Global

Displaying 1 - 25 of 35
05/05/2022 | Artículo

La IFRC se creó para aportar amabilidad, y la amabilidad es más necesaria que nunca

"El mundo se desangra y necesita ayuda ya". Duras palabras de advertencia de un líder humanitario sacudido por una guerra brutal y que vive bajo la sombra de una pandemia mundial. Estas palabras no las escribí yo. Fueron escritas en 1919 por Henry Davison, el líder de la Cruz Roja Estadounidense. Su gran idea era que las sociedades de la Cruz Roja de todo el mundo -que se establecieron después de que el Movimiento fuera creado por el Premio Nobel Henry Dunant en 1863- debían unirse como una fuerza para el bien en todo momento, y no sólo durante las guerras. Davison creía firmemente que la amabilidad, la bondad y la experiencia de las personas voluntarias de la Cruz Roja debían beneficiar a la humanidad también en otros momentos. Así nació la Liga de Sociedades de la Cruz Roja, el 5 de mayo de 1919. Las Sociedades de la Cruz Roja fundadoras fueron cinco: las de los Estados Unidos de América, Italia, Japón, Francia y el Reino Unido. A finales de ese año, la Liga contaba con 30 miembros. La Liga cambió su nombre por el de Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja -la IFRC- en 1991. Ahora tenemos 192 Sociedades Nacionales miembros, y más en formación. El núcleo de la idea sigue siendo el mismo, mientras que el alcance de la red de la IFRC ha crecido enormemente, tanto en dimensión como en impacto. En 2020, 14,9 millones de personas voluntarias de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja prestaron asistencia a más de 688 millones de personas en casos de desastre y otras intervenciones de emergencia; a unos 306 millones en actividades de salud, y a 125 millones en asistencia de agua potable y saneamiento. Son cifras impresionantes, pero la magnitud de las necesidades humanitarias sigue creciendo cada año. En estos momentos, innumerables personas de todo el mundo necesitan ayuda urgente. El conflicto en Ucrania y la presión ejercida sobre sus países vecinos es sólo un ejemplo. Los persistentes daños físicos, sociales y económicos infligidos por la pandemia mundial de COVID-19 es otro. Junto a estas catástrofes está la amenaza siempre presente, y cada vez más grave, del cambio climático. Con retos como estos, ¿puede una idea sencilla -como la que dio lugar en 1919 a lo que hoy se conoce como la IFRC- seguir ayudando a sanar el mundo? Creo que sí, y lo hará. Sabemos lo que funciona, y lo hemos demostrado durante más de un siglo. Es un ser humano que tiende la mano para apoyar a otro ser humano en crisis, a nivel comunitario, donde siempre es más necesario. Es garantizar que el voluntariado y las organizaciones locales tengan los recursos, la formación y el apoyo internacional que necesiten para responder a las catástrofes y las crisis. Es asegurarse de que sus voces sean escuchadas y sus intereses representados en la escena internacional. Y es trabajar para llevar ese apoyo a las comunidades y personas más marginadas, sin importar dónde se encuentren y sin discriminar quiénes son. Es, sencillamente, amabilidad y bondad. Me incorporé a mi Sociedad Nacional, la Cruz Roja de Nepal, como voluntario hace más de tres décadas. Se confiaba en mí -y por lo tanto podía conocer y apoyar a las personas más necesitadas- porque formaba parte de su comunidad, hablaba su idioma y entendía sus preocupaciones. Y la clave para entender lo que la gente necesitaba era la amabilidad. A lo largo de los años, la IFRC ha evolucionado junto a las comunidades a las que apoyamos. Hemos adaptado nuestras formas de trabajo, ampliado nuestra experiencia a medida que surgían diferentes vulnerabilidades y factores de estrés, y hemos sido lo suficientemente ágiles como para ser pioneros y luego incorporar nuevos enfoques de apoyo humanitario. Hemos liderado el desarrollo y la aceptación generalizada de la asistencia en efectivo como la forma más eficaz y respetuosa de apoyar a las personas necesitadas. Después de todo, las personas que lo han perdido todo en una catástrofe o un conflicto no deberían perder también su dignidad. Además, estamos impulsando un cambio en la forma de gestionar y reducir los riesgos de catástrofe a través de la acción anticipatoria, en la que se apoya a las comunidades locales para que reduzcan sus riesgos y se puede activar la financiación inmediata una vez que se alcanzan los umbrales medidos científicamente. Nada de este trabajo sería posible sin la amabilidad de nuestros 14,9 millones de voluntarios comunitarios de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. En el Día Mundial de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, el 8 de mayo, animaremos a las personas de todo el mundo a creer en el poder de la amabilidad y la bondad y a que #SeamosAmables. El mundo sigue sangrando. Sigue necesitando ayuda. Pero hay casi 15 millones de razones para creer en la bondad, y para tener esperanza. -- Si quieres leer más sobre la historia de la IFRC, visita nuestra página de historia y archivos. Y consulte el hashtag #SeamosAmables en todos los canales de redes sociales esta semana para ver cómo nuestras Sociedades Nacionales están celebrando el Día Mundial de la Cruz Roja y la Media Luna Roja.

Lea más
15/07/2022 | Página básica

Informe anual 2021

En 2021, la red de la IFRC desempeñó un papel fundamental para llevar ayuda y esperanza a las personas más vulnerables del mundo. Consulte nuestro último informe anual para conocer nuestros logros, los avances en relación con nuestras prioridades estratégicas y el uso de los fondos de los donantes en 2021.

Lea más
23/06/2022 | Comunicado de prensa

Los dirigentes de las organizaciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja se comprometen a acelerar los esfuerzos para afrontar los crecientes retos humanitarios

Ginebra, 23 de junio de 2022 – El Consejo de Delegados del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (Movimiento) concluyó hoy su reunión, en Ginebra (Suiza), con el compromiso –asumido por los dirigentes y por los representantes de la juventud de las organizaciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja de todo el mundo– de aunar e intensificar los esfuerzos encaminados a la adopción de medidas urgentes en relación con diversas cuestiones humanitarias de crucial importancia. Los representantes de ciento noventa y dos (192) Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (Sociedades Nacionales), la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (Federación Internacional) y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) aprobaron diversas resoluciones destinadas a hacer frente a diversos retos humanitarios, en particular, las crecientes amenazas planteadas por la crisis climática, la agudización de la crisis migratoria, las consecuencias devastadoras de la guerra en las ciudades, y la necesidad de esfuerzos sostenidos con miras a la eliminación de las armas nucleares. “La guerra urbana tiene consecuencias devastadoras en el plano humanitario, con inclusión de una abrumadora cifra de muertes de personas civiles, el sufrimiento físico y mental, la destrucción de viviendas y obras de infraestructura civil fundamental, la interrupción de los servicios esenciales y los desplazamientos de poblaciones a gran escala. Somos testigos de esta triste realidad en Libia, Siria, Ucrania, y en otros lugares. Las organizaciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja deben movilizar toda su influencia y sus recursos para hacer frente a los desafíos que se avecinan”, afirmó el presidente del CICR, Peter Maurer. “Para dejarlo en claro: las consecuencias de los conflictos urbanos no son inevitables; son, en cambio, el resultado del comportamiento de las partes que mantienen enfrentamientos en estos entornos. Instamos a que se respete el derecho internacional humanitario como una prioridad urgente”. El presidente de la Federación Internacional, Francesco Rocca, manifestó: “La manera en que afrontemos y mitiguemos los efectos del cambio climático definirá nuestra labor, tanto en los próximos años como en los decenios futuros”. “En todo el mundo, nuestros voluntarios y miembros del personal trabajan junto con los miembros de sus comunidades, para ayudarles a adaptarse a la crisis climática. Francamente, demuestran más disposición, entusiasmo y aptitud de dirección que la mayoría de los dirigentes políticos mundiales, de quienes no necesitamos más palabras, sino que actúen. Ahora”. “Lo mismo ocurre con la crisis internacional de migración. El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja habla de solidaridad y de humanidad, de no dejar a nadie rezagado. En todo el mundo, sin embargo, vemos dirigentes mundiales demasiado fácilmente dispuestos a hacer caso omiso de los derechos humanos de quienes huyen de los conflictos, del hambre y de la persecución, y a no tratar con la debida seriedad el sufrimiento de las personas migrantes, y que decir, por supuesto, de aquellos lugares del mundo donde el cambio climático ha causado ya daño incalculable en sus comunidades”. Durante el XXIII periodo de sesiones de la Asamblea General de la Federación Internacional, el 19 de junio pasado, Francesco Rocca, fue reelegido para un segundo mandato de cuatro años en la presidencia de esta organización. Consulte las resoluciones aprobadas por el Consejo de Delegados a través del siguiente enlace. No dude en dirigirse a las siguientes personas para obtener información adicional y coordinar entrevistas: Federación Internacional: Benoit Carpentier - Tel.: +41 792 132 413 - Correo electrónico: [email protected] Paul Scott – Tel.: +44 (0)7834 525650 - Correo electrónico: [email protected] Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR): Ewan Watson - Cel.: +41 (0)79 244 6470 - Correo electrónico: [email protected] Crystal Wells - Cel.: +41 (0)79 642 8056 - Correo electrónico: [email protected] Acceda a más información sobre las reuniones estatutarias a través del siguiente enlace: rcrcconference.org/es.

Lea más
01/06/2022 | Comunicado de prensa

La IFRC y el WWF piden una acción global para proteger la naturaleza con el fin de salvar vidas y hacer frente a la crisis climática

Estocolmo, 2 de junio de 2022 - Un nuevo informe muestra que las soluciones basadas en la naturaleza podrían reducir la intensidad de los peligros relacionados con el clima y la meteorología en un asombroso 26%, en un mundo en el que más de 3.300 millones de personas viven en lugares muy vulnerables al cambio climático. El estudio de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) y el WWF pone de relieve que se está pasando por alto el poder de la naturaleza para proteger a las personas. El informe "Trabajar con la naturaleza para proteger a las personas: cómo las soluciones basadas en la naturaleza reducen el cambio climático y los desastres relacionados con el clima" muestra cómo las soluciones basadas en la naturaleza pueden reducir la probabilidad de que se produzcan eventos relacionados con el cambio climático y el clima. Expone cómo se pueden salvar vidas trabajando con soluciones basadas en la naturaleza para prevenir la exposición a estos peligros y apoyar a las comunidades vulnerables para que se adapten y resistan los peligros de un mundo que se calienta. Por primera vez, el análisis de la IFRC y el WWF muestra que estas soluciones podrían proporcionar a los países en desarrollo una valiosa protección contra el coste económico del cambio climático, ahorrando al menos 104.000 millones de dólares en 2030 y 393.000 millones en 2050. Las comunidades de todas las regiones del mundo ya están experimentando el empeoramiento y el aumento de los impactos del cambio climático, siendo las personas vulnerables de los países de bajos recursos las más afectadas, y las mujeres y los niños a menudo los más expuestos. Sólo entre 2010 y 2019, los desastres repentinos relacionados con el cambio climático y las condiciones meteorológicas mataron a más de 410.000 personas. Jagan Chapagain, Secretario General de la IFRC, dijo: "La crisis climática está impulsando múltiples crisis humanitarias en todo el mundo. Su impacto en la vida y los medios de subsistencia de millones de personas se está intensificando. Reverdecer la naturaleza; restaurar los bosques, las tierras de cultivo y los humedales son algunas de las formas mejores y más rentables de apoyar a las comunidades vulnerables para que se adapten a los riesgos e impactos que ya afrontan. Proteger la naturaleza protegerá a las personas". Marco Lambertini, Director General de WWF, dijo: "Seamos claros. Si no intensificamos urgentemente los esfuerzos para limitar los impactos de un mundo que se calienta, se perderán más vidas y se verán afectadas las economías y los medios de subsistencia. La naturaleza es nuestro mejor aliado y también un amortiguador crucial contra el cambio climático. Si la restauramos y protegemos, podemos ayudar a los ecosistemas a desarrollar su resiliencia y a seguir prestando servicios cruciales a la humanidad y, en particular, a las comunidades más vulnerables. "Las soluciones basadas en la naturaleza desempeñan un papel fundamental a la hora de abordar el cambio climático, pero los beneficios potenciales de estas soluciones disminuyen a medida que aumenta la temperatura global, por lo que cada momento y decisión son importantes para reducir las emisiones y darnos la mejor oportunidad de construir un futuro más seguro y equitativo." Entre los ejemplos de soluciones eficaces basadas en la naturaleza que abordan el cambio climático se encuentran: Conservar los bosques para restaurar las tierras degradadas, proporcionar alimentos, protegerse de las sequías y proteger a las comunidades de los fuertes vientos. Restaurar llanuras aluviales y humedales sanos para reducir el impacto de las inundaciones y promover la agricultura sostenible para protegerse de las sequías. Restaurar los manglares y los arrecifes de coral para proporcionar una barrera protectora contra las tormentas, absorber el dióxido de carbono que calienta el planeta y proporcionar alimentos a las comunidades locales y hábitats para la vida marina. El informe pone en marcha una alianza entre la IFRC y el WWF. El informe se presentará en Estocolmo+50, una reunión de la ONU sobre el medio ambiente en la que los líderes reflexionarán sobre 50 años de acción multilateral. La asociación se propone sensibilizar sobre las soluciones basadas en la naturaleza y animar a los gobiernos, las comunidades, los donantes, los profesionales y el sector privado a incorporar la naturaleza en su planificación de la adaptación al clima y la reducción del riesgo de desastres. -- Notas para los editores: Las soluciones basadas en la naturaleza son acciones para proteger, gestionar de forma sostenible y restaurar los ecosistemas naturales o modificados que abordan los desafíos sociales y el cambio climático de forma eficaz y adaptativa, al tiempo que proporcionan beneficios para el bienestar humano y abordan la pérdida de biodiversidad. Obtenga más información aquí. El informe completo está disponible para su descarga aquí. El informe se presentará en un acto en Estocolmo+50 el 3 de junio a las 13:00 CEST. Esta reunión de las Naciones Unidas sobre el medio ambiente ofrece a los líderes la oportunidad de reflexionar sobre 50 años de acción multilateral para lograr el progreso audaz y urgente que se necesita para asegurar un futuro mejor en un planeta sano. El informe describe los factores favorables que han apoyado el éxito de las iniciativas de soluciones basadas en la naturaleza y los desafíos que impiden la ampliación de estas soluciones. Una serie de estudios de casos destaca el trabajo de la IFRCy el WWF en este ámbito, muestra el potencial de las soluciones basadas en la naturaleza, proporciona lecciones clave para guiar a los profesionales en la futura implementación, y presenta cómo los marcos legales y políticos de apoyo son fundamentales para ampliar las soluciones basadas en la naturaleza para la creación de resiliencia al clima y a los desastres. Para más información o entrevistas, por favor, contacten con: WWF Internacional. Equipo de Prensa: [email protected] IFRC: Melis Figanmese, +41 79 202 2033, [email protected] IFRC: Melissa Winkler, +41 76 240 0324, [email protected]

Lea más
12/05/2022 | Comunicado de prensa

Cumbre mundial de COVID-19: "Los líderes mundiales deben dar un paso adelante y garantizar que todo el mundo, en todas partes, tenga acceso a las vacunas, las pruebas y los tratamientos".

Ginebra, 12 de mayo de 2022 - Durante la segunda Cumbre Mundial sobre la COVID-19, copatrocinada por la Casa Blanca, el Secretario General de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC), Jagan Chapagain, subrayó el compromiso de la red para suministrar vacunas, pruebas y tratamientos contra la COVID-19 a los más vulnerables y para reconstruir sistemas de salud más sólidos. Aunque muchos países han puesto en marcha con éxito campañas de vacunación contra la COVID-19, la cobertura de la vacuna sigue siendo inferior al 10% en muchos países de bajos ingresos, como Papúa Nueva Guinea, la República Democrática del Congo, Haití o Madagascar. Los países de bajos ingresos tampoco pueden permitirse las pruebas y otras herramientas que salvan vidas, como los medicamentos antivirales o el suministro de oxígeno, lo que deja a millones de personas en riesgo de contraer el virus y sufrir sus consecuencias mortales. El Sr. Chapagain dijo: "Los líderes mundiales deben dar un paso adelante y garantizar que todo el mundo, en todas partes, tenga acceso a las vacunas, las pruebas y los tratamientos. Esto significa dirigirse a las personas más vulnerables, con mayores necesidades y a las que es más difícil llegar. Esta pandemia sigue propagándose y matando gente. Es demasiado pronto para bajar la guardia y abandonar nuestros esfuerzos globales contra el COVID-19". Desde el comienzo de la pandemia, las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja han apoyado a más de 400 millones de personas para que accedan a la vacunación contra el COVID-19 y han prestado apoyo en materia de salud mental a más de 13 millones de personas en 152 países. Dado que forman parte de las propias comunidades a las que sirven, su papel también es fundamental para fomentar la confianza, informar a las comunidades sobre las medidas de salud pública e impulsar la aceptación de las vacunas. Por ejemplo, en toda Asia y el Pacífico, millones de voluntarios han ayudado a decenas de millones de personas a vacunarse contra el COVID-19. Afganistán tiene uno de los sistemas sanitarios más frágiles del mundo y sólo ha vacunado al 12% de su población con dos dosis. La Media Luna Roja Afgana ha gestionado un hospital de 50 camas dedicado a los pacientes de COVID-19 y ha proporcionado alimentos o dinero en efectivo a más de 165.500 personas. Más de un millón de personas fueron examinadas a través de sus equipos móviles de salud y clínicas en 2021. En Namibia, donde sólo el 16% de la población está totalmente vacunada, la Cruz Roja de Namibia ha llevado a cabo una campaña itinerante "Vacúnate y echa al COVID-19 de Namibia". Los voluntarios de la Cruz Roja recorren las calles de las comunidades de todo el país, llevando carteles, cantando canciones y dirigiendo cánticos sobre la vacunación. En los lugares de vacunación de COVID-19, los voluntarios de la Cruz Roja también apoyan el registro para la vacunación y la introducción de datos y prestan primeros auxilios básicos. Durante la Cumbre, el Sr. Chapagain expresó el apoyo de la IFRC a un mecanismo de financiación de la pandemia que permita a los actores comunitarios acceder a la financiación para fortalecer los sistemas de salud de la comunidad y aumentar su resiliencia ante futuras amenazas para la salud. El Sr. Chapagain dijo: "Tenemos que prepararnos ya para la próxima pandemia. El mundo no estaba preparado para el COVID-19, pero podemos estarlo para la próxima pandemia. Debemos aprovechar las lecciones, los éxitos y los fracasos de la respuesta a COVID-19 y construir un futuro en el que las comunidades estén equipadas para responder a la próxima crisis sanitaria." Para más información o solicitar entrevistas, contacten con: En Washington: Marie Claudet +1 202 999 8689, [email protected] Haga click aquí para descubrir más actividades de vacunación de las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja durante la COVID-19.

Lea más
29/03/2022 | Página básica

Día Mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja

El 8 de mayo es el Día Mundial de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, un día mundial para celebrar la singularidad y la unidad de nuestro Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. Este año, pusimos en el foco en la amabilidad y la bondad bajo el hashtag #SeamosAmables (#BeHumanKind). Obtenga más información a continuación y descubra cómo se involucraron las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Lea más
23/03/2022 | Página básica

Día de Acción contra el Calor

El cambio climático está aumentando el calor en todo el mundo. Pero juntos, ¡podemos hacer frente al calor, #DerrotaElCalor! El 14 de junio, las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja realizaron flash mobs coordinados por la ola de calor en espacios públicos para concienciar sobre los riesgos del calor y compartir formas sencillas de #DerrotaElCalor.

Lea más
28/03/2022 | Artículo

¡Hola, mundo! Bienvenidos a nuestra nueva IFRC.org

Bienvenidos al nuevo sitio web de la IFRC. Ya seas una persona voluntaria, un miembro del personal de una Sociedad de la Cruz Roja o de la Media Luna Roja, un colaborador o socio de nuestra labor, o un miembro del público que nos visita por primera vez, estamos encantados de que estés aquí. Aunque técnicamente este sitio está en funcionamiento desde septiembre de 2021, hoy es una ocasión especial. Por primera vez en nuestra historia, nuestro sitio web está disponible en las cuatro lenguas de trabajo de nuestra red:Inglés, francés, españolyárabe. Como la mayor red humanitaria del mundo, es justo que reflejemos la increíble diversidad de nuestros miembros y hagamos nuestro trabajo accesible al mayor número de personas posible. Todas las páginas de este sitio web se han traducido a estos idiomas para que podamos servir mejor a nuestros miembros y a nuestro público. Puedes navegar fácilmente entre las distintas versiones lingüísticas utilizando el botón desplegable de la parte superior de cada página. ¿Qué vas a descubrir? Nuestro nuevo sitio web es muchas cosas. Es una mesa de noticias, llena de las últimas actualizaciones y conocimientos sobre cuestiones humanitarias y emergencias. Es una plataforma de defensa de las personas más vulnerables del mundo. Es un escenario en el que brillan nuestras 192 imparables Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Es un lugar en el que puedes donar para los mayores desastres que afronta nuestro mundo en estos momentos, o para los más pequeños de los que quizá ni siquiera hayas oído hablar en las noticias. Es un centro de aprendizaje: sobre todo, desde la crisis climática y la salud comunitaria hasta la preparación para desastres y la migración. Es una ventana transparente hacia cómo trabajamos y a los mayores problemas que queremos abordar como red. Y mucho más. Con este nuevo sitio web queremos mostrarte el poder y el alcance de la mayor red humanitaria del mundo. Un gran agradecimiento Este nuevo sitio web multilingüe ha sido posible gracias a la ardua labor de muchos miembros del personal de nuestra Secretaría y de otros lugares, y al amable apoyo de la Media Luna Roja de Kuwait, la Cruz Roja Francesa y la Cruz Roja Española. Hoy es sólo el comienzo, y nos esforzaremos cada día para que este sitio web sea mejor, más atractivo y más accesible para ustedes: nuestro público. Es un placer compartir algo que lleva mucho tiempo gestándose y de lo que estamos muy orgullosos. Gracias por leer y ¡feliz navegación! -- Si desea dar su opinión sobre nuestro nuevo sitio web, póngase en contacto [email protected]

Lea más
07/03/2022 | Artículo

Actuemos ahora para salvar vidas y evitar la desaparición de personas migrantes

Miles de migrantes desaparecen o mueren cada año en las rutas migratorias. En 2018, los Estados miembros de las Naciones Unidas se comprometieron a "salvar vidas y establecer esfuerzos internacionales coordinados en relación con los migrantes desaparecidos" mediante la adopción del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular (GCM, en inglés). Cuatro años y más de 15.000 muertes documentadas más tarde, los esfuerzos para dar una respuesta significativa a esta tragedia humana en curso no pueden posponerse más. En calidad de jefes de las entidades del Comité Ejecutivo de la Red de las Naciones Unidas sobre la Migración —a saber, el Comité Internacional de la Cruz Roja, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y la Comisión Internacional sobre Personas Desaparecidas—, hacemos un llamamiento a los Estados para que asuman urgentemente la responsabilidad colectiva de salvar vidas y evitar que los migrantes terminen en paradero desconocido o pierdan la vida en las rutas migratorias, y también para que busquen e identifiquen a los desaparecidos y ayuden a sus familias. Ello guarda consonancia con las disposiciones del Pacto Mundial para la Migración, en particular los objetivos 8 (salvar vidas), 5 (vías de migración regular), 7 (reducir las vulnerabilidades en la migración) y 23 (fortalecer la cooperación internacional) y con las obligaciones pertinentes del derecho internacional. Un gran número de personas aspira a migrar para lograr la reagrupación familiar, un trabajo decente, una vida digna y mejores oportunidades o se ven obligadas a marcharse debido a desastres naturales y situaciones precarias. Sin embargo, en un contexto en el que las políticas migratorias son cada vez más restrictivas y las vías de migración segura y regular siguen estando fuera del alcance de muchos, incluso durante la pandemia de la enfermedad coronavírica de 2019 (COVID-19), no les queda más opción que la migración irregular por rutas más peligrosas, y a menudo se ven obligadas a recurrir a traficantes para poder migrar. Las consecuencias son obvias: desde el mar Mediterráneo, el océano Atlántico y el mar de Andamán, hasta el desierto del Sáhara, y a lo largo de los corredores migratorios de América, la muerte y la desaparición de migrantes es constante. En los últimos ocho años, más de 47.000 personas han perdido la vida en estas y otras rutas de todo el mundo. Es más, un número aún superior de muertes no se registra. Y esta cifra no incluye a los miles de migrantes que desaparecen cada año por no poder establecer contacto con sus familias —al caer víctimas de desapariciones forzadas, ser detenidos o quedarse varados, al esconderse por miedo a ser detenidos o deportados, al ser menores no acompañados y separados de sus familias o al quedar gravemente heridos. Cuando los migrantes desaparecen en las rutas migratorias, sus familias suelen afrontar consecuencias socioeconómicas, psicológicas, administrativas y jurídicas devastadoras. La desaparición de un familiar no solo es motivo de angustia, sino que también puede repercutir en el acceso a la propiedad, la herencia, la patria potestad o la asistencia social. En este contexto, todos los países —tanto de origen, como de tránsito y de destino— tienen la responsabilidad de dar respuesta a estas dinámicas, algo que requiere esfuerzos multipartitos, y la participación de interlocutores locales y nacionales; para ello, sigue siendo fundamental escuchar las voces de los migrantes y mantener el contacto con las familias afectadas. También consideramos alarmante la creciente tendencia a criminalizar u obstruir los esfuerzos para proporcionar asistencia humanitaria vital, incluidas las iniciativas de búsqueda y rescate y la atención médica a los migrantes necesitados, lo que es contrario al compromiso consignado en el Objetivo 8 del Pacto Mundial para la Migración. Por ello, instamos a los Estados a respetar las obligaciones contraídas en virtud del derecho internacional, incluido el derecho de los derechos humanos, defendiendo el derecho a la vida y el derecho a la salud de todas las personas —independientemente de su nacionalidad, origen étnico o social, género, situación migratoria, y otros aspectos—, así como el derecho a la vida familiar, el interés superior del niño y la prohibición absoluta de la desaparición forzosa o la detención arbitraria, entre otros. Antes de que se celebre el primer Foro de Examen de la Migración Internacional, que tendrá lugar del 17 al 20 de mayo de 2022, y cuya finalidad es examinar los progresos realizados en la aplicación del Pacto Mundial para la Migración, instamos asimismo a los Estados a: Prevenir la muerte y la desaparición de migrantes mediante: La concesión de prioridad a las operaciones de búsqueda y rescate, y la colaboración en las mismas, para prestar asistencia a los migrantes, independientemente de su situación migratoria, incluido mediante el establecimiento de mecanismos de desembarco claros y predecibles que garanticen la puesta a salvo en un lugar seguro de todos los supervivientes y la facilitación de una atención y una acogida adecuadas y no privativas de libertad a todos los menores; La prestación de apoyo a las organizaciones humanitarias y las tripulaciones de los buques mercantes, cuando proceda, en sus esfuerzos para prestar asistencia vital, atención sanitaria y protección a los migrantes en tierra y en el mar; y la no criminalización, obstrucción o disuasión por cualquier otro medio de los empeños de quienes prestan dicha asistencia; La evaluación periódica de la incidencia de las leyes, las políticas y las prácticas relacionadas con la migración, y su consiguiente revisión, de ser necesaria, para garantizar que se ajusten a las obligaciones jurídicas internacionales y no creen o exacerben el riesgo de muerte o desaparición de migrantes; La facilitación de los esfuerzos de los migrantes y sus familias para establecer, restablecer o mantener el contacto a lo largo de las rutas migratorias y en los lugares de destino; El fomento y el refuerzo de las oportunidades para la migración segura y regular de manera que se respete el derecho a la vida familiar y se responda a las necesidades de los migrantes en situación de vulnerabilidad, así como de las prácticas de admisión y estancia basadas en consideraciones compasivas, humanitarias o de otra índole para los migrantes que se hayan visto obligados a abandonar sus países de origen. Buscar e identificar a los fallecidos o desaparecidos a través de: El establecimiento de mecanismos transnacionales que permitan el intercambio de información y la concertación de esfuerzos entre los países de origen, tránsito y destino para buscar e identificar a las personas fallecidas o en paradero desconocido, en cooperación con las partes interesadas, incluidas las familias de los desaparecidos, respetando el derecho a la seguridad, la privacidad y las normas de protección de datos; La recopilación y la divulgación periódicas de los datos sobre las muertes de migrantes y los migrantes desaparecidos, de acuerdo con el derecho a la privacidad y la protección de datos. Proporcionar apoyo y reparación a las familias de los fallecidos o desaparecidos mediante: La provisión de mecanismos para que las familias puedan registrar los casos de personas desaparecidas y obtener información sobre las labores de búsqueda, respetando el derecho a la privacidad y protegiendo los datos personales; La garantía de que las familias de los migrantes desaparecidos en los países de origen, tránsito y destino puedan ejercer sus derechos y acceder a los servicios y otras ayudas para satisfacer sus necesidades específicas; La garantía del acceso a la justicia, la rendición de cuentas y la reparación para los migrantes y sus familias mediante la realización de investigaciones independientes, imparciales y exhaustivas de todas las denuncias de casos en los que la vida o la seguridad de los migrantes se haya visto amenazada durante la travesía y en los que estos hayan sido objeto de violaciones de los derechos, perpetradas tanto por interlocutores estatales como no estatales, incluido como resultado de formas graves de tráfico de migrantes y trata de personas; La instauración de procedimientos para la recuperación, la identificación, el traslado y el entierro en condiciones dignas de los restos de los migrantes fallecidos, y la notificación y la asistencia adecuadas a las familias a este respecto. Si bien aún queda mucho por hacer, existe un conjunto creciente de prácticas, conocimientos y directrices que pueden servir de base para los esfuerzos coordinados encaminados a materializar los compromisos contraídos en virtud del derecho internacional y de los Objetivos del Pacto Mundial para la Migración. Los organismos internacionales, regionales y subregionales pueden desempeñar un papel fundamental para facilitar estos esfuerzos, en colaboración con los interlocutores y las comunidades locales. En este periodo que precede la celebración del Foro de Examen de la Migración Internacional, instamos a los Estados a que asuman compromisos y promesas de acción concretos a fin de movilizar los esfuerzos para salvar vidas y evitar la desaparición de migrantes. Nuestras organizaciones están dispuestas a apoyar a los Estados en la aplicación de estos compromisos para garantizar que los principios humanitarios y los derechos humanos de los migrantes y sus familias sigan ocupando un lugar central en todas las iniciativas. António Vitorino, Director General de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y Coordinador de la Red de las Naciones Unidas sobre la Migración Guy Ryder, Director General de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la Naciones Unidas para los Derechos Humanos(ACNUDH) Liu Zhenmin, Secretario General Adjunto para Asuntos Económicos y Sociales(DAES) Achim Steiner, Administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) Catherine M. Russell, Directora Ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) Ghada Fathi Waly, Directora Ejecutiva de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Peter Maurer, Presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) Francesco Rocca, Presidente de la Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) Kathryne Bomberger, Directora General de la Comisión Internacional sobre Personas Desaparecidas (CIPD) La Red de las Naciones Unidas sobre la Migración se estableció con el propósito de asegurar un apoyo eficaz, oportuno y coordinado de todo el sistema a los Estados Miembros en la aplicación, el seguimiento y el examen del Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular. Si bien el mandato de la Red se centra en el Pacto Mundial para la Migración, esta pide a los Estados que también apliquen estas recomendaciones a los refugiados según proceda y que protejan los derechos humanos y la salud de todos por igual, independientemente de su situación migratoria. Para más información y solicitudes de medios de comunicación, póngase en contacto con: Florence Kim, Secretaría de la Red de Naciones Unidas sobre la Migración: [email protected]; +41 79 748 03 95. -- Obtenga más información sobre el trabajo de la FICR en apoyo de las personas que se desplazan. Y haga clic aquí para leer nuestro informe de política sobre la GCM.

Lea más
07/03/2022 | Comunicado de prensa

La pandemia de COVID-19 tras dos años: una nueva normalidad para algunos mientras las organizaciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja advierten de que millones de personas aún corren riesgo

Ginebra, 7 de marzo de 2022 – Dos años después del inicio de la pandemia de COVID-19, muchos países dan la crisis por finalizada. Sin embargo, millones de vidas humanas permanecen en riesgo. En gran parte del mundo, se carece de la amplia cobertura de vacunación, sistemas de salud sólidos, o las capacidades para realizar pruebas diagnósticas que permitirían pasar a una situación de ¨nueva normalidad¨. La crisis no se superará mientras no exista acceso universal a las herramientas necesarias para hacer frente a la COVID-19 y recuperarse de ella. Entretanto, seguirá afectándonos a todos. El presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (Federación Internacional), Francesco Rocca, ha declarado que: La ''convivencia con el virus'' es un privilegio que no está al alcance de muchos países y comunidades en el mundo. El acceso equitativo a las vacunas, las pruebas diagnósticas y los tratamientos permitirán salvar vidas y, además, protegerán al mundo frente a nuevas variantes más peligrosas. Ese es el único sendero hacia el restablecimiento de la normalidad. Nadie estará a salvo mientras todos no lo estemos''. Los miembros del personal y los voluntarios de las organizaciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja trabajan sin descanso para reducir la brecha en materia de equidad y lograr que las vacunas lleguen desde las pistas de los aeropuertos hasta los brazos de las personas y a las comunidades vulnerables, marginadas y en situación de riesgo. Su labor resulta crucial tanto para favorecer la vacunación como para informar a las comunidades, generar confianza y combatir la desinformación existente sobre las vacunas contra la COVID-19. Desde el inicio de la pandemia, han prestado atención a más de trescientos (300) millones de personas a través de las actividades de inmunización. En países como Zambia, donde los sistemas de salud son frágiles y los rumores sobre la vacunación se difunden con rapidez, las dificultades asociadas al suministro de vacunas representan apenas uno de los múltiples obstáculos existentes. La Cruz Roja de Zambia ha puesto en marcha una campaña móvil de vacunación contra la COVID-19, mediante la cual administra vacunas en zonas de difícil acceso. Los voluntarios movilizan a las comunidades para que participen en las campañas de vacunación, difunden información sobre las vacunas y los centros móviles de vacunación, y promueven la intervención de los dirigentes locales para que aboguen en favor de comportamientos saludables. Afganistán se ve gravemente afectado por una nueva ola de infecciones que pone a prueba el sistema de salud del país. Ante esta situación, la Media Luna Roja Afgana ha ampliado los servicios que ofrece en sus clínicas en todo el país, así como en el hospital especializado en la COVID-19, situado en Kabul. Además, respalda las actividades nacionales de vacunación y realiza campañas de información sobre medidas para evitar la propagación del virus. En la zona del Pacífico, varios países sufren por vez primera una intensa ola de propagación del virus, con un aumento sin precedentes de las infecciones que amenaza con desbordar la capacidad de los hospitales y los sistemas de salud. En Fiyi o Vanuatu, países que abarcan más de 165 islas habitadas, los voluntarios de las Sociedades Nacionales acuden en coche, en barco y a pie hasta las comunidades más alejadas para sensibilizar a la población sobre la COVID-19 y promover la vacunación. Las situaciones de desigualdad que se perpetúan han sido un excelente caldo de cultivo para la pandemia de COVID-19, y esta, a su vez, ha contribuido a agravarlas, llevando a muchas familias a la pobreza y multiplicando los problemas de violencia doméstica y salud mental. Las mujeres, las comunidades urbanas y los migrantes han sufrido de forma desproporcionada los devastadores efectos socioeconómicos de esta crisis, y más de cinco (5) millones de niños han perdido a uno de sus progenitores, o a otra persona encargada de su cuidado, a causa de la pandemia de COVID-19. Pese a que el apoyo psicosocial ha sido un componente central en la labor de la Federación Internacional, los voluntarios observan un aumento significativo en las necesidades de apoyo relacionado con salud mental. El presidente de la Federación Internacional, Francesco Rocca, ha explicado que: ''La pandemia es más que una crisis sanitaria. Existen comunidades que sufrirán durante años sus efectos a nivel socioeconómico y de salud mental, y no podemos permitir que la COVID-19 se convierta en la enfermedad de las personas más pobres y vulnerables del mundo. Resulta fundamental que las medidas de intervención y recuperación a nivel mundial incluyan a todas las personas y se centren en el fomento de la capacidad de resiliencia de las comunidades y la consolidación de los sistemas sanitarios''. Para más información o concertar entrevistas, contacten con: En Ginebra: Marie Claudet, +1 202 999 8689, [email protected] En Ginebra:Tommaso Della Longa, +41 79 708 43 67, [email protected] Pulse aquí para saber más del llamamiento de emergencia COVID-19 de la IFRC.

Lea más
28/02/2022 | Comunicado de prensa

Los científicos confirman que el cambio climático ya contribuye a las crisis humanitarias en todo el mundo

Ginebra, 28 de febrero de 2022 - La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) hace un llamamiento para que se tomen medidas urgentes a nivel local y se financie, en particular, a los más vulnerables, a fin de combatir los devastadores efectos humanitarios de la crisis climática confirmados en el informe de hoy de los científicos del clima del mundo. Por primera vez, el informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) publicado hoy señala que el cambio climático ya está contribuyendo a las crisis humanitarias en contextos vulnerables. Además, los extremos climáticos y meteorológicos están impulsando cada vez más los desplazamientos en todas las regiones del mundo. El Secretario General de la IFRC, Jagan Chapagain, dijo: "El informe del IPCC confirma lo que la IFRC y su red de 192 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja ya han presenciado durante años: El cambio climático ya está perturbando la vida de miles de millones de personas, en particular de los más pobres del mundo, que son los que menos han contribuido a él." "La respuesta mundial a la COVID-19 demuestra que los gobiernos pueden actuar de forma decisiva y drástica ante amenazas globales inminentes. Necesitamos la misma energía y acción para combatir el cambio climático ahora, y necesitamos que llegue a las comunidades más vulnerables al clima de todo el mundo para que tengan las herramientas y la financiación necesarias para anticiparse y gestionar los riesgos." El informe, elaborado por más de 200 expertos en clima, reafirma los principios clave que la red de la IFRC ha venido reclamando para hacer frente al cambio climático: que la acción local es fundamental para afrontar el cambio climático y que responder a los desastres después de que ocurran nunca será suficiente para salvar vidas y combatir una crisis de esta magnitud. Los datos científicos más recientes confirman, con un nivel de confianza muy alto, que los impactos y los riesgos climáticos agravan las vulnerabilidades, así como las desigualdades sociales y económicas. Éstas, a su vez, aumentan los graves problemas de desarrollo, especialmente en las regiones en desarrollo y en los lugares especialmente expuestos, como las zonas costeras, las pequeñas islas, los desiertos, las montañas y las regiones polares. Maarten van Aalst, autor principal del informe y director del Centro del Clima de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, dijo: "Este informe es una luz roja intermitente, una gran alarma sobre la situación actual. Nos dice en un lenguaje científico inequívoco que la ventana para la acción global concertada para asegurar un futuro habitable se está cerrando rápidamente. Demuestra que todos los riesgos que nos preocupaban en el pasado se nos vienen encima mucho más rápido". “Pero el informe también muestra que aún no es demasiado tarde. Todavía podemos reducir las emisiones para evitar lo peor. Además, tendremos que gestionar los cambios que ya no podemos evitar. Muchas de las soluciones, como la mejora de los sistemas de alerta temprana y las redes de seguridad social, ya han demostrado su valor. Si aumentamos nuestra ambición para adaptarnos a los riesgos crecientes, dando prioridad a las personas más vulnerables, aún podemos evitar las consecuencias más devastadoras". Nota para los editores Las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja no sólo responden a los desastres cuando se producen, sino que también desempeñan un papel fundamental en la prevención de peligros como las inundaciones y las olas de calor para que no se conviertan en desastres. Al trabajar en primera línea en las comunidades antes, durante y después de los desastres, saben lo que se necesita para responder a las crisis climáticas y ayudar a las comunidades a prevenir y adaptarse a los crecientes riesgos del cambio climático. La IFRC tiene como objetivo apoyar a las Sociedades Nacionales miembros para que lleguen a 250 millones de personas cada año con servicios de adaptación y mitigación del clima para reducir el sufrimiento y la vulnerabilidad. Para más información o concertar entrevistas: En Ginebra: Caroline Haga, +358 50 598 0500, [email protected] Las imágenes y los vídeos libres de derechos relacionados con este comunicado de prensa están disponibles para su descarga y uso aquí.

Lea más
24/01/2022 | Artículo

Declaración de la IFRC en el 150º período de sesiones de la Junta Ejecutiva de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

La IFRC nació de la pandemia de 1918, y la preparación y respuesta ante epidemias son parte de nuestro ADN. Tenemos una oportunidad histórica para reformar la arquitectura mundial de la salud este año. Permítanme proponer 3 lentes a través de las cuales debemos medir el éxito: Primero, las epidemias prosperan en las desigualdades socioeconómicas y geográficas, que afectan los niveles de confianza, el acceso a los servicios de salud y la calidad de la vigilancia; no ignoremos esto y medicalicemos en exceso nuestras discusiones. Segundo, es crucial que las leyes y los marcos nacionales sobre desastres, incluidas las emergencias de salud pública, vayan más allá de las capacidades del RSI (Reglamento Sanitario Internacional) para ser verdaderamente integrales e inclusivas. Finalmente, tener vacunas, pruebas y tratamientos efectivos disponibles a escala es fundamental, pero no garantizará su aceptación o disponibilidad en las comunidades. La participación de la comunidad y los sistemas de salud son clave para no dejar a nadie atrás. La IFRC y sus 192 Sociedades Nacionales miembros están listas para compartir su experiencia y recomendaciones legales y de salud para garantizar que las reformas no solo sean poderosas en el papel, sino transformadoras en la realidad. -- Haga clic aquí para obtener más información sobre el trabajo de la IFRC en salud y atención.

Lea más
17/12/2021 | Página básica

Plan Global 2022

Nuestro Plan Global 2022 destaca el trabajo que estamos realizando para ayudar a las personas más vulnerables del mundo. También muestra la fuerza de nuestra coordinación y nuestra ambición común de traer un cambio positivo al mundo.

Lea más
02/12/2021 | Comunicado de prensa

"Las reacciones impulsivas son una afrenta a la solidaridad global que necesitamos para responder con éxito a una crisis de esta magnitud".

“El consenso alcanzado entre los Estados miembros esta semana para comprometerse con un instrumento legal que tenga como eje la preparación, la equidad y un enfoque de toda la sociedad, es crucial. El hecho de que las discusiones de esta semana tuvieran lugar a la sombra de Ómicron no podría evidenciar más claramente la necesidad de una colaboración global para prepararse y responder a las pandemias. “Pero los principios generales acordados no son suficientes. La próxima vez que los Estados miembros se reúnan, deberán profundizar en lo que se requiere exactamente para lograrlos. También debemos tener en cuenta que este proceso es una oportunidad para abordar la desconfianza que ha plagado la respuesta, por lo que instamos a los Estados miembros a mantener a las comunidades en el centro de las discusiones. Necesitamos aprovechar lo aprendido e instrumentalizar un enfoque para las pandemias globales que sea poderoso en el papel y transformador en la realidad ". Al comentar sobre el descubrimiento de la variante Ómicron, Chapagain agregó: “Ha sido una ilusión creer que la rápida vacunación en algunos países, mientras grandes focos del mundo siguen sin acceso a las vacunas, pondrá fin a esta pandemia. Y en lugar de aplaudir la gran ciencia y la transparencia que ayudó a descubrir una nueva variante, los países la castigaron con reacciones impulsivas. Esta es una afrenta a la solidaridad global que necesitamos para responder con éxito a una crisis de esta escala”. Para mayor información En Ginebra: Ann Vaessen, [email protected], +41 79 405 77 50

Lea más
29/11/2021 | Comunicado de prensa

"La pandemia ha prosperado debido a las desigualdades y las ha exacerbado"

“La pandemia ha prosperado debido a las desigualdades y las ha exacerbado. Cualquier nuevo instrumento legal, ya sea un tratado o no, debe afirmar un compromiso con la equidad: equidad en el acceso a los servicios de salud y atención, equidad en el acceso a las vacunas, datos, diagnósticos y otros tratamientos, y equidad en el acceso a los esfuerzos de recuperación, incluyendo recuperación económica. “Con demasiada frecuencia descuidamos el importante trabajo de los socorristas a nivel comunitario. Necesitamos mayores inversiones y coordinación en programas que pongan a las comunidades en el centro de la respuesta. “Esta pandemia ha dejado en claro que necesitamos soluciones nuevas y audaces, tanto en las leyes nacionales como internacionales, para evitar que vuelvan a ocurrir los mismos errores. “Las emergencias de salud pública son nuestro pasado, nuestro presente, y las volveremos a enfrentar. La pandemia de COVID-19 no ha terminado, pero dos años después seguimos siendo demasiado reactivos y descoordinados. Las variantes, como Ómicron, seguirán apareciendo mientras el virus continúa circulando. La equidad de vacunas, datos y conocimientos son fundamentales para proteger a la población mundial. “Basándonos en los años de experiencia de la Federación Internacional en la respuesta a crisis de salud en todo el mundo, y en el mandato de nuestra red de ayudar a los gobiernos con la preparación legal para desastres y emergencias de salud pública, estamos listos para fortalecer este trabajo. Cualquiera que sea el resultado de estas sesiones, no solo debe ser poderoso en el papel, sino que también debe ser transformador en la realidad ". Para más información: En Londres: Teresa Goncalves, +44 (0) 7891 857 056, [email protected]

Lea más
22/11/2021 | Comunicado de prensa

Al borde del abismo: nuevo estudio de la Federación Internacional revela la magnitud de las repercusiones socioeconómicas de la pandemia de COVID-19

Ginebra, 22 de noviembre de 2021 – Las mujeres, las poblaciones urbanas y las personas en desplazamiento se han visto afectadas de manera singular y desproporcionada por las devastadoras consecuencias socioeconómicas derivadas de la pandemia de COVID-19. Así se desprende del nuevo estudio publicado hoy por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC). La pandemia de COVID-19 ha tenido repercusiones significativas en todos los países del mundo. El nuevo estudio de la Federación Internacional pone también de manifiesto la magnitud de las consecuencias secundarias de la pandemia para las personas y las comunidades. La crisis ha conllevado el aumento de los niveles de pobreza y desempleo, la agudización de la inseguridad alimentaria, el aumento de los niveles de vulnerabilidad ante la violencia, un descenso en la educación, y la reducción de oportunidades para los niños. Además, ha exacerbado los problemas de salud mental. Francesco Rocca, presidente de la Federación Internacional, señaló: “Nuestra investigación demuestra algo que se sospechaba y se temía desde hace algún tiempo, esto es, que las consecuencias secundarias adversas de esta pandemia han perjudicado el tejido social de una manera que permanecerá perceptible durante años, cuando no decenios, en el futuro. Quienes ya eran vulnerables debido a conflictos, al cambio climático y a la pobreza, se encuentran al borde del precipicio. Muchas de las personas que antes podían resistir a las crisis son ahora vulnerables y necesitan asistencia humanitaria por primera vez en la vida”. Esta reciente investigación aporta un panorama mundial, con particular énfasis en diez países: Afganistán, Colombia, El Salvador, España, Filipinas, Iraq, Kenia, Líbano, Sudáfrica y Turquía. En general, las mujeres acusaron efectos más significativos que los hombres en lo que atañe a sus ingresos, riesgos más elevados ante la COVID-19 debido a sus funciones de cuidado de otras personas, una mayor exposición a la violencia sexual y por motivos de género, y efectos en su salud mental. La pobreza aumentó en las zonas urbanas, en ciertos casos, a un ritmo más acelerado que en las zonas rurales. Las personas en desplazamiento fueron más proclives a perder su empleo, o a una reducción de horas de trabajo durante la pandemia y fueron objeto de amplio olvido en las medidas oficiales de protección y salvaguarda. Además, la falta de preparación dificultó la configuración de una intervención integral por parte de los países ante lo que se ha convertido simultáneamente en una emergencia de salud pública, una sacudida económica mundial, y una crisis política y social. “En calidad de agentes de primera intervención a nivel comunitario, las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja de todo el mundo han colmado los vacíos en esta reacción. Habida cuenta de su profundo conocimiento de las desigualdades existentes y de los cauces que las perpetúan, se encuentran entre los agentes que gozan de mejores condiciones para ayudar a las personas a recuperarse de los perjuicios causados a sus medios de vida, su salud y la educación. No obstante, necesitarán apoyo adicional, tanto político como financiero, para continuar con esta labor”, añadió Rocca. El informe denota también que el mundo se encamina a una recuperación en extremo desigual, dependiendo de la equidad y de la eficacia de los programas de vacunación. “Reiteradamente hemos advertido que la distribución inequitativa de las vacunas, además de favorecer la persistencia de elevados niveles de contagio, agravará, prolongará, o exacerbará las repercusiones de esta pandemia. Mientras las consideraciones de ganancias primen sobre el sentido humanitario, y mientras los países ricos sigan monopolizando las dosis de vacunas, no podremos decir que la pandemia ha terminado”. “Las personas deben abrir los ojos y tomar conciencia de lo que ocurre a su alrededor, y dejar de lado las palabras para concentrarse en la acción. Caso contrario, existe el riesgo de que la recuperación tras la pandemia deCOVID-19 sea tan injusta y desigual como las repercusiones de esta en sí”, concluyó Rocca. Solicite más información dirigiéndose En Londres: Teresa Goncalves, coautora del informe y coordinadora de comunicación sobre la COVID-19, Federación Internacional: +44 (0) 7891 857 056, [email protected] Haga click aquí para descargar y leer el informe (disponible en inglés, árabe, francés y español). Mire este vídeo corto sobre el informe:

Lea más
05/11/2021 | Comunicado de prensa

En la carrera contra la pandemia, los más pobres, los más vulnerables y los marginados se están quedando muy atrás

“Aproximadamente la mitad de la población mundial ha recibido al menos una dosis de la vacuna COVID-19. Este es un inmenso logro que incluso hace un año parecía inalcanzable. Sin embargo, mientras que los países más ricos están avanzando rápidamente con las campañas de vacunación para sus poblaciones, en los países de bajos ingresos, solo alrededor del cuatro por ciento de las personas han recibido siquiera una dosis de una vacuna. Más de la mitad de los países que enfrentan crisis humanitarias no tienen dosis suficientes para vacunar ni siquiera al diez por ciento de su población. “En la carrera contra la pandemia, los más pobres, los más vulnerables y los marginados se están quedando muy atrás. Es un imperativo humanitario y una responsabilidad global, sin mencionar una necesidad económica y de recuperación, garantizar que todos tengan acceso a las vacunas, no solo aquellos en países con los medios para comprar protección”. La semana pasada, la ONU y el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja formularon conjuntamente cinco solicitudes al gobierno y la comunidad internacional, para lograr la distribución y entrega equitativa de las vacunas. Para más información En Londres: Teresa Goncalves, +44 7891857056, [email protected]

Lea más
28/05/2020 | Emergencia

Brote de COVID-19

Más de dos años después del inicio de la pandemia de COVID-19 en enero de 2020, todos los aspectos de la vida de las personas aún se ven afectados. Nuestro enfoque sigue siendo apoyar a las comunidades para reducir la transmisión y salvar vidas, mientras ayudamos a las personas más vulnerables del mundo a hacer frente a sus impactos de amplio alcance. Muchas Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja están apoyando campañas nacionales de vacunación y un plan de vacunación específico de la Federación Internacional tiene como objetivo ayudar a 500 millones de personas en todo el mundo.

Lea más
29/10/2021 | Página básica

Día Internacional del Voluntariado

El Día Internacional del Voluntariado se celebra cada año el 5 de diciembre. Es una oportunidad para celebrar y agradecer a las personas de todo el mundo que dedican su valioso tiempo y esfuerzos al servicio voluntario. Para la Federación Internacional, se trata de celebrar a nuestros 15 millones de personas voluntarias que participan en la acción humanitaria local por el bien mundial.

Lea más
28/10/2021 | Artículo

Las acciones deben hablar más alto que las palabras: Cinco llamados para lograr la equidad en la entrega de vacunas

En junio de 2020, unos meses después del inicio de la pandemia de la COVID-19, las Naciones Unidas y el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja pidieron conjuntamente a los gobiernos, el sector privado, las organizaciones internacionales y de la sociedad civil acelerar sus esfuerzos para desarrollar, probar y producir una “vacuna popular” segura y asequible para proteger a todos y a todas, en todas partes y poner fin a la crisis. Una vacuna popular debe proteger a las personas ricas y pobres, a las mayores y a las jóvenes, a aquellas desplazadas por la fuerza, migrantes independientemente de su situación migratoria y a otras poblaciones a menudo desatendidas, tanto en las zonas urbanas como en las comunidades rurales. Quince meses después, gracias a los extraordinarios avances científicos y tecnológicos, así como a la colaboración global y la confianza mutua en los aspectos regulatorios, múltiples vacunas seguras se encuentran disponibles y están siendo administradas contra la COVID-19 en países alrededor del mundo. Sin embargo, a pesar de la elevada retórica sobre la solidaridad mundial, el objetivo de una "vacuna popular" está lejos de alcanzarse. La distribución equitativa de vacunas es una prioridad política, moral y económica que hasta ahora se ha descuidado en gran medida. Las ganancias y la visión sesgada sobre el nacionalismo de las vacunas continúan triunfando sobre la humanidad en lo que respecta a la distribución equitativa de las vacunas. Aunque más del 48% de la población mundial ha recibido al menos una dosis de la vacuna, ese porcentaje se reduce a apenas el 3% en los países de bajos ingresos. La situación es particularmente preocupante en los países en crisis humanitaria que necesitan casi 700 millones de dosis más para alcanzar el objetivo de la Organización Mundial de la Salud de vacunar al 40% de su población antes de fin de año. Más de la mitad de los países con un llamamiento humanitario no tienen dosis suficientes para vacunar ni siquiera al 10% de su población. Siete de los más pobres del mundo solo tienen dosis suficientes para llegar a menos del 2% de su población (Burundi, Camerún, Chad, República Democrática del Congo, Haití, Sudán del Sur y Yemen). Los países ricos con acceso a grandes cantidades de vacunas se han comprometido generosamente a donar sus dosis excedentes a países de ingresos bajos y medianos a través de COVAX. Sin embargo, se han recibido muy pocas de estas donaciones. El suministro de dosis a las personas más vulnerables sigue teniendo limitaciones por las restricciones a la exportación y la falta de voluntad de los países de ceder su lugar en la línea de suministro de producción a COVAX, incluso si no pueden utilizar esas dosis de inmediato. El Búfer humanitario, que forma parte de la instalación COVAX, ha estado abierto para solicitudes desde junio de 2021. El Búfer es una medida de último recurso para garantizar que se llegue a las poblaciones desplazadas y otras vulnerables del mundo con las vacunas contra la COVID-19. También forma parte de los esfuerzos para frenar la desigualdad, que de otro modo pondría en peligro la recuperación social y económica en contextos humanitarios. Por lo tanto, necesitamos impulsar urgentemente el suministro, compartir vacunas y asegurarnos de que todas las personas tengan acceso. Pero tener dosis de vacunas disponibles es solo una parte de la solución a esta crisis. Debemos asegurar que la vacuna llegue desde la pista del aeropuerto a los brazos de las personas más vulnerables, incluidas las refugiadas, las migrantes, las solicitantes de asilo, los grupos marginados, las personas apátridas y aquellas que viven en áreas controladas por grupos armados y/o afectados por conflicto armado. Debe haber una mayor inversión en los mecanismos y la capacidad de entrega local, no solo para garantizar que las vacunas se entreguen de manera rápida y justa, sino también para fortalecer los sistemas nacionales de salud para una preparación y respuesta más efectivas ante una pandemia. Alrededor del mundo, los esfuerzos para frenar la pandemia se ven socavados por la desconfianza que conduce a la indecisión sobre las vacunas. Más que nunca, es importante trabajar con y dentro de las comunidades, incluyendo las redes sociales y las comunitarias, para generar confianza y fortalecer la certeza en la eficacia y seguridad de las vacunas. Las actividades que fortalecen el apoyo a los actores locales y abordan la desinformación son clave para garantizar la entrega exitosa de vacunas a las comunidades locales, especialmente a las que están en mayor riesgo. Las Naciones Unidas y el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja se mantienen firmes en su compromiso de garantizar un acceso equitativo y eficaz a las vacunas COVID-19 alrededor del mundo. Dado que la pandemia requiere que la comunidad internacional tome medidas extraordinarias, hoy unimos nuestras voces nuevamente para decir que es hora de que las acciones hablen más alto que las palabras. --- Es un imperativo humanitario y nuestra responsabilidad compartida garantizar que las vidas en todas partes estén protegidas, no solo en los pocos países que tienen los medios para comprar protección. Hacemos un llamado a los gobiernos, socios, donantes, el sector privado y otras partes interesadas: aumentar el suministro de la vacuna COVID-19 y el acceso a COVAX, incluso a través de donaciones de países de altos ingresos para donar vacunas a aquellos países y regiones que siguen recibiendo servicios de manera desigual; aumentar el financiamiento y el apoyo a los actores locales para garantizar que las vacunas salgan de los aeropuertos de la capital y lleguen a todas las personas, incluso a través de la inversión tanto en los sistemas de salud locales necesarios para la entrega como en la participación de la comunidad para mejorar la aceptación y la confianza en las vacunas COVID-19 también como de otras vacunas en general; fortalecer la capacidad de producción y distribución de la vacuna COVID-19 en todo el mundo, particularmente en países de ingresos bajos y medianos; acelerar la transferencia de tecnología y conocimientos: las inversiones realizadas ahora durarán mucho más allá de esta emergencia de salud pública y fortalecerán la capacidad mundial de respuesta a futuras epidemias y pandemias; solicitar el levantamiento de todas las barreras restantes (por parte de los fabricantes) para permitir que las agencias humanitarias accedan a las dosis de COVID-19, incluso mediante la exención del requisito de indemnización, particularmente donde las poblaciones más vulnerables solo pueden ser alcanzadas por las agencias humanitarias que utilizan el Búfer Humanitario COVAX. Para más información, por favor contactar a: Tommaso Della Longa, IFRC, +41 79 708 43 67, [email protected] Crystal Ashley, ICRC, +41 79 642 80 56, [email protected] Anna Jefferys, UNOCHA, + 1 347 707 3734, [email protected]

Lea más
28/10/2021 | Comunicado de prensa

El informe de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja revela el alcance del impacto en las personas que se vieron obligadas a huir de sus hogares por inundaciones, incendios y sequías en todo el mundo

Ginebra, 28 de octubre de 2021 - Un nuevo informe de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y la Cruz Roja Británica arroja luz sobre el impacto devastador de la crisis climática que está ocurriendo hoy en todo el mundo: el desplazamiento de personas de sus hogares, sus tierras y sus países. Las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja están a la vanguardia de esta emergencia en todo el mundo. A través de un análisis de los datos de desplazamiento relacionados con el clima en 11 países (Australia, Fiji, Alemania, Honduras, Irak, Malawi, Mozambique, Namibia, Samoa, Tuvalu y Yemen), el informe proporciona nuevos conocimientos sobre su trabajo para ayudar a las comunidades desplazadas, pero también en las medidas tomadas para prevenir el desplazamiento cuando sea posible. Jagan Chapagain, secretario general de la Federación Internacional, dijo: “Sequía en Irak, incendios forestales en Australia, inundaciones en Alemania, ciclones en Mozambique: los desastres relacionados con el clima están sucediendo en todas partes en este momento y obligan a millones de personas a abandonar sus hogares. En la COP26 y más allá, dejaremos en claro que se necesitan acciones e inversiones urgentes a nivel local para proteger a las comunidades del desplazamiento relacionado con el clima y responder a su impacto devastador cuando ocurra”. Los últimos datos del Centro de Monitoreo de Desplazamientos Internos (IDMC) muestran que en 2020, 30,7 millones de personas fueron desplazadas internamente por desastres. Esto es más del triple de personas desplazadas por los conflictos y la violencia. Los eventos relacionados con el clima, como inundaciones y tormentas, pero también incendios forestales, deslizamientos de tierra, temperaturas extremas y sequías, explicaron casi todos los desplazamientos relacionados con desastres. La investigación explica que el desplazamiento crea impactos humanitarios devastadores y afecta de manera desproporcionada a los grupos ya marginados, incluidas las personas con condiciones de salud existentes, los niños y las comunidades indígenas. Los estudios de caso de la Cruz Roja Alemana y la Cruz Roja de Mozambique ilustran cómo el desplazamiento puede hacer que las condiciones de salud existentes empeoren y que surjan nuevos riesgos para la salud. En Irak, el cambio climático ha aumentado los riesgos para la salud, la nutrición y el desarrollo cognitivo de los niños. El cambio climático también representa una amenaza real para las comunidades indígenas para quienes la destrucción de los espacios sagrados, la flora y la fauna representan una pérdida insustituible, como lo destaca la Cruz Roja Australiana. En un mundo donde las crisis superpuestas se han convertido en la nueva normalidad, las vulnerabilidades subyacentes y los desafíos humanitarios también se agravan. En Yemen, por ejemplo, donde el conflicto choca con inundaciones extremas y la propagación de enfermedades, millones de personas se han convertido en desplazados internos. Con su presencia local en todo el país, la Media Luna Roja de Yemen puede llegar a las personas afectadas por desastres incluso en zonas de conflicto activo para brindarles apoyo sanitario y psicosocial, alimentos y artículos de primera necesidad. Ezekiel Simperingham, líder de migración de la Federación Internacional, dijo: “Necesitamos actuar a nivel local antes de que las comunidades se vean desplazadas e invertir en adaptación y acción temprana para combatir los riesgos climáticos. El financiamiento climático debe empoderar a las comunidades para reaccionar y responder, particularmente aquellas con los mayores riesgos y las capacidades más bajas ”. Puede leer el informe completo aquí. Para obtener más información o concertar una entrevista, comuníquese con: En Ginebra: Marie Claudet, +33 786 89 50 89, [email protected]

Lea más
08/06/2021 | Página básica

El papel auxiliar

Las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja no son instituciones gubernamentales ni organizaciones no gubernamentales (ONG) totalmente independientes. Su relación con las autoridades de su país se define por su papel de 'auxiliares' y por los Principios Fundamentales del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Lea más
20/10/2021 | Artículo

Declaración en nombre de los 160 signatarios de la Carta sobre el clima y el medio ambiente para organizaciones humanitarias ante la XXVI Conferencia de las Partes en la Convención Marco sobre el Cambio Climático

La evidencia científica más actualizada, incluido el último informe del IPCC, confirma la veracidad de estas palabras. Nuestro planeta está en un período de crisis climáticas y ambientales aceleradas, y todos sentimos sus efectos. Como organizaciones humanitarias, lo vemos a diario en nuestro trabajo. Mientras el mundo se prepara para reunirse en la COP26 que tendrá lugar en Glasgow en noviembre, instamos a los negociadores a tener presentes las consecuencias humanitarias de sus decisiones. Los desastres climáticos prácticamente se han duplicado en los últimos veinte años y las amenazas de origen meteorológico son ahora el principal motivo de los desplazamientos internos, ya que afectan de manera más evidente a las personas más pobres y marginadas. La crisis climática suma estrés a las organizaciones humanitarias, que ya están más exigidas que nunca. Se necesitan medidas urgentes y ambiciosas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y adaptarse a los riesgos crecientes, y de ese modo evitar las consecuencias funestas para las personas y el medio ambiente. Sin una acción climática ambiciosa, será difícil para las organizaciones humanitarias responder a las necesidades crecientes. Sabemos que, aun en las hipótesis más favorables para los próximos años, habrá cierto grado de cambio climático y degradación ambiental, y que es probable que sus consecuencias aumenten en el plano humanitario. Debemos tener en cuenta las características individuales, como la edad, el género y el estatuto jurídico, y las condiciones estructurales que afectan la exposición de las personas al riesgo, para que las más vulnerables a esas consecuencias reciban el apoyo que necesitan para protegerse a sí mismas y a sus medios de subsistencia. Cuando firmamos la Carta, nos comprometimos a reforzar nuestra acción, reducir los riesgos y vulnerabilidades, y dar apoyo a quienes corren mayores riesgos. Nos comprometimos a basar nuestra acción en el liderazgo y la experiencia locales, a invertir en respuestas duraderas, y a acoger y ampliar la sabiduría indígena y local. Prometimos reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, minimizar el daño que causamos al medio ambiente y reducir nuestros desechos, así como transmitir información, conocimiento y recursos para ampliar los efectos de nuestro esfuerzo. Sabemos que es necesaria una transformación radical. Tenemos la determinación de actuar, a través de medidas urgentes y deliberadas, y llamamos a todos aquellos que forman parte del sector humanitario y de otros, a hacer lo mismo. Firman, Signatarios de la Carta sobre el clima y el medio ambiente para organizaciones humanitarias. La Carta está abierta a la firma de todas las organizaciones humanitarias. Para recibir información sobre la Carta y orientación sobre su implementación, visite la página www.climate-charter.org.

Lea más
09/08/2021 | Página básica

Recuperación de la COVID-19 y equidad en vacunas

La COVID-19 sigue siendo una emergencia mundial, incluso cuando algunos países han logrado avanzar hacia una fase de recuperación. En todo el mundo, los socorristas y las comunidades están agotados por esta crisis. Pero no podemos permitirnos el lujo de ceder en nuestra respuesta; muchos millones de vidas todavía están en juego. También debemos asegurarnos de que la recuperación no deje a nadie atrás.

Lea más
05/07/2019 | Página básica

Asociación 'Alumni'

La Federación Internacional ha creado una asociación de antiguos miembros para los miles de colegas dedicados que han dado una parte importante de sus vidas a la Federación Internacional, ya sea en la sede, en misión o en el país.

Lea más