Salud comunitaria

Displaying 1 - 7 of 7
04/05/2022 | Artículo

¡Luces, cámara, acción! Cómo el cine salva vidas en Camerún

El cine móvil, que combina aprendizaje y entretenimiento, se ha convertido a lo largo de los años en una forma destacada de hacer participar a las comunidades remotas de todo el mundo en una amplia gama de temas importantes, desde cómo mantenerse sano hasta cómo prepararse para los desastres. Cada kit de cine móvil contiene una pantalla de proyección y un trípode, un ordenador portátil, micrófonos y altavoces y un generador para que pueda seguir funcionando incluso en caso de cortes de electricidad. Desde que recibió los kits, la Cruz Roja de Camerún ha estado utilizando el cine móvil para compartir mensajes que salvan vidas sobre el COVID-19, el cólera y cualquier otro tema relevante, que ayudará a la gente a prepararse y mantenerse a salvo. Todo ello de forma emocionante y eficaz, y dentro del propio entorno de la comunidad. "El cine móvil nos permite proporcionar la información adecuada que las comunidades necesitan en la lucha contra las epidemias y las catástrofes de todo tipo. Esta divertida y útil herramienta nos permite, sin duda, mejorar nuestra respuesta humanitaria en todo el país” Cécile Akamé Presidenta de la Cruz Roja de Camerún Las proyecciones de cine en el móvil no consisten sólo en sentarse a mirar. También son una buena manera de involucrar a las comunidades a través de sesiones de preguntas y respuestas y de recoger las valiosas opiniones de la gente. Cada proyección es facilitada por voluntarios y voluntarias de la Cruz Roja de Camerún, muchos de los cuales han recibido recientemente formación en comunicación, participación comunitaria y recogida de opiniones. Escuchar las preguntas, las preocupaciones, los pensamientos y los temores de la gente ayuda a los voluntarios a entender mejor las necesidades de las comunidades y a adaptar su trabajo en consecuencia. Marlyse, una estudiante de 15 años de la ciudad sureña de Kribi que asistió a una proyección reciente, dijo: “Es la primera vez que participo en este tipo de actividad y he aprendido mucho. Hemos visto un vídeo sobre la COVID-19 y esto ha reforzado nuestros conocimientos sobre las medidas de prevención. También la charla con la gente de la Cruz Roja nos ayudó a saber más sobre la vacuna” Marlyse Asistente al Cine Móvil en Kribi Puede ver el vídeo al que se refiere Marlyse a continuación (en francés): En la IFRC sabemos que las epidemias comienzan y terminan en las comunidades. Y que con la información y el apoyo adecuados, todos pueden desempeñar un papel importante en la detección de enfermedades, la respuesta eficaz y la preparación para futuros riesgos sanitarios. Por ejemplo, el Sr. Biyong, un líder comunitario de Kribi que está entusiasmado con el proyecto de la Cruz Roja Camerunesa y el potencial del cine móvil: "Actualmente estamos viviendo una epidemia de cólera en nuestra comunidad y en toda la región. Creo que esta herramienta es muy oportuna. Gracias a la difusión del vídeo sobre el cólera, los modos de transmisión y cómo prevenir esta enfermedad, los miembros de mi comunidad pudieron ver con sus propios ojos lo que intentamos explicarles cada día. Esta es realmente una herramienta que ayudará a detener la propagación de la enfermedad.” Sr. Biyong Líder comunitario de Kribi Juntos, la IFRC y la Cruz Roja Camerunesa esperan ampliar las proyecciones de cine móvil en todo el país en los próximos meses, escuchando y aprendiendo de las personas a las que apoyamos sobre la marcha. “Además de bienes como alimentos, agua y refugio, sabemos que la información es, en sí misma, una ayuda. La IFRC se esfuerza por ayudar a las Sociedades Nacionales, como la Cruz Roja de Camerún, a aprovechar las oportunidades y los beneficios de este interesante enfoque del cine móvil para aumentar la resiliencia de las comunidades.” ​​​​​​ Thierry Balloy Jefe de la Delegación del Clúster de País de la IFRC para África Central -- Este trabajo en Camerún forma parte del Programa Comunitario de Preparación ante Epidemias y Pandemias (CP3) de la IFRC en varios países, financiado por USAID. Haga clic aquí para obtener más información sobre el proyecto y nuestro trabajo en esta área. Y si le ha gustado esta historia, puede que también le interesen nuestros nuevos estudios de caso que muestran cómo las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja han ayudado a preparar a las comunidades para el COVID-19 y a protegerlas de él.

Lea más
12/03/2021 | Página básica

El Cuidado en las comunidades

La Federación Internacional y nuestras 192 Sociedades Nacionales están capacitando a voluntariado y personal de la salud comunitarios para brindar servicios de salud comunitarios esenciales. Al hacerlo, estamos abordando la escasez mundial de personal de la salud y contribuyendo a los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) y la agenda de cobertura universal de salud (CUS).

Lea más
10/06/2021 | Página básica

Trastornos por drogas

La red de la Federación Internacional ofrece sólidos servicios de promoción, prevención, tratamiento y atención para las personas que consumen drogas. Nuestro objetivo es ayudar a las Sociedades Nacionales a brindar un mejor apoyo a las personas con trastornos relacionados con las drogas, centrándose en la reducción de daños y la lucha contra el estigma y la exclusión social.

Lea más
09/08/2021 | Página básica

Enfoque comunitario para los riesgos de salud global

El voluntariado y las actividades de salud a nivel comunitario son vitales para abordar los riesgos de salud globales más urgentes. Los gobiernos y los socios internacionales deben proporcionar una mayor financiación y reconocimiento del papel del voluntariado y de las intervenciones de salud a nivel comunitario.

Lea más
12/03/2021 | Página básica

Salud comunitaria

Todas las personas, en todas partes, tienen derecho a la buena salud. Dentro de sus comunidades, nuestros millones de personas voluntarias de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja están trabajando arduamente para promover la buena salud, prevenir enfermedades y reducir el sufrimiento.

Lea más
16/07/2021 | Comunicado de prensa

La IFRC advierte que la única forma de ganar la carrera contra las variantes es impulsar las vacunas y las medidas de protección

Ginebra, 16 de julio de 2021 – La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) advierte que la tasa mundial de vacunación debe aumentar rápidamente y las medidas de protección deben mantenerse, si queremos ganar la carrera contra variantes más transmisibles y potencialmente más mortales. Al menos tres cuartas partes de las personas en la mayoría de los países quieren vacunarse en todo el mundo, frente a nuevas variantes emergentes, según los nuevos datos reflejados por las encuestas[1]. Sin embargo, a pesar de la elevada retórica sobre la solidaridad global, existe una brecha mortal en el plan global para distribuir equitativamente las vacunas COVID-19. Solo alrededor de una cuarta parte de la población mundial ha recibido al menos una dosis[2] de la vacuna. Este número desciende drásticamente en los países de bajos ingresos, donde solo el 1% de las personas ha recibido una dosis. Y algunos países aún no han iniciado campañas de vacunación masiva. Jagan Chapagain, Secretario General de la IFRC, dijo: “A los líderes mundiales les decimos que es hora de hacer todo lo posible para impulsar la producción de vacunas. Esto incluye una exención temporal sobre la propiedad intelectual, así como el intercambio de conocimientos y tecnología entre países. La equidad de la vacuna es clave para reducir la probabilidad de variantes y salvar vidas al limitar la propagación del virus. Esta es la única forma en que realmente podemos poner fin a esta pandemia. La Federación Internacional ya está haciendo su parte para que las vacunas lleguen a los brazos de los más vulnerables, pero en algunos países, las campañas de vacunación apenas han comenzado. Nuestros datos muestran que la gente quiere vacunarse, pero la producción y la distribución de la dosis de la vacuna deben realizarse mucho más rápido si queremos que la vacunación supere a las variantes. El número global de casos nuevos notificados la semana pasada (del 5 al 11 de julio de 2021) fue de casi tres millones, un aumento del 10% en comparación con la semana anterior[3]. Esto se debe a que la variante Delta, más transmisible, se ha identificado como la variante dominante en varios países del mundo, muchos de los cuales se han visto muy afectados en los picos más recientes*.” A medida que los casos continúan aumentando en varios lugares del mundo, la IFRC envía un fuerte recordatorio de que, a corto plazo, los mejores métodos para frenar las transmisiones siguen siendo los mismos que han sido desde el principio, incluso cuando las restricciones disminuyen en varios países. Emanuele Capobianco, director de salud y atención de la IFRC, quien ha liderado la respuesta de salud global de la organización desde el inicio de la pandemia, dijo: “Nos enfrentamos a una situación de déjá-vu. A menos que se tomen medidas para frenar la transmisión e impulsar la distribución equitativa de vacunas, corremos el riesgo de volver al punto de partida. Este virus no se ha tomado un descanso, y nosotros tampoco deberíamos hacerlo. A medida que se buscan soluciones globales, recordamos urgentemente que todos somos parte de la solución. Si tiene acceso a la vacuna, vacúnese; continúe usando su mascarilla, mantenga la distancia física y reúnase al aire libre o en espacios bien ventilados. “La circulación descontrolada del virus aumentará significativamente el riesgo de aparición de variantes nuevas y más agresivas. Este es un riesgo mortal para todos en el mundo, incluidas las personas que ya están vacunadas. La única forma de reducir este riesgo es mantener las medidas de salud pública y aumentar la cobertura de vacunación en todo el mundo”. La IFRC y las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja ya están sobre el terreno facilitando la entrega de vacunas a las comunidades vulnerables y desatendidas de todo el mundo. Continúan sin descanso tratando, cuidando y apoyando a cientos de millones de personas, como lo han hecho desde el comienzo de esta crisis. La Cruz Roja Colombiana ha apoyado la vacunación de poblaciones indígenas y de alta vulnerabilidad en la Amazonía, mientras que la Cruz Roja Chilena está apoyando la vacunación de migrantes. La Sociedad de la Cruz Roja de Seychelles ha apoyado la vacunación del 83% de la población vacunada del país, mientras que la Media Luna Roja de Comoras está ayudando a identificar y apoyar a las personas mayores más vulnerables que desean vacunarse. La Media Luna Roja de Pakistán opera la única instalación no gubernamental designada como Centro de Vacunación Masiva y en Bangladesh, la Sociedad de la Media Luna Roja de Bangladesh ha apoyado la vacunación de más del 50% de la población vacunada del país. La Cruz Roja Italiana gestiona varios centros de vacunación en el país, y la Cruz Roja Francesa ha apoyado la inmunización de alrededor de 1,5 millones, incluso a través de equipos móviles que vacunan a las personas vulnerables en sus hogares. La Cruz Roja Libanesa gestiona el centro de vacunación más grande del Líbano, con capacidad para vacunar hasta 5.000 personas por día y la Media Luna Roja de Túnez ha apoyado la recepción y atención de más de 80.000 personas que reciben su vacuna. Chapagain enfatizó que aunque estos son algunos de los días más difíciles que el mundo ha enfrentado, todos estamos juntos en esto: "Hemos visto cómo todas las partes de la sociedad se han unido para protegerse mutuamente durante esta crisis. No debemos renunciar a esto ahora. Millones de voluntarios y voluntarias de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja se han puesto al lado de sus comunidades para brindar apoyo vital y acceso equitativo a una vacuna. Hemos estado allí desde el principio y lo seguiremos estando todo el tiempo que se nos necesite". Notas para la edición: * En Túnez se notifican diariamente más de 7.500 casos, casi cuatro veces más que hace un mes. También se reporta un aumento significativo de casos en Libia, Irán e Irak, una tendencia que preocupa a la IFRC por el efecto dominó que podría provocar en la región. Indonesia es el nuevo epicentro de Asia, con 54.517 casos registrados, lo que supone un aumento del 565%. En toda Europa, los casos han aumentado de manera constante durante el último mes, con fuertes aumentos registrados en las últimas dos semanas (30% y 20%, respectivamente), incluidas nuevas variantes. En muchos países se han reportado picos preocupantes de casos y muertes, pero la situación es particularmente preocupante en Europa del Este, el Cáucaso Meridional y Asia Central, ya que los sistemas de salud en esas áreas a menudo son frágiles y la mayoría de las personas aún no han sido vacunadas. África ha registrado un aumento semanal del 43% en las muertes por COVID-19. El sur de África informa sobre el número de casos nuevos con los sistemas de salud al límite de su capacidad y la disminución del suministro de oxígeno. La mayoría de los casos nuevos ahora se secuencian como la variante Delta. Todos los países de mayor preocupación han informado que menos del 5% de su población recibe al menos una dosis de vacuna. La región de las Américas continúa reportando la mayor incidencia de casos y muertes a nivel mundial, y Cuba y Colombia reportaron el mayor número relativo de casos nuevos en la última semana. Para mayor información: En Ginebra: Ann Vaessen, +41 79 405 77 50, [email protected] Tommaso Della Longa, +41 79 708 43 67, [email protected] Acerca de la IFRC La IFRC es la red humanitaria más grande del mundo, integrada por 192 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja que trabajan para salvar vidas y promover la dignidad en todo el mundo. www.ifrc.org-Facebook-Twitter-YouTube [1] El Servicio Colectivo de RCCE es una iniciativa liderada por IFRC, GOARN, UNICEF y la OMS https://www.rcce-collective.net/resource/data-synthesis-public-perceptions-of-the-covid-19-vaccinations-june-2021/ [2] https://ourworldindata.org/covid-vaccinations [3] COVID-19 Weekly Epidemiological Update - WHO

Lea más
13/07/2020 | Artículo

Luchando en los aviones contra la COVID-19

Por Fernando Gandarillas.Cristian es voluntario de la Cruz Roja Chilena y es especialista en apoyo psicosocial. Junto a otros voluntarios médicos y psicólogos, viene realizando desde abril acciones de apoyo psicosocial a pasajeros en vuelos nacionales. Hasta el momento se ha llegado a cerca 1.000 personas en 15 viajes cubiertos por una alianza establecida con la empresa privada en Chile. “La combinación de pandemia y vuelo aéreo puede ser intimidadora para una persona. La gente se pone muy nerviosa”, dice Cristian.El está en el pasillo dando una charla de apoyo psicosocial a los pasajeros. Al finalizar la charla un compañero le hace señas desde el otro lado del pasillo para que se acerque a conversar con una mujer adulta mayor que se encuentra en estado de pánico. Minutos antes, los voluntarios médicos de la Cruz Roja estaban realizando demostraciones prácticas sobre el uso de mascarillas y adecuado lavado de manos. Cuando uno de los voluntarios se había acercado a la mujer vio que tenía lesiones en las manos, esto le llamó la atención. Al dirigirse a ella se percató de que estaba atravesando un cuadro de estrés agudo. Esperó a que Cristian terminara su charla y lo llamó.Cristian empieza a conversar con ella creando un vínculo de confianza. La mujer está regresando a Santiago de Chile después de haber acudido a un velorio familiar en Iquique. Durante esos días se había lavado las manos con cloro creyendo, erróneamente, que este era un método adecuado para prevenir el contagio de la COVID-19. Le cuenta a Cristian toda esta historia una y otra vez mientras se consume de nervios por el miedo de contagiarse en el avión y llevar el virus a su casa.Son las diez de la noche y el vuelo está a punto de llegar a Santiago. Cristian se aleja de la mujer a quien vino dando contención emocional en el trayecto y se ubica en su asiento para prepararse para el aterrizaje. Ha sido un día largo para los voluntarios. A las 6 de la mañana ya estaban en el Aeropuerto Arturo Merino Benítez de Santiago para brindar soporte a la tripulación y pasajeros que viajaban en el vuelo de ida desde la capital a Iquique. “Las personas que salen de la capital a las diferentes regiones suelen presentar importantes niveles de ansiedad. Pero son aquellos que viajan desde ciudades o pueblos pequeños del país a Santiago quienes enfrentan mayores niveles de miedo, porque saben que ahí es donde está la mayor concentración de casos. Muchas de estas personas tienen que viajar a capital necesariamente, ya que deben hacerse tratamientos de salud”, señala Cristian.Chile es uno de los países de la región más afectado por la COVID-19. En respuesta, la Cruz Roja Chilena ha venido trabajando en acciones de sensibilización a la ciudadanía sobre medidas de prevención de la enfermedad, apoyo psicosocial y entrega de accesorios para protección personal en distintas ciudades del país. Se han coordinado acciones con el sector privado para fortalecer este trabajo y parte de esta coordinación ha consistido en el soporte que los voluntarios de la Sociedad Nacional han estado dando en vuelos comerciales al interior de Chile.El avión aterriza y Cristian, junto a sus compañeros, espera a que salgan todos los pasajeros. “Aprendí mucho sobre medidas de prevención en este vuelo, y sobre todo me sentí acompañada. Me encantaron las técnicas de descarga emocional que nos enseñaron”, indica una de las pasajeras. Antes de bajar del avión, los voluntarios de la Cruz Roja realizan una pequeña reunión para escuchar las observaciones del capitán y tripulación. “Desde que entramos al avión ellos nos acogen y nos hacen parte de su equipo”, menciona Cristian.Con la satisfacción de haber ayudado un día más en las labores de lucha contra la pandemia, Cristian cruza la pista de vuelo para dirigirse a los controles aeroportuarios. “Desde lo personal creo que esta es una manera de cumplir con nuestra misión humanitaria. Y para mí es una forma de agradecerle a la vida”.

Lea más