. "Tenía casi 100 clientes que compraban los platos que preparaba. Pero la mayoría de mis clientes huyeron de Kahramanmaraş tras el terremoto. Algunas personas se trasladaron a Estambul, Bursa y Mersin. Otras, lamentablemente, fallecieron. Ahora sólo me quedan dos clientes". Puede que el terremoto sacudiera a Houda, pero no le arrebató su perseverancia y su voluntad de seguir adelante. ¿Cuál es el ingrediente secreto de su resistencia? "Mi familia me mantiene en pie. Quiero que mi hija continúe sus estudios universitarios en estos tiempos difíciles, y quiero ayudarla a alcanzar sus sueños. Al perseguir mi propio sueño, puedo ayudar a mi familia y a otras personas a perseguir los suyos. Esto es lo que me hace feliz: ayudar a las demás personas y proporcionarles todo el apoyo que necesitan para alcanzar sus metas". Houda quiere reconstruir su negocio de cocina en Turquía, sin planes de regresar a Siria. "No volvería a Siria. La situación allí es terrible; la pobreza es increíble. Hay gente que no tiene comida. He oído historias de gente que ha tenido que vender su ropa para poder alimentar a sus hijos e hijas. No hay agua, ni electricidad, ni Internet. Simplemente no hay una vida adecuada para nosotros allí". Para ayudarla en su viaje culinario, Houda también se ha dedicado a la jardinería con el apoyo de la Media Luna Roja Turca. El apoyo inquebrantable de las personas voluntarias ha sido otro ingrediente clave de su resistencia. Y concluye: "Sigo aspirando a hacerlo. Mi sueño culinario sigue vivo. Todo el mundo debería aferrarse a sus ambiciones y no rendirse antes de tiempo. Mantenerse fuertes ante los retos que nos esperan". Puede escuchar nuestra reciente entrevista con Houda en el último podcast de la revista de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. -- Para ayudar a las personas afectadas por el terremoto del 6 de febrero, la IFRC lanzó dos Llamamientos de Emergencia para Turquía y Siria para apoyar la respuesta de nuestras Sociedades Nacionales en el terreno. Y desde 2019, en asociación con la Media Luna Roja Turca, la IFRC ha estado apoyando a más de 1,5 millones de personas refugiadas como Houda en Turquía a través de nuestro Programa de Red de Seguridad Social de Emergencia (ESSN), financiado por la Unión Europea. Haga clic aquí para obtener más información.

Leer más
| Emergencia

Crisis en Sudán: Movimiento de población regional

El actual conflicto en Sudán ha llevado a cientos de miles de personas -muchas de ellas mujeres, menores de edad y personas adultas mayores- a huir del país en busca de seguridad a través de las fronteras. Quienes han llegado a los países vecinos han sufrido condiciones humanitarias terribles. Muchas personas se han visto atrapadas en el fuego cruzado y llevan tiempo luchando por acceder a alimentos, agua y servicios sanitarios. A través de este llamamiento de emergencia, la IFRC apoya a las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja de Egipto, Chad, Sudán del Sur, República Centroafricana, Etiopía y Libia para que presten asistencia humanitaria esencial a las personas que huyen de Sudán.

Leer más
| Nota de prensa

Un nuevo cargamento de ayuda humanitaria de la IFRC llega a Port Sudan en medio del conflicto

Jartum/Nairobi/Ginebra, 16 de mayo de 2023: Un nuevo lote de suministros humanitarios de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC), con un peso de 17 toneladas, llegó hoy a Port Sudan procedente de Dubai. El transporte de estos suministros fue posible gracias a un vuelo puente aéreo humanitario de la Unión Europea. La IFRC confía en que este puente aéreo se mantenga para garantizar el suministro de más ayuda en las próximas semanas. Entre los artículos domésticos entregados había mantas, bidones, utensilios de cocina, mosquiteras, colchonetas y lonas para 500 familias. A este envío le seguirá en los próximos días un segundo lote de suministros médicos, entre ellos botiquines interinstitucionales de emergencia sanitaria (IEHK, por sus siglas en inglés), para aumentar el acceso a los servicios sanitarios que tanto necesitan miles de personas afectadas por el conflicto. A su llegada, serán entregados a la Media Luna Roja Sudanesa. Mohammed Mukhier, Director Regional de la IFRC para África, declaró: "La mayor parte de nuestros suministros de ayuda ya se distribuyeron a las personas necesitadas, a pesar de que algunos fueron saqueados en Jartum y Darfur. Por lo tanto, este envío humanitario internacional llega en un momento crucial, ya que ayudará a la Media Luna Roja Sudanesa a asistir a las personas atrapadas entre el conflicto y las próximas inundaciones, que son típicas en el país." Desde que se intensificó el conflicto, miles de familias han quedado aisladas de los servicios básicos, incluidos los servicios de salud, alimentos, agua y refugio, y necesitan ayuda desesperadamente. Las personas voluntarias de la Media Luna Roja Sudanesa han estado trabajando incansablemente, desde el principio, para prestar asistencia vital a las personas afectadas, a pesar de los peligros a los que se enfrentan y de que ellos y ellas también recibieron afectación. Están prestando una amplia gama de servicios humanitarios, como primeros auxilios, apoyo psicosocial, reunificación familiar para las personas que han quedado separadas de sus seres queridos, distribución de alimentos y agua, suministro de refugio y entierros seguros y dignos para quienes perdieron la vida. El 4 de mayo, la IFRC hizo un llamamiento de emergencia para ayudar a la Media Luna Roja Sudanesa a prestar asistencia a 200.000 personas afectadas por el conflicto. "Nuestros equipos voluntarios entregarán los artículos de socorro allí donde el acceso y la seguridad lo permitan. A tal efecto, renovamos nuestro llamamiento para que se permita el acceso y el paso seguro y sin obstáculos a fin de que la ayuda humanitaria pueda llegar a quienes la necesitan", dijo el Sr. Mukhier. Al mismo tiempo que apoya a la Media Luna Roja Sudanesa en la asistencia a la población de Sudán, IFRC también está ampliando su respuesta para atender las necesidades urgentes de quienes huyen del conflicto y cruzan a los países vecinos: República Centroafricana, Chad, Egipto, Etiopía y Sudán del Sur. Si desea más información o concertar una entrevista, póngase en contacto con [email protected] EnNairobi: Rita Nyaga, +254 722 527553, [email protected] EnGeneva: Anna Tuson, +41 79 895 6924 Tommaso Della Longa, +41 79 708 4367 EnDakar: Moustapha Diallo, +221 77 450 10 04, [email protected]

Leer más
| Artículo

Darién: Nuevo récord - La migración crece, la ayuda debe hacerlo también

Según datos del Servicio Nacional de Migración de Panamá127,168 personas migrantescruzaron el parque nacional del Darién entre enero y abril de 2023, un número que equivale a más de 1000 personas por día. En reacción a este anuncio, Verónica Martínez, la jefa de la respuesta humanitaria de la IFRC en Darién, declaró: "El número de personas migrantes arribando a Panamá vía Darién crece exponencialmente. En las últimas semanas hemos visto llegar hasta 2,000 y 3,000 personas por día, una cifra que desborda los puntos de servicio humanitario donde la Cruz Roja presta servicios. La mayoría llegan en un estado desolador, inhumano. Están heridas, deshidratadas, con reacciones alérgicas severas y complicaciones de embarazos o enfermedades crónicas, muchas han sido víctimas de abusos y sitaciones de violencia. Les brindamos primeros auxilios, atención básica de salud y acceso agua.También, información, conexión a internet y derivaciones a instituciones especializadas. Pero estas cifras récord también ponen al límite los servicios básicos en las comunidades que acogen a las personas migrantes tras su paso por la selva. En Bajo Chiquito, el número de caminantes es a veces cinco veces mayor al número de habitantes de la localidad y esto colapsa, por ejemplo, el abastecimiento de agua. Las plantas potabilizadoras de Cruz Roja instaladas allí no dan a basto. A pesar de todos los esfuerzos por atender las necesidades crecientes, la ayuda en Darién empieza a ser insuficiente. Las personas que migran, las comunidades locales, las agencias humanitarias, todos aquí necesitamos que la asistencia humanitaria crezca exponencialmente también. Necesitamos ayuda sostenida en el tiempo, que pueda adaptarse a los cambios en el contexto y que esté orientada a salvar vidas y proteger la dignidad, como la que recibe la Cruz Roja graciasa los fondos de ayuda humanitaria y el apoyo continuado de la Unión Europea yla Cooperación Españolay otros actores*. Estamos a las puertas de una nueva temporada de lluvias y huracanes y eso hace aún más urgente que el apoyo llegue cuanto antes. Desde junio y hasta noviembre los riesgos a los que se exponen las personas migrantes en la ruta migratoria desde Panamá hasta México incluirán también crecidas de ríos, inundaciones y tormentas. Estamos preparándonos para hacer frente a este escenario, pero como advertimos en marzo pasado, necesitamos aliados, prestar asistencia humanitaria sigue siendo urgente y es un trabajo en equipo". En agosto de 2022, la IFRC lanzó un llamamiento de emergencia solicitando apoyo internacional por 18 millones de francos suizos (USD 20.3 millones) para prestar asistencia humanitaria a 210,000 personas a lo largo de las rutas migratorias de Centroamérica y México. Sin embargo, el monto recaudado hasta ahora ronda el cinco por ciento del total solicitado. -- Hacer clic aquí para acceder a material de archivo y fotosde esta crisis en IFRC Newsroom. *Entre los contribuyentes se encuentran Cruz Roja Británica, Cruz Roja Sueca, Cruz Roja Canadiense, Cruz Roja Japonesa, Cruz Roja de Mónaco, Cruz Roja Holandesa, Cruz Roja Suiza, Fundación Simón Bolivar y UNICEF.

Leer más
| Emergencia

Sudán: Emergencia compleja

Los combates entre las Fuerzas Armadas Sudanesas (SAF) y las Fuerzas de Apoyo Rápido ( RSF) estallaron en la capital, Jartum, el 15 de abril y se extendieron rápidamente por todo el país. Más de 1.000 personas han muerto y cientos de miles están desplazadas internamente o han huido a países vecinos para escapar de la violencia. A través de este llamamiento, la IFRC apoya a la Media Luna Roja Sudanesa (SRCS) para que preste asistencia humanitaria que salva vidas a las personas que se encuentran en lugares de riesgo y en movimiento.

Leer más
| Nota de prensa

Incendios en Bangladés: Miles de casas, escuelas, hospitales y redes de agua quemadas en Cox's Bazar

Cox's Bazar/ Kuala Lumpur, 06 de marzo de 2023 - Un incendio masivo declarado en la tarde del 5 de marzo ha arrasado al menos 2.000 casas, dejando sin hogar a casi 12.000 personas en el campo 11 de Cox's Bazar, Bangladés, el mayor campo de refugiados del mundo. Situado en el subdistrito de Ukhiya, donde se quemaron al menos tres redes de agua que abastecen a 16.000 personas, cinco centros de aprendizaje y tres instalaciones sanitarias, entre otras infraestructuras, el fuego se propagó rápidamente a 15 subbloques del campo. La Media Luna Roja de Bangladés (MLRB) respondió inmediatamente, apoyando las operaciones de lucha contra el fuego y las evacuaciones. Al menos 200 voluntarios de los campamentos formados por la MLRB, junto con el Servicio de Bomberos y el equipo de Defensa Civil de Cox's Bazar, sofocaron finalmente las llamas a última hora de la tarde. La Sociedad de la Media Luna Roja de Bangladés está entregando 1.000 tiendas de campaña para ayuda inmediata y distribuyendo paquetes de alimentos, mantas y mosquiteras a las personas afectadas, en coordinación con el Comisionado de Refugiados, Socorro y Repatriación del Gobierno de Bangladés. Belal Hossain, Jefe de Operaciones de Traslado de Población de la Media Luna Roja de Bangladesh (MLRB) en Cox's Bazar, ha declarado:"dada la estación seca y los frecuentes vientos, el fuego se propagó rápidamente. Gracias a nuestros voluntarios formados y a los planes de preparación, respondimos inmediatamente apoyando las evacuaciones, proporcionando alimentos, agua y refugio de emergencia. Los incendios tan frecuentes causan un sufrimiento innecesario a los residentes de los campos, que ya llevan más de cinco años desplazados." Alrededor de un millón de personas desplazadas del estado de Rakhine, Myanmar, viven hacinadas en el campamento, apoyado por el Gobierno de Bangladés y organismos humanitarios, entre ellos la Sociedad de la Media Luna Roja de Bangladés y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC). Hrusikesh Harichandan, Jefe de la Subdelegación de la IFRC, declaró:"este incendio es un golpe devastador para miles de familias que han visto cómo su duro trabajo de los últimos cinco años se convertía en cenizas. Varias familias han perdido todo lo que poseían. Necesitamos una mayor coordinación para establecer condiciones de vida mejores y más humanas para ellos. Estamos haciendo todo lo posible para apoyar su resiliencia ante tales desastres". La Media Luna Roja de Bangladés, junto con la IFRC, ha formado a casi 3.300 personas voluntarias en los 33 campamentos para que actúen como primeras intervinientes durante las emergencias. Han realizado simulacros de lucha contra incendios y otras actividades de preparación para desastres, mientras que periódicamente se organizan actividades de sensibilización para los residentes de los campamentos. La IFRC y la Sociedad de la Media Luna Roja de Bangladés están colaborando con otras agencias humanitarias para determinar las necesidades. Además, se han activado voluntarios de salud comunitaria y se han movilizado reservas de contingencia para apoyar a los afectados. Como parte de las Operaciones de Movimiento de Población en curso, la Sociedad de la Media Luna Roja de Bangladés, con la ayuda de la IFRC, otros asociados de la Cruz Roja y la Media Luna Roja y el ACNUR, ha prestado apoyo a casi un millón de personas de los campamentos y las comunidades de acogida con asistencia sanitaria, acceso a agua potable, mejora del saneamiento y la higiene, refugios más seguros y medios de subsistencia. Para más información o concertar entrevistas, por favor, contacten con: Cox's Bazar: Barkat Ullah Maruf, +880 1711 222922, [email protected] Sabrina Idris, +880 1710-840327, [email protected] Dacca: Mahmudul Hasan, +880 1716-103333, [email protected] Kuala Lumpur: Afrhill Rances, +60 19 271 3641 [email protected]

Leer más
| Artículo

Curar las cicatrices invisibles del conflicto de Ucrania: la IFRC y la Unión Europea lanzan un proyecto de salud mental

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada cinco personas se ve afectada por trastornos de salud mental en situaciones de posconflicto. Si no reciben tratamiento y apoyo adecuado, los ucranianos se enfrentan a efectos duraderos que podrían perjudicarles a ellos mismos, a sus familias y a sus comunidades. "Las heridas de la guerra son profundas, a veces demasiado profundas para manejarlas solo", dice Nataliia Korniienko, delegada de Salud Mental y Apoyo Psicosocial de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC). Como ucraniana que tuvo que abandonar el país cuando comenzó la escalada, entiende de primera mano el estrés que sufren los que huyen del conflicto. "La gente anhela que alguien se tome el tiempo de sentarse a su lado en su dolor, pero esto suele faltar para muchos que huyen de Ucrania en este momento". En una iniciativa regional para cubrir esta enorme necesidad, las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja de la República Checa, Hungría, Polonia, Rumania, Eslovaquia y Ucrania han unido sus fuerzas para ofrecer servicios de salud mental y apoyo psicosocial a más de 300.000 personas procedentes de Ucrania. Financiado por la Unión Europea y con la asistencia técnica de la IFRC y el Centro Psicosocial de la IFRC, el proyecto pone en contacto a personas vulnerables con profesionales de la salud mental y personas voluntarias de las seis Sociedades Nacionales. El apoyo se ofrece en ucraniano y en otros idiomas a través de varias plataformas, incluidas las líneas de ayuda, la divulgación móvil y las actividades de grupo en persona. También se van a distribuir materiales de apoyo psicosocial en varios idiomas entre los profesionales de la salud mental y el público. Desde los primeros días del conflicto, el personal y el voluntariado de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja han prestado asistencia a las personas en los puestos fronterizos, las estaciones de tren y los refugios temporales, escuchando y demostrando empatía, compartiendo información que salva vidas y atendiendo a las personas vulnerables. Aneta Trgachevska, jefa interina de Salud y Asistencia de la IFRC Europa, dijo: "Intentamos llegar a todos los necesitados de forma conveniente y personalizada. La asistencia no se limitará a un par de llamadas o reuniones: la persona recibirá apoyo mientras nos necesite. Este tipo de respuesta temprana puede aliviar los síntomas y evitar que las personas desarrollen niveles graves de angustia o incluso condiciones de salud mental." -- El contenido de este artículo es responsabilidad exclusiva de la IFRC y no refleja necesariamente la opinión de la Unión Europea.

Leer más
| Emergencia

Crisis migratoria en México y Centroamérica

Desde principios de 2022, se ha producido un aumento masivo del número de refugiados, migrantes y retornados en tránsito por tierra hacia el norte a través de Centroamérica. Las personas se desplazan en su mayoría por vías irregulares, y en el camino se enfrentan a barreras burocráticas, sufren accidentes y lesiones, se enfrentan a la extorsión y la violencia sexual o desaparecen y se separan de sus familias. Trágicamente, otros son asesinados o mueren por enfermedades o por las duras condiciones ambientales. Este llamamiento de emergencia apoya a las Sociedades de la Cruz Roja de Panamá, Costa Rica, Honduras, El Salvador, Guatemala y México para ampliar la asistencia humanitaria y la protección de 210.000 personas a lo largo de las rutas migratorias.

Leer más
| Nota de prensa

Casi un millón de personas siguen esperando la vida en el mayor campo de desplazados del mundo

Kuala Lumpur/Daká, 22 de agosto de 2022: Este 25 de agosto se cumplen cinco largos años del desplazamiento masivo de personas procedentes del estado de Rakhine, en Myanmar, que cruzaron la frontera hacia Bangladés. La prolongada crisis alcanza ahora un número colosal de desplazados en el campo -936.733 personas- que dependen completamente de la ayuda humanitaria para satisfacer sus necesidades cotidianas en el mayor campo del mundo, en Cox's Bazar. Al comienzo de esta crisis humanitaria, el Gobierno de Bangladés pidió a la Media Luna Roja de Bangladés que respondiera a la emergencia de acuerdo con el mandato de la Media Luna Roja de prestar servicios humanitarios como auxiliar de los poderes públicos. En respuesta, se puso en marcha una operación internacional en Cox's Bazar con el apoyo de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) y sus socios de la CRMLR, denominada Operación de Movimiento de Población. El Secretario General de la Media Luna Roja de Bangladesh, Kazi Shofiqul Azam, dijo: "La crisis ya se había convertido en una compleja crisis de desplazamiento prolongado hace tiempo. Las principales prioridades deben ser las soluciones a largo plazo, equilibrando las iniciativas en los campos y en la comunidad de acogida vecina. "Pedimos un compromiso a largo plazo y recursos muy necesarios para abordar esta crisis. Los niños constituyen casi un 51% de la población del campamento, mientras que las mujeres y las niñas representan casi el 52% de la población. Una de cada tres familias desplazadas tiene al menos una vulnerabilidad de protección fácilmente identificable, como la trata de personas, el matrimonio de menores, la explotación sexual y los abusos. Muchas de las iniciativas sostenibles que se han puesto en marcha en el campamento han salvado la vida de sus habitantes, como los refugios a medio plazo o las viviendas duraderas, las redes de suministro de agua con energía solar y las actividades de mitigación de desastres. Sin embargo, la población sigue dependiendo completamente de la ayuda humanitaria para satisfacer sus necesidades diarias y a largo plazo. El Director Regional de la IFRC para Asia y el Pacífico, Alexander Matheou, dijo: "Lo que se ve en la superficie en los campamentos ha mejorado en cinco años gracias al trabajo del gobierno de Bangladés y de múltiples socios nacionales e internacionales. "Pero bajo la superficie, en la vida de las personas, donde el futuro es incierto y no hay trabajo ni movimiento, hay riesgos menos evidentes pero importantes: de depresión, de tráfico de personas, de violencia, incluida la violencia de género. Al no haber soluciones duraderas a la vista, la respuesta humanitaria debe centrarse en la recreación y la protección tanto como en las necesidades vitales. La situación se agrava aún más por el hecho de que Cox's Bazar se encuentra justo en la ruta de los ciclones, y por lo tanto está constantemente sujeta a inundaciones repentinas estacionales, ciclones devastadores y fuertes lluvias que causan deslizamientos de tierra, graves anegaciones, daños en los refugios; frecuentes incidentes de incendios; posibles brotes de cólera, dengue y difteria. Además, debido al gran número de personas que hay allí, las epidemias como el cólera y el COVID son una enorme amenaza diaria. El Jefe de la Delegación de la IFRC en Bangladés, Sanjeev Kafley, dijo: "Este es uno de los mayores y más complejos apoyos humanitarios de la IFRC en Bangladés. Durante los últimos cinco años, la IFRC y muchas Sociedades Nacionales asociadas han apoyado a la Media Luna Roja de Bangladés para garantizar la protección y el apoyo humanitario ampliado al campamento. "Teniendo en cuenta la experiencia de COVID-19, la IFRC se está centrando en la preparación institucional. La estrategia de la IFRC para apoyar a los desplazados y a las comunidades de acogida en Cox's Bazar incluye la resiliencia integrada de la comunidad, la inclusión social y la preparación para una respuesta eficaz hasta 2024; por ahora. La Media Luna Roja de Bangladés, con el apoyo de la IFRC y de las Sociedades Nacionales Participantes (SNP), mantendrá y tratará de ampliar sus esfuerzos para satisfacer las necesidades humanitarias urgentes y mantener a salvo a los cientos de miles de familias a través de una gama de asistencia humanitaria que salva vidas, incluyendo el refugio, la salud, el PSS, el lavado, los medios de subsistencia, la GRD, así como las emergencias y la respuesta a los desastres. La protección, el género y la inclusión, así como la participación de la comunidad y la rendición de cuentas, se integran en nuestra operación garantizando que las personas sean el centro de nuestra acción. Para más información o concertar entrevistas, contacten con: Cox's Bazar: Barkat Ullah Maruf, +880 1711 222922, [email protected] Sabrina Idris, +880 1710-840327, [email protected] Dhaka: Mahmudul Hasan, +880 1716-103333, [email protected] Kuala Lumpur: Rachel Punitha, +60 19 791 3830, [email protected]

Leer más
| Artículo

Conflicto en Ucrania: cómo la Cruz Roja presta el apoyo necesario a las personas que abandonan el país

Llegan a la frontera entre Ucrania y Eslovaquia agotados tras dos o tres días de viaje. Algunos llegan en coche. Muchos otros van a pie, cargando bolsas, arrastrando maletas. Desde finales de febrero, casi 6 millones de personas han huido de Ucrania para buscar seguridad en otros países. Hay mujeres y hay niños. Muchos, muchos niños. Los pocos hombres de la fila suelen ser mayores. Los más jóvenes se han quedado en gran parte para apoyar a su país en el conflicto. Los jóvenes ayudan a los adultos, cansados y preocupados, a llevar sus pocas y preciadas pertenencias. Llevan mochilas con osos de peluche. Una niña lleva su propia bolsa de pañales. Mientras algunos pequeños se aferran a sus madres con toda la fuerza que pueden reunir sus pequeñas manos, los mayores corren de un lado a otro, entusiasmados con la aventura que les han contado. Sus madres se apresuran a protegerlos y agruparlos. La gente llega a esta frontera en el cruce de Úzhgorod a todas horas del día y de la noche. Los voluntarios y voluntarias de la Cruz Roja Ucraniana los reciben. Les proporcionan información, alimentos, bebidas calientes, ropa y mantas. Ataviados con sus uniformes rojos de emergencia, ayudan a llevar las pertenencias de la gente hasta el paso fronterizo. Algunos necesitan sillas de ruedas y los voluntarios se lanzan a ayudar. Una vez que cruzan la frontera, son recibidos por el voluntariado de la Cruz Roja Eslovaca. Olexander Bodnar es el hombre de 23 años que dirige el equipo de voluntarios de la Cruz Roja Ucraniana en Úzhgorod, en la frontera occidental del país. Veinticuatro horas al día, siete días a la semana, el equipo hace turnos en este cruce. “Mi equipo es la gente más maravillosa del mundo", dice. "Tenemos muchas personas amables que se han unido a nosotros. Tenemos 130 voluntarios que se han apuntado desde que empezó el conflicto. Muchos son enfermeros y médicos". Los conocimientos médicos son muy valorados. En un edificio recién construido, la Cruz Roja ha instalado una pequeña clínica, abastecida con cosas como comida para bebés y pañales. Los catres se alinean en un lado de la clínica como un lugar para que los viajeros cansados descansen, aunque sea por un rato. Es aquí donde los voluntarios realizan los primeros auxilios básicos. Muchos de los ancianos se quejan de que les sube la tensión. Los voluntarios formados la comprueban y me dicen que la mayoría de las veces está bien. Están sometidos a un estrés extremo, y algunos experimentan ataques de pánico, una reacción normal durante un acontecimiento anormal. Olexander cuenta la historia de una mujer mayor que abandonaba su querido país con su marido, que acababa de ser operado: "Cayó de rodillas y pidió a Dios que protegiera a su país. Dijo: 'Mi querida Ucrania, por favor, perdóname. No quiero dejarte, pero debo hacerlo'". Las lágrimas llenaron los ojos de Olexander mientras ayudaba a la pareja a acercarse al paso fronterizo. -- La IFRC está apoyando a la Cruz Roja Ucraniana, y a otras muchas Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja de la región, para ayudar a las personas afectadas por el conflicto en Ucrania. Conozca más sobre nuestro trabajo aquí.

Leer más
| Artículo

De camino a Europa no temía a la muerte, sólo a morir sin intentarlo

Este artículo ha sido publicado originalmente en Politico, aquí. Buscaba seguridad. Ese era mi destino. No pensaba en ciudades o pueblos europeos. Sólo quería estar a salvo. Por eso dejé mi país. Por eso tampoco me detuve en las cercanías: tenía que seguir avanzando. Primero a través de Sudán y Libia, luego en un barco de madera a través del Mar Mediterráneo, donde finalmente me recogió un barco de rescate. Han pasado más de 10 años desde entonces y ahora vivo en Italia. Pero a través de mi trabajo, me encuentro reviviendo esa experiencia una y otra vez. La parte más importante de mi trabajo es decir a las personas que rescatamos: "Estáis a salvo". Es como si también se lo dijera a sus madres, a sus hermanos y hermanas y a todos sus pueblos. Celebro este momento con ellos; celebro sus vidas con ellos. Porque demasiados otros nunca llegan a escuchar esas palabras. En los últimos meses, hemos visto una enorme solidaridad con los que huyen de la guerra en Ucrania; es increíblemente inspirador. Sin embargo, ser testigos de la voluntad generalizada de ayudar a las víctimas de esta crisis, mientras tantos que huyen del sufrimiento y la persecución en otros lugares terminan en el fondo del mar, plantea la pregunta: ¿realmente las vidas humanas tienen un valor tan diferente? Nunca fue mi primera opción emprender un viaje tan peligroso para buscar seguridad tan lejos de casa. Pero la falta de canales legales disponibles para acceder a la protección internacional hizo que fuera mi única opción: era una necesidad. Y mientras los Estados discuten sobre las políticas y prácticas migratorias, para nosotros, los voluntarios, se trata simplemente de salvar vidas y aliviar el sufrimiento. Cuando salí de Eritrea hace 20 años, huyendo del servicio militar obligatorio y de los programas de trabajos forzados, no sabía dónde estaba Europa, cómo era o cómo llegar a ella. Tampoco se me ocurrió que me estaba despidiendo de mi familia, y de mi país, por última vez. Al igual que mis hermanos y hermanas de Ucrania hoy, mi única preocupación era evitar las balas. Y soy uno de los relativamente pocos de mi parte del mundo que tuvo la suerte de llegar a un lugar seguro al final. Cuando viajaba por el desierto de Libia, recuerdo haber visto a un grupo de personas -mujeres, hombres y niños- que yacían arrugados unos encima de otros, desnudos. Le pregunté al conductor por qué estaban desnudos, y me dijo que su coche se había averiado y habían quemado todo para intentar llamar la atención, incluida su propia ropa. ¿De qué sirve la ropa cuando uno se enfrenta a la muerte? Eran sólo unos desconocidos, que vinieron al mundo desnudos y se fueron desnudos. Personas tan fuera del radar que tuvieron que quemar todo con la esperanza de ser vistos. Sin embargo, ni siquiera eso fue suficiente. En Libia también conoces a los mercaderes de la muerte, los que organizan los viajes para salir en barco, que son tu única esperanza de escapar de ese infierno. Cuando experimentas lo horrible que es la vida allí -las cárceles, la tortura, las bandas y los mercados de esclavos- no tienes miedo a la muerte, sólo a morir sin intentarlo. Cuando por fin llegué a la costa y me dirigí hacia el barco que me esperaba, apenas podía caminar tanto por el miedo como por la esperanza. Vi a las madres arrojar a sus hijos al barco y seguirlos. No me pregunté por qué una madre arrojaría a su hijo dentro de este pequeño bote. Estaba segura de que lo que había visto debía ser más terrible que el mar y su oscuridad. Salimos de noche. Al final, llega el momento en que no puedes ver a nadie, ni siquiera a ti mismo, pero los rezos, los llantos y los gemidos permanecen. En ese momento, los sonidos de los niños son la única fuente de certeza de que sigues vivo. Estuvimos así en el mar durante tres días hasta que el barco de rescate nos encontró. Uno podría preguntarse por qué alguien decide pasar por todo esto. Pero basta con ver lo que ocurre en los países de los que la gente viene: el sufrimiento causado por los conflictos, el hambre, la pobreza, el cambio climático y muchos otros factores que a menudo están presentes también en sus países vecinos. Y los que se van no lo hacen sólo por sí mismos: son una inversión para sus familias y comunidades. Uno de mis amigos envía el dinero que gana a su país para construir una escuela en su pueblo. Otro ha financiado el acceso al agua potable. El dinero que los emigrantes de todo el mundo envían a casa es tres veces mayor que el que proviene de la ayuda. La crisis ucraniana y la respuesta a la misma nos han mostrado ahora lo que es posible cuando ponemos a la humanidad en primer lugar, cuando existe la solidaridad mundial y la voluntad de ayudar y proteger a los más vulnerables. Esto debe extenderse a todos los necesitados, vengan de donde vengan. Nadie debería tener que experimentar lo que yo he vivido, en mi propio país, en mi viaje migratorio o cuando llegué a Europa. Todo el mundo merece escuchar las palabras: "Estás a salvo".

Leer más
| Nota de prensa

La IFRC apoyará a más de 2 millones de personas afectadas por el conflicto en Ucrania con el mayor despliegue de asistencia de emergencia en efectivo de su historia

Ginebra, 14 de abril de 2022 - A medida que aumentan las necesidades de las personas afectadas por el conflicto en Ucrania, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) intensifica sus actividades de respuesta para satisfacer las necesidades inmediatas y urgentes, tanto dentro de Ucrania como en los países a los que la gente ha huido en busca de seguridad. El Secretario General de la IFRC, Jagan Chapagain, afirma: "Este será el programa de emergencia en efectivo más amplio de la IFRC. Nuestra prioridad número uno es brindar apoyo a las personas más vulnerables. Por nuestra experiencia anterior con la asistencia en efectivo, sabemos que es un enfoque digno para prestar ayuda de la manera más rápida y eficiente posible. Aunque la asistencia financiera es un componente importante de nuestra respuesta, también estamos ampliando la ayuda en muchos otros sectores, como la salud. Ya hemos llegado a 160.000 personas con ayuda sanitaria y de primeros auxilios, pero cuanto más dure el conflicto, más amplias serán las necesidades sanitarias". En su mayor programa de asistencia financiera de emergencia hasta la fecha, la IFRC se propone llegar a más de 2 millones de personas con apoyo, dirigido a 360.000 personas en Ucrania y los países vecinos en los primeros tres meses. La asistencia financiera a más largo plazo atenderá las necesidades de las personas afectadas a medida que evolucione la crisis. La Directora Regional de la IFRC para Europa, Birgitte Bischoff Ebbesen, dice: "Con cada día que pasa, sabemos que las vulnerabilidades aumentan. El acceso a los suministros médicos, los alimentos, el agua, los servicios públicos y otros bienes y servicios vitales se deteriora. Sabemos que hay muchas incertidumbres para la gente en este momento, pero una cosa que está clara es que las necesidades son inmensas, y lo serán durante mucho tiempo." La IFRC está apoyando a más de un millón de personas con más de 1.800 toneladas métricas de artículos de higiene y cocina, mantas, alimentos, esteras y lonas en Ucrania y los países vecinos. La Secretaría de la IFRC, junto con sus Sociedades Nacionales miembros, ha puesto en marcha un plan de respuesta a nivel de toda la Federación por valor de 1.200 millones de francos suizos, cuyo objetivo es prestar asistencia a 3,6 millones de personas durante dos años, con ayuda en efectivo para fines múltiples, servicios de salud y asistencia y agua, saneamiento e higiene, así como apoyo en materia de refugio y vivienda. A nivel mundial, más de 55 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja han apoyado la respuesta hasta la fecha. La Secretaría de la IFRC apoya este plan de respuesta solicitando 550 millones de francos suizos para ampliar el apoyo a las Sociedades Nacionales de Ucrania y los países vecinos. Contactos para medios: En Ucrania: Caroline Haga, +358 50 5980500, [email protected] En Polonia: Jenelle Eli, +1 202 603-6803, [email protected] En Rumanía: Angela Hill, +40 758 450 185, [email protected] En Budapest: Nicole Robicheau, +36 30 167 2629, [email protected] En Budapest: Kathy Mueller, +1 226 376-4013 [email protected] En Ginebra: Anna Tuson, +41 79 895 6924, [email protected] Más información sobre la labor de la IFRC en materia de asistencia en efectivo y con vales aquí.

Leer más
| Nota de prensa

El voluntariado de la Cruz Roja Ucraniana presta ayuda vital a las personas necesitadas

Ginebra, 27 de marzo de 2022 - Las personas voluntarias de la Cruz Roja han llegado a cientos de miles de personas en Ucrania desde que comenzó el conflicto hace un mes con ayuda que salva vidas, a pesar de los peligros que corren y del hecho de que también están afectadas. Maksym Dotsenko, Director General de la Cruz Roja Ucraniana, dice: "Muchos de nuestros empleados y voluntarios también están viviendo el conflicto de primera mano. Están preocupados por sus familias y su seguridad y, sin embargo, siguen poniéndose el chaleco de la Cruz Roja para prestar ayuda crítica a vecinos y extraños por igual. Este es el verdadero espíritu del principio del voluntariado en el que se basa la Cruz Roja". Ese espíritu de querer ayudar se está reflejando entre la población en general. Desde que comenzó el conflicto, 6.000 nuevos personas voluntarias, entre ellas profesores y profesionales de la medicina, se han unido a la Cruz Roja ucraniana. El Secretario General de la IFRC, Jagan Chapagain, afirma: "Los voluntarios de la Cruz Roja Ucraniana han estado sobre el terreno desde el primer día a pesar de los riesgos. Muchos de ellos han sufrido y perdido a sus seres queridos en este conflicto. A medida que el conflicto entra en su segundo mes, su apoyo continuo es cada vez más crítico, ya que las necesidades siguen aumentando y el acceso sigue siendo muy restringido. Estamos junto a estos hombres y mujeres, ofreciéndoles solidaridad y apoyo. Honramos su valiente labor y su compromiso de ayudar a los demás". La red de la IFRC ha establecido conductos logísticos desde Polonia, Hungría y Rumania para permitir la entrega de ayuda que salva vidas en Ucrania, apoyando a la Cruz Roja Ucraniana en las zonas más saturadas de desplazados internos. En el último mes, los equipos de la Cruz Roja Ucraniana han llegado a más de 400.000 personas en el país con más de 1.600 toneladas de productos de primera necesidad distribuidos. Han apoyado la evacuación de más de 79.000 personas de Energodar, Sumy, la región de Kyiv, Kharkiv y la región de Kherson. También, además de proporcionar primeros auxilios, están enseñando a las personas refugiadas bajo tierra a prestárselos ellos mismos. Se calcula que hay 6,5 millones de personas desplazadas en Ucrania, la mayoría de las cuales son mujeres y niños, personas con discapacidad, personas mayores y grupos minoritarios, informa el ACNUR. La IFRC está apoyando la labor de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja de los países vecinos que responden a las necesidades de los 3,5 millones de personas que han huido de Ucrania con subvenciones en efectivo, alojamiento, artículos de ayuda básica, asistencia sanitaria, apoyo psicosocial y suministros médicos. Entre estos grupos, se presta especial atención a las personas vulnerables, como los menores no acompañados, las mujeres solas con hijos, las personas mayores y las personas con discapacidad. Recursos audiovisuales: https://www.ifrcnewsroom.org Contactos para medios: En Ucrania: Caroline Haga, +358 50 5980500, [email protected] En Polonia: Jenelle Eli, +1 202 603-6803, [email protected] En Budapest: Kathy Mueller, +1 226 376-4013 [email protected] En Ginebra: Anna Tuson, +41 79 895 6924, [email protected]

Leer más
| Nota de prensa

"En Ucrania, las necesidades crecen cada día", dice el presidente de la Cruz Roja

Bucarest, 21 de marzo de 2022 - Mientras la mayor red humanitaria del mundo responde a la crisis que se desarrolla en Europa, sus dirigentes regresan de Ucrania con una advertencia sobre los próximos días y semanas, y reafirman que la Cruz Roja reforzará el apoyo dentro y fuera de sus fronteras. Francesco Rocca, Presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC), estuvo en contacto con algunas de las 6.000 personas voluntarias de la Cruz Roja Ucraniana que prestan ayuda a las familias que atraviesan las peores semanas de su vida. "La devastadora realidad de Ucrania es que las necesidades aumentan cada día. En medio del aumento de la violencia y la interrupción de la cadena de suministro, la entrega de bienes esenciales en muchas partes del país es cada vez más difícil, no más fácil. Responder a una crisis de esta magnitud requiere un trabajo en equipo, por lo que estamos trabajando mano a mano con la Cruz Roja Ucraniana sobre el terreno para que la gente sepa que no está sola. Nunca", afirma Rocca. Desde que comenzó el conflicto, la Cruz Roja Ucraniana ha distribuido cientos de toneladas de productos de primera necesidad y los miembros del equipo han apoyado la evacuación de aproximadamente 57.000 personas de Energodar, Sumy, la región de Kviy, Kharkiv y la región de Kherson. La Cruz Roja Ucraniana no sólo presta primeros auxilios, sino que también los enseña a las personas que se refugian en sótanos y refugios. Nadie en Ucrania ha quedado indemne por el conflicto en curso. Se calcula que 18 millones de personas -un tercio de la población- necesitarán ayuda humanitaria. "Los voluntarios de la Cruz Roja Ucraniana han perdido hogares, comunidades y seres queridos. Sin embargo, siguen realizando la labor de prestar ayuda y consuelo a las familias necesitadas. Me siento humilde por su resistencia y su compromiso con el humanitarismo en medio del conflicto." Hablando desde la frontera rumana en Siret, el Sr. Rocca destacó el carácter altruista de los miembros de la comunidad de toda Europa que acogen a los más de 3 millones de personas que han huido de Ucrania. Después de Polonia, Rumanía ha recibido el segundo mayor número de personas que cruzan sus fronteras en busca de seguridad: más de 500.000, según la Agencia de la ONU para los Refugiados. Los equipos de la Cruz Roja Rumana han estado trabajando las 24 horas del día en los pasos fronterizos desde el primer día, proporcionando artículos como alimentos, agua, pañales, productos de higiene femenina, guantes de abrigo y otras necesidades. La Cruz Roja Rumana está ofreciendo tarjetas SIM y estaciones de carga para móviles, para ayudar a las personas que se han separado de sus seres queridos en Ucrania a volver a contactar. Muchos de los que han cruzado la frontera simplemente piden una taza de café o té. Una ayuda aparentemente sencilla como ésta puede ofrecer a las familias tranquilidad en un momento que, de otro modo, sería desesperante. "Hemos proporcionado más de 400 toneladas de ayuda a los afectados por el conflicto, pero una bebida caliente y una cálida bienvenida es lo que muchos de los que huyen dicen apreciar más", dice Rocca. Contactos para medios de comunicación: En Rumanía y Ucrania: Tommaso Della Longa, +41 797 084 367, [email protected] En Rumanía: Jenelle Eli, +1 202 603 6803, [email protected] En Budapest: Kathy Mueller, +1 226 376 4013, [email protected] En Ginebra: Benoit Matsha-Carpentier, +41 79 213 24 13, [email protected]

Leer más
| Nota de prensa

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja solicita 250 millones de francos suizos para ayudar a las personas afectadas por el conflicto de Ucrania

Ginebra, 1 de marzo de 2022 - Ante el rápido deterioro de la situación humanitaria en Ucrania y los países vecinos, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) temen que millones de personas se enfrenten a dificultades y sufrimientos extremos si no se mejora el acceso y se aumenta rápidamente la asistencia humanitaria. Para responder a esta necesidad repentina y masiva, las dos organizaciones hacen un llamamiento conjunto de 250 millones de francos suizos (272 millones de dólares). El CICR solicita 150 millones de francos suizos (163 millones de dólares) para sus operaciones de 2022 en Ucrania y los países vecinos. El director general del CICR, Robert Mardini, dijo: "La escalada del conflicto en Ucrania se está cobrando un precio devastador. Las cifras de víctimas siguen aumentando, mientras que las instalaciones sanitarias tienen dificultades para hacer frente a la situación. Ya se observan interrupciones a largo plazo en el suministro regular de agua y electricidad. Las personas que llaman a nuestra línea de emergencia en Ucrania necesitan desesperadamente alimentos y refugio. Para responder a esta emergencia masiva, nuestros equipos deben poder operar con seguridad para acceder a los necesitados". En las próximas semanas, el CICR intensificará su labor de reunificación de familias separadas, proporcionando alimentos y otros artículos domésticos a los desplazados internos, aumentando la concienciación sobre las zonas contaminadas por munición sin explotar, y llevando a cabo su labor para garantizar que los cadáveres sean tratados con dignidad y que los familiares de los fallecidos puedan hacer el duelo y encontrar una solución. Ahora es necesario el transporte de agua en camiones y otros suministros de agua de emergencia. Se aumentará el apoyo a los centros de salud, centrándose en el suministro de suministros y equipos para atender a las personas heridas por las armas. La IFRC solicita 100 millones de francos suizos (109 millones de dólares) para apoyar a las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja en la asistencia a dos millones de personas que lo necesitan debido a la intensificación de las hostilidades en Ucrania. Entre estos grupos, se prestará especial atención a las personas vulnerables, incluidos los menores no acompañados, las mujeres solas con hijos, los ancianos y las personas con discapacidad. Se aumentará significativamente la inversión en el desarrollo de capacidades de los equipos de la Cruz Roja en Ucrania y los países vecinos para reforzar la acción humanitaria dirigida localmente. Ya han movilizado a miles de voluntarios y personal y están prestando asistencia para salvar vidas, como refugio, artículos de ayuda básica, suministros médicos, apoyo psicosocial y de salud mental y asistencia monetaria polivalente a tantas personas como sea posible. El Secretario General de la IFRC, Jagan Chapagain, dijo: "En medio de tanto sufrimiento, es reconfortante ver el nivel de solidaridad mundial. Las necesidades de las personas afectadas por el conflicto aumentan cada hora. La situación es muy desesperada para muchos. Se necesita una respuesta rápida para salvar vidas. Nuestras Sociedades Nacionales miembros están en una posición única para responder y, en algunos contextos, son el único actor que puede prestar asistencia humanitaria a gran escala, pero necesitan apoyo para hacerlo. Hago un llamamiento a la solidaridad mundial para intensificar la asistencia a las personas que sufren a causa de este conflicto". Para más información o concertar entrevistas: En Ginebra: Anna Tuson, +41 79 895 6924, [email protected] En Budapest: Corinne Ambler, +36 704 306 506, [email protected] En Ginebra: Florian Seriex, +41 79 574 06 36, [email protected] En Ginebra: Jason Straziuso, +41 79 949 3512, [email protected]

Leer más