Cambio climático

Displaying 1 - 25 of 40
05/05/2022 | Artículo

La IFRC se creó para aportar amabilidad, y la amabilidad es más necesaria que nunca

"El mundo se desangra y necesita ayuda ya". Duras palabras de advertencia de un líder humanitario sacudido por una guerra brutal y que vive bajo la sombra de una pandemia mundial. Estas palabras no las escribí yo. Fueron escritas en 1919 por Henry Davison, el líder de la Cruz Roja Estadounidense. Su gran idea era que las sociedades de la Cruz Roja de todo el mundo -que se establecieron después de que el Movimiento fuera creado por el Premio Nobel Henry Dunant en 1863- debían unirse como una fuerza para el bien en todo momento, y no sólo durante las guerras. Davison creía firmemente que la amabilidad, la bondad y la experiencia de las personas voluntarias de la Cruz Roja debían beneficiar a la humanidad también en otros momentos. Así nació la Liga de Sociedades de la Cruz Roja, el 5 de mayo de 1919. Las Sociedades de la Cruz Roja fundadoras fueron cinco: las de los Estados Unidos de América, Italia, Japón, Francia y el Reino Unido. A finales de ese año, la Liga contaba con 30 miembros. La Liga cambió su nombre por el de Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja -la IFRC- en 1991. Ahora tenemos 192 Sociedades Nacionales miembros, y más en formación. El núcleo de la idea sigue siendo el mismo, mientras que el alcance de la red de la IFRC ha crecido enormemente, tanto en dimensión como en impacto. En 2020, 14,9 millones de personas voluntarias de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja prestaron asistencia a más de 688 millones de personas en casos de desastre y otras intervenciones de emergencia; a unos 306 millones en actividades de salud, y a 125 millones en asistencia de agua potable y saneamiento. Son cifras impresionantes, pero la magnitud de las necesidades humanitarias sigue creciendo cada año. En estos momentos, innumerables personas de todo el mundo necesitan ayuda urgente. El conflicto en Ucrania y la presión ejercida sobre sus países vecinos es sólo un ejemplo. Los persistentes daños físicos, sociales y económicos infligidos por la pandemia mundial de COVID-19 es otro. Junto a estas catástrofes está la amenaza siempre presente, y cada vez más grave, del cambio climático. Con retos como estos, ¿puede una idea sencilla -como la que dio lugar en 1919 a lo que hoy se conoce como la IFRC- seguir ayudando a sanar el mundo? Creo que sí, y lo hará. Sabemos lo que funciona, y lo hemos demostrado durante más de un siglo. Es un ser humano que tiende la mano para apoyar a otro ser humano en crisis, a nivel comunitario, donde siempre es más necesario. Es garantizar que el voluntariado y las organizaciones locales tengan los recursos, la formación y el apoyo internacional que necesiten para responder a las catástrofes y las crisis. Es asegurarse de que sus voces sean escuchadas y sus intereses representados en la escena internacional. Y es trabajar para llevar ese apoyo a las comunidades y personas más marginadas, sin importar dónde se encuentren y sin discriminar quiénes son. Es, sencillamente, amabilidad y bondad. Me incorporé a mi Sociedad Nacional, la Cruz Roja de Nepal, como voluntario hace más de tres décadas. Se confiaba en mí -y por lo tanto podía conocer y apoyar a las personas más necesitadas- porque formaba parte de su comunidad, hablaba su idioma y entendía sus preocupaciones. Y la clave para entender lo que la gente necesitaba era la amabilidad. A lo largo de los años, la IFRC ha evolucionado junto a las comunidades a las que apoyamos. Hemos adaptado nuestras formas de trabajo, ampliado nuestra experiencia a medida que surgían diferentes vulnerabilidades y factores de estrés, y hemos sido lo suficientemente ágiles como para ser pioneros y luego incorporar nuevos enfoques de apoyo humanitario. Hemos liderado el desarrollo y la aceptación generalizada de la asistencia en efectivo como la forma más eficaz y respetuosa de apoyar a las personas necesitadas. Después de todo, las personas que lo han perdido todo en una catástrofe o un conflicto no deberían perder también su dignidad. Además, estamos impulsando un cambio en la forma de gestionar y reducir los riesgos de catástrofe a través de la acción anticipatoria, en la que se apoya a las comunidades locales para que reduzcan sus riesgos y se puede activar la financiación inmediata una vez que se alcanzan los umbrales medidos científicamente. Nada de este trabajo sería posible sin la amabilidad de nuestros 14,9 millones de voluntarios comunitarios de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. En el Día Mundial de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, el 8 de mayo, animaremos a las personas de todo el mundo a creer en el poder de la amabilidad y la bondad y a que #SeamosAmables. El mundo sigue sangrando. Sigue necesitando ayuda. Pero hay casi 15 millones de razones para creer en la bondad, y para tener esperanza. -- Si quieres leer más sobre la historia de la IFRC, visita nuestra página de historia y archivos. Y consulte el hashtag #SeamosAmables en todos los canales de redes sociales esta semana para ver cómo nuestras Sociedades Nacionales están celebrando el Día Mundial de la Cruz Roja y la Media Luna Roja.

Lea más
12/09/2022 | Nota de prensa

La IFRC y la CESPAP de las Naciones Unidas se asocian para reforzar la resiliencia en el mundo del cambio climático

Bangkok, 12 de septiembre de 2022 - La Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico (CESPAP) y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) han formalizado una asociación mediante un Memorando de Entendimiento para promover el fomento de la resiliencia en el mundo del cambio climático. El cambio climático está afectando a todos los aspectos de la vida humana en todos los rincones del mundo. Los conocimientos tradicionales y los patrones meteorológicos ya no son fiables, y las catástrofes naturales y las temperaturas anormales aumentan tanto en frecuencia como en intensidad. Como demuestra la actual inundación sin precedentes en Pakistán, es necesario que todos estemos preparados para la incertidumbre y la escala colosal de los daños derivados del impacto del cambio climático. De este modo, el Memorando de Entendimiento entre la CESPAP, la plataforma intergubernamental más inclusiva de la región de Asia-Pacífico, y la IFRC, la mayor red humanitaria del mundo con el fin de prevenir y aliviar el sufrimiento humano, llega en un momento oportuno en el que la cooperación regional y organizativa es muy necesaria. Las dos organizaciones tienen numerosas áreas de colaboración, que incluyen, entre otras, la acción climática, la gestión del riesgo de desastres y la construcción de comunidades inclusivas y resilientes. "Ha llegado el momento de aprovechar el potencial sin explotar de la cooperación regional y subregional para hacer frente a las vulnerabilidades y los riesgos compartidos por la región, que son más críticos con un calentamiento de entre 1,5 y 2 grados", declaró Armida Salsiah Alisjahbana, Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas y Secretaria Ejecutiva de la CESPAP. Además, subrayó: "Si no somos capaces de contener el calentamiento del planeta, el mundo tendrá que prepararse para una nueva normalidad de "desastres con esteroides". "Cuando unimos nuestras fuerzas, somos más poderosos que cuando trabajamos solos. Juntos combinamos la fuerza de los gobiernos con nuestra red humanitaria mundial, que incluye nuestra experiencia, datos, herramientas, conocimientos y recursos humanos. Esta combinación es muy poderosa para abordar los retos globales a los que nos enfrentamos, especialmente el fuerte aumento de los desastres relacionados con el clima, que sólo pueden resolverse juntos", afirmó Jagan Chapagain, Secretario General de la IFRC. Para más información: UN ESCAP Sección de Comunicación y Gestión del Conocimiento, +66 2288 1869, [email protected]

Lea más
14/06/2022 | Nota de prensa

La IFRC y 'C40 Cities' instan a las ciudades a prepararse para olas de calor más peligrosas y mortales

14 de junio de 2022, Ginebra, Nueva York - Las olas de calor son cada vez más frecuentes, más largas, más calurosas y más mortales, sobre todo en las zonas urbanas, pero las amenazas que plantean son prevenibles si las ciudades y los residentes están preparados para el calor extremo y toman medidas para salvar vidas. Los últimos siete años, de 2015 a 2021, han sido los más calurosos de los que se tiene constancia y este año ya está siendo muy duro. Los picos de temperatura potencialmente mortales registrados en los últimos meses en la India, Pakistán, Asia oriental y el sur de Europa, así como la ola de calor inusualmente intensa de principios de temporada que afecta a algunas zonas de Estados Unidos, son una señal ominosa de lo que está por venir a medida que el mundo se calienta. Cada año, las temperaturas cada vez más abrasadoras ponen a millones de personas en riesgo de sufrir enfermedades relacionadas con el calor y se cobran la vida de otros miles. Las personas que viven en las ciudades son las más afectadas porque las zonas urbanas son más cálidas que el campo circundante y se están calentando más debido al cambio climático. Las personas que corren más riesgo son ya vulnerables: las personas mayores y las personas aisladas, los niños, las mujeres embarazadas, las personas con enfermedades preexistentes y los pobres de las ciudades, que a menudo trabajan al aire libre o viven en edificios sin aire acondicionado o ventilación adecuada. Pero las muertes por olas de calor no son inevitables. Cinco mil millones de personas viven en lugares propensos a las olas de calor y donde los sistemas de alerta temprana pueden predecirlas antes de que se produzcan. "Las olas de calor son los asesinos silenciosos del cambio climático, pero no tienen por qué serlo", afirma Francesco Rocca, Presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC). "La mayoría de las olas de calor se pronostican con días o semanas de antelación, lo que da tiempo suficiente para actuar a tiempo e informar y proteger a los más vulnerables. La buena noticia es que hay medidas sencillas y de bajo costo que las autoridades pueden adoptar para evitar muertes innecesarias por el calor." Adelantándose a la temporada de verano en muchas partes del mundo, la IFRC lanza hoy, 14 de junio, su primer Día de Acción contra el Calor a nivel mundial, movilizando a las filiales y los asociados en más de 50 ciudades para que organicen eventos de sensibilización sobre las formas de reducir los graves efectos del calor extremo. La IFRC también se asocia con Ciudades 'C40 Cities' para hacer un llamamiento a los funcionarios municipales, los planificadores urbanos y los residentes de las ciudades de todas las regiones del mundo para que se preparen para olas de calor más peligrosas y mortales. "Las ciudades que están acostumbradas al calor tienen que prepararse para períodos aún más largos de calor sofocante y las ciudades más frías tienen que prepararse para niveles de calor extremo a los que no están acostumbradas", dice Mark Watts, Director Ejecutivo de 'C40 Cities'. "De Miami a Bombay y de Atenas a Abiyán, los alcaldes de nuestra red están aumentando los espacios verdes, ampliando los programas de techos fríos y colaborando en acciones contra el calor para mejorar la resistencia al aumento del calor urbano. Pero es necesario trabajar mucho más para reducir y gestionar los riesgos a medida que se agrava la crisis climática." La Red de Ciudades Frías del C40 apoya a las ciudades para que integren el riesgo y la gestión del calor en sus planes de acción climática, elaboren estudios de resiliencia al calor y desarrollen, afinen y midan los impactos de las acciones de mitigación del calor, incluyendo la refrigeración, la ecología y la gestión de emergencias.La red ha celebrado talleres intensivos sobre el calor urbano y la equidad, ha desarrollado recursos para orientar los planes de acción contra el calor y, en los últimos dos años, ha apoyado a las ciudades en la gestión de las crisis compuestas por el calor extremo junto con la pandemia COVID-19, centrándose en la divulgación a las poblaciones vulnerables. En todo el mundo, las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja están haciendo frente al desafío del calor extremo, apoyando y mejorando los planes de acción locales y nacionales contra el calor, difundiendo mensajes al público sobre la seguridad contra el calor, controlando a los más vulnerables, distribuyendo agua, apoyando a los servicios médicos, identificando y estableciendo centros de refrigeración, e incluso ayudando a las personas a acondicionar sus hogares para mejorar la sombra y reducir el calor. También están ampliando la investigación sobre el calor a partes de África, Asia y Sudamérica que se han pasado por alto en el pasado. "La crisis climática está impulsando e intensificando las crisis humanitarias en todas las regiones del mundo", dice Rocca. "Pero cuando las ciudades y las comunidades están mejor preparadas, el clima extremo no tiene por qué convertirse en un desastre o una tragedia". Nota para los editores: La "Guía de Olas de Calor para Ciudades" y el "Kit de Acción Urbana" de la IFRCson recursos para que los funcionarios de las ciudades, los planificadores urbanos y las organizaciones comunitarias puedan anticipar y planificar el calor urbano extremo y reducir los riesgos mortales. La "Caja de herramientas para el enfriamiento urbano" del C40 ofrece enfoques para bajar las temperaturas urbanas y reducir el impacto del efecto del calor urbano; la "Herramienta de beneficios para ciudades resistentes al calor" ayuda a los planificadores urbanos y a los responsables de la toma de decisiones a cuantificar los beneficios sanitarios, económicos y medioambientales de las acciones de adaptación. Una ola de calor es un periodo prolongado de temperaturas inusualmente altas y, a menudo, de alta humedad. El calor extremo puede provocar choques, deshidratación y otras enfermedades agudas, y agravar las enfermedades cardiovasculares y respiratorias. En la actualidad hay una montaña de pruebas de que el cambio climático está aumentando la aparición de olas de calor mortales. Los científicos han llegado a la conclusión de que el cambio climático ha hecho 30 veces más probable la ola de calor de 2022 en India y Pakistán, 100 veces más probable la ola de calor de 2019 en Europa occidental y 10 veces más probable la ola de calor de 2019-20 en Australia. Imágenes y vídeos para medios: Siga este hilo de Twitter para acceder a vídeos y fotos de los eventos del Día de Acción contra el Calor en todo el mundo. Puede acceder a las imágenes de la respuesta a la emergencia por calor aquí Para más información o entrevistas, contacten con: IFRC: Melissa Winkler, [email protected], +41 76 2400 324 IFRC: Tommaso Della Longa, [email protected], +41 79 708 43 67 C40 Cities: Rolf Rosenkranz, [email protected] IFRC es la mayor red humanitaria del mundo, compuesta por 192 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja que trabajan para salvar vidas, fomentar la resiliencia de las comunidades, fortalecer la localización y promover la dignidad en todo el mundo.www.ifrc.org - Facebook-Twitter-YouTube C40 Citieses una red de casi 100 alcaldes de las principales ciudades del mundo que trabajan para llevar a cabo la acción urgente que se necesita ahora mismo para hacer frente a la crisis climática y crear un futuro en el que todos, en todas partes, puedan prosperar. Los alcaldes de las ciudades del C40 se han comprometido a utilizar un enfoque basado en la ciencia y centrado en las personas para ayudar al mundo a limitar el calentamiento global a 1,5 ºC y construir comunidades sanas, equitativas y resilientes..www.C40.org-Twitter-Instagram-Facebook-LinkedIn

Lea más
20/11/2022 | Nota de prensa

COP27: Ha llegado el momento de transformar las palabras en acciones

En respuesta al Plan de Implementación de Sharm El-Sheikh, declaración del presidente Francesco Rocca y del secretario general Jagan Chapagain de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC): Mientras los líderes se han reunido en la COP27 durante las últimas dos semanas, las familias están lidiando con los impactos muy reales del clima extremo, incapaces de esperar a que las promesas se transformen en acción.  En las últimas dos semanas, el sistema de vigilancia de riesgos de la IFRC emitió alertas por unas 14 inundaciones en África, 18 en América, 35 en Asia Pacífico, cinco en la Unión Europea y dos en la región de Oriente Medio y Norte de África. Durante este periodo, cuatro tormentas tropicales con nombre amenazaron con la destrucción. Los incendios forestales han arrasado comunidades en diez países, afectando a más de 10.000 hectáreas. Y el viernes, al menos tres personas murieron a causa de las inundaciones en Kigali (Ruanda) y 11 en Venezuela. En Etiopía, 185.000 personas fueron desplazadas. Las comunidades de África y Afganistán siguen lidiando con la inseguridad alimentaria, que son crisis alarmantes que se agravan. Las pérdidas y los daños se incluyeron por primera vez en la agenda de la COP, y hoy los líderes mundiales han acordado el establecimiento de nuevos acuerdos de financiación para ayudar a las naciones en desarrollo, especialmente a las más expuestas a los efectos adversos del cambio climático. Acogemos con satisfacción las promesas de financiación que se han hecho sobre Pérdidas y Daños, que son conversaciones históricamente importantes y pasos positivos hacia adelante. Es necesario complementarlas con financiación nueva y adicional que llegue a las personas y comunidades más expuestas, y que sea predecible, adecuada y flexible para hacer frente a las crisis relacionadas con el clima. Nos complace que se haya acordado la puesta en marcha de la Red de Santiago sobre Pérdidas y Daños, que proporcionará una asistencia técnica crucial para reducir y responder a los impactos a los que ya se enfrentan las comunidades. Sin embargo, debemos aumentar nuestra ambición de reducir las emisiones y esta COP no ha cumplido en este frente. Cada incremento del calentamiento global es importante para salvar vidas y medios de subsistencia, y por lo tanto es fundamental para mantener las temperaturas globales por debajo del límite de calentamiento de 1,5 grados.  Acogemos con satisfacción la atención prestada a los Sistemas de Alerta Temprana en el Plan de Aplicación de Sharm El-Sheikh, que refleja las realidades de la primera línea de la crisis climática que la IFRC lleva poniendo de manifiesto desde hace más de dos décadas. Reducir el riesgo y salvar vidas, especialmente en las comunidades de la última milla, es lo que hacen nuestros equipos en todo el mundo cada día y es alentador ver que esta labor se amplía. Para ser más eficaces, las alertas tempranas deben ir seguidas de una acción temprana y estos sistemas deben estar arraigados en las comunidades, incluidas las más difíciles de alcanzar y las familias atrapadas en crisis prolongadas. A medida que aumentan las repercusiones humanitarias del cambio climático, también debe aumentar la financiación para la adaptación, garantizando que llegue a los más afectados y a los que más riesgo corren. Como legado de la "COP de aplicación", la inversión mundial debe llegar al ámbito local.  Es hora de convertir las palabras y los compromisos en acciones a nivel nacional, para dar vida al acuerdo y marcar una diferencia real en la vida de las personas y las comunidades más afectadas por la crisis climática.  Como red de la IFRC, nos comprometemos a ampliar la acción local para responder a la crisis climática, trabajando con las comunidades para crear preparación y resiliencia frente a los crecientes riesgos e impactos. Las crisis climáticas y medioambientales son una amenaza para la humanidad y todos tenemos un papel que desempeñar. Ahora debemos mirar hacia adelante con determinación y esperanza.  Nuestras acciones colectivas pueden inspirar la ambición que necesitamos ver en el mundo. Contactos para medios: En Ginebra: Anna Tuson, +41 79 895 6924, [email protected]

Lea más
15/11/2022 | Nota de prensa

COP27: Las negociaciones carecen de la ambición necesaria para proteger a los más afectados por el cambio climático, advierte la IFRC

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) expresa su preocupación por el estancamiento de los avances en la COP27 y por el riesgo de que se pierda la ambición de cumplir con los compromisos asumidos en Glasgow. A pocos días de que los líderes tomen medidas decisivas sobre el cambio climático, los compromisos de realizar reducciones de emisiones drásticas e inmediatas para mantenerse por debajo del límite de calentamiento de 1,5Cº -y, por lo tanto, limitar el sufrimiento humano- se están quedando atrás. Y mientras los negociadores están lidiando con cuestiones diseñadas para limitar y responder a los crecientes impactos humanos del cambio climático, las discusiones técnicas sobre la entrega de financiación nueva y adicional para pérdidas y daños, así como la adaptación, están avanzando demasiado lentamente para satisfacer las necesidades de las personas. En cambio, la IFRC pide a las partes que se basen en lo acordado en Glasgow y aumenten la ambición y la acción en materia de mitigación, adaptación y pérdidas y daños. "Combatir la crisis climática y sus efectos requiere un pensamiento audaz y una acción aún más ambiciosa. Los líderes mundiales no pueden permitirse el lujo de rebajar su nivel de ambición para hacer frente a la crisis climática, que ya es peligrosa para las comunidades de todo el mundo", dijo Francesco Rocca, presidente de la IFRC. "Abandonar los objetivos ambiciosos envía una clara señal a los países de que el cumplimiento de sus compromisos anteriores es opcional. Esto es inaceptable. Las comunidades -especialmente las más afectadas por el cambio climático- necesitan promesas que cumplan con un apoyo nuevo y adicional para satisfacer la escala de necesidades", señaló Jagan Chapagain, secretario general de la IFRC. Este es el decenio crítico para la acción. El mundo no puede permitirse el lujo de dar largas o retroceder en los compromisos para salvar vidas. No hay tiempo para retrasos. Con un calentamiento de 1,1Cº, la IFRC ha descubierto que el 86% de todos los desastres ocurridos en la última década están relacionados con el clima y los fenómenos meteorológicos extremos, afectando a 1.700 millones de personas. Esto supone un aumento de casi el 35% desde la década de 1990. Las comunidades se ven afectadas repetidamente por fenómenos extremos, como Kenia, que se enfrentó a inundaciones, luego a langostas y ahora a una sequía que desencadena la inseguridad alimentaria y provoca malnutrición y muerte en todo el cuerno de África. "Debemos invertir en la acción local. Sin ella, seguiremos diciendo lo mismo en la COP28", reiteró la Dra. Asha Mohammed, secretaria general de la Cruz Roja de Kenia. Si queremos satisfacer alguna vez las necesidades de las comunidades que sufren estos múltiples sucesos repetidos y superpuestos, es esencial invertir en una mitigación ambiciosa, ampliar la adaptación dirigida localmente y hacer frente a las pérdidas y los daños. Las partes deben responder a las crecientes demandas de financiación para llegar al nivel local, alcanzando a las comunidades a la escala necesaria. Estas peticiones deben ser escuchadas y traducidas en un texto de decisión significativo. Recientes investigaciones de la IFRC demuestran que muchos países y comunidades se están quedando atrás en lo que respecta a la inversión en adaptación al clima. La financiación existente no es suficiente para satisfacer las necesidades actuales, y mucho menos para hacer frente a las crecientes repercusiones humanitarias de unos fenómenos meteorológicos y climáticos extremos más frecuentes e intensos. Según Maarten van Aalst, director del Centro del Clima de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, la COP27 tiene que cumplir en tres frentes: un progreso tangible en la movilización de fondos nuevos y adicionales para hacer frente a las pérdidas y los daños; más financiación para la adaptación al clima; y una mayor ambición para aplicar reducciones rápidas de las emisiones para mantener vivas las esperanzas de limitar el calentamiento a 1,5C. Para más información o concertar entrevistas, por favor, contacten con: En Sharm El-Sheikh:Jenelle Eli, +1 202 603 6803, [email protected] En Washington: Marie Claudet, +1 202 999 8689, [email protected]

Lea más
09/11/2022 | Discurso

Discurso del Secretario General de la IFRC en el lanzamiento del Plan de Acción Ejecutivo de Alerta Temprana para Todos

Excelencias, Señoras y Señores, La IFRC acoge con beneplácito la promesa del Secretario General de las Naciones Unidas sobre los Sistemas de Alerta Temprana para Todos. En la última década, algunos de los fenómenos meteorológicos más recientes -y a menudo previsibles- fueron los más mortíferos, costosos y devastadores. Por nuestra experiencia, sabemos que las alertas tempranas sólo pueden funcionar si se convierten en acciones anticipadas. Este mensaje se ha transmitido bien en la iniciativa Alerta Temprana para Todos. La IFRC ha contribuido a 3 de los 4 pilares del plan de acción ejecutivo de esta iniciativa y ha liderado el pilar de 'preparación para responder'. Agradecemos a todos los que han participado en el desarrollo del plan de acción. Ahora es el momento de poner el plan en marcha. He aquí cómo hacerlo: Primero: ayudar a crear un entorno propicio en el que las comunidades y organizaciones locales, como nuestras Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, estén realmente capacitadas para dirigir las acciones locales. Su poder, a través de su conocimiento y propiedad, puede ser verdaderamente transformador para hacer realidad las ambiciones de la alerta temprana y la acción temprana. Tengan el valor de liberar ese poder. Segundo: la clave del éxito es el poder de la asociación. Reunamos y utilicemos lo mejor de nuestras organizaciones para aplicar el plan de acción. Tercero: la iniciativa Alerta Temprana para Todos es más eficaz si aprovechamos el poder de las plataformas de coordinación y colaboración existentes, como la Alianza de Acción Temprana Informada por el Riesgo y el Centro de Anticipación, alojados por la IFRC, así como el Centro de Excelencia. Por último, poner en marcha mecanismos de financiación ambiciosos. El cambio no se producirá sin una inversión. El Fondo de Emergencia para la Respuesta a los Desastres de la IFRC es un buen ejemplo, ya que puede desembolsar fondos antes de los desastres para reducir su impacto humanitario. En última instancia, nuestro éxito colectivo debe medirse por las vidas salvadas y los medios de subsistencia preservados. La red de la IFRC espera colaborar estrechamente en la iniciativa Alerta Temprana para Todos con la WMO y otros socios. Juntos, asegurémonos de que las alertas tempranas se centren en las personas, incluidas las que se encuentran en los lugares más alejados. Gracias.

Lea más
10/11/2022 | Nota de prensa

La IFRC lanza la Plataforma Mundial de Resiliencia Climática para apoyar a 500 millones de personas en la primera línea de la crisis climática

Ginebra, 9 de noviembre de 2022 - A medida que avanza la COP27, queda claro lo que se necesita con mayor urgencia: acelerar la inversión en las comunidades que se encuentran en la primera línea de la crisis climática. En un momento decisivo, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) lanza hoy su Plataforma Mundial de Resiliencia Climática para aumentar la resiliencia de las comunidades más vulnerables al cambio climático. La nueva iniciativa tiene por objeto apoyar a 500 millones de personas mediante la recaudación de al menos mil millones de francos suizos a través de una iniciativa mundial de cinco años de duración centrada en la alerta temprana y la acción anticipatoria, las soluciones basadas en la naturaleza y las redes de seguridad y la protección social que responden a los impactos. El Secretario General de la IFRC, Jagan Chapagain, dice:   "Hemos lanzado la Plataforma Mundial de Resiliencia Climática para crear un cambio transformador a través de un inmenso aumento de la inversión a nivel de la comunidad local, atendiendo al llamamiento para realizar esfuerzos más rápidos y amplios para hacer frente a la crisis climática.   "El verdadero cambio sostenible sólo puede producirse cuando las personas afectadas son las que toman las decisiones. Financiar la acción climática local sin tener que pasar por múltiples niveles es crucial si queremos tener verdadero éxito en la construcción de la resiliencia desde la base."  A través de la plataforma, la red de la IFRC apoyará la participación significativa y el liderazgo activo de las mujeres, las comunidades locales, los pueblos indígenas, los jóvenes y otros grupos marginados y/o subrepresentados en el desarrollo y la aplicación de la acción climática dirigida localmente en 100 países más vulnerables al cambio climático. El Presidente de la IFRC, Francesco Rocca, dice: "El reto fundamental de esta década es cómo apoyar y financiar las iniciativas de resiliencia climática a escala mundial. La clave se encuentra en el traspaso de poder y recursos a los actores locales". El Informe de la IFRC Making it Count: Smart Climate Financing for the Most Vulnerable People ha descubierto que muchos países altamente vulnerables no están recibiendo el apoyo a la adaptación al clima que necesitan y se están quedando atrás. Por término medio, recibieron menos de una cuarta parte de la financiación para la adaptación por persona que se destinó a los países de baja o muy baja vulnerabilidad. Además, se calcula que sólo un 10% de la financiación se concede a nivel local, ya que los donantes favorecen los proyectos de infraestructuras nacionales a gran escala que corren el riesgo de no beneficiar a las comunidades locales. La subsecretaria general de la IFRC, Nena Stoiljkovic, dijo que la plataforma se centraba en las áreas clave que habían sido identificadas como las que tenían el mayor potencial de impacto transformador a escala a través de una mayor inversión y que se esperaba que generaran múltiples dividendos, incluyendo -en primer lugar- salvar vidas. Señaló que la iniciativa vinculará las fuentes de financiación de los fondos humanitarios, de desarrollo y climáticos, así como los mecanismos de financiación innovadores con la participación del sector privado, para alcanzar sus ambiciosos pero críticos objetivos. El aumento de la resiliencia también estimula el desarrollo sostenible y la innovación y es un enfoque más eficiente en la respuesta humanitaria: invertir un dólar en resiliencia climática en las comunidades puede ahorrar seis dólares de inversiones en la respuesta a los desastres. Contactos para medios: En Ginebra: Anna Tuson, +41 79 895 6924, [email protected] En Washington: Marie Claudet, +1 202 999 8689, [email protected]

Lea más
15/08/2022 | Página básica

Programa Mundial de Resiliencia Climática

El cambio climático no es un problema del futuro, es una amenaza para la humanidad que vemos en nuestro trabajo con las comunidades cada día. A través de nuestro Programa Mundial de Resiliencia Climática, estamos ayudando a las personas a adaptarse al cambio climático y a reducir sus riesgos relacionados con el clima.

Lea más
01/11/2022 | Nota de prensa

COP27: El mundo no puede permitirse otra serie de promesas vagas, advierte la IFRC

Ginebra, 1 de noviembre de 2022 - Ninguna región del mundo se libra de los impactos devastadores de la crisis climática, pero las comunidades más vulnerables a sus efectos son las que menos ayuda reciben. Nuevos datos de la mayor red humanitaria del mundo muestran que ninguno de los 30 países más vulnerables del planeta se encuentra entre los 30 mayores receptores de fondos de adaptación per cápita. En la COP27, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) pedirá a los líderes mundiales que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero y aumenten significativamente la financiación para que las comunidades más vulnerables puedan adaptarse y hacer frente a los impactos catastróficos que ya enfrentan. Francesco Rocca, Presidente de la IFRC, dijo: "Nuestro planeta está en crisis y el cambio climático está matando a los más amenazados. La COP27 fracasará si los líderes mundiales no apoyan a las comunidades que están en primera línea del cambio climático. Las familias que están perdiendo a sus seres queridos, sus hogares o sus medios de vida no pueden permitirse esperar a que se hagan promesas vagas o se asuman compromisos débiles." "Para salvar vidas ahora y en el futuro, necesitamos acciones políticas y cambios concretos que den prioridad a las comunidades más amenazadas y las ayuden a ser más resilientes. La crisis climática ya está aquí, y tenemos que proteger a los más afectados". La ciencia es ahora alarmantemente clara sobre los impactos humanitarios del cambio climático. Los datos de la IFRC muestran que en los últimos 10 años, el 86% de todos los desastres desencadenados por peligros naturales fueron causados por fenómenos meteorológicos y climáticos, lo que provocó la muerte de al menos 410.000 personas y afectó a otros 1.700 millones. El informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de 2022 demostró por primera vez que el cambio climático ya está contribuyendo a las crisis humanitarias, ya que se calcula que entre 3.300 y 3.600 millones de personas viven en contextos vulnerables al cambio climático. Caroline Holt, Directora de Desastres, Clima y Crisis de la IFRC, señaló: "Aumentar la financiación para la adaptación es fundamental para ayudar a los países a hacer frente a los impactos del cambio climático y a prepararse para el futuro, pero el nuevo análisis de la IFRC demuestra que la financiación no está llegando a los lugares y comunidades que más lo necesitan. La financiación para la adaptación al clima por persona es, en promedio, inferior a 1 CHF por persona en los países donde la vulnerabilidad es mayor". Somalia -donde las sequías extremas han llevado al país al borde de la hambruna- ocupó el lugar más alto en cuanto a vulnerabilidad climática, pero sólo el 64º en cuanto a financiación para la adaptación en 2020*. Somalia recibió menos de un dólar por persona para la adaptación al cambio climático cada año, mientras que la República Centroafricana recibió menos de dos céntimos. Según Maarten Van Aalst, Director del Centro del Clima de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, cuando las comunidades reciben las herramientas para prepararse y anticiparse a los riesgos climáticos, pueden evitar que los fenómenos meteorológicos extremos se conviertan en desastres. Van Aalst señala que el mundo también debe redoblar los esfuerzos para hacer frente a las pérdidas y los daños que ya experimentan las personas que están en primera línea de la crisis climática. Notas para los editores: Vea fotos y vídeos con los debidos créditos en IFRC ShaRED. Las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja no sólo responden a los desastres cuando se producen, sino que también desempeñan un papel fundamental en la prevención de peligros como las inundaciones y las olas de calor para que no se conviertan en desastres. Al trabajar en primera línea en las comunidades antes, durante y después de los desastres, saben lo que se necesita para responder a las crisis climáticas y ayudar a las comunidades a prevenir y adaptarse a los crecientes riesgos del cambio climático. La IFRC se propone apoyar a las Sociedades Nacionales miembros para que lleguen a 250 millones de personas cada año con servicios de adaptación y mitigación del clima para reducir el sufrimiento y la vulnerabilidad. * La vulnerabilidad climática se determina sobre la base de una combinación de análisis de vulnerabilidad climática a largo y corto plazo de ND-GAIN y del Índice INFORM. ND-GAIN cuantifica la vulnerabilidad nacional a las perturbaciones climáticas, a la vez que evalúa la preparación de un país para aprovechar la inversión en acciones de adaptación. La vulnerabilidad se calcula como una combinación de exposición, sensibilidad y capacidad de adaptación, mientras que la preparación incorpora componentes económicos, de gobernanza y sociales. El índice INFORM cuantifica el riesgo nacional de catástrofes basándose en la exposición histórica a los peligros, la vulnerabilidad y la capacidad de adaptación. Para más información o entrevistas: En Washington: Marie Claudet, +1 202 999 8689, [email protected] En Ginebra: Jenelle Eli, +1 202 603 6803, [email protected]

Lea más
10/10/2022 | Nota de prensa

Las olas de calor provocan algunas de las catástrofes más mortíferas y se están intensificando, advierten la IFRC y el organismo de ayuda humanitaria de la ONU antes de la COP27

Ginebra, 10 de octubre - Las altas temperaturas récord de este año -que están provocando catástrofes en Somalia, Pakistán y en todo el mundo- presagian un futuro con emergencias humanitarias relacionadas con el calor más mortíferas, más frecuentes y más intensas, según advierte un nuevo informe. Publicado un mes antes de la 27ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 27), Calor extremo: Preparándose para las olas de calor del futuro, afirma que, dado que el cambio climático hace que las olas de calor sean cada vez más peligrosas, hay que tomar medidas enérgicas ahora para evitar desastres por calor potencialmente recurrentes. "A medida que la crisis climática no se controla, los fenómenos meteorológicos extremos, como las olas de calor y las inundaciones, golpean con más fuerza a las personas más vulnerables", afirma Martin Griffiths, Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador del Socorro de Emergencia de las Naciones Unidas. "En ningún lugar el impacto se siente más brutalmente que en los países que ya se tambalean por el hambre, los conflictos y la pobreza". El informe -el primero que publican conjuntamente la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) ofrece medidas concretas que los trabajadores humanitarios y los responsables de la toma de decisiones pueden adoptar para mitigar los peores efectos del calor extremo. El año 2022 ya ha visto cómo comunidades del norte de África, Australia, Europa, el sur de Asia y Oriente Medio se asfixian bajo temperaturas récord. Recientemente, el oeste de Estados Unidos y China se han visto afectados por el fuerte calor. El informe señala que, en las próximas décadas, se prevé que las olas de calor alcancen y superen los límites fisiológicos y sociales del ser humano en regiones como el Sahel, el Cuerno de África y el sur y suroeste de Asia. Las olas de calor extremas en estas regiones, donde las necesidades humanitarias ya son elevadas, provocarían sufrimiento y pérdida de vidas a gran escala, desplazamientos de la población y un aumento de las desigualdades, advierte el informe. "La crisis climática está intensificando las emergencias humanitarias en todo el mundo. Para evitar sus efectos más devastadores, debemos invertir por igual en la adaptación y la mitigación, en particular en los países de mayor riesgo", dice Jagan Chapagain, Secretario General de la IFRC. "En la COP27, instaremos a los líderes mundiales a que se aseguren de que esta inversión llegue a las comunidades locales que están en primera línea de la crisis climática. Si las comunidades están preparadas para anticiparse a los riesgos climáticos y equipadas para actuar, evitaremos que los fenómenos meteorológicos extremos se conviertan en desastres humanitarios." Las olas de calor se ceban con las desigualdades, y sus efectos son mayores en las personas aisladas y marginadas. El informe subraya que la prioridad urgente deben ser las inversiones cuantiosas y sostenidas que mitiguen el cambio climático y apoyen la adaptación a largo plazo de las personas más vulnerables. El informe también constata que, aunque los impactos del calor extremo son globales, algunas personas se ven más afectadas que otras. Las comunidades vulnerables, como los trabajadores agrícolas, se ven abocadas a la primera línea de fuego, mientras que los ancianos, los niños y las mujeres embarazadas y lactantes corren un mayor riesgo de enfermedad y muerte. Los países con menos ingresos del mundo ya están experimentando un aumento desproporcionado del calor extremo. Estos países son los menos culpables del cambio climático, pero verán aumentar considerablemente el número de personas en riesgo en las próximas décadas. Sobre la base de un creciente conjunto de conocimientos y buenas prácticas en torno a los sistemas de alerta temprana, acción anticipada y respuesta a las olas de calor, el informe sugiere las siguientes cinco medidas clave para ayudar a las personas más vulnerables: Proporcionar información temprana sobre las olas de calor para ayudar a las personas y a las autoridades a tomar medidas oportunas. Apoyar la preparación y ampliar la acción anticipatoria, especialmente por parte de los agentes locales, que suelen ser los primeros en responder a las emergencias. Encontrar formas nuevas y más sostenibles de financiar la acción local. Adaptar la respuesta humanitaria a la aceleración del calor extremo. Las organizaciones humanitarias ya están probando enfoques como viviendas de emergencia más adecuadas desde el punto de vista térmico, "techos verdes", centros de refrigeración y ajustes en los horarios escolares, pero esto requerirá importantes inversiones en investigación y aprendizaje. Reforzar el compromiso en los ámbitos humanitario, de desarrollo y climático. Para hacer frente al impacto del calor extremo a largo plazo y ayudar a las comunidades, pueblos, ciudades y países a adaptarse al riesgo de calor extremo será necesaria una planificación sostenida del desarrollo. El informe completo está disponible aquí. Nota para los editores: Material audiovisual disponible en estelinky estelinkpara los medios de comunicación. Para más información, por favor, contacten con: IFRC (Geneva): Jenelle Eli, +1-202-603-6803, [email protected] OCHA (Nueva York): Jaspreet Kindra, +1-929-273-8109, [email protected]

Lea más
10/08/2022 | Nota de prensa

El PMA y la IFRC unen sus fuerzas para reforzar la respuesta a las crisis climáticas previstas en MENA

Dubai, 10 de agosto de 2022 - El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) firmaron un Memorando de Entendimiento regional para apoyar la promoción conjunta, el desarrollo de capacidades y la movilización de recursos para la implementación coordinada a nivel nacional de la acción anticipatoria en respuesta a las crisis climáticas en la región de Oriente Medio y Norte de África. La firma tuvo lugar al final de un evento, "Camino a la COP27: Hitos de la acción anticipatoria y camino a seguir en MENA", que fue acogido por la Ciudad Humanitaria Internacional (IHC), Dubai, Emiratos Árabes Unidos, y al que asistieron oradores de alto nivel y representantes del gobierno de los EAU, el Ministerio de Cambio Climático y Medio Ambiente, el PMA, la IFRC, el Centro Climático de la Cruz Roja y la Media Luna Roja y sociedades nacionales, organizaciones humanitarias regionales e internacionales, incluyendo UNDRR, FAO, Start Network, REAP. El evento destacó la importancia de actuar con antelación a las catástrofes relacionadas con el clima, a través de la acción anticipatoria. La acción anticipatoria es una forma eficaz de mitigar las peores consecuencias de los riesgos climáticos previsibles, que se espera que sean más frecuentes e intensos debido al cambio climático y a los conflictos en la región de Oriente Medio y Norte de África. "En una región en la que los riesgos climáticos, como las sequías, las inundaciones y las olas de calor, están aumentando las necesidades humanitarias, la acción anticipatoria tiene como objetivo reducir o mitigar el impacto de estos riesgos en las personas más vulnerables", dijo Mageed Yahia, representante del PMA en el CCG. "Agradecemos la fuerte representación de los EAU en este evento de hoy, un importante aliado en la búsqueda de que el sistema humanitario sea lo más anticipatorio posible", añadió. En los últimos años, el PMA y la IFRC han avanzado en el establecimiento de un enfoque de acción anticipatoria (AA) en la región de Oriente Medio y Norte de África para actuar antes de los desastres. "No olvidemos que los objetivos y la visión de la COP27 son la mitigación, la adaptación, la financiación y la colaboración. Hoy estamos abordando estos cuatro elementos principales, ya que la Acción Anticipatoria permite la mitigación y la adaptación de los impactos del cambio climático", dijo la Directora Regional Adjunta de la IFRC para la región MENA, Rania Ahmad. "Esta colaboración entre la IFRC y el PMA permitirá aumentar el intercambio de experiencias y la financiación y hacer que las poblaciones más vulnerables estén mejor preparadas y aumenten su resiliencia". Durante el evento, el PMA y el Instituto de Desarrollo de Ultramar (ODI) también lanzaron el informe "Anticipatory Action in the MENA Region: State of Play and Accelerating Action", apoyado por el gobierno sueco, que destaca el estado de la acción anticipatoria en la región, y su potencial para ayudar a evitar y reducir los impactos de los desastres. La coordinación y la colaboración regional entre todas las partes interesadas serán necesarias para complementar los esfuerzos y los compromisos para ampliar la agenda de acciones anticipatorias en la región con resultados tangibles. Para apoyar esto, la IFRC y el PMA están estableciendo la "comunidad regional de prácticas de acción anticipatoria de MENA" como un espacio para la coordinación técnica y de promoción, la colaboración, el intercambio de aprendizaje y el fortalecimiento de la capacidad de acción anticipatoria y de actuar antes de los desastres en la región. La iniciativa reunirá a los organismos de las Naciones Unidas, el movimiento de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, así como a organizaciones internacionales, gobiernos, ONG, el sector público y privado, y el mundo académico, para coordinar y trabajar juntos con el fin de ampliar y ejecutar eficazmente los programas de acción anticipatoria a medida que aumenta la amenaza de las crisis climáticas. Para más información, por favor, contacten con: Malak Atkeh, IFRC/GCC, [email protected],+971 564780874 Zeina Habib, WFP/Gulf, [email protected], +971 52 4724971 Abeer Etefa, WFP/MENA, [email protected], +20 1066634352 Reem Nada, WFP/MENA, [email protected], +20 1066634522

Lea más
01/09/2022 | Artículo

Afrontar las causas medioambientales de la crisis alimentaria en África

Este blog se publicó originalmente en el sitio web del WWF aquí. África se enfrenta a su peor crisis alimentaria en 40 años. Casi 114 millones de personas en el África subsahariana -una cifra que se aproxima a la mitad de la población de Estados Unidos- se enfrentan a una grave inseguridad alimentaria. En África oriental, 50 millones de personas están en peligro. En el Sahel, el número de personas que necesitan ayuda alimentaria de emergencia se ha cuadruplicado hasta alcanzar los 30 millones en los últimos siete años. Las causas de esta crisis actual son múltiples. Los conflictos y la recesión económica provocada por la pandemia del COVID-19 han desempeñado su papel. Pero lo más importante es que el continente se ha visto asolado por sequías prolongadas, inundaciones y nubes de langostas del desierto, peligros naturales que se han visto agravados por el cambio climático provocado por el hombre y la degradación de la naturaleza. Son los más vulnerables los que se llevan la peor parte de la actual crisis del hambre. Los hombres y las mujeres pierden sus medios de vida a medida que se pierden las cosechas, los animales se mueren de hambre o de sed, y el suelo es arrasado. Los niños pasan hambre y se abandona su educación. Las mujeres comen menos, y la sequía hace que las necesidades dietéticas, especialmente de las niñas, las mujeres embarazadas y lactantes, y la higiene menstrual queden relegadas. Hay una necesidad urgente de ayuda humanitaria para salvar vidas en todos los países de África. Organizaciones como las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja están intensificando sus acciones, con la IFRC, los gobiernos y los socios, para proporcionar esta ayuda urgente. Pero reconocen, al igual que el WWF, la necesidad de crear también resiliencia ante las crisis y de abordar las causas profundas de la inseguridad alimentaria. Un clima cambiante Las causas subyacentes de la doble crisis medioambiental del clima y de la pérdida de la naturaleza se suman a las crisis provocadas por factores como la pobreza y los conflictos. Los crecientes niveles de gases de efecto invernadero en nuestra atmósfera -principalmente procedentes de los países ricos y de renta media del Norte global- están impulsando aumentos de temperatura que alteran los patrones meteorológicos y climáticos y degradan los ecosistemas naturales. El cambio climático está empeorando los fenómenos meteorológicos extremos, haciéndolos más frecuentes y transfronterizos. Está cambiando los patrones de precipitación, socavando la seguridad hídrica y alimentaria. Está afectando a la salud humana, así como ejerciendo una presión adicional sobre la naturaleza y la biodiversidad, exacerbando las presiones del cambio de uso del suelo, la sobreexplotación, la contaminación y las especies invasoras. En la actualidad, alrededor del 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero proceden de los sistemas alimentarios. La elección de los alimentos en las zonas urbanas ricas no sólo está provocando una crisis sanitaria de obesidad y enfermedades no transmisibles, sino que el consumo excesivo de alimentos producidos de forma insostenible y los comportamientos ineficientes y de despilfarro en todas las cadenas de valor están contribuyendo directamente a la inseguridad alimentaria en África. Esto subraya el imperativo urgente de que los países ricos reduzcan sus emisiones lo antes posible. Incluso si todos los demás sectores se descarbonizan linealmente de aquí a 2050, los sistemas alimentarios que siguen funcionando representarán casi todo el presupuesto de carbono de un futuro de 2 grados. Mientras que unos 89 países se han comprometido a alcanzar las emisiones netas cero para mediados de este siglo (lo que aún no permitiría reducir las emisiones necesarias para limitar el calentamiento a 1,5 °C), pocos han desarrollado aún el conjunto de políticas y normativas que los situarán en una trayectoria neta cero. Muchas comunidades vulnerables de África necesitan ser apoyadas frente a los choques climáticos, reforzando su capacidad de respuesta, reduciendo su exposición al riesgo y aumentando su resiliencia. Es mucho lo que puede y debe hacerse para ayudar directamente a las comunidades y ecosistemas vulnerables de África hoy y en las próximas décadas. Hay que invertir urgentemente para ayudar a las comunidades vulnerables a adaptarse a los impactos actuales del cambio climático y a ser más resistentes a las crisis climáticas que están por venir. Para ello es fundamental llegar a un entendimiento común, asegurar la financiación y promulgar políticas favorables para que los gobiernos, las ONG y el sector privado de África puedan reconocer las amenazas que suponen los impactos del cambio climático y aplicar las soluciones urgentes necesarias para ayudar a la población local a adaptarse. El vínculo entre el clima y la naturaleza También existen soluciones significativas que utilizan la naturaleza tanto para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero como para ayudar a las comunidades a adaptarse y ser más resilientes al clima. La tierra, los océanos y los sistemas de agua dulce del mundo ya absorben y almacenan la mitad de las emisiones que la humanidad produce cada año: proteger, restaurar y mejorar los ecosistemas será fundamental para hacer frente al cambio climático. Los sistemas alimentarios también pueden ser una parte importante de la solución a las crisis de la naturaleza y el clima. La inversión en soluciones basadas en la naturaleza -como la adopción de prácticas agroecológicas de producción de alimentos, la conservación de los bosques, la protección de los humedales o la mejora de los ecosistemas costeros- puede ayudar a almacenar las emisiones, proteger a las comunidades de los fenómenos meteorológicos extremos y proporcionar alimentos, empleos y hábitats. Estas soluciones, si son de alta calidad, están bien diseñadas y cuentan con la financiación adecuada, pueden contribuir a aumentar la resiliencia climática. Pero además de los proyectos individuales, los impactos y las vulnerabilidades climáticas, así como la protección de la naturaleza, deben integrarse en la toma de decisiones de los sectores público y privado a todos los niveles en todo el continente. La magnitud del desafío que suponen el clima y la pérdida de la naturaleza significa que deben ser considerados en todos los niveles de la toma de decisiones y por los actores económicos grandes y pequeños. La actual crisis alimentaria a la que se enfrentan millones de personas en toda África exige una ayuda humanitaria urgente. Pero, sin una respuesta mucho más amplia y a largo plazo, dirigida localmente y centrada en las personas, al cambio climático y a la pérdida de biodiversidad, los recursos humanitarios se verán desbordados. --- La IFRC se ha asociado con WWF, la mayor organización de conservación del medio ambiente del mundo, para trabajar con la naturaleza y proteger a las personas de la crisis climática. Haga clic aquí para saber más sobre nuestra asociación.

Lea más
02/11/2021 | Discurso

El presidente de la Federación Internacional, Francesco Rocca, en la COP26: "No tenemos más tiempo que perder"

Francesco Rocca, presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) se encuentra en Glasgow asistiendo a la Cumbre Mundial de Líderes y haciendo un llamamiento a las personas y comunidades más vulnerables al cambio climático para que estén en el centro de discusiones. En la COP26, el presidente Rocca hizo las siguientes declaraciones: “Los compromisos asumidos, o incumplidos, en la COP26 tendrán un gran impacto en la vida de las comunidades que ya se encuentran en la primera línea del cambio climático. Estamos viendo un claro aumento en el clima y las emergencias relacionadas con el clima. Incendios forestales, sequías, inundaciones, olas de calor, huracanes; Los fenómenos meteorológicos extremos ocurren con mayor frecuencia y ponen en peligro a más y más personas en todo el mundo. Mientras los líderes mundiales se reúnen en Glasgow para la COP26, hacemos un llamado para que las personas y comunidades más vulnerables al cambio climático estén en el centro de las discusiones y decisiones. La inversión global debe llegar a ellos para que la población local pueda adaptarse. Por ejemplo, construyendo edificios, casas, carreteras más fuertes; e invertir en sistemas de alerta temprana, para que las comunidades sepan cuándo se producirá un clima extremo y puedan prepararse con anticipación. Fundamentalmente, debemos evitar las consecuencias catastróficas del cambio climático, revirtiendo las emisiones y manteniendo el aumento de las temperaturas globales por debajo de 1,5 grados. El coste de la inacción es mucho mayor que los compromisos financieros prometidos. Los países y comunidades vulnerables se están quedando atrás. En el futuro, la respuesta humanitaria por sí sola ya no será suficiente para mantener seguras a las comunidades ".

Lea más
29/03/2022 | Discurso

El Secretario General de la IFRC interviene en el Diálogo sobre Ciencia del Clima y Asuntos Humanitarios

Excelencias, colegas y amigos, junto con nuestros coanfitriones, las Misiones Permanentes de la República Árabe de Egipto, el Reino Unido y el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, les damos una calurosa bienvenida hoy a la IFRC para el Diálogo sobre Ciencia del Clima y Asuntos Humanitarios. Estamos encantados de que se unan a nosotros hoy -en persona y en línea- para este importante debate que se basa en los resultados del Diálogo sobre Ciencia del Clima y Asuntos Humanitarios de 2018 que coorganizamos junto con Suiza, los Países Bajos, Fiyi, el IPCC y la Red de Acción por el Clima. Mucho ha cambiado desde entonces. Elinforme del IPCC sobre los impactos, la adaptación y la vulnerabilidadnos ha lanzado efectivamente a una nueva era. Una era en la que todo el mundo ve lacrisis climáticacomo una crisis humanitaria que se desarrolla ante nosotros. El informe del IPCC confirma lo que la IFRC y nuestra red de 192 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja han presenciado durante años:el cambio climático ya está perturbando la vida de miles de millones de personas, en particular de las más pobres del mundo, que son las que menos han contribuido a ello. El cambio climático está contribuyendo a las crisis humanitarias, especialmente en contextos en los que las personas ya son vulnerables. Está impulsando losdesplazamientos, causandoproblemas de salud, así como lainseguridad alimentariainducida por las inundaciones y las sequías. El informe también confirma que los impactos climáticos exacerban y perpetúan las vulnerabilidades, así como las desigualdades sociales y económicas. Las consecuencias serán peores y antes de lo que pensamos. Lo inédito ya no es una excusa para no estar preparados. Los fenómenos climáticos y meteorológicos extremos serán más frecuentes y más intensos. Afectarán a nuevos lugares. Y muchos peligros atacarán a la vez. Esto significa que no podemos utilizar lo que ocurrió en el pasado para predecir el futuro. Debemos escuchar a la ciencia y utilizarla para planificar y proteger contra los riesgos futuros. Esta debe ser nuestra forma habitual de trabajar. ¿Cómo podemos, como comunidad humanitaria, utilizar esta ciencia para actuar juntos? Por nuestra parte, estamos intensificando nuestra acción climática sobre el terreno. La red de la IFRC está adoptando un enfoque proactivo mediante el establecimiento de una ambiciosaPlataforma Climática Globaldestinada a movilizar recursos y a mejorar significativamente las iniciativas de acción climática en los países más vulnerables al clima de todo el mundo, con el objetivo de aumentar la resiliencia de las comunidades a los impactos del cambio climático. Nuestras décadas de experiencia en la gestión del riesgo de desastres y la acción climática -y el aprovechamiento de los conocimientos científicos sobre el clima- sitúan a la red de la IFRC en una posición única para ampliar la acción climática local. La Plataforma Climática se creará conjuntamente con los socios interesados y las Sociedades Nacionales miembros, y vinculará diferentes fuentes de financiación de los sectores de desarrollo, humanitario, climático y privado. Su ambición es recaudar más de 1.000 millones de francos suizos para apoyar un programa de cinco años en al menos 100 países vulnerables al clima, para ayudar a más de 53 millones de personas a reducir los riesgos climáticos y vivir una vida más segura y digna. Nada de esto es posible sin la solidaridad. Debemos unirnos como comunidad humanitaria. Hemos trabajado con el Comité Internacional de la Cruz Roja para construir una comunidad de organizaciones comprometidas a través de laCarta del Clima y el Medio Ambiente para las Organizaciones Humanitarias, para ayudar a dirigir la acción colectiva sobre cómo debemos cambiar y operar de manera diferente para hacer frente a esta crisis. Ya contamos con más de 220 signatarios y tres gobiernos que apoyan la Carta, y la Unión Europea añadirá su firma la próxima semana. Te invitamos a unirte a nosotros, a asumir tus propios compromisos y objetivos y a apoyar a otros en la aplicación de la Carta. Como nos dice el informe del IPCC, nuestra ventana de acción se está cerrando rápidamente: no tenemos más remedio que ser audaces y transformadores en nuestras acciones. Por eso nos hemos reunido hoy aquí: para construir una visión compartida sobre cómo podemos acelerar la acción real y oportuna de la comunidad humanitaria. Sus excelencias, colegas y amigos- Barack Obama dijo una vez: "Somos la primera generación que siente el efecto del cambio climático y la última que puede hacer algo al respecto". Efectivamente, tenemos en nuestro poder hacer algo al respecto. Gracias. FIN -- Sobre el evento El Diálogo sobre Ciencia del Clima y Asuntos Humanitarios fue un evento híbrido, virtual y presencial, copatrocinado por las Misiones Permanentes de la República Árabe de Egipto y del Reino Unido ante las Naciones Unidas en Ginebra y la IFRC, con la colaboración del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Tuvo lugar el viernes 25 de marzo de 2022. Convocó a participantes de todo el mundo para debatir las implicaciones humanitarias del último informe del IPCC sobre losimpactos climáticos, la adaptación y la vulnerabilidad, abarcando temas que van desde la acción anticipatoria hasta la migración relacionada con el clima.

Lea más
14/07/2022 | Nota de prensa

La IFRC advierte que la creciente ola de calor en Europa podría tener consecuencias trágicas

Budapest, 14 de julio de 2022 - Las temperaturas extremas han sumido a los países en peligrosas olas de calor e incendios forestales en toda Europa. La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) insta a las ciudades y comunidades a prepararse para evitar un nuevo desastre. Desde el mes de mayo, Europa se encuentra entre los 'puntos calientes de la ola de calor' más rápidos del mundo. Las previsiones no muestran signos de que vaya a amainar. Muchas partes de Europa occidental están experimentando temperaturas extremas y países como Portugal están luchando contra incendios forestales que afectan a miles de personas. "Con la crisis climática, este calor forma parte de nuestra 'nueva normalidad'", afirma Maarten Aalst van, Director del Centro del Clima de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. "Estos eventos mortales son ahora más frecuentes y más intensos". En los últimos diez años, los desastres relacionados con el clima y el tiempo han matado a más de 400.000 personas, han afectado a otros 1.700 millones y han desplazado a una media de 25 millones de personas cada año en todo el mundo.Las personas más expuestas a las olas de calor son las personas mayores, los niños, las mujeres embarazadas y las personas con problemas de salud preexistentes. Las olas de calor tienen un impacto en cascada en otras áreas de la sociedad, como la reducción de la producción económica, la tensión en los sistemas de salud y los cortes de energía. El personal y el voluntariado de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja de toda la región están apoyando a las comunidades que se preparan para las olas de calor y se ven afectadas por ellas. Al mismo tiempo, los equipos están respondiendo a los devastadores incendios forestales, sobre todo en Portugal, pero también en España, Italia, Grecia y Turquía, provocados por el calor extremo. "Muchos han tenido que evacuar sus casas con las pocas cosas que pueden llevar", dice Ana Jorge, Presidenta de la Cruz Roja Portuguesa."Nuestros equipos médicos se centran en asegurar que la gente se ponga a salvo, proporcionando asistencia sanitaria crítica a los que sufren quemaduras y otras lesiones y proporcionándoles una cama para dormir y las necesidades mientras deciden sus próximos pasos." Dado que las olas de calor son cada vez más probables en todo el mundo a medida que se agrava la crisis climática, se necesitan más sistemas de preparación y alerta temprana para reducir y gestionar los riesgos. "La gente no siempre es consciente de los peligros del calor. Pero cuando las comunidades comprenden los riesgos y toman medidas sencillas para prepararse, pueden evitar tragedias innecesarias", afirma van Aalst. "Instamos a las ciudades y comunidades a que se preparen y tomen las medidas necesarias para salvar vidas, ahora y a largo plazo". Para más información o concertar entrevistas: En Budapest: Corrie Butler,[email protected]+36 704306506 En Atenas: Georgia Trismpioti, [email protected] +30 6971809031 Nota para los editores: La Guía de Olas de Calor para las Ciudades y el Kit de Acción Urbana de la IFRCson recursos para que los funcionarios de las ciudades, los planificadores urbanos y las organizaciones comunitarias puedan anticipar y planificar el calor urbano extremo y reducir los riesgos mortales. La caja de herramientas de enfriamiento urbano del C40 ofrece enfoques para bajar las temperaturas urbanas y reducir el impacto del efecto del calor urbano; la herramienta de beneficios de las ciudades resistentes al calor ayuda a los planificadores urbanos y a los responsables de la toma de decisiones a cuantificar los beneficios sanitarios, económicos y medioambientales de las acciones de adaptación. Una ola de calor es un periodo prolongado de temperaturas inusualmente altas y, a menudo, de alta humedad. El calor extremo puede provocar choques, deshidratación y otras enfermedades agudas, y agravar las enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Ahora hay una montaña de pruebas de que el cambio climático está aumentando la aparición de olas de calor mortales. Por ejemplo, los científicos han llegado a la conclusión de que el cambio climático ha hecho que la ola de calor de 2022 en la India y Pakistán sea 30 veces más probable, que la ola de calor de 2019 en Europa occidental sea al menos 10 veces más probable, que la ola de calor de 2019-20 en Australia que contribuyó a los devastadores incendios forestales sea 10 veces más probable, y que el calor extremo en el noroeste de Estados Unidos y Canadá en 2021 habría sido prácticamente imposible sin el cambio climático. Para más detalles, véanse, por ejemplo, los análisis de Atribución del Clima Mundial.

Lea más
23/06/2022 | Nota de prensa

Los dirigentes de las organizaciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja se comprometen a acelerar los esfuerzos para afrontar los crecientes retos humanitarios

Ginebra, 23 de junio de 2022 – El Consejo de Delegados del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (Movimiento) concluyó hoy su reunión, en Ginebra (Suiza), con el compromiso –asumido por los dirigentes y por los representantes de la juventud de las organizaciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja de todo el mundo– de aunar e intensificar los esfuerzos encaminados a la adopción de medidas urgentes en relación con diversas cuestiones humanitarias de crucial importancia. Los representantes de ciento noventa y dos (192) Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (Sociedades Nacionales), la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (Federación Internacional) y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) aprobaron diversas resoluciones destinadas a hacer frente a diversos retos humanitarios, en particular, las crecientes amenazas planteadas por la crisis climática, la agudización de la crisis migratoria, las consecuencias devastadoras de la guerra en las ciudades, y la necesidad de esfuerzos sostenidos con miras a la eliminación de las armas nucleares. “La guerra urbana tiene consecuencias devastadoras en el plano humanitario, con inclusión de una abrumadora cifra de muertes de personas civiles, el sufrimiento físico y mental, la destrucción de viviendas y obras de infraestructura civil fundamental, la interrupción de los servicios esenciales y los desplazamientos de poblaciones a gran escala. Somos testigos de esta triste realidad en Libia, Siria, Ucrania, y en otros lugares. Las organizaciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja deben movilizar toda su influencia y sus recursos para hacer frente a los desafíos que se avecinan”, afirmó el presidente del CICR, Peter Maurer. “Para dejarlo en claro: las consecuencias de los conflictos urbanos no son inevitables; son, en cambio, el resultado del comportamiento de las partes que mantienen enfrentamientos en estos entornos. Instamos a que se respete el derecho internacional humanitario como una prioridad urgente”. El presidente de la Federación Internacional, Francesco Rocca, manifestó: “La manera en que afrontemos y mitiguemos los efectos del cambio climático definirá nuestra labor, tanto en los próximos años como en los decenios futuros”. “En todo el mundo, nuestros voluntarios y miembros del personal trabajan junto con los miembros de sus comunidades, para ayudarles a adaptarse a la crisis climática. Francamente, demuestran más disposición, entusiasmo y aptitud de dirección que la mayoría de los dirigentes políticos mundiales, de quienes no necesitamos más palabras, sino que actúen. Ahora”. “Lo mismo ocurre con la crisis internacional de migración. El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja habla de solidaridad y de humanidad, de no dejar a nadie rezagado. En todo el mundo, sin embargo, vemos dirigentes mundiales demasiado fácilmente dispuestos a hacer caso omiso de los derechos humanos de quienes huyen de los conflictos, del hambre y de la persecución, y a no tratar con la debida seriedad el sufrimiento de las personas migrantes, y que decir, por supuesto, de aquellos lugares del mundo donde el cambio climático ha causado ya daño incalculable en sus comunidades”. Durante el XXIII periodo de sesiones de la Asamblea General de la Federación Internacional, el 19 de junio pasado, Francesco Rocca, fue reelegido para un segundo mandato de cuatro años en la presidencia de esta organización. Consulte las resoluciones aprobadas por el Consejo de Delegados a través del siguiente enlace. No dude en dirigirse a las siguientes personas para obtener información adicional y coordinar entrevistas: Federación Internacional: Benoit Carpentier - Tel.: +41 792 132 413 - Correo electrónico: [email protected] Paul Scott – Tel.: +44 (0)7834 525650 - Correo electrónico: [email protected] Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR): Ewan Watson - Cel.: +41 (0)79 244 6470 - Correo electrónico: [email protected] Crystal Wells - Cel.: +41 (0)79 642 8056 - Correo electrónico: [email protected] Acceda a más información sobre las reuniones estatutarias a través del siguiente enlace: rcrcconference.org/es.

Lea más
01/06/2022 | Nota de prensa

La IFRC y el WWF piden una acción global para proteger la naturaleza con el fin de salvar vidas y hacer frente a la crisis climática

Estocolmo, 2 de junio de 2022 - Un nuevo informe muestra que las soluciones basadas en la naturaleza podrían reducir la intensidad de los peligros relacionados con el clima y la meteorología en un asombroso 26%, en un mundo en el que más de 3.300 millones de personas viven en lugares muy vulnerables al cambio climático. El estudio de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) y el WWF pone de relieve que se está pasando por alto el poder de la naturaleza para proteger a las personas. El informe "Trabajar con la naturaleza para proteger a las personas: cómo las soluciones basadas en la naturaleza reducen el cambio climático y los desastres relacionados con el clima" muestra cómo las soluciones basadas en la naturaleza pueden reducir la probabilidad de que se produzcan eventos relacionados con el cambio climático y el clima. Expone cómo se pueden salvar vidas trabajando con soluciones basadas en la naturaleza para prevenir la exposición a estos peligros y apoyar a las comunidades vulnerables para que se adapten y resistan los peligros de un mundo que se calienta. Por primera vez, el análisis de la IFRC y el WWF muestra que estas soluciones podrían proporcionar a los países en desarrollo una valiosa protección contra el coste económico del cambio climático, ahorrando al menos 104.000 millones de dólares en 2030 y 393.000 millones en 2050. Las comunidades de todas las regiones del mundo ya están experimentando el empeoramiento y el aumento de los impactos del cambio climático, siendo las personas vulnerables de los países de bajos recursos las más afectadas, y las mujeres y los niños a menudo los más expuestos. Sólo entre 2010 y 2019, los desastres repentinos relacionados con el cambio climático y las condiciones meteorológicas mataron a más de 410.000 personas. Jagan Chapagain, Secretario General de la IFRC, dijo: "La crisis climática está impulsando múltiples crisis humanitarias en todo el mundo. Su impacto en la vida y los medios de subsistencia de millones de personas se está intensificando. Reverdecer la naturaleza; restaurar los bosques, las tierras de cultivo y los humedales son algunas de las formas mejores y más rentables de apoyar a las comunidades vulnerables para que se adapten a los riesgos e impactos que ya afrontan. Proteger la naturaleza protegerá a las personas". Marco Lambertini, Director General de WWF, dijo: "Seamos claros. Si no intensificamos urgentemente los esfuerzos para limitar los impactos de un mundo que se calienta, se perderán más vidas y se verán afectadas las economías y los medios de subsistencia. La naturaleza es nuestro mejor aliado y también un amortiguador crucial contra el cambio climático. Si la restauramos y protegemos, podemos ayudar a los ecosistemas a desarrollar su resiliencia y a seguir prestando servicios cruciales a la humanidad y, en particular, a las comunidades más vulnerables. "Las soluciones basadas en la naturaleza desempeñan un papel fundamental a la hora de abordar el cambio climático, pero los beneficios potenciales de estas soluciones disminuyen a medida que aumenta la temperatura global, por lo que cada momento y decisión son importantes para reducir las emisiones y darnos la mejor oportunidad de construir un futuro más seguro y equitativo." Entre los ejemplos de soluciones eficaces basadas en la naturaleza que abordan el cambio climático se encuentran: Conservar los bosques para restaurar las tierras degradadas, proporcionar alimentos, protegerse de las sequías y proteger a las comunidades de los fuertes vientos. Restaurar llanuras aluviales y humedales sanos para reducir el impacto de las inundaciones y promover la agricultura sostenible para protegerse de las sequías. Restaurar los manglares y los arrecifes de coral para proporcionar una barrera protectora contra las tormentas, absorber el dióxido de carbono que calienta el planeta y proporcionar alimentos a las comunidades locales y hábitats para la vida marina. El informe pone en marcha una alianza entre la IFRC y el WWF. El informe se presentará en Estocolmo+50, una reunión de la ONU sobre el medio ambiente en la que los líderes reflexionarán sobre 50 años de acción multilateral. La asociación se propone sensibilizar sobre las soluciones basadas en la naturaleza y animar a los gobiernos, las comunidades, los donantes, los profesionales y el sector privado a incorporar la naturaleza en su planificación de la adaptación al clima y la reducción del riesgo de desastres. -- Notas para los editores: Las soluciones basadas en la naturaleza son acciones para proteger, gestionar de forma sostenible y restaurar los ecosistemas naturales o modificados que abordan los desafíos sociales y el cambio climático de forma eficaz y adaptativa, al tiempo que proporcionan beneficios para el bienestar humano y abordan la pérdida de biodiversidad. Obtenga más información aquí. El informe completo está disponible para su descarga aquí. El informe se presentará en un acto en Estocolmo+50 el 3 de junio a las 13:00 CEST. Esta reunión de las Naciones Unidas sobre el medio ambiente ofrece a los líderes la oportunidad de reflexionar sobre 50 años de acción multilateral para lograr el progreso audaz y urgente que se necesita para asegurar un futuro mejor en un planeta sano. El informe describe los factores favorables que han apoyado el éxito de las iniciativas de soluciones basadas en la naturaleza y los desafíos que impiden la ampliación de estas soluciones. Una serie de estudios de casos destaca el trabajo de la IFRCy el WWF en este ámbito, muestra el potencial de las soluciones basadas en la naturaleza, proporciona lecciones clave para guiar a los profesionales en la futura implementación, y presenta cómo los marcos legales y políticos de apoyo son fundamentales para ampliar las soluciones basadas en la naturaleza para la creación de resiliencia al clima y a los desastres. Para más información o entrevistas, por favor, contacten con: WWF Internacional. Equipo de Prensa: [email protected] IFRC: Melis Figanmese, +41 79 202 2033, [email protected] IFRC: Melissa Winkler, +41 76 240 0324, [email protected]

Lea más
25/05/2022 | Nota de prensa

La ASEAN y la IFRC se asocian para reforzar la resiliencia de las comunidades en el Sudeste Asiático

Yakarta, 25 de mayo de 2022 - La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) han acordado promover y desarrollar su compromiso en la gestión de desastres con la firma del Memorando de Entendimiento (MOU) entre la ASEAN y la IFRC sobre el fortalecimiento de la resiliencia comunitaria en el Sudeste Asiático. El Memorando de Entendimiento describe el alcance y las áreas de cooperación entre la IFRC y la ASEAN para fortalecer la resiliencia comunitaria a nivel regional, nacional y local en la región de la ASEAN, incluso en áreas como la gestión de desastres, la reducción del riesgo de desastres, la legislación sobre desastres, la salud en situaciones de emergencia, el socorro en casos de desastre y la respuesta de emergencia, el género, la juventud y el cambio climático. Este acuerdo también marca un hito importante en la larga cooperación de la ASEAN con la IFRC, que ha apoyado al Comité de Gestión de Desastres de la ASEAN (ACDM) en la aplicación del Acuerdo de la ASEAN sobre Gestión de Desastres y Respuesta de Emergencia (AADMER) y sus programas de trabajo. El Memorando de Entendimiento fue firmado por el Secretario General de la ASEAN, S.E. Dato Lim Jock Hoi, y el Secretario General de la IFRC, Sr. Jagan Chapagain, en el contexto de la Plataforma Global para la Reducción del Riesgo de Desastres (GPDRR) en Bali, Indonesia, en presencia de los representantes del ACDM y de los representantes de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. En la ceremonia de firma, los dos líderes expresaron su aprecio por el progreso de la cooperación entre la ASEAN y la IFRC. Reconociendo el papel mutuamente beneficioso de la ASEAN y la IFRC en el fortalecimiento de la adaptación al clima y la resiliencia a los desastres en las comunidades vulnerables del sudeste asiático, tanto la ASEAN como la IFRC esperan con interés la aplicación del Memorando de Entendimiento a través de proyectos de colaboración en el Programa de Trabajo AADMER 2021-2025. En su intervención, Dato Lim destacó que "ante la creciente frecuencia e intensidad de las catástrofes relacionadas con el clima debido al cambio climático, en una de las regiones más propensas a las catástrofes del mundo, junto con un panorama humanitario cada vez más complejo, debemos crear asociaciones estratégicas para mejorar nuestra capacidad de recuperación como una sola comunidad de la ASEAN". En su discurso, el Sr. Chapagain reiteró que "a través de esta asociación, nuestro objetivo común es situar a las comunidades del sudeste asiático en el centro, creando capacidades individuales y comunitarias que ayuden a reducir las necesidades humanitarias y a evitar las pérdidas y los daños causados por la crisis climática". Los países de la ASEAN están situados en una de las regiones más propensas a las catástrofes del mundo, que van desde terremotos, inundaciones, corrimientos de tierra y tifones. La amplia extensión geográfica de las incidencias y la creciente frecuencia e intensidad de las catástrofes debidas al cambio climático exigen que la ASEAN mejore la preparación y la capacidad de respuesta a las emergencias de la región. -- Para más información, por favor, envíen un correo [email protected]

Lea más
23/03/2022 | Página básica

Día de Acción contra el Calor

El cambio climático está aumentando el calor en todo el mundo. Pero juntos, ¡podemos hacer frente al calor, #DerrotaElCalor! El 14 de junio, las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja realizaron flash mobs coordinados por la ola de calor en espacios públicos para concienciar sobre los riesgos del calor y compartir formas sencillas de #DerrotaElCalor.

Lea más
28/02/2022 | Nota de prensa

Los científicos confirman que el cambio climático ya contribuye a las crisis humanitarias en todo el mundo

Ginebra, 28 de febrero de 2022 - La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) hace un llamamiento para que se tomen medidas urgentes a nivel local y se financie, en particular, a los más vulnerables, a fin de combatir los devastadores efectos humanitarios de la crisis climática confirmados en el informe de hoy de los científicos del clima del mundo. Por primera vez, el informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) publicado hoy señala que el cambio climático ya está contribuyendo a las crisis humanitarias en contextos vulnerables. Además, los extremos climáticos y meteorológicos están impulsando cada vez más los desplazamientos en todas las regiones del mundo. El Secretario General de la IFRC, Jagan Chapagain, dijo: "El informe del IPCC confirma lo que la IFRC y su red de 192 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja ya han presenciado durante años: El cambio climático ya está perturbando la vida de miles de millones de personas, en particular de los más pobres del mundo, que son los que menos han contribuido a él." "La respuesta mundial a la COVID-19 demuestra que los gobiernos pueden actuar de forma decisiva y drástica ante amenazas globales inminentes. Necesitamos la misma energía y acción para combatir el cambio climático ahora, y necesitamos que llegue a las comunidades más vulnerables al clima de todo el mundo para que tengan las herramientas y la financiación necesarias para anticiparse y gestionar los riesgos." El informe, elaborado por más de 200 expertos en clima, reafirma los principios clave que la red de la IFRC ha venido reclamando para hacer frente al cambio climático: que la acción local es fundamental para afrontar el cambio climático y que responder a los desastres después de que ocurran nunca será suficiente para salvar vidas y combatir una crisis de esta magnitud. Los datos científicos más recientes confirman, con un nivel de confianza muy alto, que los impactos y los riesgos climáticos agravan las vulnerabilidades, así como las desigualdades sociales y económicas. Éstas, a su vez, aumentan los graves problemas de desarrollo, especialmente en las regiones en desarrollo y en los lugares especialmente expuestos, como las zonas costeras, las pequeñas islas, los desiertos, las montañas y las regiones polares. Maarten van Aalst, autor principal del informe y director del Centro del Clima de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, dijo: "Este informe es una luz roja intermitente, una gran alarma sobre la situación actual. Nos dice en un lenguaje científico inequívoco que la ventana para la acción global concertada para asegurar un futuro habitable se está cerrando rápidamente. Demuestra que todos los riesgos que nos preocupaban en el pasado se nos vienen encima mucho más rápido". “Pero el informe también muestra que aún no es demasiado tarde. Todavía podemos reducir las emisiones para evitar lo peor. Además, tendremos que gestionar los cambios que ya no podemos evitar. Muchas de las soluciones, como la mejora de los sistemas de alerta temprana y las redes de seguridad social, ya han demostrado su valor. Si aumentamos nuestra ambición para adaptarnos a los riesgos crecientes, dando prioridad a las personas más vulnerables, aún podemos evitar las consecuencias más devastadoras". Nota para los editores Las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja no sólo responden a los desastres cuando se producen, sino que también desempeñan un papel fundamental en la prevención de peligros como las inundaciones y las olas de calor para que no se conviertan en desastres. Al trabajar en primera línea en las comunidades antes, durante y después de los desastres, saben lo que se necesita para responder a las crisis climáticas y ayudar a las comunidades a prevenir y adaptarse a los crecientes riesgos del cambio climático. La IFRC tiene como objetivo apoyar a las Sociedades Nacionales miembros para que lleguen a 250 millones de personas cada año con servicios de adaptación y mitigación del clima para reducir el sufrimiento y la vulnerabilidad. Para más información o concertar entrevistas: En Ginebra: Caroline Haga, +358 50 598 0500, [email protected] Las imágenes y los vídeos libres de derechos relacionados con este comunicado de prensa están disponibles para su descarga y uso aquí.

Lea más
17/02/2022 | Nota de prensa

Cambio climático: la Cruz Roja pide más inversiones en acción local mientras los líderes europeos y africanos se reúnen en Bruselas

Nairobi, Kenia. 17 de febrero de 2022 – Mientras partes del sur de África se están recuperando de los impactos de las tormentas tropicales y los ciclones y otras partes del continente se enfrentan a graves sequías, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) pide inversiones urgentes en acción local para combatir los efectos del cambio climático. La convocatoria se produce antes de la 6.ª Cumbre Unión Europea-Unión Africana (UE-AU) que comienza hoy en Bruselas, Bélgica. Recientemente, la tormenta tropical Ana en Mozambique, Malawi y Madagascar, y el ciclón Batsirai en Madagascar nuevamente, dejaron a cientos de miles de personas desplazadas, hogares destruidos y daños a infraestructura por valor de miles de millones de dólares. Al mismo tiempo, organizaciones humanitarias en África advirtieron esta semana sobre una catastrófica crisis de hambre en el Cuerno de África (Kenia, Somalia y Etiopía) donde se teme que más de 20 millones de personas enfrenten la hambruna a causa de la prolongada sequía. El Sahel y África occidental, en particular Nigeria, también se enfrentan a una situación de seguridad alimentaria en deterioro. Mohammed Mukhier, Director Regional de la IFRC África, dijo: “Lo que estamos presenciando es una manifestación del impacto del cambio climático en el continente. Necesitamos fortalecer las inversiones en medidas preventivas locales que desarrollen la capacidad de las personas para hacer frente a estos desastres cada vez más intensos”. Los países de África solo son responsables del cuatro por ciento de las emisiones mundiales de carbono y, al mismo tiempo, se ven afectados de manera desproporcionada por las consecuencias generalizadas del cambio climático y la degradación ambiental acelerada. Sin embargo, la financiación climática prometida por los líderes mundiales tarda en llegar a las personas sobre el terreno que están más expuestas a los riesgos climáticos. Antes de la Cumbre, la IFRC pide esfuerzos renovados para construir e implementar una nueva Asociación África-UE que responda a las necesidades de las personas más vulnerables expuestas a los impactos del cambio climático y la crisis ambiental, fortalezca la seguridad alimentaria y sanitaria y aborde la migración forzada. A más largo plazo, se debe fortalecer el papel de los actores locales para ayudar a las comunidades a desarrollar resiliencia y abordar los desafíos humanitarios y de desarrollo en el continente. Las comunidades en África y en otros lugares también se ven cada vez más afectadas por múltiples peligros además del cambio climático, que agravan sus vulnerabilidades y afectan su capacidad para hacer frente. “Las comunidades difícilmente pueden recuperarse antes de que se vean afectadas por otro desastre. Madagascar es un ejemplo en el que vimos una sequía devastadora el año pasado, y antes de que esos efectos pudieran aliviarse, algunas de esas mismas comunidades se vieron afectadas por el ciclón Batsirai recientemente”. dijo Andoniaina Ratsimamanga, Secretaria General de la Sociedad de la Cruz Roja Malgache. Para ayudar a los países a hacer frente, existe una necesidad urgente de abordar las vulnerabilidades subyacentes en las comunidades, incluida la pobreza y la marginación, y brindar apoyo a los más expuestos a los impactos del cambio climático. Al mismo tiempo, existe un potencial increíble dentro del continente africano para abordar estos desafíos, incluidos los enfoques innovadores de los jóvenes y las mujeres en temas como la restauración de tierras y el uso de plataformas digitales. Para más información o concertar entrevistas, por favor, contacte con: En Nairobi: Euloge Ishimwe, +254 735 437 906, [email protected] En Sudáfrica: Thandie Mwape, +27 66 486 8455, [email protected]

Lea más
04/02/2022 | Nota de prensa

Madagascar: más de 4 millones de personas en riesgo por el paso del ciclón tropical Batsirai por la costa este

Antananarivo/Nairobi, 4 de febrero de 2022: se espera que el ciclón tropical Batsirai azote mañana la región de Atsinanana en Madagascar, solo unas semanas después de que la tormenta tropical Ana causara estragos en el país. Antes de que toque tierra, los equipos de la Cruz Roja de Madagascar en la región están preparando artículos de socorro de emergencia y ayudando a las comunidades en el camino del ciclón a trasladarse a áreas seguras. Andoniaina Ratsimamanga, Secretaria General de la Cruz Roja de Madagascar dijo: “Las comunidades de la región de Atsinanana están preocupadas por los posibles daños generalizados que podría causar el ciclón. Muchas familias necesitan con urgencia refugios temporales, especialmente aquellas cuyas casas están ubicadas en las áreas que probablemente se verán afectadas por el ciclón. Se prevé que alrededor de 4,4 millones de personas estén en riesgo en 14 distritos; se espera que alrededor de 595.000 se vean directamente afectados y más de 150.000 probablemente sean desplazados. Los equipos de la Cruz Roja de la región de Atsinanana se apresuran a hacer los preparativos necesarios, con miras a salvar tantas vidas como sea posible. “Los equipos y socios de la Sociedad de la Cruz Roja de Madagascar se encuentran en alerta máxima y están desplegados en las comunidades, advirtiéndoles de la tormenta que se aproxima. Los equipos de la Cruz Roja están trasladando existencias de emergencia preposicionadas desde el área de Grand Tana (Ananalamanga) a Tamatave (Atsinanana), para facilitar el acceso. Estamos preocupados por el tamaño y el impacto proyectado de este intenso ciclón. Nuestras actividades de respuesta inmediata se centrarán en salvar vidas e incluirán operaciones de búsqueda y rescate”, agregó Ratsimamanga. Además, los equipos de la Cruz Roja están trabajando con el Gobierno para identificar y establecer edificios seguros que se utilizarán como centros de alojamiento de emergencia. Con los esfuerzos de respuesta de emergencia aún en curso debido al impacto de la tormenta tropical Ana que azotó Madagascar a fines de enero, el impacto de Batsirai podría empeorar la situación humanitaria general del país. Los esfuerzos de respuesta de emergencia del país están sobrecargados y la situación sigue siendo crítica debido al impacto de las recientes inundaciones generalizadas, el estancamiento del agua y los deslizamientos de tierra causados ​​por la tormenta tropical Ana. Se han registrado al menos 55 muertes y más de 130.000 personas se han visto obligadas a huir de sus hogares a albergues temporales o familias de acogida en las últimas semanas. El país todavía está lidiando con una crisis de hambre prolongada desde 2021. La IFRC y sus socios están intensificando los esfuerzos de preparación y respuesta para ayudar a más personas, tanto las afectadas por Ana como las que probablemente se verán afectadas por Batsirai, dijo el Coordinador de Programas y Operaciones de la IFRC en Madagascar, Denis Bariyanga, quien supervisa los esfuerzos de preparación para emergencias. “Ya estamos ayudando a 2.000 familias afectadas por la tormenta tropical Ana para satisfacer sus necesidades inmediatas. Con la llegada de Batsirai, muchas más familias del país requerirán artículos de socorro de emergencia, como mantas, colchonetas, utensilios de cocina, agua, saneamiento e higiene, entre otros”. La Federación Internacional ya había liberado 428.609 francos suizos de su Fondo de Reserva para el Socorro en Casos de Desastre (DREF) el 26 de enero de 2022, para ayudar a la Cruz Roja de Madagascar a proporcionar servicios de agua, saneamiento e higiene, atención médica y apoyo psicosocial, así como asistencia en efectivo para alojamiento, medios de subsistencia y necesidades básicas. Se necesitan más recursos financieros para satisfacer las crecientes necesidades sobre el terreno. La Federación Internacional está revisando su llamamiento de emergencia para financiar la respuesta a la crisis. Para obtener más información o solicitar una entrevista, comuníquese con: En Madagascar Mialy Caren Ramanantoanina, +261 329 842 144, [email protected] Ny Antsa Mirado Rakotondratsimba, +261 34 54 458 76, [email protected] Denis Bariyanga, (WhatsApp: +250 786 527 056), [email protected] María Mercedes Martínez; +261 32 1132 624, [email protected] En Nairobi Euloge Ishimwe, +254 735 437 906, [email protected]

Lea más
27/01/2022 | Nota de prensa

Siria: El invierno extremadamente duro eleva las agudas necesidades humanitarias al nivel más alto de la historia

Damasco/Beirut, 27 de enero de 2022-Las condiciones invernales extremas están poniendo a las comunidades ya abrumadas por crisis superpuestas en peligro inmediato, lo que resulta en el nivel más alto de necesidades humanitarias agudas en Siria, advierte la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC). En muchas áreas, este invierno ha sido uno de los más fríos de la última década, con tormentas de nieve y temperaturas bajo cero. La Federación Internacional está profundamente preocupada por la situación en el país, ya que el número de personas que necesitan asistencia humanitaria ha alcanzado el nivel más alto desde el comienzo de la crisis. Según la ONU, un total de 14,6 millones de personas necesitan apoyo, 1,2 millones más que en 2021. 6,9 millones de personas son desplazadas internas. Mads Brinch Hansen, jefe de la delegación de la IFRC en Siria, dijo: “El clima excepcionalmente frío está dificultando aún más la vida de muchas personas en toda Siria, especialmente las comunidades desplazadas que viven en refugios temporales que no tienen ropa adecuada ni calefacción para las temperaturas bajo cero. “La situación en Siria es peor que nunca. El precio de los productos básicos, como los alimentos y el combustible, se ha disparado, haciéndolos inasequibles para la mayoría de las personas, las escaladas de violencia se están intensificando y el COVID-19 sigue imponiendo una carga adicional a las comunidades. Al mismo tiempo, la financiación de los agentes humanitarios se está reduciendo”. Ing. Khaled Hboubati, presidente de la Media Luna Roja Árabe Siria (SARC), dijo: “Diariamente, nuestros voluntarios en Hassakeh y en todas partes en Siria ven más personas que piden apoyo, más niños que están sin ropa de invierno en medio de la tormenta. La situación está empeorando en medio de la pandemia de COVID-19 y las sanciones económicas que complican nuestra respuesta humanitaria. “Seguiremos haciendo todo lo posible para aliviar el sufrimiento de millones de personas y preservar su dignidad. Necesitamos el apoyo de socios y donantes para restaurar los medios de vida de las personas y garantizar soluciones sostenibles para acelerar la recuperación”. Hassakeh, donde hasta 45.000 personas han sido desplazadas por la violencia reciente en la prisión de Sina'a, es una de las regiones más afectadas con temperaturas bajo cero que hacen que el invierno sea uno de los más fríos de la historia reciente. La nieve también ha cubierto el campo de Al-Hol, que alberga a más de 60.000 desplazados. SARC continúa siendo el principal actor humanitario en el país con miles de voluntarios respondiendo a las necesidades agudas causadas por el conflicto, la crisis económica y el COVID-19, así como la ola de frío. En Hassakeh, SARC tiene un papel clave en la evacuación, así como en la provisión de servicios médicos y agua potable para los nuevos desplazados y las comunidades que los acogen. Casi 11 años desde el inicio del conflicto, Siria continúa siendo una de las crisis humanitarias más grandes y complejas a nivel mundial. Hogares y ciudades enteras han sido completamente destruidas, lo que ha provocado desplazamientos masivos. Según la ONU, el 90 % de la población de Siria vive por debajo del umbral de la pobreza y el 70 % se enfrenta a una grave escasez de alimentos, cifras que no han mejorado en los últimos años debido a la recesión económica, la inestabilidad y los desastres provocados por el cambio climático. En 2021, Siria enfrentó la peor sequía en más de 50 años. Para ampliar la respuesta humanitaria de la Media Luna Roja Árabe Siria y satisfacer las crecientes necesidades, la IFRC hace un llamado a los socios y donantes para que sigan mostrando su solidaridad con el pueblo de Siria. La financiación es más urgente que nunca para garantizar que el pueblo sirio pueda cubrir sus necesidades básicas y mantener una vida digna. Para más información: En Beirut: Jani Savolainen, IFRC, [email protected], +961 70372812 En Damasco: Rahaf Aboud, Syrian Arab Red Crescent, [email protected], +963 959999853 Lea más: IFRC Syria Country Plan Para los editores: Acerca de la Media Luna Roja Árabe Siria: La Media Luna Roja Árabe Siria (SARC) es el principal actor humanitario en Siria. Cuenta con más de 13.500 miembros del personal y voluntarios en 14 sucursales y 97 sub-sucursales en todo el país. Anualmente SARC llega a 5,6 millones de personas con asistencia humanitaria. Acerca de la IFRC: La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) es la red humanitaria más grande del mundo, compuesta por 192 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja que trabajan para salvar vidas y promover la dignidad en todo el mundo. Con una delegación permanente en Siria desde 2007, la IFRC ha desempeñado un papel fundamental en la prestación de servicios humanitarios y el apoyo a la Media Luna Roja Árabe Siria (SARC) en su desarrollo organizativo y estratégico y en el fortalecimiento de la capacidad operativa de la SARC.

Lea más